lunes, 30 de enero de 2012



      Si las cosas (o sea, la naturaleza, o la realidad, o el mundo) no fueran lo que son, yo no estaría explicando las cosas, sino que estaría explicando cómo arreglar a México (pero las cosas van muchísimo más allá que arreglar a México o a la humanidad).


      Y no es que no sea necesario (es urgente) arreglar a México, pero el asunto de México (y de la humanidad) es que su único arreglo está incluido dentro de lo que es todo. (Hoy es miércoles 13 de noviembre de 2013 y proximamente mejoraré lo que aquí está escrito).
      El arreglo de México (y de la humanidad) pasa (está en relación) por lo que es México, por lo que es la humanidad, por lo que es el universo, la vida, todo.
        Hay que arreglar a la humanidad, pero el problema es mucho más grande, de eso trata lo que está en este blog.
   
   

AVISO
      Si quieres entender un poco lo que está escrito en este blog, vas a tener que leerlo completamente por lo menos 2 veces. El asunto que trato (la realidad, una realidad que hoy ninguno de ustedes sabe) no es fácil de explicar (ni es fácil de entender, porque no estoy enfréntandome a ustedes, sino a cómo son las cosas, porque si hoy ninguno de ustedes sabe lo que son las cosas es porque las cosas no lo permiten, y si nosotros los humanos somos lo que somos es porque las cosas nos hicieron ser lo que somos, así como las cosas hicieron a los perros y a las moscas, así como en las cosas se hicieron los perros y las moscas, así en las cosas nos hicimos nosotros, pero no nos hicimos por voluntad de nosotros, y si nosotros los humanos hicimos civilización es porque los seres que son como nosotros pueden hacer civilización, nada de lo que somos o hemos hecho es mérito ni culpa nuestros, ni siquiera nuestra peor maldad, todas nuestras víctimas de asesinato o de tortura o de perversión o de enviciamiento o de pobreza, son sólo las víctimas de unos seres que son sólo como unos perros más, así de bestias, así de ignorantes, así de "malos", y nuestra bondad es sólo la bondad de unos seres que pueden hacer bondad, es sólo el mover la cola el perro llevado al extremo, así como nuestra maldad es sólo el mostrar los dientes el perro llevado al extremo), por eso lo he agarrado desde muchos enfoques, por eso te pido que leas el blog completamente, porque en unas partes se precisan otras. Y si a veces soy muy repetitivo es porque todas las partes de la explicación están muy dependientes unas de otras, y también es porque cuando uno lee es fácil que no se entiendan muchas cosas, por eso cada vez que se hizo necesario reforzar esta explicación lo he hecho, y también es porque si hoy ninguno de ustedes sabe las cosas es porque las cosas no son fáciles de entender.
      Y de una vez te aviso que el asunto principal de este blog (explicación de todas las cosas, principalmente en lo que las cosas conciernen a nosotros los humanos, pero sólo en seres que son como los humanos es donde las cosas llegan hasta explicaciones, hasta necesidad de explicaciones, hasta necesidad de respuestas) ha sido pensado durante mucho tiempo, y que en caso de que esta vez no puedas entenderlo, sólo es cuestión de tiempo para que algún día pueda explicarlo un poco mejor que aquí.
      Y sé que es mucho lo que está escrito en este blog, y sé que hay partes un poco difíciles (e incluso áridas), pero no te compliques la vida, recórrelo y recórrelo y lee pedazos aislados, estoy seguro que alguno de esos pedazos te interesará, y entonces tal vez se te haga más fácil leer aun lo más difícil, o lo más árido.   

INTRODUCCIÓN
      En este blog voy a mostrar que en "las cosas" (la naturaleza, la realidad, el ser, el mundo, todo) hay sólo una única explicación.
      Y para poder mostrar que en las cosas hay sólo una única explicación voy a mostrar cómo son las cosas, sus procesos, sus nichos (que dan lugar a tipos de cosas, y a mundos, a mundo, al mundo), su conexión (y la alteración que hay en esa conexión) y sus maneras posibles.
      Voy a mostrar las cosas, o sea, todo: el universo actual (y lo que pudiera haber más allá del universo actual), los seres humanos (que habitamos el planeta Tierra del Sistema Solar de la Galaxia Vía Láctea del universo actual), los demás animales (aparte del humano) del planeta Tierra, las demás cosas (del planeta Tierra y del universo actual) y todas las demás cosas que pudieran haber en la eternidad de las cosas.
      Voy a mostrar unas cosas eternas, maravillosas, increíbles, y, en sus fondos más últimos, incomprensibles (pero no inexplicables, pero en esos fondos más últimos no está la explicación de las cosas), pero esas cosas son también limitadas, fijas, primarias, es decir, pequeñas, y ahí está la explicación de las cosas, la única explicación que hay en las cosas, y en esa explicación los seres que son como los seres humanos, siempre van a ser más o menos como hemos sido  nosotros, y esos seres siempre tendrán un mismo final (los seres humanos del planeta Tierra no somos seres especiales, sólo estamos siguiendo pautas, somos dentro de pautas, dentro de pautas eternas).
      Lo que aquí está escrito es el resultado natural de mi vivir, la vida poco a poco fue metiéndome en los temas que aquí trato, y ahora ya sé por qué fue así, pero durante muchos años anduve batallando (enredado, perdido) con todo esto, y lo único que podía hacer era seguir y seguir, aprendiendo, mirando, oyendo, leyendo, pensando, escribiendo, porque no podía (no puedo) hacer otra cosa, porque mi destino y el destino de la humanidad están dentro de lo que en este blog está escrito.
      El tema que trato no es fácil, por eso voy a darle un poco de estructura, empezaré con un índice.

ÍNDICE
CAPÍTULO 1       EL PROBLEMA: LO QUE SON LAS COSAS
1                        La clase de mundo (realidad, ser, cosas) que viven ustedes todos
2                        Las explicaciones de ustedes todos
3                        Lo que son ustedes todos
CAPÍTULO 2       LAS COSAS
1                        La palabra cosas
2                        Cosas, seres, bestias
3                        La eternidad de las cosas
4                        Los procesos (caminos) de las cosas
5                        Los nichos (estacionamientos) que hay en las cosas
6                        Culpas y méritos de las cosas
CAPÍTULO 3       LA CONEXIÓN DE LAS COSAS (DONDE LAS COSAS SE MUERDEN LA COLA)
1                        Lo primero y lo segundo
1.1                     Lo primero (todas las cosas, incluidos los seres que son como los seres humanos)
1.2                     Lo segundo (los seres que son como los seres humanos)
1.2.1                  El conocimiento/entendimiento humano, ojos humanos, conciencia humana, la única ventana que tienen las cosas
1.2.1.1                La religión
1.2.1.2                La filosofía
1.2.1.3                La ciencia
CAPÍTULO 4       LAS COSAS PODRÍAN SER DE 3 TIPOS DE COSAS O DE 4 TIPOS DE COSAS
1                        3 tipos de cosas: cosas de tipo piedra, cosas de tipo perro y cosas de tipo humano
1.1                     Cosas de tipo piedra
1.2                     Cosas de tipo perro
1.3                     Cosas de tipo humano
2                        4 tipos de cosas: cosas de tipo piedra, cosas de tipo perro, cosas de tipo ustedes y cosas de tipo yo
2.1                     Cosas de tipo piedra
2.2                     Cosas de tipo perro
2.3                     Cosas de tipo ustedes: dioseros y materialistas 
2.3.1                   Los dioseros: religiosos, hechiceros, adivinos, miradores de ovnis, los de la "superación personal", filósofos idealistas
2.3.1.1                Los religiosos: Dios, dioses, diablos, Diablo, espíritus
2.3.1.1.1              Los ateos
2.3.1.1.2              Los buenos y los malos, (el bien y el mal)
2.3.1.1.2.1           Los buenos, el bien (la justicia, la igualdad, la felicidad)
2.3.1.1.2.2           Los malos, el mal
2.3.1.2                 Los hechiceros: hechicerías, brujerías
2.3.1.3                 Los adivinos: adivinaciones, astrología, tarot, videncias
2.3.1.4                 Los miradores de ovnis: los ovnis
2.3.1.5                 Los de la "superación personal"
2.3.1.6                 Los filósofos idealistas: filosofía idealista, agnosticismo
2.3.2                   Los materialistas: científicos, filósofos materialistas y revolucionarios materialistas
2.3.2.1                 Los científicos
2.3.2.2                 Los filósofos materialistas
2.3.2.3                 Los revolucionarios materialistas: marxistas, anarquistas y otros revolucionarios
2.3.2.3.1              Los marxistas
2.3.2.3.2              Los anarquistas y otros revolucionarios
2.4                       Cosas de tipo yo
2.4.1                    Protagonismos y ecuaciones de las cosas
3                          El nosotros
3.1                       Y los otros seres que son como los seres humanos del planeta Tierra
3.2                       Y nosotros, los seres humanos del planeta Tierra
CAPÍTULO 5        LOS MUNDOS QUE HAY EN LAS COSAS
1                         Mundo en que están las cosas de tipo piedra
2                         Mundo en que viven las cosas de tipo perro
3                         Mundo en que viven las cosas de tipo ustedes
4                         Mundo en que viven las cosas de tipo yo
CAPÍTULO 6        VARIOS
1                         La vida (y la muerte)
2                         La materia
3                         El universo: el universo actual, otros universos, otras leyes físicas
4                         El Ser
5                         La política
5.1                      Izquierda y derecha
5.1.1                   Los izquierdistas
5.1.2                   Los derechistas
5.2                      La democracia
6                         La libertad
7                         La educación
8                         Arreglar
9                         México
CAPÍTULO 7        LAS COSAS PODRÍAN SER SÓLO DE 2 MANERAS: DE DIOS O DE NO DIOS
1                         Lo Dios (lo espiritual)
2                         Lo no Dios (lo material)
3                         Pero lo Dios es igual a estupidez, a ignorancia de la peor                      
4                         Y lo no Dios llega hasta la muerte colectiva y planeada de todos los seres que son como nosotros
4.1                       Preparación para la muerte colectiva y planeada de nosotros
CAPÍTULO 8       ...Y LAS COSAS PODRÍAN SER: COMO LAS ENTIENDEN USTEDES TODOS O COMO LAS ENTIENDO YO
CONCLUSIÓN

CAPÍTULO 1     EL PROBLEMA: LO QUE SON LAS COSAS 
      El problema es que los seres humanos somos de acuerdo a como son las cosas.
      Los problemas humanos son problemas de lo que son las cosas, ojalá los problemas humanos fueran sólo de culpa humana (o fueran parte de un plan de un Dios, por muy retorcido que pudiera parecer ese Dios), pero no es así, porque los humanos somos sólo cosas, sólo unas cosas más, estamos sujetos a las cosas (a la realidad, al ser, al mundo, a la naturaleza, al universo, a la vida), a lo que son las cosas,  a lo que es la realidad, a lo que es el ser, a lo que es el mundo, a lo que es la naturaleza.
      Hasta el día de hoy (jueves 14 de noviembre de 2013) ustedes (ustedes todos, tanto los que creen en Dios o en dioses o en diablo o en diablos y demás espíritus, como los que ven al mundo desde conocimiento científico o desde conocimiento filosófico materialista) no han entendido las cosas de las que son parte. Y nosotros los humanos somos sólo unas cosas que miramos a las cosas (a la totalidad de las cosas) desde pensamiento, pero ese pensamiento cae en errores de pensamiento (errores de pensamiento que llegan hasta engaños de pensamiento, como hoy están ustedes todos), principalmente en el error de no saber que está mirando a las cosas desde ese pensamiento y que le está dando a las cosas atributos de pensamiento.
      Y los seres que son como nosotros son los únicos seres que tienen un pensamiento capaz de poder llegar hasta las cosas (el pensamiento de seres como los perros o las gallinas no llega a tanto), y ese poder llegar hasta las cosas hace que nos surjan ideas acerca de las cosas, ideas que llegan hasta la explicación de esas cosas (cosas entre las que estamos nosotros mismos).
      Pero las explicaciones que ustedes (todos) tienen (si es que se le puede llamar explicación a eso que ustedes piensan, o creen o imaginan, o saben) de las cosas (y a veces a las cosas le llaman la vida, porque creen que la vida equivale a las cosas), o se van a creencias espirituales (a creencias de una vida más grande que ésta, a creencias de una vida espiritual que domina sobre ésta), o se quedan en un pensamiento de tipo científico (que utilizando el método científico se pone a explicar el universo, pero que no llega a nada, porque por ahí no se llega a las cosas, pero que sí produce conocimiento y tecnología, y por tanto bienestar humano, y eso le proporciona éxito, y permanencia), o se quedan en un pensamiento de tipo filosófico (que por medio de afán de conocimiento trata de explicar al ser, pero que se queda sólo como una reflexión acerca del ser), o se quedan en ideas de revolución materialista (en tratar de hacer mejor esta vida material, esta vida en donde no hay espíritus, esta vida que es lo único que tenemos, esta vida que es lo único que somos).
1    La clase de mundo (realidad, ser, cosas) que viven ustedes todos
      Nosotros pertenecemos a un mundo en que hay estupidez y terribilidad, y en este mundo también hay lo contrario a estupidez y a terribilidad: hay inteligencia, hay cosas agradables (hay bien, hay bondad, hay amor, hay belleza), pero la estupidez y la terribilidad dominan a este mundo, porque el mundo es, en el fondo (en lo que es realmente algo), terrible (porque en el fondo, el mundo es sólo cosas, cosas que son sólo lo que son, cosas que son sólo lo que pueden ser, y a esas cosas pertenecemos nosotros, nosotros también somos cosas, y nosotros somos sólo los seres humanos del planeta Tierra), y la estupidez (del entendimiento humano, estupidez del entendimiento humano que permite estupidez, estupidez del entendimiento humano que tolera estupidez, actos estúpidos: injusticia, desigualdad, infelicidad, perversión, maldad, daño, mal) no permite ver a ese mundo terrible.
      Pero ustedes (todos) no saben a qué mundo pertenecen, no saben qué clase de mundo es éste, este mundo, el único mundo, lo único, lo único que hay, lo único que es.
      Ustedes (todos) viven un mundo lleno de estupidez humana y lleno de terribilidad natural, y con la terribilidad natural no se puede (no se puede nada, porque aunque se crea que se puede algo contra la terribilidad de la naturaleza, en el fondo no se puede, porque el fondo de la naturaleza es de terribilidad, en el fondo todo es sólo cosas, los humanos somos sólo unas cosas más, unas cosas que viven, que piensan, pero una vida y un pensamiento que no son nada ante la realidad de las cosas, un pensamiento y una vida que no pueden nada contra la realidad de las cosas).
      Ustedes (todos) viven principalmente en un mundo de estupidez, porque la estupidez del entendimiento (entendimiento que es precisamente lo que somos los seres humanos) los tiene en estupidez (en injusticia, en desigualdad, en maldad, en daño, en locura), y la estupidez del entendimiento no les permite ver la naturaleza exacta de las cosas, la realidad real de las cosas. Pero ustedes no tienen la culpa, ustedes son sólo cosas, pero eso es precisamente lo que tienen que entender: qué son las cosas, cómo son las cosas.
      Y ustedes son de un mundo real, pero ustedes no saben a ese mundo real, ustedes (todos) están hoy incapaces para poder ver el mundo natural y el mundo humano  (y el único mundo real es el mundo físico, el mundo humano es sólo un nombre para la sociedad humana o es un mundo imaginario en el que son las ilusiones humanas), y lo poco que ustedes alcanzan a ver (del mundo, del único, el mundo físico) lo ignoran o lo enfrentan, y lo enfrentan desde creencias o desde conocimiento, y muchos de ustedes que creen en Dios (o en dioses, o en diablo, o en demás espíritus) dicen que este mundo no es tan importante (la pobreza no es tan importante, la demencia en que vive el humano no es tan importante, el daño natural o humano no es tan importante, sino que todo es parte de un plan de Dios, y que sólo nos queda esperar a que Dios haga su voluntad, pero entre los que creen en Dios y demás creencias espirituales hay una gran diversidad de pensamiento, y algunos de los creyentes en Dios sí tratan de hacer algo contra los males humanos, ya sea con caridad o con medidas más realistas), sino que lo verdaderamente importante es el mundo (ellos hablan de otro mundo, un mundo espiritual, el mundo espiritual donde vive Dios, un mundo imaginario con que se engañan) que nos espera después de la muerte o después de un  juicio final que ellos dicen habrá algún día (un día que muchos han esperado, y han muerto en esa espera, en esa esperanza, por miles de años, porque de entre ésos que han esperado no sólo ha habido cristianos, sino también creyentes de religiones más antiguas, como los mazdeístas), y algunos de ustedes que enfrentan el mundo desde un conocimiento que va más allá de creencias en dioses inexistentes lo investigan desde método científico (para conocer el universo, para explicarse el universo, la vida, el humano, y todas las demás cosas que pueden ser abordadas así, con método científico, pero la realidad no pueden abordarla desde método científico, porque la realidad no puede ser abordada así, la realidad se aborda más desde filosofía, desde método filosófico, pero la filosofía no llega a nada porque también le faltan elementos para poder con la realidad, le hace falta más conocimiento, para poder ver más, de lo que muestran las cosas, le hace falta conocer más las cosas, tener más conocimiento de las cosas y de la cosa humana que también influye en esas cosas) o lo especulan desde filosofía o tratan de hacer una revolución que haga una mejor humanidad.   
2    Las explicaciones de ustedes todos
      Y ustedes explican el mundo desde creencias (desde un conocimiento que por ser tan escaso no puede salirse de mundos de Dios o de astrología, porque Dios podrá ser todo lo bueno que quieran decir, pero Dios es irreal, de Dios lo único rescatable es ese afán de bien, pero Dios no se sostiene frente a la realidad, a Dios se le puede ver en el mejor de los casos sólo como buenas intenciones, sólo como aspiraciones humanas, sólo como ilusiones humanas, pero en el peor de los casos Dios llega hasta algo de la peor estupidez humana, ésa que te hace creer, y abandonarte, en un mundo inexistente, ésa que te inmoviliza para hacer algo por una humanidad tan llena de estupidez, hacer algo por la casi demencia en que hemos vivido casi siempre los humanos, pero que últimamente se ha acentuado, se ha desbocado, y que amenaza con sólo hacerse peor cada vez) o desde conocimiento (desde el conocimiento máximo posible entre ustedes, el conocimiento al que más pueden aspirar ustedes). En este blog estoy dando una explicación de las cosas muy fija, muy contrastable con la realidad, y si algunos puntos no fueran exactos, entonces esta explicación no sería la única, aunque fuera correcta en casi todo, porque entonces la explicación se modificaría en el punto en cómo llegan las humanidades al entendimiento de las cosas: divididos en un ustedes y en un yo (como hoy), o en un solo bloque, en un nosotros, pero eso no es lo que nos muestra la estupidez en que están metidos, sumidos, ustedes, ustedes todos, estupidez que no les permite hacer nada efectivo contra esa sociedad humana de demencia que hoy es, estupidez que no les permite ver toda la estupidez en que están, estupidez de entendimiento que no les permite ver las cosas, ni siquiera hacia la sociedad humana, estupidez que los hace estar en una sociedad muy estúpida y no poder darse cuenta de ella, estupidez en cualquier sentido, estupidez de entendimiento que no les permite ver las realidades de las cosas, y si en cambio, estar hundidos en una terrible sociedad, y estupidez que llega hasta la incapacidad de todos ustedes (de entender las cosas por sí solos, sin que alguien como yo tenga que explicarlas, mostrarlas, señalarlas, marcarlas), estupidez que está inscrita en las cosas, en cómo son las cosas, y qué tendrían que hacer si realmente ustedes no estuvieran en estupidez, para empezar: hacer una mejor sociedad, sin pobreza, sin injusticia, sin desigualdad, sin fronteras, sin vicios, sin dinero, sin armas, sin violencia, sin banalidades, sin perversiones, sin daño, sin infelicidad, y todo eso se dice fácil, pero para empezar a meterse en cosas así tendrían que ver muchísimo más que lo que hoy ven, y en caso de que (pero sólo en caso, sólo para cubrir todas las posibilidades) pudieran meterse terminarían en casi todo lo que dice esta explicación.
      Y las pequeñas explicaciones de ustedes siguen permitiéndole a la demencia humana ser, no sólo a las pequeñas locuras humanas, sino a una sociedad humana muy enferma, con mucho daño, pero una sociedad humana casi como de locos que también está inscrita en las cosas, en cómo son las cosas. En el modelo de las cosas que estoy mostrando, mi explicación de las cosas es sólo el acomodo de todos los datos que hay en las cosas.  
      Y las explicaciones que surgen de las creencias en Dios y demás cosas espirituales (como la astrología, como los ovnis de un mexicano de apellido Maussan) son muy ridículas, y las explicaciones que surgen desde la ciencia (la ciencia casi no dice nada del mundo, la ciencia dice que esencias y fundamentos de mundo no son su campo de estudio, porque esencias y fundamentos de mundo no pueden ser tratados desde método científico) o desde la filosofía (la filosofía sólo llegó a conceptos de objeto y sujeto, y de materia y conciencia, y de material y espiritual, y tal vez a un poco de ética) no dicen nada (no llegan a nada), y algunos de los que tratan de hacer una revolución ya hasta se han quedado sin las explicaciones de un marxismo casi tan infantil y pesado como los testamentos (o pactos) de Dios.
3    Lo que son ustedes todos 
      Ustedes son sólo una etapa de los seres que son como nosotros, ustedes son sólo una etapa de los seres humanos, ustedes son sólo entendimiento (humano, entendimiento como el del humano) a medio camino.
      Los seres humanos somos sólo cosas, ustedes son sólo una etapa de el ser humano. Nosotros los seres como los humanos somos de las cosas, somos parte de las cosas, somos de los procesos de las cosas, ustedes son parte de los procesos de las cosas.
      Y lo peor que a seres como nosotros nos causan las cosas es esa sociedad casi como de locos que se enraíza en la etapa ustedes.             
      Ustedes son sólo entendimiento a medio camino (el humano es entendimiento, el humano es lo que es porque es entendimiento, porque tiene entendimiento, conocimiento, pensamiento, el entendimiento del humano es el máximo entendimiento al que puede llegar la vida, en el perro el entendimiento no es tan grande, y en ustedes el entendimiento se queda a medio camino, a medio camino entre el entendimiento del perro y el entendimiento hasta el que pueden llegar).
      Y ese entendimiento a medio camino es el responsable de que ustedes (todos) tengan la sociedad (de locos, de dementes) que tienen, una sociedad que es producto de los problemas del entendimiento (de cómo es el entendimiento, de lo que es el entendimiento), si el entendimiento fuera diferente (pero el entendimiento no puede ser diferente, el humano no puede ser diferente de como es, las cosas no pueden ser diferentes de como son. Por eso ésta es la única explicación que hay en las cosas, porque las cosas son muy básicas, muy rígidas, las cosas son y siempre serán como son hoy, las cosas no pueden ser diferentes a como son hoy, porque las cosas son sólo lo que son, y son sólo como pueden ser), los humanos jamás habríamos llegado a esta sociedad casi como de locos que hoy ustedes (todos) tienen, sino que nosotros (y ya no habría un ustedes) ya hubiéramos llegado hasta el entendimiento de las cosas, y esta explicación de las cosas sería, pero con algunos cambios, ya no estaría yo dándola, sino que algunos de nosotros (y hubieran sido algunos, no uno, y hubieran sido algunos, porque los humanos siempre hemos tenido diferencias en el entendimiento, siempre sólo muy pocos de nosotros hemos podido llegar a un conocimiento suficiente como para no creer en dioses), los más adelantados en entendimiento, hubieran ido metiéndose cada vez más en la realidad y jamás hubiéramos tenido una sociedad casi como de locos como la actual (los humanos hubiéramos tenido unos inicios malos, como los tuvimos, pero poco a poco hubiéramos ido mejorando, en todos los aspectos, no como pasa en realidad, en que el humano progresa más en bienestar que en conducta), y jamás habría habido un momento como éste: una sociedad casi como de locos y uno escribiendo esta explicación, y denunciando no sólo a una sociedad casi como de locos, sino diciéndoles que las cosas son las que nos hacen ser lo que somos, como somos (porque las cosas son así, pequeñas, y de procesos, en procesos), diciéndoles que seres como nosotros somos de las cosas, nos producimos en las cosas, estamos sujetos a las cosas, diciéndoles que seres como nosotros son muy pequeños y que ni siquiera somos libres, que todo nuestro ser está muy bien establecido en las cosas, unas cosas a las que ustedes todos están sujetos y que tendrán que entender, que mirar, quieran o no, porque no pueden esconderse de lo que son, porque si hasta hoy han podido ser en injusticia, en desigualdad, en maldad, en ignorancia, en estupidez, (en pecado), es porque así son las cosas.
      En los 6 capítulos siguientes mostraré las cosas.

CAPÍTULO 2     LAS COSAS
     Voy a mostrar cómo son  las cosas (o sea, todo, la realidad, el mundo, la naturaleza, el universo, el ser), y así podrá verse lo que hay en las cosas para los seres que son como nosotros.
      Voy a  mostrar las cosas, cómo son, su eternidad, sus procesos, sus nichos, su conexión, sus tipos, sus mundos, sus maneras.
      Y hay mucho de las cosas que no se puede ver (principalmente sus fondos), pero eso que no se puede ver se puede saber, porque los límites y puntos determinantes de las cosas sí se ven, y eso permite atraparlas, saberlas, y por tanto, saber que no tienen misterios, saber que ya no hay lugar para las sorpresas.
1    La palabra cosas
     Utilizo la palabra cosas para nombrar a todo lo que hay aquí, en este lugar (en el ser, en lo que es, en lo único que es) en que somos los seres humanos, y este lugar es muchísimo más que el planeta Tierra o que el universo actual, este lugar es la eternidad.
      Y no quise utilizar la palabra universo (que utiliza la ciencia) para nombrar a todo, porque nuestro universo actual podría ser sólo una parte (y puede ser que muy pequeña) de la totalidad de las cosas. Y tampoco quise utilizar la palabra Ser (que utiliza la filosofía) porque es una palabra muy abstracta y se presta a confusiones.
     Por eso utilizo la palabra cosas para nombrar a todo (a la totalidad de las cosas), pero no puedo evitar a veces servirme de las palabra universo y Ser (y de palabras derivadas de esas palabras).
2    Cosas, seres, bestias
     Los seres humanos somos sólo unas cosas más, las piedras son sólo unos seres más. Los seres humanos somos seres vivos, cosas vivas, cosas con vida. Entre los humanos, los perros y las piedras hay diferencias, pero la diferencia principal que nosotros tenemos con los perros y las piedras son de alcances de la realidad, y en la realidad es donde vemos que los seres humanos somos sólo cosas, sólo unas cosas más, diferentes de perros y de piedras, pero igual que perros y piedras, pero más sujetos (y engañados) a las cosas que los perros y las piedras, y en nuestros engaños de las cosas es donde hasta nimiedades como cosa o ser nos causan conflicto (y si me pongo a utilizar la palabra bestia el asunto se complica más, pero muchas veces pienso a todo lo existente como una gran bestia, y a cada cosa en particular como bestiecitas).
     Con la palabra cosas quiero abarcar todo, todo lo que hay, todas las cosas, nosotros los humanos nos llamamos a nosotros mismos seres humanos, y a los demás animales (a los animales no humanos) los llamamos animales, y a las cosas que viven las llamamos seres vivos, y de ahí viene el nombre que nos hemos dado a nosotros mismos: seres humanos.
     Pero aquí (en este lugar, en las cosas, en lo único que es, en lo único que hay; aquí, en este lugar, en donde lo que es, es lo que es; aquí, en este lugar, en donde esto es el ser, y es lo único, que así es ser, y que es lo único que hay, que así es esto del ser) todas las cosas vienen siendo lo mismo, porque todas las cosas son parte de lo mismo, todas las cosas pertenecen a lo mismo, las diferentes cosas son sólo desarrollos de las cosas.
       Nosotros los humanos somos de desarrollos secundarios (terciarios en realidad), y máximos (en complejidad, en problema, en asuntos de realidad), de las cosas, y ser eso no hace ser lo más diferente a la realidad, pero también lo más vulnerable (por eso es que los seres como nosotros no pueden sostenerse ante la realidad).
3    La eternidad de las cosas
      Hoy las cosas son, y eso las hace eternas (aun si las cosas fueran mágicas, también serían eternas, el Ser sería mágico, arbitrario, contradictorio, en donde todo sería posible. Pero así no este mundo nuestro de todos los días, aquí el único arbitrario y contradictorio es el humano, y así puede ser ese humano porque la indiferencia de las cosas se lo permite, sólo porque las cosas no pueden ejercer justicia el humano puede hacer injusticia, pero aun la injusticia humana termina siendo detenida), porque hoy las cosas son, y no se ve nada ni nadie que las haya echado a andar, y hoy nosotros somos parte de esta rueda, de una rueda, hoy es esta rueda, que rueda. Detrás de nosotros hubo la eternidad, y delante de nosotros seguirá la eternidad. 
4    Los procesos (caminos) de las cosas
      Y las cosas tienen modos de ser, y las cosas siguen los modos de ser mejores (para ellas, para cosas naturales que no tienen idea, para cosas naturales que no son de idea, para cosas naturales que son sólo lo que son, para cosas naturales que pueden ser sólo lo que pueden ser, para cosas naturales ciegas, para cosas naturales sin  prisas y sin metas), y aunque las cosas tengan desviaciones (accidentes), se siguen yendo por lo mejor que hay (las mejores alternativas dentro de movimientos naturales, solos, posibles) en esas desviaciones, trabajan con  lo que tienen a la mano, y al final lo que es, es porque pudo ser (dentro de lo que puede ser, lo que es, es dentro de lo que es, lo que es, es dentro de lo que puede ser, y lo que es, es el ser, lo demás es la nada). Las cosas tienen modos de ser que les funcionan más, la mayor parte de lo que es, es porque ha aguantado las pruebas de ser, la mayor parte de lo que es, es sobreviviente, asistimos a un orden de cosas sobreviviente (aunque la mayor parte de las cosas no tengan vida).
5    Los nichos (estacionamientos) que hay en las cosas
      Y las cosas se estacionan en donde se acomodan mejor, y aun en esos estacionamientos se siguen moviendo, pero muy lentamente, tan lentamente que a veces no alcanzan el siguiente nicho o no pueden alcanzarlo fácilmente (como es el caso del ustedes de las cosas).
      Y lo que somos los seres humanos es un nicho que hay en las cosas, y todos esos seres (otras humanidades, en otros planetas) que sean como nosotros, más o menos se nos parecerán en el aspecto físico, pero serán (han sido, atrás de nosotros hubo eternidad, ya hubo la eternidad) casi iguales en todo lo demás, en su pensamiento, en sus ideas, en sus pasiones, en sus ideas de Dios, en su filosofía, en su ciencia, en su política. Y tal vez no siempre haya algo parecido a la vaca o a la gallina, pero habrá otros animales (o plantas) que ni imaginamos. 
6    Culpas y méritos de las cosas
      En las cosas nadie (las estrellas, las piedras, los perros, los humanos) puede decir que se ha creado solo (todas las cosas son de procesos, dentro de procesos, aun las cosas mismas), nadie puede decir que se ha creado a sí mismo (nadie puede decir que es mérito suyo el ser inteligente o grande o bello). Y tampoco nadie es culpable de ser lo que es (de ser hombre o mujer o gallina, de ser poco inteligente o pequeño o feo), simplemente nos fue dado el ser, con maneras, con formas, con cuerpos, con caras, con capacidades, con desigualdades.

CAPÍTULO 3     LA CONEXIÓN DE LAS COSAS (DONDE LAS COSAS SE MUERDEN LA COLA)
     Las cosas hacen un círculo (de conciencia, de saber de sí, de preguntarse de sí, y también hacen un círculo de ilusiones, caen en un círculo de ilusiones) cada vez que en ellas hay seres como nosotros, seres con pensamiento (seres capaces de penetrar las cosas, seres capaces de tener ideas de las cosas, seres capaces de preguntarse acerca de las cosas, seres capaces de tener ilusiones, aquí, en las cosas, en unas cosas que no son así, en unas cosas que no pueden ni siquiera reírse de las ilusiones vanas de los humanos, de esas cosas con figura y capacidad humanas que son los humanos), el pensamiento del perro no llega a tanto, no da para tanto.
1    Lo primero y lo segundo
      Las cosas tienen 2 "agrupamientos" fundamentales: ellas mismas (o sea, todo) y seres como nosotros (que somos parte de las cosas), y a través de seres como nosotros (seres como los humanos, del planeta Tierra) surgen en las cosas las ideas (de las cosas), las preguntas (por las cosas), las ilusiones (acerca de las cosas), a través de seres como nosotros es casi como si surgieran las cosas, unas cosas que son, haya en ellas seres como los humanos o no.
 1.1    Lo primero (todas las cosas, incluidos los seres que son como los seres humanos)
      Las cosas son, y siempre serán (y han sido), aunque no sean como son hoy, aunque no haya universo como el de hoy. Y hoy estamos siendo parte de un despliegue de las cosas que permite que haya seres que son capaces de ver (con ojos superiores a los de los perros, unos ojos que ven más que los ojos del perro, unos ojos que ven hasta lo que no es, hasta lo que no puede ser, unos ojos que llegan hasta el engaño) las cosas. Pero no siempre las cosas son como son hoy, pero ya se puede saber que hay (que existe, que es posible) este momento de las cosas, este momento en que las cosas se asoman a sí mismas, y, este momento, aunque sea rarísimo, se ha dado innumerables veces en las cosas, y se seguirá dando innumerables veces más, porque en la eternidad, todo, aun lo más raro, se hace innumerable, e innumerable es lo que no tiene medida, fin.
1.2    Lo segundo (los seres que son como los seres humanos)
      Las cosas (todo, seres como nosotros incluidos) son lo primero, y seres que son como nosotros son lo segundo, seres que son como nosotros son el otro elemento de las cosas, aunque ese elemento de las cosas sea parte de las cosas, pero ese elemento es tan extraordinario que se convierte en algo muy especial de las cosas, en lo más especial de las cosas, porque a través de él las cosas (la realidad, el mundo, la naturaleza, el ser) adquieren presencia, a través de él las cosas llegan a saber de sí.
1.2.1    El conocimiento/entendimiento humano, ojos humanos, conciencia humana, la única ventana que tienen las cosas
      Nosotros los humanos somos nuestra capacidad, somos lo que somos porque somos lo que somos, y somos lo que somos porque así se es en esta cosa de las cosas, en estos zapatos de las cosas. A través de seres como nosotros las cosas pueden asomarse a sí mismas. Y en esta parte no estoy diciendo algo nuevo, la filosofía ya lo ha dicho, pero casi hasta ahí llegó la filosofía (eso que ustedes llaman filosofía, y que no es sino casi de las máximas capacidades de seres que son como nosotros).
1.2.1.1    La religión
      Y eso que nos hace ser lo que somos (o sea, nuestro conocimiento/entendimiento, nuestros ojos humanos, nuestra conciencia humana) a lo primero que llega es a eso que llamamos religión (y aunque algunos de los de ustedes que tienen religión digan que lo suyo no es religión, que lo suyo es Dios, de Dios, que religión es otra cosa, pero para evitarme esas vueltas sin sentido digo que Dios y religión caen dentro de lo mismo, Dios y religión caen dentro de las cosas que no tienen fundamento, o más bien, Dios y religión caen dentro de las cosas cuyos fundamentos son una gran ignorancia, y dentro de esas cosas cae también la fantasía, y la Llorona, y la astrología, y los ovnis de Maussan, y los cuentos de otro como Maussan, sólo que la especialidad de ése son los fantasmas, y las "posesiones", y los sitios "embrujados"), y durante la mayor parte de la existencia humana (desde que se puede hablar ya de seres humanos, desde hace 100 000 ó 1 000 000 de años) la religión ocupa un lugar absoluto, apenas hace 3 000 ó 4 000 años empezó a romperse el absoluto dominio de la religión (religión es pensar que estamos en un lugar regido por lo divino, religión es pensar que somos parte de lo divino, y lo divino se refiere a Dios, y Dios se refiere a un Creador, Dios se refiere a un espíritu con voluntad, pero voluntad sólo la tienen la mayor parte de los animales, incluido el humano, Dios es sólo un perro o un humano llevado a gigantismo, pero Gigante que es capaz de ser sin comer, Gigante que es capaz de moverse sin miembros, Gigante que es capaz de ir a dondequiera, Gigante eterno, Gigante sin padres, Gigante que es más que las cosas, Gigante que es más allá que las cosas, Gigante que va más allá de las cosas, Gigante que es más allá de las cosas. Pero más allá de las cosas sólo hay lo que no puede haber, lo que no es, lo que no puede ser, lo que no hay hoy, lo que no puede haber, de acuerdo a lo que hay hoy, y hoy nosotros estamos asistiendo al punto más alto de lo que es, de lo que puede ser, de lo que puede haber: a la conciencia que hay en las cosas en su máxima expresión. Por eso es que me estoy atreviendo a decir las cosas, a marcar las cosas, porque hoy las cosas se pueden ver, se pueden marcar, hoy se pueden saber las cosas, a través de sus máximos, a través del único punto confuso que tienen las cosas, a través del tener idea de las cosas, a través de ser en las cosas en idea, en pensamiento, en pensarlas, en verlas a través del pensamiento, a través de sacar a las cosas de las confusiones del pensamiento, a través de dejar a las cosas sin Dios y sin ideas cortas de ciencia y de filosofía, a través de sacar a la parte de las cosas que pueden pensar de las confusiones naturales del pensamiento, del pensamiento que puede llegar a tener idea de las cosas, el pensamiento como el de los humanos, porque los perros no llegan hasta ideas de las cosas, sino sólo a ideas en las cosas). Pero aún hoy la religión  es predominante en el ser humano, más del 90% (o tal vez más, tal vez más del 95%, o tal vez más del 99%) de la humanidad se mueve en terrenos de religión, ya sea que espere de Dios o del Diablo, o de espíritus, o de fuerzas espirituales, o de pensamiento en donde intervenga lo espiritual, es decir, lo mágico, lo arbitrario, lo contradictorio, lo absurdo, lo sin fundamento.
1.2.1.2    La filosofía
      Y la filosofía es sólo lo que somos (lo que nos hace ser lo que somos, o sea, nuestro conocimiento/entendimiento, nuestros ojos, nuestra conciencia. Pero tengo que aclarar que antes de los 6 ó 7 años de edad los seres humanos somos casi como perros, en el sentido de sólo ser, porque se es, pero no tenemos las más mínimas explicaciones del ser, a esa edad ni siquiera el mundo de Dios en que cree la mayoría de nosotros, a esa edad, puede entenderlo mínimamente) llevado casi hasta su máxima capacidad, la filosofía es el pensamiento llevado casi hasta su máxima capacidad, filosofía es el tratar de entender la totalidad de las cosas (y tengo que dejar muy claros los conceptos, tengo que establecer las divisiones exactas que hay en las cosas, porque lo que yo hablo podría decirse que también es filosofía, pero lo mío no es filosofía, porque yo casi nunca anduve tratando de entender las cosas, sino que en lo que yo anduve muchísimos años, fue, tratando de acomodar todo lo que yo veía, tratando de darle un orden a todas las cosas, cómo eran todas las cosas, anduve tratando de atrapar las cosas, para así poder con todo lo que ustedes decían de las cosas, ya fuera que hablaran desde religión o desde filosofía o desde ciencia. Y ahora ya sé las cosas, ya he acomodado todos los datos que las cosas tienen, principalmente lo que más afecta a los seres que son como los seres humanos del planeta Tierra. Por eso puedo decir las cosas, y por eso puedo afirmar que eso que ustedes llaman filosofía se queda muy corto en su análisis de las cosas, pero lo que ustedes son y lo que yo soy es sólo algo de lo que son las cosas, lo que somos nosotros está dentro del orden de las cosas, ya les dije que en las cosas no hay méritos ni culpas, sino que sólo se es lo que se es. Quisiera decirles que lo que yo hago también es filosofía, pero no es así, porque lo que estoy diciéndoles en este blog es que todos ustedes no saben las cosas, y que por sí solos no pueden llegar a las cosas, ni siquiera con  eso que llaman filosofía, pero también estoy diciéndoles que así son las cosas, lo que estoy diciendo es, cómo son las cosas, estoy mostrando las cosas a ustedes todos, y estoy diciéndoles que ninguno de ustedes sabe hoy las cosas, estoy diciéndoles que todo lo de ustedes no sirve para entender las cosas, pero también estoy diciéndoles que así son las cosas, que nosotros los humanos somos parte de las cosas, de los modos de las cosas, que nosotros los humanos somos sólo como son los humanos de las cosas, las partes humanas de las cosas, las cosas con capacidades humanas, la parte de las cosas que tiene capacidades que llamamos humanas: pensar las cosas, ser en las cosas con pensamiento, pero también engañarse con las cosas, ver las cosas desde Dios o desde ciencia o desde filosofía, desde esa filosofía, desde ese amor por el conocimiento tan limitado, tan atrofiado, tan increíblemente atrofiado. Porque los humanos siempre empezamos desde cero, y llegamos a la idea de Dios, y luego, llegamos a pensar las cosas desde conocimiento serio, no desde cuentos de eso que llamamos Dios, porque eso es la filosofía, pensar las cosas desde conocimiento, pero ustedes no llegan a tanto, sino que se estancan, y poco a poco se van desviando hacia el tipo de conocimiento llamado científico, conocimiento sometido a prueba, pero alejado del pensar a las cosas en abstracto, un pensamiento abstracto, pero a partir de hechos concretos, como la estupidez humana y la terribilidad de las cosas, y llevar esas cosas concretas hasta la abstracción, hasta el preguntarse qué quiere decir todo eso, todos los datos humanos y universales, porque ahí está la respuesta, en la estupidez humana y en la terribilidad de las cosas, cosas de aspecto humano incluidas, conocimientos humanos incluidos, ignorancias humanas incluidas, maldades humanas incluidas, arreglo de esa humanidad incluido, y no dejarlos en, no tolerar sus creencias sin razón, sino que, sabiendo lo que es Dios, por qué seguirlo dejando, por qué no meterse con Dios, y con todo lo malo, y con todo lo de ignorancia, por qué no tratar de hacer una mejor humanidad, y si quieren, pues también investigar el universo desde conocimiento científico, pero también tratar de hacer la mejor humanidad posible, y ahí, en esa confrontación, es donde se haría la luz, y se iría llegando cada vez más a las cosas, el problema de la ciencia es su cortedad, y ese mismo problema es el de la filosofía), pero la filosofía llega hasta un punto y se estanca, y es desplazada por la ciencia, por eso que los seres que son como nosotros llaman ciencia y que siempre será cuando en las cosas haya seres como nosotros.
1.2.1.3    La ciencia
      Llega un momento en que el conocimiento/entendimiento (de ustedes) se va por otro lado, se olvida de tratar de entender (porque no puede) lo general (o sea, todo) y se va a lo particular (a conocimientos parciales, porque aunque la ciencia también se ocupa del universo, el universo podría ser sólo una parte de las cosas, y tratado científicamente el universo se convierte aún más en sólo una parte de las cosas), al conocimiento de precisión, y ese tipo de conocimiento florece, y da muchos frutos, pero es un camino cerrado, para entender todo, cómo es todo. Pero la filosofía y la ciencia son conocimiento/entendimiento llevado llevado casi hasta su máximo (y la ciencia y la filosofía son 2 tipos de conocimiento/entendimiento, pero en lo que se refiere a conocimiento/entendimiento de la totalidad de las cosas, la filosofía es superior a la ciencia, y en lo que se refiere a conocimientos/entendimientos parciales la ciencia es superior a la filosofía), porque la religión es conocimiento/entendimiento muy mínimo, propio más de la infancia de los seres que son como los seres humanos, e infancia en general (como la de toda la humanidad hasta hace apenas 3 000 ó 4 000 años) e infancia en particular (como la de todos nosotros hasta antes de los 13 ó 14 años de edad).

CAPÍTULO 4     LAS COSAS PODRÍAN SER DE 3 TIPOS DE COSAS O DE 4 TIPOS DE COSAS
      En las cosas hay 4 tipos de cosas, y podrían ser sólo 3 los tipos de cosas, pero los procesos (que siguen las cosas, los procesos que hacen posibles las cosas) no lo permiten, no lo han permitido aquí en nuestro momento (en el momento de las cosas del que hoy somos partícipes), y nuestro momento no es nada particular, tal vez sea rarísimo, pero no es especial (único), porque los datos así lo muestran, y algunos de los datos son que a este universo no se le ve Dios, ni ausencia de estupidez (humana), y por el contrario, sí se le ve mucha terribilidad, es decir, mucho daño (y mucho es lo que es, pero también mucho es destruido, circunstancialmente, y sin piedad), mucha indiferencia, mucha soledad. Los procesos de las cosas son dentro de lo posible, no son lo mejor, pero se acercan mucho, y si muchas cosas son casi perfectas es porque dentro del ensayo y error de la naturaleza sobrevive más lo mejor que lo peor, y en el ejemplo humano puede verse que los procesos de las cosas son sólo lo que son, lo que se puede ser, en soledad, sin guías, sin metas, sin propósitos, sino que sólo es lo que puede ser, naturalmente. Porque si los procesos de las cosas fueran lógicos, hoy  no estaríamos en la situación presente, no estaría uno de ustedes explicándoles (y mostrándoles) cómo son las cosas, si los procesos de las cosas fueran lógicos en las cosas habría sólo 3 tipos de cosas, y no 4, como realmente sucede.
1    3 tipos de cosas: cosas de tipo piedra, cosas de tipo perro y cosas de tipo humano
      Este modelo de cosas hubiera sido el ideal, pero las cosas no son ideales, las cosas son sólo lo que son, son increíbles, pero son primarias, siguen caminitos muy primitivos.
      Este modelo sería más fácil, pero los procesos de las cosas no lo permiten, este modelo no se da, y al no darse, las cosas se complican para seres como nosotros, y más para mí (para seres como yo).
1.1    Cosas de tipo piedra
      Las cosas de tipo piedra son todas esas cosas que no se mueven, ni sienten, ni oyen, ni ven, ni entienden, o sea, todas esas cosas que no tienen vida, desde las estrellas, hasta las piedras, o el agua.
1.2    Cosas de tipo perro
      Las cosas de tipo perro son todas esas cosas que o se mueven y/o sienten y/u oyen y/o ven y/o entienden un poquito, o sea, todos los seres vivos, con excepción de los seres que son como los seres humanos. Y he utilizado al perro como representativo de este tipo de cosas porque los perros son los animales más cercanos a nosotros (y porque los perros son una creación nuestra, originalmente la naturaleza no produjo perros, los perros son descendientes de los lobos, los perros empezaron a ser apenas hace unos 20 000 años, los perros son los descendientes de los cachorritos de los lobos que se acercaban a los asentamientos humanos a comer de nuestros desperdicios, y desde entonces están con nosotros, y han sido modificados en cuerpo y en inteligencia por nosotros, y hoy tenemos cientos de razas de perros, pero es que los perros son de los poquísimos organismos vivos que tienen mucha plasticidad), pero en este tipo de cosas también están las plantas y las bacterias y los virus y los hongos (y entre los hongos están los hongos de comer y los hongos del pie de atleta y los hongos que llamamos moho).
1.3    Cosas de tipo humano
      En las cosas de tipo humano entrarían todos los seres que son como nosotros, los seres humanos del planeta Tierra. En otros planetas (de otros sistemas solares, de la Vía Láctea o de otras galaxias) del universo actual pudiera ser que actualmente hubiera seres como nosotros (es decir, seres que entienden un poco más que el perro, o que el chimpancé, o que están  en proceso de eso, como nosotros hace 5 000 000 de años), o que ya los hubiera habido, o que los vaya a haber en el futuro (mientras en el universo actual haya tiempo para eso), y aun  en el caso que nosotros seamos los únicos seres humanos que se produjeran en el universo actual (un universo que podría tener millones de planetas parecidos a la Tierra, en el universo actual hay más o menos 10 000 000 000 000 000 000 000 de estrellas), aun así los seres humanos son innumerables (incontables, incontable es lo que no se puede contar, no porque sea mucho, sino porque es infinito), porque en la eternidad todo es innumerable. Y los seres humanos son posibles, porque hoy nosotros somos el ejemplo de que tal tipo de seres son, se dan, se producen, dentro de las cosas (y no se ve que hayamos sido una creación especial de algún Dios, es decir, de algún espíritu con voluntad. Y eso que llaman Dios es sólo la voluntad humana llevada hasta el máximo, pero la voluntad no es tan grande, está atada a un cuerpo, y muere con él, no sobrevive a su cuerpo, ustedes llaman Dios a una voluntad que no está atrapada a los límites del cuerpo).
      Pero los seres humanos no son un tipo de cosas, sino que los seres humanos dan origen a 2 tipos de cosas (y también dan origen a una confusión de términos, como por ejemplo cuando tengo que utilizar la palabra nosotros, pero algunos renglones abajo  se aclara un poco esta confusión): a un ustedes, (o sea, ustedes, todos ustedes, más de 7 000 000 000 de personas actualmente en el planeta Tierra) y a un yo (o sea, yo, yo solito, aquí en el planeta Tierra, y en este momento, y si no hubiera sido yo, hubiera tenido que ser algún otro, pero hoy fui yo. Pero tanto unos como todos ustedes y uno como yo se darán siempre que en las cosas haya seres que son como nosotros, es decir, seres que pueden entender las cosas, aunque todos ustedes, solos, no puedan entenderlas por sí mismos,sino que tenga que nacer alguien como yo, al que los procesos de las cosas permitan llegar, sin proponérselo, hasta el entendimiento de las cosas. Y en las cosas todo tiene razones, explicaciones, momentos, y más o menos a esta altura de la historia humana ya era el momento  de que tal persona como yo podía llegar hasta el entendimiento de las cosas. Y yo no tengo ningún mérito en haber podido llegar hasta el entendimiento de las cosas, simplemente se conjugaron tiempos y lugares y genes, y una vez dadas las condiciones, ya todo lo demás era cuestión de tiempo, de que yo creciera, de que yo intentara arreglar los problemas humanos, de que yo me diera cuenta que los problemas humanos pertenecían a un universo,  y luego, que yo terminara de acomodar todo eso que veía en el universo y en el humano), y si no se puede hablar  de que no haya un sólo tipo de humanos, sino 2, es porque todos ustedes no han podido entender las cosas (por más que algunos de ustedes trataran de entenderlas, y tan no entienden las cosas que viven de espaldas a ellas), y yo sí, y yo fui metido (sin sentirlo, sin saber hasta dónde iba a llegar todo eso que me ha causado tanta angustia desde hace más de 27 años, todo eso que empezó en algún día de mis 17 años de edad) en caminos (procesos) que hicieron que me fuera inevitable llegar a los fondos de las cosas.
2    4 tipos de cosas: cosas de tipo piedra, cosas de tipo perro, cosas de tipo ustedes y cosas de tipo yo
      Éste es el modelo que se da en las cosas, en las cosas hay 4 tipos de cosas, y son  los mismos 3 tipos de cosas que en el otro modelo, sólo que el humano da origen a 2 tipos de cosas: el tipo ustedes y el tipo yo.
2.1    Cosas de tipo piedra
      Son todas las cosas que no tienen vida, y utilicé la palabra piedra para nombrar a este tipo de cosas, porque cosas como las estrellas son muy grandotas y cosas como el agua son muy escurridizas, y en este tipo de cosas entran también las cosas que el ser humano fabrica (como los zapatos, o las mesas, o las computadoras, o los robots), y en este tipo de cosas entran también las cosas intangibles (como los pensamientos), y las cosas imaginarias (como los unicornios, los pegasos, los centauros, los ángeles, los espíritus, los diablos, los dioses, Dios).
2.2    Cosas de tipo perro
      Son todas las cosas que tienen vida (virus incluidos), con excepción de los seres humanos.
2.3    Cosas de tipo ustedes: dioseros y materialistas
      En este tipo de cosas entran todos ustedes. Y ustedes se dividen en dioseros y materialistas, según su actitud ante la vida, según lo que creen que es esta vida (y más allá de esta vida), y actúan de acuerdo a eso, se abandonan a un Dios (o a cosas como ésa), o hablan desde un mundo material en donde no hay cosas irreales (cosas irreales que no se les ve por ningún lado, por ningún medio, cosas irreales que son sólo de fe, pero qué tiene que ver la fe con la realidad, cosas irreales que en el mejor de los casos son sólo buenas intenciones, pero qué tienen que ver las buenas intenciones con la realidad, cosas irreales que en el peor de los casos son ignorancia de la peor, de esa ignorancia que te lleva a creer que este mundo no es lo único, ni lo principal, y que te lleva a esperanzarte en otro mundo, y mientras tanto no haces nada por arreglar éste, por hacer mejor éste, de esa ignorancia que ha matado a muchos que no aceptaban a Dios o a los dioses, de esa ignorancia que quiere que casi no ejerzas el pensamiento, el conocimiento, el entendimiento), y los materialistas ven al  mundo desde filosofía o desde ciencia o luchan (y arriesgan la vida) por hacer un mundo mejor (de justicia), para todos (y también muchos dioseros y algunos científicos y filósofos tratan de hacer un mundo mejor, pero los materialistas que llegan hasta el punto de arriesgar su vida por un mundo mejor, se van por el lado de cambiar los gobiernos, y casi siempre con violencia, por urgencia).
2.3.1    Los dioseros: religiosos, hechiceros, adivinos, miradores de ovnis, los de la "superación personal", filósofos idealistas
      Dioseros son la gran mayoría de ustedes, en este grupo se está si no se es filósofo materialista (o sea, filósofo de hecho, no de membrete, filósofo es todo aquel que trata de entender las cosas, y desde las cosas reales, desde conocimiento, y desde el mayor conocimiento posible, entre más conocimiento, más se puede filosofar) o si no se es científico (y un científico maneja el método científico, y aunque hay cosas como Dios que no se pueden abordar por el método científico, sí se puede ver que todo lo relacionado con Dios no tiene fundamentos) o si  no se es revolucionario materialista (y un revolucionario materialista lo es porque conoce de la realidad, y en la realidad no hay Dios, un revolucionario materialista no cree en Dios, en eso que llaman Dios, ni cree en explicaciones mágicas, un revolucionario materialista tiene que estar bien informado de la realidad, tiene que manejar algo de filosofía o de ciencia, un revolucionario materialista conoce lo suficiente de la realidad como para tratar de arreglar los problemas humanos yéndose a donde cree que está la mayor porción de la solución de los problemas humanos, o sea, al gobierno de los humanos, y trata de hacer mejores gobiernos, pero los problemas humanos van más allá de sus gobiernos, los problemas humanos llegan hasta la cosas, hasta lo que son las cosas, hasta cómo son las cosas, hasta las cosas e idea de las cosas, hasta las cosas y creencias de las cosas, hasta las cosas y la parte de esas cosas que puede mirar y pensar y darse respuesta de las cosas).
      Entonces, todo aquello que no sea filosófico (y la filosofía está basada en conocimiento, porque, cómo se pretende entender las cosas, si no se saben las cosas) o científico (y la ciencia está basada en el método científico, y lo que no se ajusta a método científico no es científico) o revolucionario materialista (un revolucionario materialista que para tratar de arreglar a la humanidad no se queda en filosofía ni en ciencia, sino que se va hasta donde cree que podría arreglar los problemas humanos: hasta el gobierno), es diosero, y los dioseros serán siempre la mayoría de los seres que son como los seres humanos, y habrá un tiempo en que todos esos seres humanos serán dioseros (en la infancia de cada humanidad, como en nosotros, los humanos del planeta Tierra, apenas hace 3 000 ó 4 000 años empezaron algunos humanos a pensar algo diferente a Dios para explicarse a sí mismos y al mundo; y en la infancia individual de cada uno de esos humanos, apenas a los 13 ó 14 años de edad algunos humanos empiezan a liberarse de sus mundos infantiles y empiezan a cuestionarse a Dios, al mundo de Dios, a un mundo que es por obra y gracia de Dios, de eso que los humanos llaman Dios, ese Dios de miles de ideas de Dios), pero conforme las humanidades progresan o los individuos crecen (lo suficiente como para saber de Dios, o de su ausencia, de las buenas intenciones que encierra la palabra Dios, pero de lo ilusorio que es eso) habrá menos dioseros, pero los dioseros siempre serán mayoría.
      Y no todos los dioseros necesariamente tienen que creer en Dios, pero en lo que creen los que no creen en Dios, se le parece mucho a Dios, creen en cosas sin fundamento, creen en explicaciones sencillas, creen en explicaciones que hacen notar muchísima falta de conocimiento, por más que hayan ido a la escuela o que hayan leído o que hayan vivido. Y tengo que ser muy claro: todos ustedes no saben las cosas, pero los más alejados de las cosas están en el grupo de los dioseros, y son la mayoría de los seres humanos.
      Y dentro del grupo de los dioseros hay buenos y malos, pero la mayor parte de los seres humanos no somos ni buenos ni malos, sino que estamos en combinaciones de esos 2 términos.
      Y escogí la palabra diosero para nombrar a este grupo de ustedes porque Dios es una gran palabra, el problema de Dios es que no lo haya, que no haya alguien que esté velando por todas las cosas, alguien que las haya creado y que se haga responsable de su Creación. 
2.3.1.1    Los religiosos: Dios, dioses, diablos, Diablo, espíritus
      Y hay una gran cantidad (cientos, tal vez miles) de creencias basadas en Dios (en eso que llaman Dios) o en dioses o en fuerzas espirituales, y hay monoteístas (los que creen en un solo Dios, aunque entre los cristianos haya muchos que tengan ese cuento semipoliteista de la trinidad, eso de 3 dioses en uno, y aunque en la biblia hayan quedado restos de politeísmo, como en Génesis capítulo 1, versículo 26, en donde dice hagamos, y algunos protestantes dicen que ese plural se refiere a Dios y a los ángeles, y los testigos de Jehová dicen que se refiere a Dios y a Cristo), como los cristianos (católicos, protestantes, ortodoxos, monofisistas, difisistas; y monofisistas son algunas iglesias coptas y la iglesia etiope y la iglesia eritrea y la iglesia armenia y la iglesia siria, y difisistas son los nestorianos, los nestorianos son los seguidores del tipo de creencias de Nestorio, un hereje, según sus opositores, que vivió, más o menos, del año 380 al año 451, creencias nestorianas condenadas por las creencias "católicas", es decir mayoritarias, es decir, universales, unos bolcheviques de su tiempo, y eso del nestorianismo surgió allá por el año 420, pero ya antes había surgido lo del arrianismo, y aún más, como el nazarenismo o el ebionismo o el montanismo o el modalismo o el adopcionismo o el origenismo o el apolinarismo o el origenismo en su segunda versión o el priscilianismo, y después del nestorianismo surgió el monofisismo y el monotelismo y el protestantismo, y aún más, como el socinianismo. Y cosas como el nazarenismo y el ebionismo y el montanismo y el modalismo y el adopcionismo y el origenismo y el apolinarismo y el priscilianismo y el arrianismo y el nestorianismo y el monofisismo y el monotelismo y el catolicismo y el protestantismo y el socinianismo y el paraprotestantismo tienen que ver con Jesús el Cristo, con  eso de que si Jesús era Dios o no, y que, en caso de que Jesús fuera Dios, qué tan Dios era, en cosas así se debaten ésos que creen en dioses, ésos que aun viendo, creen que los dioses son posibles, ésos que creen en dioses aun viendo que en el mundo hay sólo humanos de carne y hueso, humanos que tienen necesidades y pasiones, humanos que tienen que ir al baño, humanos que huelen mal, humanos que no son lo mejor de lo que podrían ser. Pero en tiempos de Cristo sucedían más hechos prodigiosos que en la actualidad, en tiempos cercanos a los de Cristo andaba por ahí un tal Simón el Mago, que levitaba, o que volaba, pero claro, los poderes de Simón eran obra de Satanás, y después de esos tiempos Dios empezó actuar de otra manera, ya casi sin hechos sobrenaturales, y también le prohibió a Satanás ejercer todo su poderío, Dios se fue más al pensamiento humano, y a las sugestiones del pensamiento humano, y a las casualidades, y a las explicaciones de ésos que cuando ven algo extraordinario piensan que eso de los milagros sí es real, posible, cierto, que sí hay Dios, diablo, cielo, infierno, que sí hay razones de ser, para ser), o como los paracristianos (los testigos de Jehová, los mormones, los de la Luz del Mundo, entre otros), o como los musulmanes (tan divididos como los cristianos), o como los judíos (también con divisiones), o como los mazdeístas (o zoroastrianos, como los parsis, también con disputas entre ellos), o como los bahaístas (los de la fe bahái); y hay politeístas (ésos que creen en varios dioses, como los antiguos griegos, como los antiguos aztecas); y hay panteístas (como los sijs); y hay eso del hinduismo que no sé en dónde meterlo; y hay budistas (y la mayor parte de los budistas no cree en Dios o en dioses, pero todos los budistas creen en un mundo que va más allá de éste), y hay jainistas, y sintoístas... y caodaístas, y tenrikyoístas, y los del vudú y más. Y casi (porque hay algunos ecuménicos, es decir, ésos que tratan de amalgamar todas las creencias en una sola, diciendo que Dios es sólo uno, y que en el fondo todas las distintas creencias creen en el mismo Dios, pero algunos "ecuménicos" llegan al extremo de decir que Dios y universo son lo mismo, que no importa si crees en Dios o en el universo. Como si los que hablan del universo creyeran que hay universo, como si se tratara de creer que hay o no hay universo) todas estas creencias en Dios (y a veces algunas creencias de Dios se quieren mostrar un poco ecuménicas y dicen que Dios es sólo uno, pero cada una de esas creencias trata de convertir a su particular creencia a las demás, porque entre ellas se condenan unas a otras y se llaman entre sí: iglesias de Satanás, o iglesias de supercherías sacerdotales, o iglesias de adoradores de ídolos, o iglesias de los hermanos separados, o iglesias equivocadas) o en dioses o en fuerzas espirituales no se aceptan entre sí, porque cada una de ellas cree que lo suyo es lo correcto, y a lo largo de la historia ha habido muchas guerras religiosas.
      Y las sectas (y ahora sí pongo la palabra sectas para nombrar a todos ésos que dicen creer en Dios, ya sea que le llamen "YHWH" o "El Dios", y a "YHWH" le llaman Jehová o Yahvé, y a "El Dios" le llaman Alá) de Dios no se aman unas a otras. Y escribo sectas de Dios porque cualquiera de ellas dice que su Dios es el verdadero y que el de los otros (otros que también creen en un Dios, en Dios) es falso o que es el diablo. Y escribo sectas de Dios para tratar el asunto de ese famoso Dios, ese tal Dios que no lo hay, ese Dios que es sólo en quienes creen en él, a su modo, a su particular modo sectario. Ese sagrado Dios que (los que creen en él) creen indestructible, y verdadero (pero cada uno de ellos lo cree verdadero, y ellos son los católicos, y los musulmanes, y los protestantes, y los judíos, y los testigos de Jehová, y los mormones, y aun más, tal vez también los baháis, y los parsis, y los de la Luz del Mundo), y se les hace imposible que no sea reconocido como el Dios verdadero, como el único Dios, como Dios. Y ahí están, cada uno de ellos creyendo en Dios, en ese Dios, en ese Dios de todos ésos que dicen Dios. Así que no me vengan con que todo esto (el universo, la vida, la naturaleza, el mundo, la realidad, el ser, las cosas, todas las cosas, todo) es creación de Dios, porque entonces les preguntaría de qué Dios, cuál Dios, si Dios es un montón de cuentos de Dios (Y el Dios de los católicos salió del Dios de los judíos, y el Dios de los protestantes salió del Dios de los católicos, y el Dios de los testigos de Jehová y el Dios de los mormones salieron de los anteriores).
      Y de dónde salió el Dios de los judíos (y el Dios de los judíos es el origen del Dios de los cristianos, y también es el origen del Dios de los paracristianos, y paracristianos significa parecidos a los cristianos, y paracristianos son los testigos de Jehová, y los mormones, y los de la Luz del Mundo. Y el Dios de los musulmanes también salió del Dios de los judíos), porque el Dios de los judíos (algunos le llaman Jehová, otros le llaman Yahvé, otros le llaman Señor, otros le llaman Dios, otros le llaman Dios Padre) tuvo que salir de alguna parte, no siempre existió, hace 3 500 años no existía, tal vez el origen del Dios judío está en Akenatón (Akenatón fue un faraón egipcio que vivió hace como 3 350 años. Akenatón empezó una reforma religiosa de tipo monoteísta, o que apuntaba hacia un monoteísmo, pero después de su muerte esa reforma religiosa fue derrotada en Egipto, pero tal vez sobrevivió en los judíos), o en el mazdeísmo (pero el mazdeísmo no es muy anterior al Dios judío, y además, no está tan cerca de la tierra de los judíos, ni siquiera influyó en regiones más cercanas al Irán moderno que fue donde se originó, como Babilonia, antes de la conquista de los persas),  porque los judíos no son muy originales que digamos (y además son descuidados: en Génesis se dice que Abraham era originario de Ur de los caldeos, pero en tiempos de Abraham Ur no era de los caldeos, todavía faltaba mucho tiempo para que hubiera caldeos, ya sea en Ur o en cualquier otra parte, y muchos dicen que quien escribió esa parte de la bilbia fue Moisés, pero tampoco existía una Ur de los caldeos en tiempos de Moisés, Ur es una ciudad muy vieja, y fue habitada por los sumerios, y luego fue habitada por los babilonios, y después esa región perteneció a los caldeos, la biblia es un rompecabezas armado en distintos tiempos, y cuando pusieron eso de Ur de los caldeos, sí había caldeos en Ur, Ur ya era de los caldeos, pero no siempre fue así. Y cuando pusieron lo de Ur de los caldeos ha de haber sido en tiempos en que los caldeos ya empezaban a ser importantes en la historia, allá por el reinado de Nabopolasar, cuando empezó el imperio caldeo, también llamado imperio neobabilónico, y eso fue más o menos por el año 620 antes de Cristo, y coincidentemente por esas fechas reinó Josías, y Josías inició una reforma religiosa, y durante su reinado se "descubrió" una "copia" de la Ley, atribuida a Moisés, y toda esta información está por ahí regada en diversas fuentes, lo único que yo estoy haciendo es señalando algunas de las partes de un Dios todo de barro, del poderoso Dios en que dicen creer todos ésos que creen que sólo hay un Dios: el suyo. Y así como está este asunto de Ur de los caldeos está toda la biblia y sus cuentos de monoteísmo), los judíos tuvieron que haber copiado sus cuentos de los cuentos de otros anteriores a ellos, y las demás fuentes religiosas anteriores al Dios judío eran politeístas (los sumerios, los babilonios, los egipcios. Pero aun de los politeístas y de los mazdeístas, los judíos se nutrieron, de los politeístas sacaron sus cuentos de la creación y del diluvio, y de los mazdeístas sacaron su cuento del diablo)
      Y de dónde salió el infierno en que cree la mayoría (y aunque el Papa Juan Pablo II ya había redefinido el infierno sólo como el no gozar eternamente de la presencia de Dios, ya le había quitado las llamas eternas, esas llamas que los evangelizadores de los antiguos mexicanos demostraban de forma tan real, al juntar en ciertos lugares a muchos animales, y mucha leña, y prenderles fuego, para que se tuviera una idea aproximada de lo que era el infierno, de un infierno eterno, para unas almas eternas, no como las vidas animales de esos pobres animales que morían aullando, pero que morían, y con su muerte se acababa todo, hasta el infierno. Pero el Papa actual le regresó las llamas al infierno de los católicos) de los cristianos (y los protestantes todavía siguen amenazando con el fuego del infierno. Y los testigos de Jehová dicen que, cómo un Dios de amor va a tener infierno, y por eso ellos no creen en el infierno, pero resulta que ese "Dios de amor" ha permitido que la humanidad sufriera por casi 4 000 años, sólo porque Adán y Eva le desobedecieron, se le rebelaron, pero a ese Dios ya antes se le habían rebelado muchos ángeles, entre ellos Satanás, a ese Dios cualquiera se le rebela, ese Dios de amor que castiga los pecados de los padres en los hijos, y hasta la cuarta generación, pero hay partes de la biblia en donde dice que cada quien sólo es responsable por sí mismo, y entonces se cae eso de que Jesucristo murió para reparar lo del pecado original, y sin embargo los protestantes siguen con eso de que acepta a Jesucristo como tu salvador personal, y los testigos de Jehová siguen hablando del rescate hecho por Jesucristo), porque los judíos no tenían ese infierno, el infierno de los judíos era más parecido al infierno de los sumerios y de los babilonios (de Hammurabi hacia atrás. Y ese infierno era un lugar sombrío, de sombras que se alimentaban de polvo), pero no se puede decir que las creencias de los judíos siempre hayan sido las mismas, porque en tiempos de Jesús había 2 sectas principales (los fariseos y los saduceos) que tenían opiniones muy contrarias en cuanto a creencias de su Dios, y había más sectas (como la de los esenios), y por eso la secta de los cristianos pudo pegar (y con ellos los cuentos de Jesús el parabolista, entre ellos su cuento del infierno, y quién sabe de dónde sacó eso del infierno de fuego, tal vez se le ocurrió al pensar en lo que antes había sido el valle de Hinón, tal vez de ahí sacó su cuento de la Gehena), porque los judíos no eran una pared impenetrable. 
      Y la mayor parte de los dioseros está en este subgrupo de creyentes en un Dios, y la mayor parte de los de este subgrupo son cristianos y tienen la biblia como fundamento principal de su fe, y algunos de ellos consideran la biblia como palabra de Dios, de su Dios, ellos consideran que lo que está en la biblia es la verdad, la única verdad, aun lo más absurdo, pero para pensar así hay que tener muy poco conocimiento, la cantidad de conocimiento necesaria como para creer tanto cuento, tantos hechos reales mezclados con tantos hechos irreales, mágicos, absurdos. Pero la mayor parte de los seres humanos tiene poco conocimiento, por eso ni siquiera son filósofos materialistas o científicos o revolucionarios materialistas, pero así son las cosas, y así serán siempre los ustedes de los seres que son como nosotros.
      Una de las religiones que toma la biblia como la única verdad  (porque dicen que es la palabra de Dios, palabra de Dios como ese cuento de Ur de los caldeos) es el de los testigos de Jehová (otro grupo es el de los protestantes, o evangélicos, o aleluyas, o "cristianos", como últimamente en México algunos así los llaman. Pero los católicos y los ortodoxos y los monofisistas y los difisistas también son cristianos, y los testigos de Jehová también se dicen cristianos), y los testigos de Jehová dicen que ellos sí interpretan bien la biblia, sin los errores que dicen hay en las otras "sectas" de la "religión babilónica" (los testigos de Jehová dicen que los otros cristianos, y los musulmanes, y demás religiosos, pertenecen a "Babilonia la Grande", o sea, a la religión falsa), y los testigos de Jehová no creen en la Trinidad (es decir, que hay Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo), ellos consideran que el único Dios es Jehová y que Cristo es sólo el hijo de Dios, su primera creación, su mano derecha, su junior (pero los arrianos, allá por el siglo III, ya habían tomado a Cristo más o menos así, y los arrianos venían de tradiciones mucho más frescas que los testigos de Jehová, los arrianos venían de tradiciones que más o menos tomaban a Cristo como un hombre común y corriente más, como un carpintero, o hijo o hijastro de carpintero, como un galileo hablante de arameo, como un hombre, nacido de mujer y de hombre, pero los arrianos se quedaron en una especie de semidiós, se quedaron con un Cristo no igual al Padre, subordinado al Padre, pero mucho mayor que nosotros), y el dogma de la Trinidad de católicos y protestantes (y los protestantes son un grupo no tan fácil de definir, el protestantismo lo inició Martín Lutero, y por circunstancias políticas prendió esa reforma religiosa, porque antes de Lutero ya había habido otros, como Pedro de Valdo, como John Wyclif, como Jan Hus, que intentaron reformar a la iglesia católica, pero sus intentos fueron muy perseguidos, y fueron extirpados, o casi extirpados, pero el protestantismo actual es el resultado de la reforma religiosa iniciada por Lutero, pero esa reforma no se quedó como Lutero la quería, sino que casi desde el inicio empezó a ser los cientos de iglesias que hoy son consideradas protestantes, pero también hay iglesias que ya no se les puede considerar protestantes, sino paraprotestantes, como los testigos de Jehová, y los de la Luz del Mundo, y otras más, y esas iglesias paraprotestantes ya no creen en la Trinidad, como los testigos de Jehová y otras más, y los de la Luz del mundo no sé si sean trinitarios o no, pero los pongo entre los paraprotestantes porque tienen partes muy raras, como ésa de que el hijo de su fundador es considerado casi un semidiós, o Dios mismo, otro como David Koresh, porque Moon el coreano es de otro tipo de locura, Moon es el fundador de la "Iglesia de la Unificación". Y tal vez algún día profundice en cada locura particular y cuente los cuentos de Moon el coreano o los cuentos de Samuel Joaquín Flores, el hijo del fundador de los de La luz del Mundo, pero ocuparme de tonterías como ésas son sólo apoyos, evidencias, de por qué digo todo lo que digo, de por qué cualquier cuento de Dios, el que sea, es sólo un cuento, creído sólo por cierto segmento de la población, pero nada más, porque no hay un Dios, no hay Dios, sino que lo que hay es sólo mucha ignorancia, en todos ustedes, pero principalmente en los que creen cuentos de Dios, de cualquier Dios, aunque cada quien diga que su Dios sí es verdadero, y para poder explicar lo que son todas las cosas, tengo que aportar datos, elementos, porque si no lo hago así no van a poder entender qué es lo que yo hablo, qué es lo que yo quiero hacer entender, porque lo mío no puede ser resumido fácilmente, sino que tengo que aportar razones de por qué digo todo lo que digo, pero si quieren un rápido resumen de lo principal que digo ahí les va: este todo en el que vivimos los humanos sólo podría ser de 2 "dueños": de Dios, o de no Dios, y Dios es ese Dios de mil cabezas, ese Dios que va desde Dios, hasta todos los dioses, hasta todas las absurdidades, como la astrología o lo de los ovnis de Maussan, y el diablo también pertenence a lo Dios; y lo no Dios es todo lo opuesto a lo Dios, lo no Dios es todo eso derivado de conceptos de "materia", y yo digo que lo Dios se cae por sí mismo, porque es sólo ignorancia, y yo digo que esos pocos de los humanos que no consideran que haya Dios, ésos que consideran eso de la "materia", no se dan cuenta de hasta dónde llegan las conclusiones de una realidad enfocada "materialmente", y las más últimas conclusiones de lo "material" condenan a los seres humanos a un casi suicidio colectivo, suicidio colectivo que otras humanidades de la eternidad de las cosas ya han tenido que hacer, porque las humanidades se dan cuenta de que en este todo no se puede sostener su ser "humano", porque una de las conclusiones de la realidad tomada "materialmente" es: que nosotros los humanos no somos unos seres especiales, sino que somos sólo unas cosas más que se producen en las cosas, así como los demás animales, así como la demás vida, así como todo lo demás de la llamada "materia", y si parecemos especiales es sólo porque en seres que son como nosotros es donde las cosas se conectan consigo mismas, las cosas alcanzan conciencia en seres como nosotros, las cosas alcanzan pensamiento superior al pensamiento del perro en seres como nosotros, pero yo también digo que esos seres como nosotros los humanos siguen procesos muy bien marcados en las cosas, y que por eso los pocos de ustedes que toman la realidad como "material", no pueden entender hasta dónde llega lo "material", y yo también digo que los seres que son como nosotros siempre tendrán una humanidad como hoy la tenemos nosotros, así de absurda, así de ignorante, así de injusta, así de desigual, así de emproblemada, y también siempre tendrán alguien como yo que tenga que explicarles a todos los demás lo que son las cosas, porque lo que somos los humanos no es mérito ni culpa nuestros, sino que somos sólo como unos perros más, unos perros sólo un poquito más inteligentes que los perros, o que los chimpancés, o que los delfines, unos perros humanos que siempre harán lo que hemos hecho nosotros, tendrán civilización, cultura, dioses, ciencia, filosofía, política, y si quiero fundamentar todo lo que digo tengo que restregarles en la cara todas las tonterías humanas, como las de Moon el coreano, pero también las tonterías de los católicos, y de los protestantes, y de los musulmanes, y de los budistas, y de los antiguos aztecas, como esa reforma religiosa emprendida por alguien llamado Tlacaélel, y que hizo que los aztecas pudieran fundar un imperio, y que hizo que cientos de miles de antiguos mexicanos fueran inmolados en el altar de Huitzilopóchtli, porque había que asegurar que el Sol Huitzilopóchtli no dejara de alumbrar la Tierra, y luego llegaron los españoles con una de las variedades del antiguo Dios judío, y siguió la matazón, sólo que ahora por otro Dios, pero aun las creencias religiosas no violentas o no tan violentas son de ignorancia, ninguna de las creencias religiosas se salva, todas tienen en su origen mucha violencia, aunque hoy sean casi unos corderitos, casi, porque tal vez ya no maten, pero tampoco son muy caritativos con sus semejantes, y yo hago lo que estoy haciendo porque no puedo evitarlo, porque hacer otra cosa para mí sería desperdiciar mi vida, porque no puedo soportar que ustedes sigan viviendo en el daño en que viven, en esa ignorancia, en esa pobreza, en esos vicios, es esa violencia, en esa inseguridad, en ese egoísmo, en esa corrupción, en esa injusticia, en esa desigualdad, en esa infelicidad, en esa perversión, en ese pecado, y en donde los dioses también son pilares de ese pecado, de ese daño en que viven ustedes todos, y en el que me han obligado a vivir a mí, tener que asistir al triste espectáculo de su estupidez, pero el problema es que ustedes todos son sólo lo que son, sólo unos perros más, por más que se engañen con dioses o con ciencia, pero el problema es que nosotros los humanos somos sólo unos perros más, pero el problema es que todas las cosas son sólo unos perros más) y ortodoxos (y los ortodoxos también tienen un poco de problema con eso de la Trinidad, por eso, y algunas cosas menores más, están separados de los católicos desde, por lo menos, el año 1054, porque los ortodoxos no aceptan eso de que el Espíritu Santo también procede del Hijo, es decir, de Cristo, de Jesús el Cristo, de Jesucristo) no tiene mucho sostén (pero nada de la biblia tiene sostén, y en donde más se puede ver eso es en los libros de Hechos, Génesis, Esdras y Nehemías, pero toda la biblia abunda en contradicciones, y en descuidos, la biblia es como un Frankenstein, armada en distintas épocas y por distintas tradiciones y con añadidos sobre añadidos, pero a lo descuidado, tiene cicatrices por dondequiera), pero muchas cosas (todas) de los testigos de Jehová tampoco tienen mucho sostén, como eso de la sangre (los testigos de Jehová no permiten que les hagan transfusiones de sangre porque dicen que eso es comer sangre y que en la biblia se prohíbe comer sangre), pero a los testigos de Jehová yo les he señalado que Gálatas (capítulo 1 y 2. Gálatas es uno de los "libros" de la biblia) desautoriza a un pretendido concilio que dicen sucedió en Jerusalén (allá por el año 48, ó 50, y que es narrado en el libro de Hechos) y que de ahí salió una pretendida resolución (le llaman decreto de Jerusalén) en donde se prohibía (se reafirmaba la prohibición ya establecida en la biblia judía, o sea, el Viejo Testamento de los cristianos, pero ese Viejo Testamento no está igual en todos los grupos cristianos, algunos tienen el mismo número de libros que la biblia judía: 39, pero otros tienen 46 o más. Y los cuentos de los cristianos se derivaron de los cuentos de los judíos, Jesús era un judío, pero los judíos no lo aceptaron como mesías, es decir, como Cristo, porque los judíos no esperaban un Cristo del tipo de Jesucristo, pero los que sí aceptaron a Jesús como el Cristo, iniciaron una secta dentro del judaísmo, y a esa secta hoy la conocemos como cristianismo, pero  a su vez, ese cristianismo hoy está dividido en sectas, y antes de Cristo y después de Cristo ha habido otros mesías entre los judíos, pero como ninguno de esos mesías ha hecho lo que se supone tiene que hacer el mesías verdadero, pues siguen esperando a ese mesías, a ese Cristo, la palabra Cristo es una palabra griega y significa mesías, y la palabra mesías es una palabra hebrea que significa ungido. Y el Dios de los judíos es Jehová, o Yahvé, y los cristianos no sólo hicieron Cristo a Jesús de Nazareth, sino que lo hicieron Dios, y también hicieron Dios a un tal Espíritu Santo que aun en los evangelios y en alguna carta de Pablo han quedado huellas de la novedad de esa invención, del desconcierto que al principio causaba ese tal Espíritu Santo, los cuentos de los cristianos salieron de los cuentos de los judíos, pero los cristianos ampliaron esos cuentos, y luego los mormones ampliaron aún más esos cuentos) comer sangre, entre otros asuntos (como el del alimento sacrificado a los ídolos), y a los testigos de Jehová también les he señalado que en otra carta de Pablo (en Primera de Corintios, capítulo 10) se vuelve a tratar el asunto del alimento sacrificado a los ídolos (o sea, que el asunto del alimento sacrificado a los ídolos tampoco quedó zanjado en ese pretendido concilio, y Gálatas y Primera de Corintios son cartas posteriores a ese pretendido concilio, Gálatas fue escrita más o menos en el año 54 y Primera de Corintios fue escrita más o menos en el año 52), o sea, argumentos en contra de ese pretendido concilio y de esa pretendida resolución (el asunto de la sangre nunca quedó establecido, más que en los cuentos de los testigos de Jehová, como ése de que Jerusalén cayó en el año 607 antes de Cristo, y no en el año 587 antes de Cristo, y basados en una fecha errónea los testigos de Jehová dicen que en 1914 sucedieron acontecimientos en el Cielo: que Cristo fue entronizado como rey, que el diablo fue arrojado a la Tierra y que por eso sucedió la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial y la violencia actual en México, y que por eso el principio del fin del actual sistema de cosas ya está próximo, de un momento a otro, porque algunos bebés nacidos antes de 1914 tienen que  estar todavía vivos para ver ese principio de los acontecimientos que finalizarán el actual sistema de cosas, porque en la biblia dice que: no pasará esa generación), pero los testigos de Jehová no hacen caso, ellos están fanatizados, es decir, ignorantes, es decir, estúpidos (y sí que están estúpidos, muchos de ellos creen en cosas como la "magnetoterapia", o sea, la cura de las enfermedades por medio de imanes, pero los testigos de Jehová son sólo unos ignorantes más que al ser capaces de creer en dioses, son capaces de creer en cualquier tontería como ésa). Y señalando cosas como éstas (metiéndome un poquito más a fondo con las creencias o asunciones particulares de cada uno de ustedes, ya sea que estén en dioses, o Dios, o en astrología o en ovnis o en ciencia o en filosofía o en marxismo. Y tal vez cada uno de ustedes se sienta aludido cuando le toque su ceguera particular, y diga que no es exacto lo que estoy señalando de esa ceguera particular, ya sean cegueras de dioses, o Dios, o cegueras de ciencia, o cegueras de filosofía materialista, principalmente marxismo, o cegueras de revolución de justicia; pero eso no es ningún problema, sólo denme tiempo para contar con más precisión las cegueras particulares de cada uno de ustedes, pero lo que ya no se mueve es lo siguiente: las creencias en dioses, o Dios, son irreales, y el conocimiento basado en filosofía materialista y en ciencia está muy torcido, retorcido, y cualquier revolución de justicia se queda muy corta ante la realidad. Todo lo de ustedes todos ya lo tengo muy bien marcado, y al tener ya atrapado lo de ustedes ya tengo atrapada a la realidad, porque la realidad es a través de nosotros, de seres como nosotros) es cómo podría hacerles ver por qué digo todo lo que digo.
      Y hablo de los testigos de Jehová (pero es que los testigos de Jehová creen que pueden ponerse de tú a tú con todos los que no están de acuerdo con ellos, y han escrito muchos libros, y folletos, y revistas, para respaldar sus afirmaciones, sus cuentos, los testigos de Jehová creen que tienen una teología muy bien elaborada, pero no es así, los cuentos de Dios no tienen ningún sustento, los cuentos de Dios tienen los pies más que de barro, los pies de Dios, y los cuentos de Dios, y cualquier apología de Dios, son de una ignorancia tremenda. Y leí un libro escrito por un protestante cuyo subtitulo es: un periodista investiga evidencias científicas que apuntan hacia Dios, pero ese libro está aun más burdo, si es que eso es posible, que los libros de los testigos de Jehová. Y leí otro libro, publicado por una editorial católica, en el que los católicos tratan de rebatir a todos los que no son católicos, y esos rebates van, desde el rebate hacia los protestantes, hasta el rebate a los que no aceptan a ningún Dios, pero ese libro está hecho aún más descuidadamente que los anteriores que menciono) pero también podría hablar de los mormones y sus cuentos, como ése de que los habitantes de la América precolombina eran judíos (y que si se volvieron morenos, fue porque por su maldad fueron maldecidos con eso, o sea, que el color moreno de la piel de los habitantes más antiguos de América se debe a una maldición, de Dios. Pero esa maldición no sólo los volvió morenos, sino que también los volvió lampiños, o sea, que no sólo les modificó el color de la piel, sino también la raza, más acorde a siberianos mongoloides, pero en detalles como ése se ve al cuentista Joseph Smith. Pero ese Dios mormón es un Dios dicriminador, porque él sabía que al volverlos morenos, los hacia feos, así está escrito en el libro de Mormón) y no gente que vino de Siberia (más algunos náufragos polinesios, y tal vez también algunos náufragos africanos, y tal vez también algunos náufragos europeos), o como ése de que Dios vive (que el trono de Dios está) cerca de una estrella llamada (sólo en los cuentos de los mormones existe tal estrella) Kólob, o como ése del origen del libro de Mormón, escrito (publicado en 1830), inventado, por Joseph Smith (pero él decía que lo que él hizo fue traducir un libro que le fue dado por un ángel que se le apareció, y que ese ángel había vivido en América antiguamente); y podría hablar de los católicos y su Inquisición que si todavía rigiera yo sería candidato para ser quemado en la hoguera (pero el mundo se mueve, ya no estamos en tiempos en que la iglesia católica dominaba, reinaba,  torturaba, mataba, quemaba, ahora los únicos que queman son los más violentos de los violentos de México, pero también queman los mexicanos guadalupanos comunes y corrientes, como ésos que hace unos días acaban de quemar a 3 personas en Chalco, estado de México, y los quemaron basados en mentiras, y las instigadoras fueron unas mujeres, si quieren verle un poco el rostro a la violencia actual de México ahí está ese ejemplo, los narcotraficantes y secuestradores son sólo lo peor de ese rostro, pero Calderón, gente como ésa te hizo presidente, por eso eres presidente, porque México está lleno de gente como ésa, debes de sentirte bien orgulloso de ser parte de un país así, ser parte de una "democracia" así, y de seguir contribuyendo a que el país siga así, porque el problema es que, también gente como ésa votó por López Obrador, y por poquito te gana, a ti, y a los medios de información controlados por el poder, por el poder económico, y religioso, y gente como ésa tal vez haga presidente a Peña. Ese catolicismo que tanto daño sigue haciendo, ese catolicismo que sirve al poder, y a los ricos, y a los mochos) o del catolicismo guadalupano de los mexicanos (eso de que a Tonantzin la convirtieron en Guadalupe. Tonantzin, o, "nuestra madre," era una diosa que los aztecas adoraban en el mismo lugar en que ahora adoran, o veneran, porque también los católicos tienen problemas con las palabras, a una virgen que dicen se le apareció a un tal Juan Diego, y ahora la virgen de Guadalupe es la madre de la mayoría de los mexicanos, y tan es la madre que en México, a veces, hay más que una Trinidad, hay una Tetranidad, o aún más: una madre de Dios, un Dios que tiene madre, porque al decir madre de Dios se les borra un poco lo de madre del Dios Hijo, y lo que queda es la Madre de Dios, la Madre. Pero en este mundo no se aparece nadie, eso de la virgen fue un invento que se fue formando poco a poco en el tiempo, en base a leyendas mezcladas con el mito de Tonantzin. Y si le preguntas a los testigos de Jehová te dicen que sí hubo tal aparición, pero que fue obra de Satanás, o Satanás mismo. Y si le preguntas a la mayoría de los mexicanos te van a decir que sí hubo tal aparición de La Virgen. Y en este México vivo, entre gente que cree que se aparecen cosas, sea por medio de Dios o del diablo. Pero esto de las apariciones no es nada nuevo, entre los antiguos griegos las había, y también entre los antiguos judíos, y también entre los españoles de tiempos de la conquista, y también entre los aztecas, como eso de la Llorona); y podría hablar de los protestantes (y de los peores protestantes, como Bush, una "democracia" gringa que hace posible que casi cualquier discapacitado mental llegue a la presidencia del país más poderoso del planeta Tierra, y haga guerras, y muertos, y haga crisis económicas, y más muertos, o semimuertos, más subempleados, más prostitutas, más desocupados, más narcotraficantes, más secuestradores, más enviciados, más pervertidos. Y los "terroristas" musulmanes eran antiguos aliados de los gringos, cuando había que luchar contra el "comunismo ateo" de los soviéticos, y esos terroristas siguen siendo financiados por sus socios comerciales que les compran petróleo y que mantienen en los gobiernos a castas controladoras de sus pueblos, de la ignorancia de sus pueblos, y más religión, y más fundamentalismo, y más terrorismo; y el petróleo es sólo para que la gente que puede hacerlo siga en su tren de vida, creyendo que así es el mundo, consumiendo, de más, y contaminando, de más); y con los musulmanes mejor ni me meto, no sea que me la vayan a aplicar, (y además está la cuasirreligión llamada marxismo, con su materialismo dialéctico y su materialismo histórico y demás temas inventados por sus profetas. Pero el materialismo de los marxistas está torcido: hacia determinismos, hacia sentidos, casi se convirtió en un materialismo idealista). Y de las creencias en Dios (y demás cosas del asunto religioso) lo único que puedo aceptarles es su bien, su amor, qué tanto bien hacen, que tan buenos son, cuánto aman, pero el problema es que su bien y su amor están en dependencia de sus creencias, o sea, que están distorsionados (y distorsionados hasta el punto de que su Dios les manda matar a los que no son como ellos, como está en los musulmanes y su yihad, por más que algunos musulmanes quieran componerle y digan que yihad significa más cosas), pero aún así, sólo puedo juzgarlos en cuanto a su bien, a su bondad, a su amor (la Primera carta de Juan, capítulo 4, versículo 8, dice: El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. Y también habla del amor lo que más me gusta de la biblia: el poema que está en Primera de Corintios capítulo 13. Pero la mayoría de los que pertenecen a las religiones "cristianas", o paracristianas, no tienen mucho amor, y entre los católicos es donde más se puede ver esto, porque entre los católicos hay personas que hasta asesinan, incluso hasta mataron al Papa Juan Pablo I, y no sé si haya protestantes o mormones que maten, actualmente, porque en el pasado también han matado, y los testigos de Jehová creo que nunca han matado, pero sí matan con su clase de amor de fanáticos, sí matan con su falta de amor, y hay testigos de Jehová que no aman ni siquiera a los que son como ellos, y su disculpa es decir que son imperfectos, que todavía son imperfectos, y con ese pretexto pueden seguir en sus egoísmos, pero también tienen cosas peores que ésa, como la mentira o el desprecio. Pero entre los protestantes y los mormones hay muchos que son no sólo egoístas, sino que son muy malos, casi como cualquiera), es decir, en su no mal.
     Y quiero hablar un poco de una de las creencias de los que creen en Dios, esa creencia es (o era, porque no sé si todavía hay algunos que la sigan) un poquito mejor que la mayoría de las demás creencias en Dios. La Teología de la Liberación es parte del catolicismo, aunque el catolicismo oficial nunca la aceptara y por eso casi acabó o acabó con ella (y fue Joseph Ratzinger, el ahora Papa, el encargado de perseguirla), y pudieron con ella (si hasta pudieron con el "comunismo ateo" de la URSS y de sus países satélites, que en parte era fundamento de ese tipo de catolicismo que quería felicidad para tanto infeliz latinoamericano, ese catolicismo un poco más cristiano  que quería darle un poco de felicidad a tanto infeliz, y no dejar la felicidad sólo para los ricos, y para los muertos, allá, en los cielos ilusorios del catolicismo, allá donde, según dicen, está la recompensa para los explotados por los ricos, y por un clero que opta por los ricos, por eso la Teología de la Liberación hablaba de una "opción  por los pobres", y algunos tibios, trataban de suavizar esta expresión cambiándola un poquito a "opción preferencial por los pobres" . Y eso que algunos llaman comunismo ateo fue sólo una de las mejores intenciones de los pobres humanos, porque estuvo plagado de problemas, de males, pero, para empezar, fue obra de humanos, y para aplicarse sobre humanos, unos humanos que son muy complicados, y tal vez el principal problema fue que ese experimento tenía como base el marxismo, y luego, ese marxismo fue torcido hacia lo peor del marxismo, y en esa comedia de justicia a medias, de entendimiento a medias, de buenas intenciones a medias, de egoísmos a medias, de humanos a medias, hubo heroísmo, heroísmo que casi de nada sirvió, y ese sistema "comunista ateo"  no pudo hacer mejor al humano, meterlo en un camino de mejoría, de cada vez más mejoría, un humano que siguió en el vodka, en superstición, en rebeldías juveniles, en corrupciones, principalmente de la clase dirigente, en irresponsabilidad, en humanidad, un humano que siguió siendo, ejerciendo, sólo, su humanidad, su ser, su ser sólo un poquito superior al del perro, sólo un poquito más contenido que el del perro, sólo un poquito más posible de domar, de educar, que el perro).
      Y no todos los cristianos toman la biblia como palabra (exacta) de Dios, no todos dicen que todo lo que está en la biblia es verdadero, o peor aún, que es la única verdad, porque los católicos casi nunca la han tomado así (pero entonces, en qué se basaron para condenar a Copérnico, y el ignorante de Lutero también se atrevió a burlarse de Copérnico), pero eso no significa que sean mejores o peores que los otros cuenteros de Dios, porque los católicos también han sido y son nefastos para la humanidad, ninguna creencia de Dios (o de dioses, o de mundo espiritual) se salva, aunque unas creencias sean (o hayan sido) peores que otras (pero el humano siempre será más o menos como hemos sido nosotros, y Cristo y catolicismo y demás personajes divinos y semidivinos y demás creencias religiosas que hemos tenido sólo pertenecen a nosotros, pero siempre habrá sus equivalentes en cada humanidad, con Copérnicos y Darwines y Einsteins incluidos)
      Y si en este blog me meto con algo de los cuentos de Dios (o de los dioses) es porque la sociedad humana actual (de ignorancia y de maldad) está sostenida principalmente por esos cuentos de Dios (y tengo que poder con la sociedad humana actual, y para eso tengo que poner en evidencia sus cuentos de Dios, y también tengo que demostrar que el poco conocimiento que tiene esa sociedad está desviado y corto), unos cuentos de Dios con los que no puede el poco conocimiento (desviado y corto) que tiene esa sociedad (ese conocimiento que tienen muy pocos en esa sociedad, pero que se ha venido a amalgamar con las creencias en Dios, y entonces la sociedad humana tiene creencias en Dios revueltas con un conocimiento desviado y corto).
2.3.1.1.1    Los ateos
      Generalmente se acepta que ateo es todo aquel que no cree en Dios, pero más bien la definición debería ser: ateo es todo aquel que no cree que haya Dios, o aún más bien: ateo debería ser todo aquel que no cree en eso que los que creen en eso llaman Dios. Y de entrada las palabras están mal empleadas, porque las cosas no son de creer o de no creer, las cosas que son, son, independientemente de si las creamos o no. Y entonces la palabra ateo se convierte en una palabra inventada por ésos que creen en algo que no existe más que en la ignorancia de los que creen en ello. Y entonces la definición de ateo (y si me ocupo de esta palabra es por la carga que representa esta palabra. Pero no todo el que se dice ateo, o al que le dicen ateo, sabe exactamente qué significa eso, para negar a los dioses hay que saber por qué no hay dioses, por qué no puede haberlos, hay que tener una idea de las cosas, de lo que son las cosas, de lo que muestran las cosas, porque podría haber dioses, o Dios, pero se verían en las cosas, no podríamos escondernos de ellos, y mucho menos negarlos, pero, para afirmar que no hay dioses, en esta oscuridad de las cosas, hay que saber, y ninguno de ustedes sabe mucho de las cosas) debería ser: todo aquel que no cree en esa ignorancia que muchos (muchísimos) llaman Dios.
2.3.1.1.2    Los buenos y los malos, (el bien y el mal)
      El concepto Dios tiene algunos problemas:
      Y el problema principal de Dios es que no lo haya, fuera como fuera, pero al menos las cosas tendrían sentido, aunque fuera un sentido caótico, o aunque ese Dios fuera más infantil que el que está pintado en la mayor parte de las religiones. Pero si hubiera Dios, debería ser un padre amoroso, con nada de estupidez humana, con nada de actitudes humanas infantiles, debería ser un padre de bien, de justicia, de felicidad, sin infierno, sin Cielos infantiles, sino con un Cielo (aquí en la Tierra, hoy, siempre, un Cielo para la vida, no para la muerte, no para la nada) en donde no hubiera sufrimiento, en donde todos tuviéramos alimento (o no necesidad de alimento), y amor (o no necesidad de amor), y sexualidad plena (o no necesidad de sexualidad), y no cansancio, y ningún dolor, e igualdad, y no tantas diferencias causantes de dolor (causantes de problema, causantes de daño) como las que tenemos los seres humanos producto de una naturaleza con un sentido de justicia como ése del cuento de que el Sol sale para todos (para tanta desigualdad, un Sol que brilla sobre tanta desigualdad), tanto para justos como para injustos, tanto para fuertes como para débiles, tanto para victimarios como para víctimas (tanto para halcones como para palomas, tanto para hombres como para pollos, tanto para dinosaurios carnívoros como para dinosaurios hervíboros, tanto para dinosaurios grandes como para dinosaurios chicos, tanto para meteoritos como para dinosaurios), tanto para bien armados como para menos armados, o para inermes, tanto para bellos como para feos, tanto para blancos como para negros, tanto para altos como para chaparros, tanto para sanos y completos, plenos, como para enfermos, ciegos, sordos, inválidos, con miembros atrofiados, con cerebros atrofiados. 
      El otro problema de Dios es que se crea en algo que no es, que se crea en algo que sólo tiene como fundamento una profunda ignorancia.
      Y voy a hablar del bien y del mal porque generalmente a Dios se le asocia con el bien, aunque la mayor parte de los que creen en Dios creen en un Dios arbitrario, infantil, absurdo (los que creen en Dios es como si tuvieran puestas esas cosas que les ponen a los caballos para que puedan ver sólo hacia el frente, sólo hacia una sola dirección a la vez, y esa dirección, sea la que sea, es su frente, eso ven, y hacia ahí se dirigen, pero ustedes todos están más o menos así, crean o no crean en Dios), Dios y bien no equivalen, tal vez haya (o haya habido) por ahí alguna idea de Dios no tan absurda como la que predomina actualmente (tanto en cristianos como en musulmanes, porque los dioses de los cristianos y de los musulmanos son los que más adeptos tienen actualmente), pero la idea de Dios ya es, de por sí, absurda (por eso los shakers surgieron, y casi en enseguida se condenaron a sí mismos, se condenaron a la extinción, porque Ann Lee, la dirigente principal de los shakers, entendió, por una "revelación", que el pecado original fue el del sexo, y entonces, el sexo, las relaciones sexuales, se volvieron pecado, y si no se reproducían, pues se condenaban a sí mismos, a no ser más, y a que no se les unieran muchos, porque, quién va a renunciar voluntariamente al sexo, sólo los curas o los monjes que sí han demostrado con sus hechos el amor a su Dios, porque los que no respetan el voto del celibato, sea con mujer, hombre o niño, no pueden echarle la culpa a un diablo inexistente, sino que demuestran con sus hechos lo poco que creen en lo que dicen que creen), y todo aquel que es capaz de tragarse la idea de Dios, está preparado para tragarse aun la idea de Dios más absurda que pueda haber. 
2.3.1.1.2.1    Los buenos, el bien (la justicia, la igualdad, la felicidad)
      En las cosas no hay intención de causar bien o mal (en las cosas el único que actúa con buena o mala intención es el humano), pero hay bien y mal, un bien y un mal que están en relación con daño, o con no daño. Y si las cosas lo permitieran, si las cosas fueran diferentes (pero las cosas son lo que son, las cosas son sólo lo que son, y en ellas no hay lugar para los seres que son como nosotros), los seres que son como nosotros tratarían de crearse un pedacito de Cielo en esta Tierra, tratarían de optar por, de hacer, el bien, la justicia, la igualdad, la felicidad, tratarían de hacer de esta vida la mejor vida posible, tratarían de evitar lo más que se pudiera el mal, lo malo, el daño, la injusticia, la desigualdad, la infelicidad, tratarían de corregir a la naturaleza, se meterían con el cuerpo humano, para hacerlo mejor, lo mejor, igual en todos (tendríamos que ser puras copias, clones), hasta allá (hasta la más completa igualdad, hasta la más completa justicia, justicia es no hacer injusticia, no provocar injusticia, no darle ningún pie a la injusticia) tendríamos que ir si se pudiera permanecer en este lugar, mientras el universo lo permitiera, mientras no pasaran los casi 5 000 000 000 de años posibles de albergar vida que le quedan a nuestro Sol (pero desde mucho antes nuestro planeta Tierra será afectado por un Sol que no está estático, sino que sigue su evolución estelar, dentro de 1 000 000 000 de años el Sol brillará más, y eso significa que irradiará más calor, y eso hará que los océanos terrestres empiecen a evaporarse, y dentro de 3 500 000 000 de años nuestro planeta será casi como hoy es el planeta Venus. Pero mucho antes de que el Sol empiece a afectarnos de esa manera, los ciclos de la Tierra ya nos habrán afectado: con eras de hielo y con calentamientos globales, calentamientos globales mucho peores que los causados por las muy dañinas pero muy pequeñas hormigas humanas, eras de hielo y calentamientos globales que hacen que la superficie habitable del planeta se vea muy reducida: a las zonas ecuatoriales o a las zonas más altas, según sea el caso, y esos periodos duran miles de años), o los 10 000 000 000 ó 30 000 000 000 de años posibles de albergar vida que le quedan a nuestro universo actual.  
2.3.1.1.2.2    Los malos, el mal
      En las cosas los únicos que producen mal deliberado son los seres que son como los seres humanos, y aun muchos de ésos que dicen creer en Dios han producido mucho mal, muchos han asesinado en nombre de Dios, y otros no asesinan, no son violentos, como los testigos de Jehová, pero los testigos de Jehová al vivir en su mundo de Dios, tienen que hacer lo que ellos creen que es mandato de Dios, y hasta se alejan de sus familiares si no son como ellos, y eso también produce mal, sacrifican a sus familiares "inicuos", y los sacrifican esclavizados por una creencia que seguirá defraudando, porque han sido muchos los que han muerto esperando el fin del mundo que dice el nuevo testamento de la biblia, desde hace casi 2 000 años muchos cristianos han muerto esperando algo que está sólo en sus cuentos. Y los testigos de Jehová creen que de un momento a otro empezará la "gran tribulación", que culminará con el Armagedón: la guerra de Dios, la guerra final, y en ella serán destruidos el diablo y los "inicuos", y que entonces la Tierra será un paraíso, por siempre jamás, y en donde la felicidad será estar adorando eternamente a un Dios que requiere, que necesita, ser adorado, un Dios Padre que más bien parece un Dios Niño; desde 1914, por lo menos, lo están esperando, y como no llega, lo justifican diciendo que Dios nos sigue dando la oportunidad de unirnos a ellos, para no ser destruidos, para ser salvados, pero los testigos de Jehová tienen un sentido del tiempo muy torcido, como cuando dicen que Dios no se olvida de los pobres, porque, en un salmo, escrito hace, por lo menos, 2 600 años, se habla de que Dios no se olvida de los pobres, o sea, que algún día, Dios le hará justicia a los pobres, y para ese Dios 2 600 años tal vez no sean nada, pero para miles de millones de humanos la pobreza ha sido muy real, los ha matado, o les ha disminuido la vida, han tenido que vivir una vida muy disminuida. Y si hablamos de creencias en fines de mundo ahí está ésa de que el mundo se acabará este año (porque así dicen que dicen ciertas predicciones mayas, ciertos cuenteros que se apoyan en los antiguos cálculos y mitologías de los pobres mayas.  Pero otros de esos cuenteros ya se han amarrado el dedo antes de que esa fecha pase como cualquier otra, y dicen que el mundo no se acabará, sino que lo que habrá será un cambio de conciencia, y que todos nos volveremos buenos), pero no se acabará, y ya surgirá otra, y otra, y otras más. Pero no, a nuestro planeta Tierra lo acabará el Sol algún día (lo hará inhabitable, lo calentará, casi lo hervirá, y luego, cuando el Sol sea una enana negra, nuestro planeta estará congelado, porque ya no habrá fuente de calor, y tal vez en ese tiempo nuestro planeta sea atraído por otra estrella, porque el Sol ya no tendrá fuerza para retener planetas. Pero todo esto no será tan suavemente, esto significa golpes y más golpes, afectaciones y afectaciones. Y el Sol es una estrella del tipo de las que no explotan, pero tal vez la Tierra algún día pertenezca a una estrella de las que sí explotan, y entonces adiós Tierra, y si la Tierra llega hasta el final del universo actual será desmembrada a partículas elementales, porque todo lo del universo actual será despedazado en partículas elementales, más allá de partículas subatómicas, más allá de átomos, más allá de moléculas), y a nuestro Sol lo acabarán los años (nuestro Sol terminará su ciclo como una enana negra, pero antes habrá sido una gigante roja, y habrá sido más de 80 veces más grande que hoy, y después de eso será una enana blanca, y será más o menos del tamaño que hoy tiene el planeta Tierra, pero todavía brillará mucho, y cuando sea una enana negra ya no brillará. Y el Sol hoy es más de 100 veces más grande que la Tierra), y nuestra galaxia también será acabada por los años (pero mucho antes de eso, dentro de 3 000 000 000 de años nuestra galaxia tal vez choque con otra galaxia, con Andrómeda, y se funda con ella, y eso afectará al Sistema Solar), y nuestro universo actual también será acabado por los años (y con él se acabará el planeta Tierra, y la estrella Sol, y nuestra galaxia Vía Láctea, que para ese tiempo será la galaxia Milkómeda, porque estará unida con la galaxia Andrómeda, y puede que para ese tiempo ni siquiera Milkómeda sea el nombre adecuado, porque tal vez sean más las galaxias pegadas a la nuestra y a Andrómeda. Nuestro universo seguirá su evolución, su ser. Cuando los creacionistas, o sea, los que creen que este lugar en donde vivimos fue creación de un Dios, se refieren a la evolución, creen que la única evolución con la que tienen que lidiar es la "teoría" de la evolución de la vida, pero aquí, en la realidad, todo evoluciona, todo se mueve. Y los testigos de Jehová dicen que la Tierra será por siempre, porque así dice en la biblia, pero ellos qué van a poder imaginar todo lo compleja que es la realidad, ni siquiera los que manejan la realidad desde conocimiento científico tienen una idea de la realidad, los que más se han acercado a la realidad son los revolucionarios materialistas, pero se han acercado por otro lado, por un conocimiento hecho justicia, hacia justicia, por un conocimiento un poquito orientado hacia el resolver los más profundos problemas humanos; ninguno de ustedes todos se da cuenta de la realidad, y los poquitos que se han dado un poquito de cuenta de algo de la realidad, es por haberse dado cuenta, un poco, de la realidad humana, o sea, del pedazo de realidad que tenemos más cerquita. Así que por favor, cualquiera que diga no estar de acuerdo con algo de, o con todo, lo que digo en esta explicación, primero que lea muy bien todo lo que digo, y luego, que se ponga a pensar muy bien lo que va a decir).
      Y si aun los que creen en Dios han producido mal, qué no diré de ésos que ni siquiera tienen un poquito atadas las manos por un Dios, todos esos chacales (o semichacales) humanos que andan actualmente por el mundo y, con su ejemplo, produciendo más y más chacalitos (o semichacalitos).
      Llenaría hojas y hojas hablando de la maldad humana, o de la ignorancia humana que también causa mal, o de la indiferencia humana que también causa mal, o de las cosas que siempre causarán mal en nosotros, mientras seres como nosotros no puedan evitarlo (como por ejemplo tanto muerto que la humanidad no pudo evitar, porque aún no había vacunas, porque el ser humano no había avanzado tanto como para saber de las vacunas).
      Y tengo que hacer señalamientos, para ponerlos a ustedes a pensar, para empezar a sacarlos a ustedes de sus suficiencias (es decir, de sus presuntuosas convicciones), de sus creencias o de sus consideraciones, como esas creencias de que viven en un mundo de Dios (aunque cada quien crea que su Dios es el bueno y llame infieles a los que no son musulmanes, o inicuos a los que no son testigos de Jehová, o herejes a los que no son católicos, o adoradores de ídolos, como los protestantes llaman a los católicos), o que viven en un universo que la ciencia algún día entenderá, o que la verdad está en el marxismo. Tengo que señalar algunos ejemplos de la tontería humana que muchos de ustedes no conocen y que, los que conocen un poco, no asimilan, porque, si a mí la vida me puso en pie de guerra, fue porque no pude soportar tanta tontería humana, y (tontería humana aunada a una terribilidad natural de las cosas, terribilidad contra la que no se puede muchotraté de encontrar el mejor arreglo posible (cómo hacer una mejor humanidad, con justicia, con igualdad, con felicidad, cómo poder domar al humano, hacerlo bueno, justo, feliz), y luego me di cuenta que los seres que son como los seres humanos no alcanzamos redención. Me di cuenta de mi país, pero también empecé a darme cuenta de la humanidad, pero también empecé a darme cuenta de un todo. Me bastaron 17 años de vida para que la condición mexicana y humana me sublevara, vi la pobreza de mi país, vi cómo era la gente de mi país, de mi familia, vi las atrocidades que se habían cometido y se cometían en México (como los millones de muertos de nuestra historia) y en los demás países (como los millones de muertos que causó Hitler), y después empecé a saber más y más (y más urgente se hacía en mí la necesidad de hacer algo, de arreglarlos, y de terminar de entender cómo era todo esto, tanto mal natural y tanto mal humano y tanta estupidez humana, y estupidez que veía en todos ustedes, ésa fue la gran diferencia, que a todos ustedes los veía perdidos, estacionados en sus necedades, cada uno de ustedes en su particular necedad)
2.3.1.2    Los hechiceros: hechicerías, brujerías
      Hay personas que creen en las brujerías (o que creen que les pueden hacer brujerías), y van con  los "brujos", para hacer daño (creen que se puede hacer daño con eso que llaman brujería, pero esto de la brujería es como lo demás, en eso que llaman brujería intervienen las coincidencias o las sugestiones o las ganas de creer, y, si crees, pues miras, lo que quieres mirar, y si miras es porque tu nivel de conocimientos está como para eso) o para ser "curados" de las brujerías que creen que les han mandado a hacer.
     Pero para las brujerías se requieren más que palabras o muñequitos con alfileres o gallinas degolladas o tierra de cementerio o huevos podridos, se requieren cosas como el toloache o algún hongo (como el cornezuelo del centeno, que contiene LSD, con el que antes "volaban" las brujas, pero más bien, los que ya andaban volando eran los que las veían volar), pero entonces, eso ya no es brujería, ésas ya son sustancias que son capaces de causarle alteración a nuestros (mortales, naturales, tan frágiles, tan fáciles de matar, o de enfermar, o de sugestionar) cuerpos humanos.     
2.3.1.3    Los adivinos: adivinaciones, astrología, tarot, videncias
      Hay gente que cree que puede ver con la mente el futuro (o el pasado), o que puede "leer" las cartas (las barajas) o el tarot (pues ya están muy modernos, antes en México sólo se conocía la baraja española), o que puede "leer" el café (o el cigarro, o los caracoles, o la mano, o el pie, o tantas otras cosas más, como ésos que creen que con los ojos cerrados pueden "leer" los pensamientos ajenos o transmitir pensamientos con la mente o mover objetos con la mente, aun el mismo cuerpo, eso que llaman levitación). Pero lo peor es la gente que les cree, la gente que cree que eso es posible (y volvemos a lo mismo, para creer en cosas como ésas hay que tener muy poco conocimiento, pero una vez más lo voy a decir: la mayoría de la humanidad está en un muy poco conocimiento, y eso los hace creer en cosas que van desde Dios, hasta eso de "echar las cartas", por eso a todas esas personas las he agrupado en un solo lugar, por eso he establecido sólo 2 grupos dentro del total de ustedes todos: dioseros y materialistas. Y muchos dioseros puede ser que sólo crean en Dios, pero la mayoría de los dioseros están en mezcolanzas de Dios, con brujerías, con adivinaciones, con "superación personal", la absurdidad está llena de absurdidad, la absurdidad admite absurdidad).
      Y está también la astrología, tan absurda, y tan normal, y ahí anda la gente llamándose acuario o sagitario además de su nombre de pila, y algunos noticieros (serios) todavía tienen su sección de astrología, las noticias de los asesinados por la estupidez humana mezcladas con "lo que dicen los astros", y esos noticieros tienen también sus "dosis de ciencia", y en esos noticieros está retratado el mundo humano tan normal en que viven ustedes todos: tanta muerte absurda mezclada con astrología y con conocimiento que no es capaz de ponerle un alto a tanta muerte y creencia absurda. Y hay algo peor, hay algunos que creen que astronomía y astrología son lo mismo, porque en las 2 se hace mención de astros.
2.3.1.4    Los  miradores de ovnis: los ovnis
      Hay gente que cree en los ovnis (y la palabra ovni significa objeto volador no identificado, pero los que creen en los ovnis han ido más lejos, asocian esos objetos con naves espaciales tripuladas por seres parecidos a nosotros y que vienen de más allá de la Tierra, pero hay más: ésos que creen en los ovnis han ido aún más lejos y hasta hablan de habitantes de otras dimensiones, o de habitantes de debajo de la tierra), cree verlos o cree que otros los han visto.
      Y sí, tiene que haber otros seres que son como nosotros (puesto que nosotros somos, y puesto que no se ve que seamos especiales, la obra de algún Dios, sino que se ve que somos sólo producto de unas cosas naturales, solas, indiferentes, pero ésos que creen en tantas tonterías tratan de adelantarse a todo lo que se les dice, y hasta hablan de varias humanidades, plantadas en otros planetas, por Dios, o por otros dioses, o por otros diablos, hablan de un universo muy poblado, hablan de humanidades extraterrestres de las que descendemos o de las que formamos parte, pero sólo están imaginando necedades humanas llevadas a escala universal. Y ojalá ustedes supieran todas las tonterías en las que cree la gente, hay espiritistas y espiritualistas, hay religiones ovni, hay gente como ésa que decía que detrás del cometa Hale-Bopp venía una nave espacial, y se suicidaron, hace algunos años, en California, y hay muchísimas cosas más de ese estilo), y puede ser que actualmente haya muchos seres como nosotros por ahí (en el universo actual hay millones de planetas posibles de albergar vida, en el universo actual debe haber millones de planetas parecidos a la Tierra, y puede haber otros planetas que no sean como la Tierra, pero en donde la vida haya podido adaptarse y llegar hasta seres que son como nosotros. Pero todos esos seres que sean, lo serán, mientras no hayan alcanzado una explicación como ésta que hoy estoy mostrándoles a ustedes. Nosotros hemos sido humanos desde hace más o menos 5 000 000 de años, y hemos tenido una civilización desde hace más o menos 10 000 años, pero ya estamos cerca de nuestro final), y puede ser que actualmente nosotros seamos la única humanidad (los seres que son como nosotros se van a dar a sí mismos un nombre, así como nosotros nos hemos dado el nombre de seres humanos, o de humanidad, así ellos se bautizarán a sí mismos, los perros no pueden hablar de perridad, porque ellos no se saben hasta tal grado), y podría ser que nosotros fuéramos la única humanidad que se produjera en el universo actual (un universo que ya tiene más o menos 14 000 000 000 de años, y que tal vez sea durante los próximos 10 000 000 000 ó 100 000 000 000 de años, pero este universo empezará a morir dentro de unos 10 000 000 000 ó 30 000 000 000 de años, y cuando empiece a morir ya casi no habrá oportunidad para que se desarrollen seres como nosotros. Y podría ser que las experiencias humanas no sean fáciles de producirse, y podría ser que la vida tampoco fuera fácil de producirse, y podría ser que en el caso de que la vida se produjera no fuera fácil que la vida llegara hasta seres que son como nosotros, y podría ser que universos como el actual también fueran poco frecuentes), pero eso no quita que lo que nosotros somos no sea posible, y lo que nosotros somos se ha dado innumerables veces en las cosas, porque aunque lo que nosotros somos fuera muy poco frecuente, ya ha tenido que darse innumerables veces, y va a seguir dándose innumerables veces más, porque antes de nosotros ya hubo la eternidad, y después de nosotros seguirá la eternidad.
      Pero los que miran ovnis o son vivales o son ingenuos (y hay testimonios de personas que dicen haber visto seres extraterrestres, pero no tienen pruebas, y hay fotografías de ovnis, o sea de objetos, no sé si voladores o no, y tal vez no identificados, pero los miradores de ovnis, a partir de la fotografía de un objeto, dan el salto hasta seres extraterrestres. Y ya les dije que los seres extraterrestres serán más o menos como nosotros, y también tendrán sus respectivos miradores de ovnis, ya les dije que todas las humanidades serán más o menos como nosotros, así como nosotros, con nuestros problemas, con nuestras ignorancias, pero encuadrados en un ser del que no se puede escapar, es decir, tarde o temprano la explicación de las cosas los alcanzará y ni siquiera les dará tiempo para andar visitando otros planetas, y visitando con misterio, con secreto, y manifestándose a personas ignorantes, y sin dejarles pruebas contundentes, que puedan callar a los que no les creemos, así como tampoco les creemos a los dioses de los creyentes, porque los vemos tan llenos de pequeñez humana, de ignorancia humana, de estupidez humana). Pero en caso de ser vivales los miradores de ovnis, tampoco tienen mucho conocimiento, pero eso sí, tienen un poquito más de conocimiento que sus seguidores.
      Pero veamos un poquito más esto de los viajes interestelares (porque uno de los problemas de los ovnis, o de los platillos voladores tripulados por extraterrestres, es el tiempo que se necesita para realizar esos "viajes"), la velocidad máxima que han alcanzado los artefactos (y han sido artefactos, sondas, no naves espaciales, sondas cuya velocidad ha sido muy inferior a 100 000 kilómetros por hora, y hay una sonda que alcanzó la velocidad de 252 900 kilómetros por hora, pero alcanzó esa velocidad en su perihelio, porque entró en órbita con el Sol) creados hasta hoy por los humanos, ha sido de menos de 100 000 kilómetros por hora, y a esa velocidad la estrella más cercana a nosotros (Próxima Centauri) está a 40 000 años de "viaje", y aún en el caso de que se pudiera algún día viajar a la velocidad de la luz (porque los famosos "hoyos de gusano" son un cuento, como también  son un cuento los viajes entre dimensiones; no hay atajos, y eso de que se puedan alcanzar velocidades cercanas a las de la luz está por verse), esa estrella está a más de 4 años de "viaje", pero para el caso de pudiera ser posible alcanzar velocidades cercanas a las de la luz, tal vez fueran necesarios miles de años más de tecnología, pero saben qué, a ustedes ya los alcanzó la explicación de las cosas, y así les pasará a los otros como ustedes que sean en este ser (un ser que es la eternidad, un ser al que pertenece nuestro universo actual).
2.3.1.5    Los de la "superación personal"
      Y ahora entramos a eso que llaman "superación personal", también llamada desarrollo humano, o excelencia personal, o autoayuda; y generalmente los que se dedican a esto son casi merolicos (eso sí, las palabras no les faltan, pero son palabras tan huecas, tan facilonas, pero tan llenas de ignorancia, y la ignorancia se les ve más cuando se meten en terrenos que no manejan, cuando se atreven a hablar tan descuidadamente de otras cosas, así como hablan tan descuidadamente de sus cuentos, ellos piensan que sólo se trata de hablar y hablar), y casi todos ellos mezclan a Dios o a misticismo con dinero, con éxito personal. Y también hay esos (merolicos, charlatanes) que hablan de (algo que ellos llaman) "programación neurolingüística", o ésos que hablan de (eso que ellos llaman) un "cuarto camino" (y al hablar de un cuarto camino dan por sentado 3 caminos previos), pero es que en este grupo (como en todos los dioseros) las mezcolanzas abundan, incluso hablan de una mecánica cuántica que (dicen ellos) ha demostrado la existencia del alma (y al mezclar tantas cosas, y además utilizar algunas palabras tomadas del lenguaje científico, creen que también son científicos, están como los testigos de Jehová que dicen que la biblia es científica, además de histórica, y por histórica pretenden que aceptemos que lo del diluvio universal fue cierto, y que sucedió en el año 2370 antes de Cristo, y que en el año 2269 antes de Cristo pasó el cuento de la torre de Babel, y que ahí se originaron todos los lenguajes de la humanidad, incluido el papiamento, esa extraña combinación de español con holandés, y tal vez inglés, y tal vez portugués, y no sé qué más, pero el esperanto no se originó en Babel, el esperanto lo inventó un rebelde, uno que se rebeló a los designios de Dios, ese rebelde quería que los humanos volviéramos a un solo lenguaje, como en los tiempos de Noé, ese rebelde quería que tuviéramos un solo lenguaje, para que pudiéramos volver a intentar lo de la torre; y esos fanáticos le llaman sabiduría divina a todos sus cuentos absurdos, y llaman sabiduría humana a todo lo que no venga en la biblia, o en las distintas versiones de la biblia, porque hay varias biblias, y esos fanáticos dicen que ellos confían sólo en la palabra de Dios y no en la palabra del hombre, y no les pasa ni por un momento por la cabeza que eso en lo que creen es también sabiduría de hombre, la sabiduría que el hombre tenía en tiempos de los caldeos o en tiempos de los romanos, el problema de esos fanáticos, de esos ignorantes, es que no sólo siguen sabiduría de hombre, sino, que siguen sabiduría de hombre más primitiva que la actual, pero ellos viven en su mundo de ignorancias, de ignorancias hasta el fanatismo, y desde ese mundo hablan de divino y de humano, y desde ese mundo juzgan al mundo, a las cosas, a los asuntos humanos, a los problemas humanos, a la suerte humana, a los problemas de la vida, a los problemas del ser, a los problemas de las cosas, al ser de los humanos y de las demás cosas. Y lo que yo les digo a todos ustedes es que la mayor parte de la sabiduría de ustedes está equivocada, y que la parte de la sabiduría de ustedes que no está equivocada, está muy corta, muy lejos de la realidad de las cosas. Y hay muchos creyentes de Dios que no toman la biblia así, literal, pero entonces se van yendo hacia un Dios con más libertad que el que está marcado en la biblia, y llevan a la idea de Dios hasta hacerla equivalente al universo, o a una súper energía, y llegan hasta el extremo de decir que todos creemos en lo mismo, porque todo equivale).
2.3.1.6    Los filósofos idealistas: filosofía idealista, agnosticismo
      Filosofía significa amor a la sabiduría, o amor al conocimiento, o amor por el conocimiento, o afán por el conocimiento. Pero amor o afán por el conocimiento para qué, por qué, pues para entender, y para entender qué, pues todo, todas las cosas, las cosas (y para qué querían entender, ¿para ser mejores?, ¿para ser conforme al ser?, no sé, pero como nunca entendieron, hasta se les olvido para qué querían entender).
      Pero la filosofía idealista (eso que algunos de ustedes llaman filosofía idealista) está negando al conocimiento.
      La filosofía idealista dice básicamente que la realidad de las cosas es espiritual, la filosofía idealista dice que el Ser es espiritual, y en caso de que la filosofía idealista (algunas corrientes de la filosofía idealista) admita la materia, dice que la materia es producto del espíritu, del Espíritu (igual que en las religiones, incluso en las corrientes "materialistas" del hinduismo). Y en lugar de (la palabra) espíritu, la filosofía idealista pone la palabra idea, pero espíritu e idea (así como la manejan ellos) vienen a significar lo mismo.
      Y algunos filósofos idealistas le llaman a lo suyo filosofía dualista (porque hablan de cuerpo y espíritu, de materia y conciencia).
      Y algunos filósofos idealistas no sé como le llaman a eso que manejan cuando hablan de cuerpo, mente y espíritu.
      Y el agnosticismo dice que los seres humanos somos incapaces de saber qué son las cosas, el agnosticismo no afirma ni niega a un Dios. Y algunos que se creen científicos se autonombran agnósticos, o sea, que así entienden la ciencia, una ciencia que tal vez cae hasta absurdos agnósticos.
2.3.2    Los materialistas: científicos, filósofos materialistas y revolucionarios materialistas
      En filosofía (o sea, en conocimiento, en amor por el conocimiento, en afán por el conocimiento) la palabra materialista no significa amor por las cosas materiales, sino que se refiere a que las cosas son materiales (naturales, solas, que no tienen un Creador), la palabra materialista se refiere a que las cosas no son producto de una Idea o de un Espíritu creador, o sea, de un Dios, de Dios.
      En filosofía se habla de Materia y de Idea, se dice que las cosas o son Ideales (es decir, creadas por una Idea universal, algo parecido a un Espíritu universal, algo parecido a un Dios, algo parecido a Dios) o son Materiales (lo contrario a ideales, o sea sin Creador, sin Dios, naturales, solas).
      Y por eso dentro de lo materialista coloco a la ciencia, a la filosofía materialista y a los revolucionarios materialistas.
      Y la filosofía sólo puede ser material, porque la filosofía está basada en conocimiento, y el conocimiento niega a lo espiritual, a menos que sea un conocimiento muy escaso, y el conocimiento no es exclusivo del humano, porque también muchísimos animales no humanos conocen y entienden, pero no tanto como nosotros los humanos, y entre los humanos hay niveles de conocimiento, pero si la filosofía significa amor por el conocimiento, entonces cómo puede ser filosofía algo que no tiene mucho conocimiento, como la filosofía idealista, pero para no complicar aún más el asunto dejaré eso en paz.     
2.3.2.1    Los científicos
      Científico es todo aquel que maneja el método científico, y desde ahí mira al universo. Y ahí está el problema, que miran (los científicos que miran más, porque la mayoría de los científicos vive ensimismada en sus particulares campos de estudio) hacia un universo, no hacia un ser, no hacia unas cosas, no hacia los más profundos problemas de las cosas, no hacia los más profundos problemas humanos (y sí, algunos de los científicos tratan de resolver problemas humanos, pero no tienen la amplitud de miras suficiente como para darse cuenta de en dónde están los más profundos problemas humanos, en ese punto están un poco más adelantados los filósofos materialistas, y aun más adelantados están los revolucionarios materialistas. Pero ni aun los revolucionarios materialistas llegan a darse cuenta de en dónde están los más profundos problemas humanos).
      Y en caso de que algún científico (o alguien que se crea científico, o alguien que cree que maneja ciencia) crea en Dios, le aviso que no es científico, porque tal vez la ciencia no puede someter a Dios a la prueba del método científico, pero la ciencia sí puede darse cuenta de algo de lo que Dios implica: ignorancia, afirmaciones sin fundamento, cuentos (piadosos, pero cuentos), muchísimas versiones de Dios (aun los que creen en un solo Dios tienen muchas diferencias), infantilismos, grandes lagunas (vacíos) de conocimiento (pero los científicos también tienen grandes lagunas de conocimiento).
2.3.2.2    Los filósofos materialistas
      Y ustedes (todos) no tienen mucho conocimiento, por eso no han podido entender las cosas por sí solos (pero el problema no es de ustedes, el problema es de las cosas, de los procesos de las cosas. Y sus niveles de conocimiento son muy bajos, y están en forma piramidal, sus niveles de conocimiento más altos están en la punta de esa pirámide, y ahí hay muy pocos de ustedes, pero así son las cosas, nosotros estamos sujetos a las cosas, somos de las cosas, somos como son las cosas, somos como es el ser), y si quisiera demostrarles que ustedes (todos) no tienen mucho conocimiento (ni aun  sus niveles de conocimiento más altos, o sea, los revolucionarios materialistas, los filósofos materialistas y los científicos, en ese orden. Y si los revolucionarios materialistas tienen el más alto nivel de conocimiento/entendimiento entre ustedes, es porque el querer arreglar lo humano lo demuestra, dejan de ocuparse de Dios o de cosas como ésa, y dejan de ocuparse de filosofía y de ciencia y se van a lo principal que puede haber para el humano: mejores condiciones de vida: liberar a la humanidad de sus gobiernos, de sus dioses, de su injusticia, de su desigualdad, de su dinero, de sus fronteras, de sus vicios, de sus armas, de sus ejércitos, de sus policías, de su superstición, del daño. Pero los pobres revolucionarios también son humanos, como ustedes todos, como nosotros todos, y pueden llegar a extremos como los de los jémeres rojos, que asesinaron a muchísimos de su pueblo camboyano, quitaron el dinero, separaron por sexos, pero lo peor de los jémeres rojos fue que, tal vez, fueron unos humanos también de lo peor, tal vez fueron sólo unos aprovechados más que dejaron para ellos lo que a los demás prohibían: buena comida, mujeres, lujos, tal vez a los jémeres rojos ni siquiera se les pueda llamar revolucionarios, sino sólo unos locos más. Pero los humanos somos sólo humanos, aun los de mejores intenciones, porque la vida nos llama, los apetitos nos llaman, las mujeres nos llaman) les pondría como ejemplo a sus peores niveles de conocimiento/entendimiento (me hubiera gustado que a todos nos hubieran grabado, para así poder vernos, para así poder evidenciarnos, para así poder exhibirnos, para así poder desnudarnos, en nuestra bondad o maldad, en nuestra grandeza o en nuestra porquería, pero nunca hubo tiempo para eso. Pero las cosas no funcionan así, la humanidad no pudo ser lo mejor que podía ser, y en caso de que se hubiera podido, al final hubiéramos terminado en lo que terminaremos, sólo que de otra forma), cuando oigo hablar a algunos de sus más bajos niveles de conocimiento (y son la mayoría de ustedes, no tengo que buscar mucho, a diario los tengo al alcance, en mi familia, en la calle, en la radio, en la televisión), más convencido quedo de todo lo que estoy diciéndoles, explicándoles, mostrándoles, porque los más bajos niveles de conocimiento de ustedes pintan a todos ustedes de cuerpo entero, y ustedes nunca se preocuparon (no podían, no pueden, no se puede, así no son las cosas, las cosas son naturales, posibles, son sólo lo que pueden ser, como pueden ser) por irse mejorando unos a otros (los más adelantados a los menos adelantados, los poquísimos más adelantados a los muchísimos menos adelantados), porque estaban dominados (lastrados) por sus mayorías, y sus gobiernos salían de esas mayorías (y los que gobernaban eran los más vivillos de esas mayorías casi incultas), y los filósofos materialistas y los científicos nunca fueron muchos (y tampoco estaban muy lejos del bajo conocimiento mayoritario), y los más informados de ustedes se hacían revolucionarios y casi siempre caían en las luchas que entablaban. Y estoy hablando de una humanidad de chaparros, y en donde los más chaparros siempre fueron mayoría. Y si les hablo así es para que puedan empezar a verse a sí mismos, para que empiecen a reconocerse a sí mismos.  
2.3.2.3    Los revolucionarios materialistas: marxistas, anarquistas y otros revolucionarios
      Y no todo el que se dice filósofo es filósofo (muchos de ustedes creen que filosofía son los particulares pensamientos de cada quien), y no todo el que se dice científico es científico, y no todo el que se dice revolucionario es revolucionario (y yo siempre tuve problemas para decir con precisión las cosas, porque las palabras que utilizamos los humanos están muy manoseadas, tienen miles de años de manoseo, de adulteración, de confusión), y hay muchos que dicen revolucionario donde no hay nada de revolución o donde no queda nada de revolución, si es que alguna vez la hubo, y hay muchos a los que llamamos revolucionarios (como los de nuestra Revolución Mexicana), pero nunca fueron tales, sino que fueron partícipes de algo que llamamos revolución (aunque no lo fuera mucho), las revoluciones son tan complicadas que siempre terminan tragándose todo, aun los mejores propósitos (y si nuestra Revolución Mexicana tuvo algo de revolucionario fue por las embarradas que tenía de las ideas anarquistas de los magonistas, el magonismo fue esa corriente de ideas derivadas del grupo encabezado por Ricardo Flores Magón, un mexicano que evolucionó del liberalismo mexicano del siglo XIX a un anarquismo más o menos completo, de ese anarquismo que llega hasta el ni Dios ni amo, Ricardo Flores Magón fue un mexicano que no se conformó con ser un simple abogado más, sino que se complicó la vida, deliberadamente, conscientemente, y que pagó con su vida su rebeldía, una rebeldía con causas, pero inútil, un mexicano que nació en 1873 ó 1874, y murió, lo asesinaron, en 1922, en una cárcel de Estados Unidos, poco antes de su liberación, murió a los 48 ó 49 años de edad, todavía le quedaba tiempo para hacer muchas cosas, pero fue cortado de la vida, y por eso no sabemos si la vida, las cosas, lo hubieran derrotado de la peor manera, haciéndolo quedar sólo como un pobre payaso más, o si hubiera influido en la historia de México, y ahora nuestro país sería diferente, un poquito mejor del que tenemos).
      Y si respeto mucho la palabra revolucionario es porque revolucionarios han sido la mayoría de los mejores hombres (y mujeres, algunas mujeres) que ha tenido la humanidad, que tendrá cualquier humanidad, porque revolucionarios fueron muchos humanos que se aventaron a las hogueras que les tenían preparadas el egoísmo humano y el embrutecimiento humano, y a veces esos revolucionarios lograron semiadoctrinar a muchos, y esos semiadoctrinados volvían a caer en los viejos vicios humanos, y las revoluciones fracasaban, y por eso la humanidad jamás pudo meterse en caminos de cordura (en caminos de justicia y de conocimiento profundos) que tarde o temprano los hubieran podido llevar hasta lo fundamental que dice esta explicación, y mucho de lo que aquí está dicho hubiera sido, pero de otra forma.
      Antes yo me admiraba de que, a pesar de los tantos revolucionarios muertos, la perra (la dura realidad humana, tan necesitada de redención) volvía a tener perritos (niñitos que al crecer se hacían revolucionarios). Y luego supe por qué es esto así, porque la cordura no puede ser evitada, y la cordura producía revolucionarios, y de esa cordura salí yo, y los procesos me hicieron avanzar más allá de la revolución (revolución que en caso de que las cosas no fueran lo que son, sería lo que tendría que hacer la humanidad, pero las cosas son sólo lo que son, y en ellas no hay lugar para una humanidad, así fuera la mejor humanidad que pudiéramos crear, y por supuesto que esa humanidad no se parecería a la que hoy tenemos, porque en esa humanidad no habría dinero, ni habría trabajo inútil, ni habría necesidades, más que las inevitables).
      Y hoy sé que las cosas son tajantes, hoy sé que se puede sólo lo que las cosas permiten (si aun lo que es, lo es, porque puede ser), hoy sé que ustedes jamás pueden llegar por sí solos a entender las cosas, pero lo que me produjo a mí sé que no está muy alejado de ustedes, porque yo también empecé desde cero (cuando nací), y luego, cuando crecí, me di cuenta de que había que hacer algo por la humanidad, pero luego vi que había más datos en el humano y en las cosas, y terminé hasta donde estoy hoy, y me admira que ningún revolucionario hubiera podido hacer una revolución que hubiera ido muy lejos, y a pesar de que hoy ya sé el porqué, todavía me sigue admirando que ustedes (como un bloque, pero entonces ya no sería un ustedes, sino un nosotros) jamás pudieran meterse (a través de la sed de arreglar a la humanidad que han tenido algunos de ustedes) en la espiral que lleva (que termina llevando) hasta el entendimiento de las cosas.
      Pero eran raros los revolucionarios más o menos completos (la mayoría de los revolucionarios no tenían muy claras las cosas, la mayoría de los revolucionarios eran marxistas o anarquistas, se iban hacia marxismo o hacia anarquismo, seguían marxismo o anarquismo, llevaban su sed de justicia hacia evangelios marxistas o anarquistas, ponían su sed de justicia en fe marxista o en fe anarquista), y esos poquísimos revolucionarios más o menos completos no maduraron lo suficiente como para por lo menos dejar las bases mínimas de una revolución indestructible (una revolución que poco a poco hubiera traspasado y traspasado niveles de profundización de los asuntos humanos, y desde ahí llegar hasta los asuntos de todas las cosas) y mucho menos como para meterse en caminos que llegan hasta donde alguien (de ustedes, de entre ustedes) se convierte en uno como yo.
      Porque yo que he recorrido toda la ruta sé todo lo que fui mirando en mi caminar, sé del enredo, sé de la confusión, sé de la soledad, sé de la desesperación, sé de la frustración, y también sé que pude haberme interrumpido en muchos momentos (por las circunstancias, y por los apremiantes problemas humanos), y sé que trataba de cuidarme (de cuidar lo que pensaba que yo representaba), pero cómo podía saber yo hace 27, ó 17, ó 7 años, que todo lo que yo veía iba a llegar hasta lo que estoy diciéndoles, cómo podía yo imaginar que iba a terminar diciéndoles algo como esto, cómo podía yo imaginar que algo así pudiera ser, cómo podía yo imaginar que las cosas fueran lo que estoy diciéndoles, mostrándoles, si yo vengo de lo mismo que ustedes, un cachorrito de perro más, que un día nació, y aprendió la vida de los humanos (y de los humanos actualmente, porque si  a mí no me hubieran enseñado a vivir la vida que ustedes todos viven actualmente, yo jamás hubiera visto la estupidez de ustedes, y jamás hubiera llegado a entender las cosas, y si yo hubiera nacido hace 10 mil o hace un millón de años, yo jamás hubiera entendido qué era todo esto, y si a mí me hubieran abandonado al nacer, y hubiera sobrevivido, y hubiera tenido que vivir solo, completamente solo, y hubiera podido sobrevivir, yo no hablaría ningún lenguaje, yo caminaría tambaleándome, yo iría al baño como cualquier perro, y para orinar no alzaría la pata como los perros machos, pero puede ser que si los perros no aprendieran a orinar mirando a los otros perros, ellos tampoco alzarían la pata, y para qué alzan la pata los perros machos, imagino que para no mojarse las patas, y no me limpiaría, y andaría desnudo, y ni siquiera sabría del amor, ni de casi nada, sólo sabría que hay que comer, y beber agua, y me cuidaría un poquito).
2.3.2.3.1    Los marxistas
      Y gran parte de los revolucionarios fueron marxistas, y el marxismo casi hasta parece religión, y el marxismo está tan equivocado en su análisis de la realidad que no sé cómo es posible que todavía siga habiendo marxistas. Y casi todas las revoluciones más profundas que ha tenido la humanidad han sido obra de marxistas, o de semimarxistas. Y también marxistas han sido los peores carniceros que han tenido los revolucionarios, y carniceros contra los revolucionarios mismos, contra otros marxistas "herejes", o contra los anarquistas, o contra todo aquél que no estuviera de acuerdo con ellos. Y también entre los marxistas ha habido muchos seudomarxistas, pero esos seudomarxistas no llegan ni siquiera a la categoría de revolucionarios, lo revolucionario está también plagado de adulteración, de corrupción, de pequeñez humana, de la inevitable pequeñez humana.
      Y los marxistas creían (creen) que sabían las cosas (y cómo es posible que tanto heroísmo haya salido de algo tan miope como el marxismo). A mí el marxismo siempre me pareció como una religión, nunca pude aguantar los pesados libros del marxismo (hasta me revolvían el estómago), eran casi como otra biblia, una biblia sin hechos sobrenaturales, pero una biblia en donde también se creía que estaba la verdad, y muchos lucharon (y murieron) por esa verdad, una verdad sin fe, pero una verdad de deber, como lo es la religión más completa, más profunda, más convencida, más absoluta.
2.3.2.3.2    Los anarquistas y otros revolucionarios
      Además de los marxistas, el otro grupo principal de los revolucionarios fueron los anarquistas, y puede ser que su número fue superior al de los marxistas, pero entre los anarquistas había menos preparación, pero también entre los anarquistas estuvieron algunos de los mejores revolucionarios (los más desprendidos, los más humanos), y los anarquistas no tenían un cuerpo de creencias como el de los marxistas, sus creencias eran (más) primitivas, (más) utópicas, más sin idea de construcción de una mejor humanidad.
      Y hubieron otros revolucionarios que no fueron ni marxistas ni anarquistas, revolucionarios que estaban de acuerdo en algunas cosas con el marxismo (como la construcción de un Estado fuerte, pero justo, pero muy fuerte, para que la revolución no fuera desviada, y desviada no del evangelio marxista, sino de la justicia, de la igualdad, de la libertad, un Estado que tuviera más justicia que libertad, un Estado más justo y más libre que el marxista, pero tampoco con mucha libertad, porque había que cuidar la revolución, y había que educar al humano, hacerlo mejor, ir haciéndolo mejor, había que proteger al humano del mismo humano, había que proteger el futuro de la humanidad, y por eso había que sacrificar un poco a la humanidad del presente. Pero si había coincidencias con el marxismo es porque las ideas de cordura no son exclusivas de nadie, sino que la cordura es cordura) y en otras con el anarquismo (con la libertad que querían los anarquistas, pero una libertad más realista que la anarquista, había que sacrificar un poco la libertad, para proteger la justicia, pero no olvidarse de la libertad). Y puedo hablar de esos posibles revolucionarios (los haya habido o no), porque a algo así llegué yo hace 27 años, pero no me quedé ahí (no pude quedarme ahí), sino que continué (pude continuar) y continué (lo que nos hace ser lo que somos siguió y siguió, y uno es sólo lo que es, lo que puede ser), hasta donde estoy hoy.
2.4    Cosas de tipo yo
      Y ahora llegamos a mí, a lo que soy yo, a este tipo de cosas que puede llegar a las cosas, solito, a través de un largo camino, pero inevitablemente, sin mérito, simplemente me es inevitable ser lo que soy, me es inevitable el no poder adaptarme a la vida que ustedes (todos) viven, no puedo adaptarme (conformarme) a sus miserias, a sus pequeñeces, a sus problemas gratuitos en su mayor parte (porque los problemas que no están en nuestras manos arreglar pertenecen a las cosas, a la realidad de las cosas), y no todos los problemas humanos pueden ser arreglados (qué más quisiera que todos los problemas humanos pudieran tener arreglo, y hoy, lo único que puedo hacer es sacarlos de tanto problema, pararles su vida dañina y ponerlos de cara a la realidad, ponerlos ante su ser, enfrentarlos a su ser, a su triste ser, a su triste final, a su triste realidad, a la triste realidad) si se pudiera estaríamos en otro orden de cosas, pero no hay otro orden de cosas fuera de los 2 únicos posibles: o las cosas serían de alguien (un Creador, Dios, u otros espíritus, aunque fueran malignos), o serían solas (y las cosas solas no pueden ser perfectas, no pueden ser sostenibles, en inteligencia total, en inteligencia de alcance de perro sí, en inteligencia de alcance de creyente de Dios o de Diablo sí, en inteligencia de alcance de científico sí, en inteligencia de alcance de filósofo materialista sí, en inteligencia de alcance de revolucionario materialista sí), y son  solas.
      Y espero que con todo lo que estoy mostrándoles pueda hacer que algunos de ustedes empiecen a mirar hacia las cosas, empiecen a mirar detenidamente las cosas, empiecen a mirar hacia lo que estoy señalando, al menos ahora ya sabrán qué mirar, hacia dónde mirar, ya la realidad no está en una masa caótica en donde es tan fácil perderse, y lo sé porque yo vengo de ahí, yo también tuve 4 años de edad, y 16 años de edad, y el mundo que vivía era normal (normal de qué, no sé, pero era normal, con creencias absurdas de dioses, con mentiras impunes, con muertos inocentes, con un mal que podía ganarle al bien, con un tener que seguir a pesar de todo, con que seguía lo que seguía, lo que podía seguir, fuera justo o no, todo era normal), y puede ser, que sabiendo hacia dónde mirar, pues vean, o empiecen a ver, empiecen a entrar en la cuenta de las cosas, en las realidades de las cosas (y no sé ustedes, no sé qué tan adelante estaba yo de ustedes, pero me acuerdo que a los 7 u 8 años de edad yo trataba de imaginar la nada, y no sé cómo se me ocurrían esas cosas).
      Y de una vez les aviso que si yo he podido llegar tan lejos es por la inteligencia con que nací (la inteligencia que me heredaron mis padres, o mis bisabuelos), las cosas tienen explicaciones, no son mágicas, y la inteligencia con que nací me ha permitido (sin proponérmelo, simplemente se fue dando) llegar a todo lo que estoy diciéndoles, y sé que soy inteligente, porque en mis escuelas siempre fui el número 1 (y sin tener que andar de matado para conseguirlo), entre mis iguales (o casi iguales, porque mis compañeros de clases eran mayores que yo), y también sé que en cada escuela hay muchos que son los número 1 de sus respectivos grupos, pero no sé, tal vez haya de inteligencias a inteligencias, tal vez en la inteligencia se da eso de que en tierras de ciegos los tuertos son reyes, y tal vez no todos los tuertos son iguales, porque no me explico por qué todos esos inteligentes que actualmente son (porque es la inteligencia lo que me ha hecho a mí, porque no fueron los libros, a los 17 años de edad aún no había leído muchos libros, y hay y ha habido personas que han leído mucho más que yo. Y no fue porque me metí a estudiar filosofía, durante medio año, cuando ya tenía 33 años de edad, y nada más pude aguantar medio año de oír necedades. Y no fue mi memoria, porque mi memoria es grande, pero no es tanta como la de ésos que casi parecen grabadoras. Y no fue por mi mente algo matemática, porque cualquier autista me gana) no se meten en el entendimiento (en la espiral de entendimiento) que lleva hasta el entendimiento de las cosas (sin proponérselo, sino que simplemente llega un momento en que el mundo los saca de quicio, como a mí, con la poca o mucha información que tenía a los 17 años de edad, pero que ya era la suficiente), porque uno se puede comparar sólo con sus iguales, con los de su nivel, con los de su tiempo (con una igualdad o casi igualdad de circunstancias), porque entre más nos vayamos hacia atrás en el tiempo, menos mundo desquiciador había, y por tanto, los más inteligentes tenían un mundo menos acabado que el de hoy, un mundo menos desquiciador (y si digo esto es por tratar de encontrar una razón, porque tiene mucho tiempo, cientos o miles de años, que ya ha habido un mundo suficiente para desquiciar, porque fue la estupidez humana y la terribilidad de las cosas lo que no me ha dejado en paz desde hace más de 27 años)
2.4.1    Protagonismo y ecuaciones de las cosas
      Y lo que menos me gusta es que las cosas se resuelvan como estoy contándoselas, pero tengo que aceptar que así es esto, porque sólo así se acomoda todo, porque sé que ustedes todos (ni en bloque, ni en grupito) no pueden llegar por sí solos a las cosas (a menos que sea como en el modelo que estoy mostrándoles, en que uno de ustedes se hace uno como yo, y a ustedes los dejará como un solo bloque, así como estamos hoy, así como estoy diciéndoles, mostrándoles, contándoles, este cuento tan raro), porque sé que ustedes todos están como atrapados en sus mundos, así como los perros o las hormigas están atrapados en los suyos, siguiendo, porque tienen que seguir, viviendo, porque tienen que vivir, porque viven, mientras viven, mientras son vida, porque eso es la vida, porque así es la vida, y los perros y las hormigas no se preguntan la vida, y ustedes sí, pero ustedes sólo siguen (como robots, como perros, y a lo que más que llegan es a un poco de bondad, y a un poco de altruismo), y también tienen suicidas (y tal vez en los perros y en las hormigas no hay suicidas), personas que renuncian a la vida de la peor manera, en soledad, en hastío, en desesperación, en renuncia sin propósito.
      Y no me gusta quedar como protagonista, pero tengo que mostrarles las cosas, cómo son las cosas, si yo supiera que ustedes terminarían por llegar por sí solos a las cosas (no sé, alguno de sus científicos, algún científico al que el conocimiento se le fuera haciendo más y más) se los diría, y entonces esto que estoy contándoles se modificaría un poco (terminaría igual), no sería exactamente el modelo que es hoy, pero el problema es que las cosas son de procesos, en procesos, y esos procesos a ustedes todos les cierran los caminos, y sólo uno solo (y precisamente, porque se sabe solo, porque en sus ecuaciones de las cosas va sabiéndose solo, y no sabe hasta dónde va a llegar, pero establece una diferencia entre ustedes todos y él, sabe que hay una diferencia entre ustedes todos y él, porque así se lo dicen los datos, las ecuaciones, los pocos o muchos elementos que va viendo en las cosas) puede ir avanzando, traspasando umbral tras umbral (antes yo me ejemplificaba esto como si nosotros los humanos fuéramos bolas de nieve, y las bolas de nieve de ustedes todos, como bolas de nieve con límites, metidos en caminos de poca nieve, y a mí, metido en caminos de muchísima nieve), ojalá pudiera contarles todo mi recorrido, todas las etapas que he ido pasando, todo lo que he pensado, cada momento de la construcción que ahora ya está casi terminada. 
3    El nosotros
      He tenido problemas para poder describir lo que estoy diciéndoles, porque a veces las palabras se complican, como cuando hablo de nosotros (nosotros los humanos, los seres humanos del planeta Tierra) y de los seres que son como nosotros (lo que nosotros representamos, lo que nosotros somos, otros seres lo han sido y lo son y lo serán, en otros planetas, en otros sistemas solares, en otras galaxias, en otros universos), o cuando hablo de nosotros y de ustedes y de mí, o cuando utilizo la palabra yo. Hubiera sido más fácil que las cosas se resolvieran en un nosotros (o sea, que hubiera sólo seres o cosas del tipo de las piedras, seres o cosas del tipo de los perros y seres o cosas del tipo de los humanos), y no como se resuelven: en un ustedes (unos como todos ustedes) y en un yo (uno como yo).
3.1    Y los otros seres que son como los seres humanos del planeta Tierra
      Y los otros seres como nosotros, son como nosotros (han sido como nosotros, serán como nosotros), sin méritos de ser, sin méritos de haber sido, sin méritos de haberse producido, simplemente saldrán de las cosas, y crearán civilización, tendrán lenguaje (como el nuestro, parecido al nuestro), tendrán escritura (como la nuestra, como las nuestras, pero su escritura principal será como la que predomina entre nosotros), tendrán dinero (utilizarán dinero, como nosotros), tendrán comercio (como ha terminado llegando a comercio cada cultura humana, por muy aislada que haya tenido que hacerse, pero también hay principios de comercio en otros animales), tendrán guerras (y no sólo hay guerras entre los seres que son como nosotros, guerras hay hasta entre los chimpancés), tendrán amor (y el amor no se da sólo entre los humanos, otros animales también lo sienten. El amor es uno de los caminos de las cosas), tendrán sexo (porque la vida avanza más profundamente por los caminos sexuales. Por caminos sexuales la vida experimenta más variación), tendrán fiereza (pero hasta los perros enseñan los dientes), tendrán odio (como el de nosotros), tendrán rencor (y hasta los perros guardan rencor, memoria), tendrán casi todo (tanto bueno como malo) lo que tenemos nosotros, los humanos del planeta Tierra (y si recalco mucho lo que somos nosotros, es sólo para que empiecen a acostumbrarse a verse a sí mismos sólo como piezas, como partes, como cosas, sólo como las piezas o partes o cosas más complicadas de las cosas, de las cosas naturales), y todos los seres como nosotros llegarán hasta un momento como el que hoy estoy mostrándoles: de uno solo, que dice que sabe las cosas, y de unos como ustedes todos, estacionados en las cosas, unos como ustedes todos viviendo casi como vivíamos hace 100  ó 1 000 ó 10 000 ó 100 000 ó 1 000 000 de años, o como vivíamos hace 5 000 000 de años, en que casi ni siquiera podía decirse que fuéramos humanos, en que casi  ni siquiera podía decirse que nosotros ya fuéramos nosotros.
      Y dónde están todos esos seres  (si es que el nivel de conocimiento que ustedes tienen les permite pensar en que podría haber otros seres que son como nosotros, que nosotros no somos únicos, especiales, que lo que nosotros somos también está acotado por las cosas, marcado por las cosas, limitado por las cosas, que lo que nosotros somos también tiene sus ritmos, sus pautas), y qué respuestas se pueden dar desde toda la variedad del dioserismo (porque los dioseros no sólo creen en un solo Dios, sino en una gran gama de cosas que van desde un Dios, hasta un Diablo, hasta las más raras respuestas espirituales, hasta las más raras respuestas no materiales), y qué respuesta se puede dar desde la ciencia, o desde la filosofía materialista, o desde el marxismo.
      El universo actual tiene más o menos 14 000 000 000 de años de existencia (la cifra más reconocida actualmente es de 13 700 000 000 de años), y le quedan más o menos 10 000 000 000 ó 30 000 000 000 de años más, en que seres como los humanos podrían ser (antes de que las agonías del universo ya no le permitan ser a la vida), o sea, que seres como nosotros podrían tener, por lo menos, una posible duración de 10 000 000 000 de años (un espacio para ser de por lo menos 10 000 000 000 de años, si es que fuera necesario que universos como el nuestro tuvieran que necesitar 14 000 000 000 de años para poder albergar vida como la de nosotros, porque los elementos químicos necesarios para que haya vida requieren condiciones para producirse, y luego la vida tiene que evolucionar, para poder llegar hasta seres como nosotros).
      Pero lo anterior es muy miope, porque no alcanza a ver todo lo que dicen las cosas, no alcanza a ver a los otros humanos que ha habido en la eternidad de las cosas. Y tal vez nosotros seamos los primeros seres que son como nosotros que habitan el universo actual, y por eso hay silencio de otros humanos a nuestro alrededor (humanos de otros planetas, o lunas, pero de otros sistemas solares, en los demás planetas y lunas del Sistema Solar no hay seres como nosotros, si puede ser que ni siquiera haya vida. En el universo actual hay más de 100 000 000 000 de galaxias, y cada galaxia tiene en promedio 100 000 000 000 de estrellas, y nosotros vivimos en una galaxia a la que le hemos dado el nombre de Vía Láctea y tiene más de 200 000 000 000 de estrellas, las galaxias son como las islas de un gran mar que es el universo. Y en las galaxias hay sistemas solares, el Sol es una estrella, pero no todas las estrellas tienen sistemas solares como el nuestro, algunas estrellas no tienen planetas, y la vida y seres como nosotros surgen en planetas, como el nuestro, o como Marte, pero Marte está casi muerto, o en lunas, como nuestra Luna, o como las lunas de Júpiter, pero nuestra Luna está bien muerta, y puede que las lunas de Júpiter o de Saturno también estén bien muertas, es decir, que no haya vida, ni siquiera bacterias, como las bacterias que ya había en la Tierra hace más de 3 000 000 000 de años, y de esas bacterias descendemos nosotros, así que por favor, no digan que descendemos sólo de algo parecido al "mono", nosotros venimos de mucho más lejos, porque también descendemos de unos peces que un día colonizaron la tierra seca, y de esos peces surgieron dinosaurios y pollos, y cerdos, y ratas, y monos, y los monos humanos), pero los humanos como nosotros han sido innumerables veces, y han llegado hasta un momento como el actual en que hay que tomar decisiones de ser o no ser, de permanecer o no permanecer, pero tenemos que imaginar a los humanos de otros universos de la eternidad, lo que hicieron, cómo enfrentaron lo que eran, cómo entendieron al ser, cómo quedaron cuando se enteraron del ser, cuando se enteraron de las cosas, cuando tuvieron que enfrentarse a las cosas, cómo asumieron las cosas, cómo asumieron todos los problemas que las cosas naturales presentan, cómo consideraron todos los elementos que tenemos para decidir seguir siendo o no, todo lo que hay para decidir acerca de nosotros, porque las cosas son tan planas que siempre serán igual, y siempre habrá humanos que lleguen a este momento de la verdad, a este momento en que tendrán que enfrentarse a la verdad, a este momento en que tendrán que decidir, y decidir no lo que quieran, sino decidir lo que se decide en un momento como éste, dentro de unas cosas como éstas. Y yo voy a decirles lo que pienso, lo que considero, y tal vez hasta puedan aceptar casi todo lo demás de lo que estoy diciéndoles, afirmándoles, pero tal vez digan no a lo que digo de qué es lo que pasa con seres como nosotros cuando se enfrentan a la realidad de las cosas, al cómo de las cosas, a la conexión de las cosas, a los procesos de las cosas, a los nichos de las cosas, a las maneras de las cosas, al final de los nosotros.
      Porque no puedo preguntarles por los otros nosotros del universo actual, no puedo preguntarles qué es lo que han hecho los otros nosotros del actual universo, no puedo decirles que algunos nosotros del actual universo ya tienen millones de años de civilización (nosotros tenemos apenas 10 000 años de civilización, y miren todo lo que hemos logrado, todo lo bueno, digo, todo lo espectacular, porque lo malo no podemos presumirlo, no podemos presumir los muertos de Hitler o de Bush o de los mongoles, o de los españoles cuando "descubrieron" América. Y entonces, qué no se lograría en 100 ó en 1 000 ó en 1 000 000 ó en 1 000 000 000 de años más de civilización, de alta tecnología),  porque podría ser que nosotros fuéramos los primeros (y los únicos que vayan a ser en el universo actual), pero sí podemos pensar en los otros humanos de unas cosas eternas (y no puedo ver ni aceptar los ovnis de ustedes, tan de cuento, como sus dioses), tenemos que entender las cosas, más allá de la humanidad que hoy ustedes piensan, porque la humanidad que ustedes viven, es una humanidad que algún día irá y poblará otros planetas, por muy lejanos que estén, así como el humano pobló América, así como el humano salió de África, así como un día el europeo o el polinesio pobló, así como se "descubrió" América, así como el humano ideó canoas, barcos, para ir a otras tierras, así como el humano ya fue a la luna, o ya ha enviado sondas a Marte, y más allá de Plutón, por eso aceptan lo de los ovnis, y por eso extrapolan a unos objetos dudosos hasta la posibilidad de la visita, o de nuestra visita a ellos (y llevan esas visitas hasta la conquista, ya sea de nosotros a ellos, o de ellos a nosotros, y aun hay otros que dicen que los tripulantes de los ovnis son ya seres avanzados espiritualmente, seres que van a venir en son de paz, de amor), pero yo estoy tratando de mostrar a ustedes lo que piensan los seres que son como nosotros cuando se enteran de la realidad de las cosas, y ahí no hay lugar para pensamientos de conquista o de espiritualidad.
      Y los seres que son como nosotros siempre tendrán cosas desagradables, como nuestros excrementos, y si este mundo fuera espiritual, las cosas no serían tan básicas, como lo son, la vida no tendría necesidad de alimentarse, y (por tanto) de defecar (la vida más superior, digo, porque las plantas no defecan, pero el tipo de vida que da paso a seres que son como nosotros sí defeca, porque lleva todo su ser a cuestas, no está estacionada en un sólo lugar, como las plantas, o como la mayoría de las plantas, los seres que son como nosotros siempre serán del tipo animal). Y tal vez los otros seres que son como nosotros pensaron en cómo hacer menos desagradable la vida (como en esto del excremento, con enzimas, o comiendo sólo pastillitas, en donde esté todo lo necesario, sólo lo necesario, como las plantas. Pero eso de las pastillitas llevaría a otros problemas, porque nuestros cuerpos son como son porque tienen funciones que realizar, y si no utilizamos nuestro aparato digestivo en su totalidad empezaría a modificarse nuestro organismo, empezarían a hacerse tantas goteras que ya no podríamos con ellas. Nuestro cuerpo "humano" se produjo en la evolución de la vida, y luego los humanos hicieron a Dios a "imagen y semejanza" de esa evolución, y luego los que creen en Dios dicen que ellos no creen en la evolución), tal vez los muchos humanos que ha habido pensaron, han pensado, en permanecer, en aferrarse con uñas y dientes a la vida, a esta vida, a lo único que tenemos, a lo único que hay para nosotros, para seres que pueden pensar eso, en la vida, en añorar la vida, en aferrarse a la vida, en conformarse con la vida, y eso es lo que voy a mostrarles, esos válidos pero miopes esfuerzos, pero yo quiero que entiendan que tomando en consideración todos los factores, simplemente no se puede permanecer, y todas las humanidades han tenido que enfrentarse a un momento como éste, de enteramiento de las cosas, de ponerse ya de cara a las cosas, de ya no seguir en los cuentos de Dios, de ya no seguir en eso que llaman filosofía, de ya no seguir creyendo que con la ciencia se puede mucho, y sí, la ciencia es en lo que los humanos tendrían que terminar apoyándose como último recurso, sería el último argumento que sacaran: el tratar de hacer la vida más vivible, más justa, tendrían que irse hacia la justicia, tendrían que irse obligadamente hacia la justicia, hacia la igualdad, y apoyarse en la ciencia para intentar hacer la vida mejor, por lo menos ya se habrían movido de las cegueras y miopías actuales, de la carrera loca que llevan hacia más abismo, y entonces quitarían las fronteras, las diferencias, los egoísmos, la irresponsabilidad. Y tendrían que vivir pensando en el otro, en los otros, en los demás, en ser considerados con lo demás, al menos ya no vivirían en sus cuentos de Dios, o en sus politiquerías, ya no seguirían de espaldas a la realidad, les entrarían las prisas, las desesperaciones, las corduras, los justificantes, y yo qué más quisiera que se pudiera permanecer, que se pudiera hacer una mejor humanidad de aquí para adelante, que al menos de nuestros hijos en adelante la humanidad tuviera lo que nosotros (y todos los que han sido antes de nosotros, aquí en la Tierra,  desde nuestro más reciente muerto de la injusticia o de la violencia o de la enfermedad evitable o del hambre evitable o de la angustia evitable, hasta Lucy, una o un australopiteco que murió tal vez en un accidente hace más de 3 000 000 de años) nunca tuvimos, las condiciones de una vida sana, no enfermante, no enviciante, no desquiciante, no provocadora de piltrafas humanas, o de suicidas, qué más quisiera que se pudiera permanecer, olvidándonos de tanto sufrimiento que ha habido, olvidándonos de que siempre habrá sufrimiento en los inicios (en la gestación, en el parto y en el aprendizaje, o sea, desde hace más o menos 6 000 000 de años, hasta el día de hoy, en el caso de nosotros) de cada humanidad, olvidándonos de que siempre habrá sufrimiento en todo aquello que sea capaz de sufrir, sea humano o no, y procuraremos no hacer caso de lo malo de las humanidades y de las cosas, y procuraremos que de ahí en adelante sólo haya felicidad, que la única meta en la vida sea ser feliz, que la vida sea encaminada hacia la felicidad, que de ahí en adelante el futuro de toda la humanidad sea feliz. Y hoy la ciencia no se complica la vida, trabaja por entender el universo, trabaja por arreglar problemas humanos, trata de conocer el universo, trata de conocer el origen del universo, y el final del universo. Y el dioserismo vive en sus miles de mundos. Y la filosofía estancada, como ya hace mucho. Y hoy se juega a la familia, a la escuelita, a los negocios, a los países, a las diferencias, y también se juega a disfrutar la vida, algunos, porque la mayoría de nosotros tiene casi sólo satisfacciones de perro, un perro que se conforma con sólo comer o con tener alguna perra. Y hoy ustedes siguen, porque están  en sus cuentos de dormidos, o de sonámbulos, en sus sueños, o en sus sonambulismos, en su vivir porque hay que vivir, en su seguir, pero así también siguen, viven, los perros.
      Pero, dónde están los otros, o ya no están, o están recluidos en sus planetas (y alrededores), o se han multiplicado enormemente (y ya son billones o trillones), ya abundan, ocupan mucho territorio, muchos planetas, pero tienen que ser felices, porque ya sólo les quedaría ser eso. Y tengo que mostrarles las alternativas, y yo les digo que los seres que son como nosotros se van, porque tomando en consideración todos los datos, todo lo que hay que considerar para permanecer o no permanecer, todas las razones, terminan tomando la decisión de irse, o sea que son sólo mientras no se saben (completamente). Y tal vez éste sea el único punto discutible, a discutir, porque todo lo demás que estoy diciéndoles no se mueve, está firme en las cosas, sólo la decisión final (sólo el qué es lo que pasa con los humanos cuando llega el momento de la verdad, cuando tienen que enfrentarse a la realidad) podría estar a discusión, y en caso de que no quisieran irse, el único camino que les quedaría sería la justicia, la justicia sería ya el único rumbo, hacia la justicia (pero la justicia incluye igualdad), y hacia la felicidad (pero la felicidad necesita justicia, e igualdad, y entonces todos tendrían que ser igualitos, para que todos tuvieran las mismas condiciones para ser felices, y para que todos fueran igualitos tendrían que ser puros clones, clones de un hombre ideal, y clones de una mujer ideal), ya sólo les quedaría eso, ser para eso, ser eso.
      Y las cosas son eternas, pero el humano no, el humano tiene un límite (aun si decidiera quedarse), y entonces, ése es otro elemento para pensar, saber que siempre habrá un final, por más que quisieran extenderlo montándose en la felicidad, al final tendrían que irse, y tendrían que irse por sí mismos (y también suicidándose en masa, todos los que en ese momento sean), antes de que empiece la agonía de su respectivo universo, pero ya antes habrán tenido que huir de su sol (de su estrella, como quiera que sea que le llamen), y de las cercanías de su estrella, andarán errantes, y se multiplicarán, llenaran los planetas de seres que se sabrán finitos, y tal vez ni siquiera de las galaxias puedan escapar, tal vez tendrían que vagar en oscuridades, y todo para qué, por no querer irse, sino hasta cuando ya no haya remedio, y tal vez hasta los canse la felicidad, el saber que ya no hay más. Y hoy ustedes siguen porque la vida los absorbe, pero cuando entonces, qué harán, en qué se refugiarán, cuál será la felicidad, no sentir hambre, no sentir necesidad de sexo, porque estarán saciados, no apestarán, no se enfermarán, vivirán 100 ó 150 años, o 1 000 años. Pero así será el humano, saldrá de las selvas, y llegará a saber lo que son las cosas, y esperará el final; sabrá de las cosas, sabrá las cosas, e irá a ayudar a sus pequeños hermanos, y entonces sí que les llegarán los ovnis a las humanidades (en el momento de ser en que estén, mientras no sepan de las cosas, y, o ya no estén, o estén siendo felicísimos), y a los australopitecos les harán fáciles los caminos, les enseñarán a ir al baño, les enseñarán a comer sólo pastillitas (para que no hagan excremento, molesto excremento, sucio excremento, apestoso excremento), tratarán de evangelizar a las cosas humanas, educarlos, ahorrarles lo más que se pueda las infelicidades de una vida natural (pero el problema de la vida natural es que tiene cursos, procesos, y tiene que seguir sus procesos, porque tiene que terminar sus procesos, porque nosotros salimos de la dura lucha de la vida, nosotros nos explicamos dentro de la dura lucha de la vida, lo que nosotros somos fue moldeado en la dura lucha de la vida, y entonces: no se puede hacer nada por los australopitecos, porque se les detendría el proceso, y entonces no llegarían hasta humanos, no podrían llegar hasta humanos, por tratar de ayudarlos les atrofiarían el cerebro, y sus cuerpos, y sus caras, no dejarían que la vida siguiera sus cursos, su mejoría, sus rumbos, hacia la inteligencia, hacia la belleza, hacia la funcionalidad), pero no podrían proteger a todos los corderitos, y las moscas seguirán siendo molestas, y, cómo poder ser con conciencia (de lo que son las cosas) en un lugar que no es para eso, un lugar que es sólo para la casi inconsciencia, como la de los perros, o como la de hasta ahora todavía ustedes todos. Porque hoy ustedes todos viven de espaldas a las cosas, en sus sueños o en sus sonambulismos, y yo les digo que no hay Dios ni nada que se le parezca, y yo les digo que las cosas son materiales, y yo les digo que las cosas tienen una única explicación, y sólo les dejo que discutan el final, que intenten discutir el final, ése es el único campo que podría dejarles, cuando ya les he cerrado todo lo demás. Yo les explico las cosas, los pongo de cara a las cosas, les abro las cosas, les marco las cosas, les agoto las cosas, y les digo que se van, les digo que tomando en cuenta todo lo que hay que tomar en cuenta, los seres que son como nosotros terminan yéndose, que mirando ya lo único que podrían ser, se van, y entonces, yo al cerrarles las cosas, les muestro los pataleos que intentan dar las humanidades, pero les digo que son inútiles, les digo que sólo podríamos aspirar a miles de millones de años de felicidad, pero no nosotros los de hoy, no los muertos, sino los bebés que traeremos, y que les enseñaremos la vida (les enseñaremos la vida a seres que cuando nacen son sólo como perritos, o como piedritas, les enseñaremos la vida a seres que no saben eso, a seres que no tienen necesidad de eso), como la tenemos que vivir nosotros (pero nosotros hacíamos así porque no sabíamos la vida, no sabíamos el vivir de nosotros, no sabíamos del vivir, del ser), nosotros que la podemos vivir más que el perro.
      Pero, dónde están los otros, tal vez tan hastiados que no se multiplican mucho, cuántos no seríamos nosotros en 1 000 000 de años si siguiéramos multiplicándonos (actualmente somos más de 7 000 000 000, y si tuviéramos todo lo necesario dentro de 1 000 años seríamos 7 000 000 000 000, y dentro de 2 000 años seríamos 7 000 000 000 000 000, y dentro de 3 000 años seríamos 7 000 000 000 000 000 000, y dentro de 4 000 años seríamos 7 000 000 000 000 000 000 000, y dentro de menos de 10 000 años ya no habría espacio disponible en el actual universo para ser más), y si nos limitáramos, si fuéramos responsables, si sólo trajéramos un hijo cada quien, entonces no nos acabaríamos el universo. Pero, cómo se vive  en la felicidad, cómo se vive felizmente, cómo se vive en obligación de tener que ser feliz (porque la felicidad sería lo único que nos justificaría un posible querer permanecer una vez que ya nos sepamos completamente. Porque hoy nos sabemos, ésa es la diferencia que tenemos con el perro o con el elefante, que nos sabemos, más allá de que nos podamos reconocer en un espejo, o de que sepamos del ayer o de un posible mañana, sabemos nuestra muerte. Y con esta explicación de las cosas ya van a saber más de unas cosas de muerte), cómo se vive en única alternativa de ser feliz, de tener que ser feliz. Pero tal vez todavía en ese tiempo tengan que estar batallando con el mal, tratando de contener el mal, y tal vez con el mal nunca puedan, tal vez nunca puedan erradicar la estupidez humana, tal vez siempre tengan que vivir en guerra constante contra el mal, y entonces el diablo seguiría (Dios no podía ser, pero el diablo sí, el mal sí, el daño sí, la terribilidad sí, la pequeñez de las cosas sí), o sea, que llevamos la desgracia pegada a nuestra alma, tratarán de vivir en un lugar que no es un lugar para nosotros, para nuestros mejores propósitos. Y entonces tendrán 2 enemigos: el final (el inevitable final, por más que corran, por más que lo pospongan) y el mal (el mal natural, la inclinación natural al mal que tenemos), y tendrán un sólo objetivo: la felicidad. Y tendrán que ser todos iguales en cuerpo y en cara y en tamaños, y en condiciones, para que no haya errores (mutaciones, defectos, síndromes de Down, homosexuales, chaparros, débiles. La homosexualidad es una cosa más de la naturaleza, así como lo es la heterosexualidad, pero así son las cosas, unas cosas que son sólo lo que son y en las que se producen cosas como nuestros pobres problemas humanos. Y si la heterosexualidad es la forma normal de la naturaleza en niveles de la animalidad superior, es porque significa la continuación de la vida, la sobreviviencia de la vida, sólo eso, y por eso la mayoría de los humanos sale "normal") causantes de complicaciones, serán puras copias de un ser humano ideal (los hombres y las mujeres serán como 2 hermanos, porque no llegarán al absurdo de optar por un solo sexo, porque entonces la felicidad sería menor, a menos que encuentren felicidad en la homosexualidad). Y tendrán que vivir algo policiácamente todavía (para protegerse del mal). Y tendrán que tratar de ser felices, todos los días tratando sólo de ser felices, con libros, con televisiones, con teléfonos, con computadoras, con películas, con canciones, con todo lo que puedan para llenar la vida, y trabajando lo menos posible, y ejercitándose, o tal vez ya sin necesidad de eso (tal vez sus cuerpos sean casi perfectos y ya no tengan que ejercitarlo mucho, y tal vez sus cerebros ya no tengan necesidad de ser entretenidos). Y en qué pensarán, y en qué ocuparán sus largas horas de la casi eternidad.
      Y hoy vivimos porque tenemos fe, o porque tenemos proyectos, o porque somos casi como perros. Hoy yo vivo porque tengo que hacer lo que tengo que hacer, tengo que abrirles los ojos a todos ustedes (o por lo menos empezar el proceso), y preparar la salida (para evitarnos la menor cantidad de tonterías, para hacer la salida menos difícil de lo que ya de por sí será), y si no estuviera haciendo esto, qué haría, porque yo  no podría vivir en la injusticia y locura que viven ustedes todos (ustedes todos, porque nadie de ustedes hace nada por evitarla, por quitarle las causas que hacen que siga siendo, o por contenerla, porque tal vez nunca se pueda contra el mal humano, tal vez nunca se pueda domar al humano), yo no podría vivir (como si nada) en su sociedad humana de locura (en algunos países más, en otros menos, en otros ya casi el infierno, como en México), en su sociedad humana tan llena de violencia, y de ignorancia, y de vicio, y de perversión (de perversiones que a veces dañan más que la muerte misma, si les contara todo lo que pasa en este mundo humano y que no imaginan, o que no asimilan todos ésos que viven en sus mundos de Dios y diablo, o todos ésos que viven en sus mundos científicos o filosóficos, por eso digo que los revolucionarios son los más adelantados de ustedes todos, porque los revolucionarios son los únicos de ustedes que han tratado de en verdad hacer algo por el mundo humano, por ese mundo en que vivimos nosotros todos, pero que ustedes no alcanzan a ver completamente), y viendo que sólo más de eso nos espera por delante: enviciados, violados, bestializados, suicidas, asesinos, asesinados (y aunque no nos asesine nadie, al final nos matará la muerte), hambres, ganas de ir al baño, ganas de dormir, trabajar, esperar a que las horas de trabajo se vayan rápido, traer hijos al mundo a que sean partícipes de la porquería actual (con sus pequeñas felicidades, tampoco veo todo gris, pero lo que predomina es el mal, y lo bueno es sólo como un circo que existe en medio del infierno), o con la esperanza de que ellos luchen por la justicia, pero cuál justicia, si ya sólo queda el camino que estoy señalando, mostrando. Y si yo no fuera yo, para qué viviría, pues trataría de arreglar al mundo, trataría de cambiar al mundo, pero eso es lo que estoy haciendo, el único problema es que el mundo era más grande que lo que yo podía haber imaginado. Y para qué viven ustedes, y para qué vivirán sus hijos cuando sean ya en conciencia, vivirán ya sólo buscando ser felices, y vivirán en guerra permanente contra el mal, y vivirán conscientes del fin, sabiendo de las películas humanas, y sabiendo lo peor que hay en esas películas humanas.
      Pero qué han hecho los otros humanos, y los caminos ya los he marcado, ya lo único que hay que pensar es en los pataleos, en los pataleos de los otros, en los pataleadores que pudiera ser que anden por ahí, las cartas ya están abiertas, ya están puestas sobre la mesa, las cosas ya están abiertas, los humanos ya están abiertos, los límites ya están puestos, pero somos hermanos en conciencia, en decisión, estamos hermanados en el más grande problema de las cosas, cómo poder ser en un lugar así, cómo se es en este punto de las cosas, y cómo se es cuando alguien solito está teniendo que mostrar todo, teniendo que terminar todo, teniendo que tapar todo, teniendo que darle solución a todo.
3.2    Y nosotros, los seres humanos del planeta Tierra
      Y hoy somos, y de alguna manera (las cosas son de alguna manera, no son de Dios o de dioses o de espíritus, pero son de alguna manera, tienen explicaciones, pero la única explicación de las cosas es ésta que estoy mostrándoles, la explicación de las cosas en su conjunto, desde el entendimiento completo de las cosas, de qué es esto, de cómo es esto, todo, las cosas, y las ideas de las cosas, las cosas desde idea, desde pensamiento, desde necesidad de entender y de acomodar todos los datos de las cosas), salimos de la selva (surgimos en la selva, y salimos de la selva), porque nosotros venimos de la selva (y el australopiteco y el homo sapiens son circunstanciales), y si no hubiéramos sido nosotros (y qué es el nosotros, nosotros los que pensamos, nosotros los que podemos inventar a Dios, nosotros los que podemos refugiarnos en la ciencia o en la filosofía o en la revolución, o nosotros somos solamente los que vivimos, mientras vivimos, mientras somos vida, o nosotros somos los que esperamos un mañana mejor, más comodidades, menos trabajo, o nosotros somos los que sabemos lo que es la vida, la pequeña vida que se nos está yendo, nosotros que sentimos que hemos venido a jodernos en lo único que hay, pero que no podíamos evitarlo, porque no hay de otra. Porque el nosotros no es este ser de en promedio 1.70 metros de altura en los humanos terrícolas masculinos y de 1.60 metros en los femeninos, y ni aun esa medida es universal, porque el metro es sólo de nosotros, de la humanidad del planeta Tierra que se ha producido, esta humanidad que actualmente es, porque pudo haberse dado otra humanidad, pero no con los rostros y figuras de nosotros, de este nosotros que hoy se reconoce como nosotros, y que muchos creen que es el único nosotros), este lugar lo hubiera ocupado (si es que hubiera sido ocupado, porque las cosas no tienen conflicto si sus lugares posibles son ocupados o no) otro, otro que hubiera tenido las condiciones necesarias, algún dinosaurio, algún dinosaurio sin cola, y parlante, y con manos, y con pies, algún dinosaurio que hubiera sido millones de años antes del día de hoy (y ese dinosaurio hubiera alterado la Tierra, así como la hemos alterado nosotros, y los mamíferos no se hubieran desarrollado tanto, y por tanto se hubieran cerrado los caminos para un nosotros primate, después de que ese dinosaurio decidiera irse. Y no sé si después de que nosotros nos vayamos habrá una segunda humanidad aquí en la Tierra, y no sé si esa humanidad también será primate, como lo somos nosotros, o no sé si será de la familia de las ratas o de las cucarachas, y mucho menos sé si habrá una tercera humanidad, o aun más humanidades. Y si me pongo a hablar de tantas cosas es sólo para que ustedes se pongan a pensar las cosas, es sólo para que ustedes puedan empezar a pensar las cosas, es sólo para empezar a sacarlos de sus marasmos, de sus inercias), y entonces la humanidad de la Tierra se hubiera adelantado algunos millones de años (porque una humanidad de tipo dinosaurio pudo haber sido, y si no lo fue, fue porque un meteorito cayó hace 65 000 000 de años y destruyó a los dinosaurios, y si destruyó a los dinosaurios fue porque los dinosaurios de hace 65 000 000 de años, porque los dinosaurios tuvieron una larga historia de más o menos 170 000 000 de años y durante ese reinado fueron sucediéndose especies y más especies, estaban más que adaptados a las condiciones de hace 65 000 000 de años, por eso eran los amos del mundo, pero eso mismo fue lo que los hizo más vulnerables: su superespecialización, su superadaptación, porque con la caída de ese meterorito cambiaron las condiciones del planeta por algunos años, cientos, miles, los suficientes para acabar con todos los dinosaurios que no habían empezado a hacerse más aves que dinosaurios, y también los mamíferos fueron afectados por ese meteorito, pero algunos sobrevivieron, porque tenían más hábitats, hace 65 000 000 de años ellos eran los condenados a vivir en los rincones que les dejaba el dominio dinosaurio, pero eso mismo fue lo que los hizo soportar el golpe que para la vida de la Tierra significó la caída de ese meteorito, y por eso hoy hay una humanidad de tipo mamífero aquí en el planeta Tierra, y esos mamíferos de hace 65 000 000 de años eran parecidos a las musarañas, no había leones, no había elefantes, no había mamuts, y por supuesto que no había humanos, pero libres ya del dominio dinosaurio los mamíferos empezaron a diversificarse, y hoy hay mamíferos en la tierra, como los leones y los elefantes y los humanos, y hay mamíferos en las aguas, como las ballenas y las focas, y hay mamíferos en los cielos, como los murciélagos, pero no hay mamuts, porque se extinguieron, hace como 10 000 años, y la mayoría de ustedes no sabe todo lo que ha pasado en esta Tierra, lo que hoy vive es menos del uno por ciento de lo que ha vivido, y ha habido extinciones pequeñas, como las de los mamuts y demás megafauna del pleistoceno, pero ha habido extinciones masivas, como la de los dinosaurios, o la de los trilobites, y las peores extinciones masivas han sido causadas por la caída de meteoritos, pero también la dinámica de la Tierra, como la deriva continental o el vulcanismo, ha causado extinciones masivas, y si actualmente no caen tantos meteoritos es porque los escombros de allá "arriba" ya se han estabilizado, pero algún día una combinación de circunstancias hará que otro meteorito grande se dirija hacia la Tierra, pero eso ya no será un gran problema, porque la tecnología de los humanos, la tecnología producida por la ciencia de los humanos, ya puede hacer algo, para que no nos pase lo que a los dinosaurios. Y lo anterior es sólo algo de la pequeña historia de nosotros, y en esa historia los dioses ocupan sólo algunos miles de años, los dioses sólo están en los últimos capítulos de una historia que tiene cientos de capítulos, pero la mayoría de los humanos cree que las cosas son al revés, cree que primero fueron los dioses, o Dios, y luego los humanos), y el metro no hubiera sido, ni el dólar,  ni los mexicanos, ni los López, ni yo, ni tú, tú jamás hubieras existido, ni siquiera algún hermano tuyo, que es lo más cercano a ti, a ti, a tu tú, que es único e irrepetible, a un tú que pudo no haber sido, pues la probabilidad de ti era una en millones, con que otro espermatozoide hubiera fecundado a ese óvulo que contribuyó a que tú fueras tú. Y si tú eres sólo circunstancias, entonces, por qué sentir vergüenza de ti, como si tú fueras el responsable de como fue tu cuerpo, de como fuiste, por qué sentirte tú totalmente responsable de ti, culpable de ti, culpa que hay que ocultar, porque es vergüenza, porque te da vergüenza.
      Y nosotros hicimos civilización, y de alguna manera empezó nuestra civilización (de alguna manera ha sido, ha podido ser, todo lo nuestro. Y las explicaciones de los procesos que explican todo lo relacionado a nosotros, por ahí están, y la ciencia se ocupa de ello, pero las verdaderas explicaciones que el humano necesitaba, no se pensaban, no se podían pensar, no se buscaban, no se podían buscar, y yo tampoco las busqué, nosotros los humanos somos sólo piezas de un gran rompecabezas, del único rompecabezas que existe: la realidad. Y yo fui metido en los conflictos humanos, y luego fui metido en los conflictos de este todo que es. Y las explicaciones profundas  de los seres humanos estaban dentro de lo que conocemos como filosofía, pero la filosofía no avanza mucho, a esas explicaciones se llegaba por otro lado, desde que los procesos naturales no permiten que se llegue a ellas por la vía lógica que es la filosofía, la filosofía es la búsqueda del conocimiento en su máxima expresión, pero las cosas no son totalmente lógicas, y si tienen mucho de lógicas, es sólo porque son dentro de lo posible, y entonces, a las explicaciones de las cosas se llega por otro lado, se llega en la desesperación de tener que enfrentarse a la tanta estupidez humana y a la tanta terribilidad que hay en todo, a la explicación de las cosas se llega en la necesidad imperiosa de querer arreglar al humano, de tener que arreglar al humano, de tener que terminar de armar las cosas, de terminar de entender cómo son las cosas, incluido el humano, o más bien, terminar de entender todas las cosas, tomando en cuenta todo, principalmente el factor humano, el humano, esa parte de las cosas que necesita solución, en el humano y en la totalidad de las cosas está la explicación de las cosas, la única explicación de las cosas, desde que, es el humano, el único que puede abordar de esa manera a las cosas, el único que puede abordar las cosas, el único pasajero despierto que tienen las cosas. Y yo estoy mostrándoles el único camino que dejan las cosas a sus seres humanos, así es la solución de los humanos, éste es el único camino por el que se resuelven los seres humanos de las cosas, las cosas humanas de las cosas, las cosas con capacidades humanas de las cosas).
      E hicimos civilización, y algunos de ustedes piensan que eso es todo, que la civilización es el máximo de los humanos (porque los que creen en Dios o en dioses o en algo parecido a los dioses no piensan en téminos de civilización, no saben de la civilización humana, no saben cómo el humano se fue civilizando, y los que sí piensan en términos de civilización piensan que el ser humano es un ser que está en progreso, y ésos que así ven son los científicos y los filósofos. Unos creen que el humano es de Dios, y otros piensan que el humano es de progreso. Unos creen que el humano está en las manos de Dios, y otros piensan que el humano está en las manos del progreso. Unos creen que el humano terminará en los Cielos de Dios, y otros piensan que el humano progresará y progresará, mientras el universo lo permita), y así piensan los pocos de ustedes que piensan (o creen, porque algunos no pasan de las creencias, de medios pensares, de medios conocimientos, de medio entendimiento de las cosas, si de por sí los que más entienden de ustedes están a un medio entender, y de ahí para abajo son todos los demás de ustedes todos), porque los creyentes de Dios dicen que este mundo humano es nada o casi nada, dicen que lo verdaderamente bueno, cierto, importante, empieza después de la muerte, y como nadie puede contradecir (al menos hasta hoy nadie había podido con eso) lo que no se puede comprobar, entonces el humano sigue engañándose con esos cuentos del más allá, y la ciencia (que es el único conocimiento que podría hacerle frente a la ignorancia humana, porque es el conocimiento más alto y más vivo que tienen ustedes, porque la filosofía se ha quedado estancada, está estancada, se estanca, se atrofia, queda inutilizada, inútil, entonces la ciencia es el único tipo de conocimiento que podría hacerle frente a la ignorancia humana, enfrentando a la ignorancia humana, evidenciando a la ignorancia humana, metiéndose con los dioses humanos, contra los que hablan por los dioses humanos, contra los que creen en los dioses humanos, contra los que siguen lo que otros dicen de los dioses humanos, la ciencia tenía que haber ejercido su verdad, tenía que haber predicado su verdad, tenía que haber hablado fuerte contra los dioses humanos, pero la ciencia no es así, eso no es la ciencia, y eso es lo que me desespera de la ciencia, pero así es la ciencia, por eso la ciencia es lo que es, por eso es que la ciencia existe, porque tiene su forma de ser, sus campos, su tipo de conocimiento, pero la ciencia debería ser diferente, debería ser un conocimiento más militante, no permitiendo que los dioses humanos sigan contribuyendo a tanto mal humano, porque eso es lo que ha pasado, los dioses humanos son parte de los problemas humanos. Y la ciencia sigue haciendo lo que es, tratando de encontrar las explicaciones de lo mucho que no se sabe, pero no alza fuerte la voz, no se mete con nadie, contra nadie) no se enfrenta a la ignorancia humana, y eso la descalifica, eso la limita, eso la cierra, ése es el problema de la ciencia, y el problema de la filosofía es que se estanca. Y el problema de las cosas humanas es que se viven casi con sonambulismo, en el sonambulismo, pero la humanidad se ha acostumbrado a una normalidad, todo es normal, el mal, la ignorancia, la mentira, la corrupción, el asesinato, la degeneración, el vicio, la injusticia, la desigualdad, la infelicidad, la estupidez. El humano vive en un mundo humano, y en ese mundo hay dioses (y dentro del conjunto de los dioses está también eso que llaman Dios, y que muchos creen que pueden apartarlo fácilmente del conjunto de los demás dioses), y no todos creen en esos dioses, y sin embargo, los dioses continúan, lastrando, contaminando, y la ciencia se lava las manos, pero por eso la ciencia es ciencia y no es filosofía, la ciencia es un conocimiento (ciencia es una palabra del latín que significa conocimiento) especializado, probado, pero corto, miope, ciego, también inútil, y tal vez hasta yo le debo la vida a la ciencia, porque la investigación científica ha producido vacunas que tal vez me han protegido, que tal vez me evitaron una muerte temprana, pero eso no quita que la ciencia sea un conocimiento corto, incapaz de poder llegar a los fondos de las cosas, y entonces, el conocimiento de ustedes (todos) está cerrado, la filosofía se queda corta, y la filosofía es conocimiento desviado. Y los humanos somos conocimiento, por eso hablo de conocimiento/entendimiento, pero lo que nos hace ser lo que somos (lo que nos hace diferentes de todas las demás cosas) en ustedes se queda corto, y eso que somos termina su despliegue, su alcance, su máxima capacidad, de otra forma, de la forma que estoy diciéndoles, mostrándoles, en que interviene alguien como yo, en que tiene que intervenir alguien como yo, es por eso que se da el modelo de solución que estoy mostrándoles, y no me gusta que sea así, porque condeno a todos ustedes (a los más estúpidos y a los menos estúpidos, a los más absurdos y a los menos absurdos, a los más ignorantes y a los menos ignorantes, a los más malos y a los más buenos, a todos ustedes los pongo en el mismo costal, de ignorancia, de incapacidad, de imposibilidad, de inutilidad), y yo quedo de protagonista (yo quedo como la pieza que cierra un círculo, el círculo más grande de las cosas, porque en ustedes las cosas ya habían hecho un círculo, y en los ojos de los demás animales las cosas ya habían hecho otro círculo, sólo que menor que el círculo de ustedes. Lo que nosotros somos no empieza en nosotros, pero sí se cierra en nosotros, pero se abre una y otra vez, cada vez que las cosas llegan a vida, y a veces no se abre, porque no siempre las cosas llegan a vida, y a veces no se cierra, se queda abierto, porque las cosas no siempre llegan hasta humano, y a veces los humanos se aniquilan antes de que puedan cerrar, se aniquilan estúpidamente, como pudo habernos sucedido a nosotros si algún loco hubiera empezado una guerra nuclear), pero ojalá algún día puedan imaginar todo lo que uno solo tiene que caminar en soledad, todo el difícil camino que lleva hasta las cosas, toda esa carga que aún hoy me sigue dando lata sólo a mí, a mí solito.
      Y más o menos después de 10 000 años de civilización nosotros (yo, y a través de mí, ustedes, para que ahora sí ya sea el nosotros completo) hemos alcanzado a entender las cosas (y tenemos 6 000 000 de años que empezamos el camino que lleva al nosotros, el camino que hace que las cosas lleguen hasta el nosotros, hasta conciencia del nosotros, a que haya un nosotros. Pero tal vez ese nosotros empieza cuando empieza la vida, o al menos, con la vida empieza la posibilidad del nosotros, y la posibilidad del nosotros empieza cuando empieza un universo como el actual, pero el nosotros ya está en las cosas, porque nosotros hoy lo estamos atestiguando, que hay un nosotros, y en él las cosas se conectan, se saben a sí mismas, pueden verse a sí mismas), o sea, que son necesarios más o menos 10 000 años de civilización para que las cosas puedan llegar a saberse a sí mismas (o más bien, para que una parte de las cosas pueda llegar a saber lo más que se puede saber de las cosas), porque las cosas tienen tiempos, tienen modos (tienen que pasar cosas para que puedan pasar cosas), y entre más hacia atrás nos vayamos en el tiempo, menos fácil era que alguien pudiera entender las cosas, y a partir de un punto era imposible  que alguien hubiera podido entender las cosas, no sé de 2 500 años (con Heráclito de Éfeso, Heráclito vivió, más o menos, del año 540 al año 480 antes de Cristo. Y el hecho de que la mayoría de los humanos del planeta Tierra fechemos las cosas nuestras tomando en cuenta el año aproximado de nacimiento de un judío de nombre Jesús, también llamado Cristo o Jesucristo,  no significa que él sea alguien muy especial, simplemente las circunstancias nos han llevado a ese tipo de fechar. Heráclito es el filósofo de la antigua filosofía griega  en quien pudo haber empezado el proceso que lleva a entender las cosas, y su sed de justicia no era mucha, tal vez ni siquiera tenía sed de justicia, pero él se dio cuenta de algo de la estupidez humana, lo poco que tenemos de sus escritos así lo muestran, tal vez si hubiera vivido 70 años más, hubiera podido meterse más y más en las cosas, hasta traspasar el punto que hace que el entendimiento de las cosas sea ya casi inevitable) o de 4 350 años (con Urukagina de Lagash, en la antigua Sumeria, Urukagina vivió, más o menos, 2 350 años antes de Cristo. Urukagina fue un gobernante de la ciudad de Lagash, él intentó reformar a su ciudad, poniendo énfasis en la pobreza de la gente y en los abusos del clero, pero esos mínimos puntos ya podrían haber llevado a Urukagina a meterse más y más en las cosas, tal vez si hubiera vivido 100 años más, él murió joven, Urukagina pudo haber hecho mucho, pues él tenía el mando de su ciudad, y también Heráclito tuvo la posibilidad de haber gobernado a su ciudad, pero renunció a eso, y si Urukagina y Heráclito hubieran podido llegar a más de lo que llegaron fue porque, fueron, o pudieron haber sido, desde el poder, y es que desde el poder se puede mucho, y más si el que utiliza el poder lo hace basado en conocimiento, y a Urukagina lo renunció Lugalzagesi de Umma, lo renunció del gobierno y de la vida, y luego vino Sargón de Akkad, y 2 300 años después vino Jesús el Cristo, cuando nació Jesús el mundo humano ya era viejo, ya había habido gente más despierta y amorosa que él. Y quiero que vean que no es tan difícil entender las cosas, sólo es cuestión de procesos de conocimiento y justicia, conocimiento que te lleva a la justicia, a la necesidad de justicia, a tener que hacer mejor lo único que tenemos los humanos: nuestra pequeña vida, nuestra pequeña oportunidad de ser, para ser, para ser felices, pero todos, que la felicidad sea para todos, que la oportunidad de ser felices esté al alcance de todos. Por eso fue que yo me produje, por eso fue que yo pude producirme, porque se dieron las condiciones, condiciones de inteligencia que me llevaron a conocimiento, y luego a justicia, y luego hasta más allá de la justicia, y mi momento de traspase de las cosas fue cuando tenía 17 años de edad, y hoy ya han pasado 27 años desde ese día, pero ya tiene 5 ó 6 años que puedo decir que sé las cosas, y cada vez las sé con más orden) hacia atrás en el tiempo, era casi imposible que alguien hubiera podido entender, era casi imposible la posibilidad de que alguien pudiera empezar el proceso que lleva (a ese alguien, sólo a ese alguien, porque lo que más mueve a ese alguien es el saberse solo, atisbar un poco su soledad, lo mínimo necesario para establecer una diferencia entre él y todos los demás, y no es despreciar ni minimizar a los demás, pero sí es darse cuenta de que todos los demás están perdidos en las cosas, ajenos a las cosas) hasta el entendimiento de las cosas.
      Y hoy nosotros estamos en el punto en que parte de las cosas (nosotros, seres como nosotros) entiende las cosas (a todas las cosas), entiende lo que puede entenderse de unas cosas que sólo en cosas como nosotros llegan a asuntos (a complicaciones) de explicaciones (a necesidad de explicaciones), de preguntas, de respuestas, de reflexiones, de creencias, de ilusiones, de locuras, de preguntas de ser, de por qué son las cosas, de qué son  las cosas, cuando las cosas no tienen necesidad de eso, las cosas simplemente son lo que son, son el ser, así es el ser, éste es el ser, esto es el ser.
      Y hoy, después de más o menos 10 000 años de civilización, el humano del planeta Tierra ha llegado a su cita con su destino, y qué somos actualmente, cómo somos, vivimos en la mentira, en el mal, en el vicio, en corrupción que sólo puede seguir generando más corrupción, vivimos en la banalidad (y en la venalidad), vivimos en la indiferencia de la suerte de los otros, de los demás (humanos del planeta Tierra), vivimos mal, verdaderamente mal, en creencias de Dios, en politiquerías, en negocios, en vida triste, en vida generadora de sólo problemas, y las condiciones están dadas para que así siga la humanidad, una humanidad como de locos o como de descerebrados. Y las cosas son así, porque las cosas tienen nichos, porque si fueran de otra manera, ya hubiéramos entendido, y ya no estaríamos, pero las cosas sólo permiten lo que permiten, y hoy estamos asistiendo a lo que las cosas permiten, porque la justicia o el conocimiento, que vendrían a ser casi lo mismo (porque la justicia verdadera, real, es sólo por conocimiento, a partir de conocimiento, de conocimiento real), ya nos hubieran llevado hasta la realidad, pero eso no se puede, no es así, y entonces, tenemos este mundo humano nuestro (el mundo de ustedes, el mundo ustedes) actual, un mundo humano que se puede señalar muy bien, porque, o no estamos (porque todavía no somos), o estamos en las cavernas, o ya no estamos (porque ya nos fuimos). Y hoy seguimos en las cavernas, aunque nos creamos muy lejos de esas cavernas (los que pueden llegar al pensamiento de que hubo una vez que los humanos vivían en cavernas, en cuevas, en grutas, después de los nidos de la selva, y antes de las casas, y antes de los cobertizos), y lo que hoy somos es lo que se es en las cavernas (la sociedad que tenemos es como de las cavernas, aunque algunos tengan casotas y otros tengan casas de cartón, aunque algunos tengan casi todo y otros, muchísimos, tengan casi nada), eso sí puedo señalarles claramente, porque el conocimiento-justicia ya los hubieran llevado hasta el entendimiento, y ya no estaríamos. Y, o no somos, o estamos en proceso de término (en la selva, en las cavernas, o sea, a partir de que se puede hablar ya de humanos), y de ahí, al exterminio. Si todo está bien claro, no hay secretos, no hay misterios, no hay lugar para sus cuentos, para sus normales cuentos, de Dios o de ciencia o de filosofía o de revolución, y es que no somos nosotros, es el nosotros, es lo que es la cosa humana, las cosas humanas, el ser humano, el ser o cosa de aspecto y pensamiento humano, así como somos, así como hemos sido, así como seremos, así son las cosas en esta parte humana, así, sin méritos ni culpas, pero sí con mucha tragedia, sí con mucha terribilidad, y lo poco de bueno que ustedes pudieran decir a su favor, pues es parte de las cosas humanas, no es exclusivo nuestro, nosotros somos sólo el nosotros, nosotros somos sólo lo humano, de lo humano, nosotros no inventamos nada, no descubrimos nada, nosotros  no nos hicimos, nosotros simplemente fuimos, lo que se es en lo que somos, y el mundo de ustedes es sólo el mundo de nosotros sin conocimiento de lo que son las cosas, es el nosotros de las cavernas, en las cavernas, es un nosotros incompleto, son los humanos en proceso, todavía no los humanos finalizados, completos. Y ahora que en las cosas ya hay alguien como yo, ahora ya se puede hablar de ustedes, del nosotros incompleto, del nosotros todavía cavernario. Y no es tan fácil manejar los términos, y menos desde sus ignorancias, y no puedo condenarlos, no los condeno, y no me pongo por encima de ustedes, nosotros somos  sólo cosas, y así son estas cosas humanas, y así son en este punto estas cosas humanas, es el ser humano, somos nosotros, es el ser en que se dan cosas como nosotros, y las preguntas inútiles de orígenes, de porqués, pues es sólo lo humano en ignorancia, de sí, de las cosas. Es el humano, es como es el humano, lo humano, y cómo poder ante unas cosas así, tan pequeñas, que nosotros, lo que somos, es sólo lo que se es en estos zapatos humanos, que lo que hemos sido, es sólo lo que se es en estos zapatos de tipo humano de las cosas, y así tendrían que haber sido las respuestas materiales, las respuestas no espirituales de las cosas, pero el ustedes se queda a medio camino, y no porque ustedes quieran, sino porque ustedes no pueden ir más allá,  y no es tan fácil entender los procesos tan primarios de las cosas, esos procesos de los que somos (ustedes, yo), esos procesos que nos hacen ser lo que somos (aunque nos creamos tan independientes, tan libres), esos procesos que somos, procesos que a ustedes (todos) lo dejan ciegos, o los hacen miopes, o los engañan, como con eso de los dioses, es increíble cómo se comporta el conocimiento en ustedes, llegan a él, pero se les desvía, se les atrofia, se les ciega, o se les hace miope. Y lo que yo estoy diciéndoles, afirmándoles, mostrándoles, es, cómo son las cosas, los puntos de las cosas, los datos de las cosas, que ustedes no pueden ver, ni con su filosofía, ni con su ciencia, porque si pudieran ver, no estarían en su ciencia, ni en su filosofía, sino que el conocimiento se llamaría conocimiento, y hubiera traído justicia, y hubiera traído más y más comprensión de las cosas, y hubiera traído más y más justicia, y hubiera traído, también: el fin, ya no estaríamos, ni siquiera como estamos hoy, y todo lo que yo digo, hubiera sido, pero de otra forma, y es que todo es tan claro, tan sin enredos, y qué increíble que desde la materialidad que ustedes manejan (la poca materialidad que pocos de ustedes manejan) no se puedan ver los elementos de las cosas, qué increíble que desde la materialidad de ustedes no se pueda ver hasta dónde llega la materialidad de las cosas, las cosas enfocadas materialmente.
      Y qué mundo tenemos, y ustedes todos están como sonámbulos, porque ustedes más o menos alcanzan a ver algo, pero sus visiones son de sonámbulos, y sus películas lo muestran, como en la película "El quinto elemento" en que la muchacha extraterrestre se pone a llorar al ver algo de la locura humana (algo de nuestra historia humana, algunos de los asesinados de nuestra historia humana), y no me acuerdo muy bien, pero creo que ella viene ya de una sociedad extraterrestre que se ha vuelto muy espiritual, ella viene de un supuesto humano que con el correr del tiempo se vuelve muy espiritual (que actúa muy espiritualmente), o sea, que volvemos a lo mismo, a sus mezcolanzas de mundo, por eso es que ustedes todos están tan perdidos, porque todo lo tienen como de oídas, en mezcolanza, en aceptación de dioses y de males, en normalidad, y no sé si afortunadamente o no, no nos destruimos en alguna guerra nuclear, en 1950, ó en 1962, o en los tiempos de Reagan, no  sé, porque para el fin que nos espera, ya no sé qué es lo menos doloroso, pero al menos esta humanidad sí va a poder cerrar su ciclo, no fue destruida por algún meteorito (cuando no hubiéramos podido evitarlo, cuando estábamos tan ajenos a eso, como los dinosaurios, que, simplemente, un día algo cayó del cielo, y los calló) o por alguna guerra nuclear, esta humanidad sí podrá asistir conscientemente a su fin, se preparará para su fin, sabrá por qué tendrá que hacerlo, pero antes de irse habrá sido un poco mejor, habrá sido un poco más justa, habrá sabido un poco lo que es la justicia, y se irá a la muerte, esa muerte tan nada, esa muerte que al final pone a la vida en su lugar, en que tal vez las piedras tienen más suerte, porque no saben, no sienten, no prueban la vida, una vida que al final se va, y no queda nada, como si nunca hubiera sido, como si no fuera.
      Y tanta sinrazón jamás pudo hacerlos a ustedes (todos) pensar, veían la sinrazón  tan normal, veían tan sonámbulamente, veían, pero como si no vieran, y en qué mundo vivían, pero para qué pregunto, si ustedes viven (si ustedes son sólo cosas, si nosotros somos sólo cosas) en el mundo ustedes de las cosas, en el nosotros incompleto, en el humano incompleto, y lo triste es que cuando el humano alcanza lo completo, tiene que irse, es como una comedia, es como si las cosas estuvieran locas, porque los dioses no pueden estar locos, los pobres dioses no pueden estar nada, los pobres dioses no pueden ser nada, porque los pobres dioses no son. Pero cómo es posible que hoy ustedes todos estén tan ciegos, y es inútil la pregunta, porque la respuesta es porque así son las cosas, ya no nos queda más que andar en círculos, regresar a lo que son las cosas una y otra vez, preguntar, y caer otra vez en como son las cosas, tan fijas, tan pequeñas, tan repetitivas, tan desesperantes, tan sin lugar para el pensamiento, para ese pensamiento que es lo más extraño de las cosas, de unas cosas que se quedan pequeñas ante el pensamiento, ante los alcances del pensamiento, ante los ensueños del pensamiento, ante las borracheras del pensamiento.
      Pero veamos un poco el mundo actual, la humanidad actual, es el año 2012 (después de Cristo), y somos más de 7 000 000 000 de humanos terrícolas, y hay Dios, y hay futbol, y hay sensualidad, y Obama es el líder del mundo, pero un líder pequeño, un líder del que se esperaba más, los de ustedes que esperan por esos lados, y yo en mi país, y en mi vida tan complicada, tan rara, y Obama gobierna, y los terroristas musulmanes han hecho un poco más terrible el mundo, y la droga ha hecho un poco más terrible a mi país, y yo que quiero hacer algo por mi país, ya no puedo, y yo que quiero hacer algo por la humanidad, ya no puedo, sino que sólo les traigo malas noticias, y sigo viendo impotente cómo México y el resto de la humanidad siguen su loca carrera, pero las cosas ahora ya están muy claras: o ustedes (su sociedad, su vida, su mundo, su ser) siguen igual, o, si ustedes se metieran a cordura se irían. O sea, que sólo tienen lo que tienen (lo que han tenido hasta aquí, como han sido hasta aquí), o su fin, porque el conocimiento (la cordura) los sacaría de lo que ahora son, pero los sacaría hasta del mundo. Ahora sí puedo marcar muy bien las cosas, y más a ustedes, a su mundo como de locos (pero ustedes no están locos, parecen locos, tienen muchos locos, muchos dementes, pero su mundo es sólo de ignorancia, de estupidez, pero su mundo pertenence a las cosas, a la realidad de las cosas, como el mundo de los perros, o el de las moscas), porque la cordura los niega (los reprueba, y los condena, los reprueba: de que no está bien lo que son, pero también los condena: al hacerles ver que las cosas son sólo cosas, y que las cosas, o seres, humanos no pueden sostener su ser en unas cosas así), porque ustedes (el ustedes dejado seguir) sólo tenían como perspectiva el ser un poquito menos peores de lo que hoy son, o tal vez volverse peores, porque sabiduría no había en su futuro (porque la sabiduría los hubiera puesto en la realidad de las cosas, o sea, en lo que está en esta explicación, sólo que de otra forma, pero esa otra forma no existe, y por eso ustedes no tenían en su futuro la sabiduría), pero lo que se puede ver en el futuro de ustedes es sólo más problemas, porque todavía no salen de una crisis (económica, porque en crisis de cordura siempre han estado), y ya se ve venir otra (algún gran fraude, algún gran acto de terrorismo, alguna gran catástrofe natural), como que ahora sí que ya habían llegado a un punto en que ya se podía decir que el pasado era mejor, porque cada vez hubiéramos sido más, y con ello más problemas, así es el mundo de ustedes, mundo al que hasta ahora he tenido que asistir impotentemente, mundo por el que algunos locos (enloquecidos, desesperados) revolucionarios dieron sus vidas, tan desperdiciadamente, porque hoy la humanidad sigue igual, mal, muy mal (pero el problema es que ese mal es de las cosas, y así son siempre los humanos, los seres que son como nosotros), mal, como casi siempre, dentro de esos marcos que los humanos tienen para ser, y ahora que ya puedo afirmar las cosas, ya sin titubeos, ya sin miedo de también yo decir tonterías, ya sin miedo de también yo sumarme a la tontería de ustedes, caer en los enredos en que están ustedes, en ese mundo de medias verdades, y de locuras, en eso que ustedes todos llaman la vida, así esperen de Dios o de la ciencia.
      Y Obama gobierna, y tal vez siga gobernando (o hubiera seguido gobernando, en el mundo ustedes, en el mundo humano de estupidez no detenida), o tal vez este año venga alguien peor que Obama, algún otro Bush, y mi país sumido en peores tonterías que la de los gringos o las de los europeos, mi país más condenado que otros países, y yo teniendo que aguantarme, que ni siquiera pueda empezar a poner orden en mi país, con mi gente, yo teniendo que seguir la estupidez de mi país, la estupidez de así es la vida, que siguiera todo como está, o peor, que siguiera la pobreza, la muerte, la corrupción (y no sé qué es lo peor de México, la violencia, o la drogadicción, o el alcoholismo, o el narcotráfico, o el secuestro, o la pobreza, o la ignorancia, o la corrupción, porque de todo lo anterior tenemos abundantemente, y el más corrupto es el gobierno, el gobierno que es quien debería educar a una sociedad corrupta, corrompida, y qué puedo decir de la farsa de justicia que tenemos en México, la farsa, la simulación, o ya de plano, la injusticia, pero el gobierno dice que en México hay justicia, y las cárceles están llenas, más que llenas, muchos tienen que dormir sentados hechos bolita, o a la intemperie, o en los baños, unos baños que son una pesadilla, y hay insectos por dondequiera, todo está lleno de insectos, porque el dinero para la limpieza, y para la comida, se lo roban, y si te toca dormir en el suelo, en un suelo lleno de mugre, y de insectos, y de excremento, Calderón, tienes que sentirte muy orgulloso de ser el presidente de un país de pesadilla, si te contara, pero tú debes saber, que en las cárceles todo tiene precio, la comida, las visitas, las propiedades, la droga, la protección, el maltrato, los privilegios, yo ya probé un poquito de tu "democrático" México, sólo un poquito, pero para alguien como yo eso ya fue suficiente, el colmo de la injusticia, y lo probé no porque yo sea uno de los "malos", sino porque de este país y su estupidez todo se puede esperar, y más si no tienes dinero, como yo, yo que la mayor parte de mi vida lo que más he hecho ha sido leer, pensar, escribir, yo que no quise ser administrador de empresas, yo que a los 17 años de edad ya estaba en la universidad estudiando administración, pero no logré hacerme a la idea de usar traje y corbata en un país tan pobre, y ni siquiera tengo un título universitario, pero yo puedo enseñar cualquier materia de primaria o de secundaria o de preparatoria, o de universidad, si está relacionada con el área de humanidades, y sé enseñar a leer, pero sabes qué, más me interesa acabar con la porquería de mi país, y de la humanidad, porquería en la que también estás incluido tú, y las cárceles están llenas, de pobres, en un país en donde la justicia tiene precio, las cárceles están llenas de pobres diablos, que no tuvieron para pagar la justicia, la injusticia, y en las cárceles hay muchos que han delinquido, pero afuera hay muchos más, que si no están adentro es por la corrupción o porque han tenido suerte y no los han agarrado, y México actualmente está lleno de mucha gente proclive al delito, tenemos muchos enviciados, tenemos muchos amorales, tenemos muchos que por unos cuantos pesos son capaces de matar, o de secuestrar, y tenemos muchos rateros, tanto pequeños como grandes, como todos esos "políticos" que han saqueado al país, pero en el gobierno no sólo roban los grandes, sino también todo aquél que puede hacerlo, y en el gobierno muchos casi ni trabajan, o de plano ni van a su "trabajo", todo el país está manteniendo a unos "funcionarios" o "servidores públicos" que tienen muchos privilegios, empezando por sus salarios, y por lo que pueden conseguir extra, con lo que puedan robar, o con las "mordidas", o con las comisiones, o con las influencias, por eso muchos quieren trabajar en el "gobierno", y muchos policías te semiasaltan, porque si no "cooperas", te hacen probar un poco del sistema de "justicia" mexicano, o a veces ya de plano te asaltan, porque tienen permiso para asaltar, son asaltantes con placa, vivimos en un país de mentiras, y qué puedo decir de la ignorancia que hay en México, si la educación es controlada por una mujer corrupta, e ignorante, y la mayoría de los profesores está muy ignorante, y los medios de información siguen sólo reproduciendo la ignorancia general, y el candidato que tal vez gane la presidencia  de México es un ignorante, pero los otros candidatos están más o menos igual de ignorantes, casi toda, si no es que toda la "clase política" está muy ignorante, pero es que en México lo que más hay es ignorancia, y la entrevista que en la feria internacional del libro de Guadalajara de 2011 le hicieron a Peña Nieto, sólo puso en evidencia cómo están nuestros "políticos", y luego ves a los otros políticos según muy enterados de libros y hasta citando títulos, pero a quién van a engañar, si están igual que Peña, Peña es sólo el ejemplo de cómo está nuestra gente que más o menos fue a la escuela, pero de las escuelas mexicanas lo que más sale son analfabetas funcionales, y de Peña para abajo está la mayoría de los mexicanos, y qué puedo decir del presidente actual y de su lucha contra el narcotráfico, y él ve el mundo desde su mochería católica, una mochería que no ve que el país está sumido en los vicios, y en la violencia verbal y física, y en el abuso, principalmente de los gobernantes, y en donde muchos en el gobierno son apoyadores del narcotráfico, y los que no son apoyadores del narcotráfico están en otros negocios, como el secuestro, como las cantinas, como los prostíbulos, pero su mochería ve normales los negocios, él ve que los precios están inflados, pero así son los negocios, él ve que los salarios son más que de hambre, pero así son los negocios, y él sigue, intentando gobernar, desde su moralidad mocha, simuladora, cómplice también, porque él sabe que este país no sólo está lleno de drogadictos, y drogadictos de drogas tan básicas como el resistol 5000 o el thiner, sino también de alcohólicos, y su mochería ve normal al alcoholismo, y a la simulación, y a la ignorancia de la mayoría de los mexicanos, pero es que de esa ignorancia él salió elegido presidente, y él es parte de esa ignorancia) y la sinrazón gobernando, dominando, que siguieran los dioseros en sus tonterías, y los científicos en sus torres de marfil, y el conocimiento, mediocre, secuestrado, y el futuro secuestrado, el pobre futuro en el que creen ustedes, y qué triste que yo no pueda gobernar y hacer un  país mejor, el mejor, y una mejor humanidad, la mejor, qué triste que no se pueda con las cosas, pero por lo menos ya no tener que seguir soportando a la sinrazón de sus dioses, a sus vidas de infierno, seguir viendo a los pobres de espíritu aguantando, o corrompiéndose, que sigan corrompiendo a los niños, llevándolos a lo que son ustedes, y tan fácil que es corromper a los niños, si en el alma ya traen las condiciones de corrupción, y peor cuando esas condiciones se encuentran con condiciones propiciadoras, y que sólo les esperaba a ustedes más locura, y que ahora lo que nos espera es la muerte, o sea, que por donde le busquemos estamos condenados, pero al menos ustedes seguirían vivos, en sus vidas de perros humanos, en sus vidas de ratas humanas.
      Y ahora ya se ve que sólo les esperaba crisis tras crisis, porque somos muchos, porque los negocios son muchos, porque las cosas se han especializado, porque cada vez seremos más, porque cada vez habrá más desgracias, más drogadictos, más perversiones, más problemas, así hubieran sido, así hubieran seguido siendo, si las cosas no fueran lo que son, si yo también estuviera equivocado y las cosas no tuvieran solución, y por lo menos les señalaría hacia la justicia, o hacia conocimiento, hacia solución, y no hacia más problema (y aunque no quiera sé que lo que estoy diciéndoles no está equivocado, cada vez que me acuerdo, cada vez que alguna coincidencia saca de mis recuerdos tanto ejemplo de estupidez humana, tanta ignorancia humana, tanta mentira humana, tanto daño humano, y de los que yo he sido testigo, que yo he alcanzado a ver, que yo puedo testificar, que no es que yo haya tenido que verlos en los libros, sino que lo que está en los libros y lo que yo he visto se comprueban uno a otro), al menos los denunciaría, pero no, desgraciadamente, las cosas son lo que son, y esto que estoy diciéndoles lo he pensado mucho, lo suficiente para no decir tonterías, yo qué más quisiera que la posibilidad de solución de ustedes estuviera en gobernarlos, en gobernar a mi país, en también gobernar al mundo, en quitarles sus diferencias: sus fronteras, sus miles de idiomas, sus miserias: su irresponsabilidad, sus vicios, su violencia, sus perversiones, su pobreza, su injusticia, su desigualdad. Y les hablo desde todos los ángulos, porque tengo que mostrarles todo, tengo que hacer que miren todo, hacia todo.
      Y si las cosas lo permitieran me gustaría encaminarlos por un mejor camino, me gustaría abrirles los ojos, para que no sigan en sus politiquerías y en sus vidas miserables y emproblemadas y con las condiciones puestas para más emproblemamiento, y a pesar de que las cosas son como las marco, sí quisiera por lo menos empezar a sacarlos de sus politiquerías, es decir, de su sociedad, pero luego tendrán que irse también los dioses, y entonces, en qué punto me detengo, me quedo en un mejor gobierno, y en laicicidad, y en justicia, y en igualdad, y sin meterme con sus dioses, no frontalmente, sino con la educación, en dónde me detengo, o les digo que tendremos que irnos, cómo moverlos abruptamente desde el infierno en que están hoy, hasta la muerte, porque infierno es lo que vivimos, viven, en la sinrazón, en a medias todo, en esa mezcolanza que les permite ser, porque aun el infierno tiene que ser más o menos viable, posible, de seguir, como ustedes dicen que Dios aprieta, pero que no ahorca, y en verdad que quisiera que la solución de los problemas de ustedes estuviera en un mejor gobernante, que los sacara de eso que llaman democracia, de eso que llaman bien, piedad, de eso que llaman conocimiento, un conocimiento a medias, que produce tecnología, tal vez por eso la ciencia puede sobrevivir, porque produce adelanto, bienestar, y aun  ésos que están esperando el Armagedón se sirven de lo que la sabiduría humana crea, de los juguetitos útiles e inútiles que el progreso crea, pero cuántos se murieron en vidas más aburridas, menos entretenidas.
      Cómo quisiera que con un gobierno mejor pudiéramos solucionar o empezar a solucionar todos nuestros problemas, toda la sinrazón, toda esa cultura, ese nicho que puede sobrevivir, porque tiene lo necesario, la gasolina para moverse, cómo me gustaría que pudiéramos quedarnos en sólo un mejor gobierno, y desde ahí ajustarle las cuentas a la sinrazón, al conocimiento de ustedes (ese conocimiento como el que tienen ustedes que produce dioses, que sostiene dioses, vicios, mal, daño), y seguir en la tecnología, que la ciencia sea ya conocimiento, y que la tecnología sea sólo aplicación del conocimiento, pero no conocimiento llamado ciencia que permite que siga la sinrazón, pero entonces vuelvo a caer en el modelo de las cosas que estoy mostrándoles. Y acaso creen que yo quiero irme, no, lo que quiero es ser feliz, pero yo sólo podría ser feliz si no viviera en un mundo de locos, en un mundo en que los locos tienen el mando y nos perjudican a todos, a los menos locos, y a los bebés, y si no tenemos que irnos tan abruptamente al menos no seguir trayendo seres a los que les enseñaremos de la vida, de una vida dura, pero a la que no queremos renunciar, porque así no es la vida, porque si la vida fuera suicida, ya no sería, no, la vida ha podido ser, sobrevivir, porque tiene su encanto, su atracción, porque lo que sobrevive de la vida es lo que la amarra, lo que la hace deseable, a pesar de que se viva sólo un poco mejor que los perros.
      Cómo quisiera ponerle el ejemplo a Obama y a todos los que creen que sólo podemos aspirar a un Obama, y sí, yo quise gobernarlos, cuando creía que por ahí iban las cosas, y planeé mexicanos felices, con alimentos, que con conejos o chivos todos pudiéramos comer sabroso, y crear ciudades con metros (de los que transportan: transportes metropolitanos, para que no hubiera automóviles particulares, para que no hubiera tanta contaminación), y hacer que las cosas fueran de tal manera que sólo tuviéramos que trabajar las horas estrictamente indispensables (para tener todo lo necesario para una vida más o menos plena), y que no hubiera criados (y qué decepción me llevé cuando me enteré que aun en los países socialistas había criados, y prostitutas, y sádicos, y masoquistas), ni barrenderos, sino limpiar todos, y no ensuciar tanto, para no tener que andar limpiando tanto. Y eso fue hace más de 25 años, y sin embargo, hoy estamos como estamos, y yo he tenido aguantar que se me fuera la vida (porque me tardé mucho en poder con todo esto que estoy explicándoles, me tardé mucho en poder entender qué era todo eso que yo veía, intuía, vislumbraba, todo eso que no me permitió tener una vida normal, porque no podía tener una vida normal cuando veía que todo estaba tan mal, cuando veía demasiada estupidez en ustedes, en todos ustedes, cuando veía que el universo tenía mucho de terrible, y batallando con todo eso se me han ido los años, y ahora que ya puedo con todo esto, con todo, con las cosas, ahora ya sólo me falta lograr que ustedes entiendan, qué es este todo que vivimos, qué es todo esto en donde vivimos, qué es todo, qué somos nosotros), y he tenido que aguantar que me gobernaran incapaces, incapaces que han torcido cada vez más a mi país y que lo han dejado seguir en el vicio y en la pobreza y en la corrupción y en la ignorancia, y ahora mi país ya tiene más problemas, y la perspectiva es que llegue un tal Peña, y que siga mi pobre país de segunda. Y el problema es que yo estoy llevándolos hasta el final de las cosas, el problema es que ya no puedo soñar en gobernarlos, en hacerlos mejores, en hacer un país en que me hubiera gustado vivir, en el que me hubiera gustado nacer, crecer, ser médico, y dedicarme a leer, prepararme, pero para qué, si la preparación que he tenido me sirvió sólo para llegar a las cosas, si el mundo loco de ustedes sólo podía llevar a alguien como yo hasta el final de las cosas. A los 17 años de edad me desfasé de ustedes, y de ahí en adelante lo único que podía hacer era, prepararme, para gobernarlos, para poder saber cómo hacerlos mejores, pero me fui hasta el final de las cosas (pero es que las cosas son tan tajantes que, o no se pasa de ciertos límites, o sin darse cuenta se cruzan todos los límites, se hace todo el recorrido), y ahora ya sé por qué me gustaba prepararme, porque la preparación me serviría para corregirlos (para gobernarlos, para saber cómo gobernarlos, para no cometer tonterías), pero ahora que la corrección nuestra llega hasta la muerte, ahora que nuestro remedio llega hasta la muerte, nos lleva hasta la muerte, ahora que lo que nosotros somos termina hasta la muerte, y no en la muerte individual que a todos nos llegaría algún día, sino en una muerte para todos, antes de que la vida nos acabara, no nos termina la vida, nos terminan las cosas, las cosas son las que nos condenan, no nos condena la vida que termina en muerte, sino que nos condenan las cosas, las cosas terminan en muerte.
      Pero cómo me hubiera gustado gobernar, probar que sí se podía hacer algo mejor de ustedes, enseñarles a ser mejores mexicanos (y mejores humanos), para con el prójimo, para con su prójimo, que no fuéramos la porquería de país que hoy somos, un país que con sus recursos hubiera podido ser bonito, y hubiera podido ayudar a otros países menos favorecidos. Si las cosas no tienen secretos, por qué creen que los alemanes o los japoneses han podido lo que han podido, de los gringos no hablo, porque ellos tienen un país con muchos recursos, pero los alemanes o los japoneses tienen su ingenio, su ser nacional, y a mis mexicanos los hubiera hecho mejores, en todos los aspectos, y hubiera tratado de quitarles todas las piedras de tropiezo, todas las causas de problema, y ocuparme de todos los mexicanos, principalmente de los más pequeños, de ésos que la vida (la naturaleza, las cosas) no dotó bien, darles no sólo alimento, sino cordura, y felicidad, yo sé que pude haber hecho un país mejor, hasta nuestros futbolistas hubieran sido mejores, porque todos hubiéramos sido atletas, sabios y atletas, saciados y sabios y atletas, y no tan enfermos, y mejores en todos nuestros hábitos, y sin vicios, haber erradicado el vicio, y el mal, todo lo malo. Cómo quisiera que se pudiera jugar a la vida, a la vida feliz (pero para todos), pero mi problema es que alguien como yo no podía sino llegar hasta el final de todo, alguien como yo, alguien que podría haberlos hecho mejores, desde hace más de 20 años, y sin embargo, he tenido que soportarlos a ustedes, a lo que la sociedad hace de ustedes, con sus mezclas de bien y mal, y de terror, porque lo que más temo de ustedes es su peor terror (y terror no es andar aventando bombas, terror es andar dañándose unos a otros), su peor locura, su peor maldad, sus extremos de hiena, que todos llevamos a cuestas, el ángel casi no puede ser, y el demonio es lo peor, y es tan fácil de ser, y sus demonios son como bestias, primarios, irrazonables, y sus ángeles son ingenuos, bobalicones, y entre esos extremos de ustedes tengo que ser, pero esos extremos se cargan más hacia el demonio que hacia el ángel, más hacia el perro que nos puede morder que hacia el perro que nos mueve la cola.
      Cómo quisiera que nos pudiéramos quedar sólo en una mejor humanidad, en la mejor humanidad posible, en una humanidad sin fronteras y con un solo idioma, y sin vicios, y sin dinero, y con libros y libros, y con música bonita, que en todos los parques hubiera agua para beber, y baños, que las bibliotecas estuvieran abiertas siempre, y que tuvieran un lugar donde pasar la noche, y que las casas no tuvieran chapas ni rejas, que nadie tuviera que andar temiendo a casi todos los demás, y que los caminos estuvieran sembrados de árboles frutales, y que hubiera almacenes públicos donde cada uno pudiera tomar lo que necesitara, que por lo menos hubiera paz y no necesidad, si es que no pudiéramos aspirar a la felicidad total, que al menos todos tuvieran felicidad, no total, pero casi total, porque los humanos tenemos diferencias, y si quisiéramos tener un mundo totalmente feliz, tendríamos que ir más lejos, llevar al ser humano aún más lejos, hasta la reforma del propio cuerpo humano (para que todos tuviéramos las mismas condiciones: en inteligencia, en belleza, en fuerza, en salud), o sea que, en qué punto nos paramos, porque la cordura llega hasta la cordura total, y ahí nos espera la muerte colectiva de la humanidad, porque si empezamos a mejorar tendremos que mejorar todo lo mejorable, pero entonces llegaremos hasta ver cara a cara a las cosas, llegaremos hasta un punto en que veríamos la realidad de los humanos, veríamos la realidad de las cosas de figura y capacidad humanas, y entonces, dónde nos detendríamos, en la felicidad para todos, o en la felicidad total para todos, hasta dónde llega la cordura, la justicia, la igualdad, la felicidad, el conocimiento, el entendimiento, y la respuesta es que lo humano llega hasta la muerte, lo que nos hace ser humanos llega hasta la muerte, las cosas con capacidades humanas llegan hasta la muerte, el bien que estamos obligados a empezar a hacer llega hasta la muerte, este empezar a arreglar al humano nos llevará hasta la muerte, a ver la necesidad de la muerte, a saber que aquí, en las cosas, en lo único, no se puede ser si eres en entendimiento, que aquí el entendimiento no puede ser, que aquí puede ser sólo el no entendimiento, o el medio entendimiento, pero que en el no entendimiento están las piedras, y en el medio entendimiento están ustedes (ustedes hoy, la humanidad hasta hoy, nosotros hasta hoy, el nosotros hasta hoy), y los perros, y las gallinas. Pero por lo pronto tenemos que empezar a hacer mejor la vida, para todos, pero vuelvo a caer en lo mismo, en dónde me detengo, pero por lo pronto empezar, meternos en un camino que nos llevará hasta la muerte, pero por lo pronto empezar, a hacer una mejor humanidad, e ir enseñando lo que desafortunadamente seguirá después. Pero a veces la felicidad es tan primaria que nos conformaríamos sólo, con no tener hambre, ni frío, ni calor excesivo, ni sed, ni ganas de ir al baño, ni ganas de dormir, y nos contentaríamos con leer, o entretenernos (que la vida fuera entretenida, para los que crean que así la vida, pero tampoco podemos permitir que el entretenimiento sea tan estúpido como ése de ésos que andan como locos, por diversión, en sus motocicletas, o en sus carros, quemando combustible, contaminando más al planeta, atropellando gente, polveando gente, alardeando su estupidez a los 4 vientos, tampoco podemos dejar que los humanos sean todo lo que deseen ser, todo lo que la estupidez humana cree, y es tan difícil ser en cordura, aplicar cordura, querer meter en cordura a seres casi inconscientes, a seres que son casi como perros. Y acaso creen que las "sex shops", o los "tables dance", o la pornografía, infantil o no, están bien, y no es que no estén bien por mojigatería, sino porque no se puede permitir que el ser humano haga todo lo que quiera hacer, es por eso que qué bueno que ya puedo con todo lo de ustedes, porque si no, tendría que estar sujeto a ustedes, a toda la estupidez de ustedes, a toda la estupidez de la que ustedes son capaces, qué bueno que, al no haber Dios, al menos sí tenemos rienda, y esa rienda son las cosas, las cosas que nos niegan, aun en nuestro mejor sueño humano: sin drogas, aun  el alcohol, aun el cigarro, sin negocios, sin diferencias, sin armas, sin enfermos mentales, sin depravados, porque si las cosas no nos pusieran en nuestro lugar, qué difícil sería tratar de contener al humano, ponerle límites a su "libertad", a lo que él cree que es la libertad, qué difícil sería poder contener todo lo que el humano puede ser, quiere ser, cree que puede ser, y si tenemos tanta tendencia a la depravación es porque somos sólo unos animales más, y peor aun, porque tenemos un pensamiento que hace que podamos ser peores que el peor animal), o por lo menos, no sufrir tanto, sufrir lo menos posible. Pero el bien llevado hasta el máximo termina en nuestra muerte, en nuestro final.
     Pero sacarlos de la locura de hoy, moverlos de ese camino abismal que llevan, y empezar por mi país, pero una vez que empieza la cordura hay que llevarla hasta su final, la cordura ya no puede sino hacerse sólo más cordura, empezar la cordura y ya no dejarla, ya ni un paso atrás, sino sólo hacia adelante, que ya no parara la única esperanza que tenemos, y una vez que la humanidad ya fuera cuerda, que la humanidad decidiera, pero ya decidiría en cordura, en hastío de felicidad, y no como hoy, que del infierno ya sólo queda la muerte, hoy que, o es el infierno en que hasta hoy ha vivido la humanidad, o es la cordura que terminará con la humanidad, y una vez que decidamos salir del infierno, vamos a empezar a caminar hacia la muerte, pero que no sea tan abrupto, y ahora por lo menos empezar a parar la locura, e ir viendo, pero ya en el camino de cordura, que no sea tan abrupto, tan de espanto, pero salir ya de la locura, ya virar el rumbo, y de ahí, ya con calma, empezar a aceptar hacia dónde nos va a llevar la lucha contra el mal, hasta dónde llega la lucha contra el mal, contra lo malo, pero por el momento empezar el (mortal) rescate de la humanidad, de sí misma, de su estupidez, de su ser, empezar a construir una mejor humanidad, e ir viendo por el camino, con calma, pero ya haber detenido al mal, a lo malo, a la estupidez, que al menos la estupidez ya no siga mandando, moldeando, dañándonos a todos, que la humanidad ya no sea tan juguete de las cosas, somos como un juguete, pero empezar ya a ser conscientes de ello.
      Y si empezamos el bien ya no detenernos, denunciar al mal, luchar contra el mal, empezar a abrir bibliotecas y empezar a cerrar bares, y empezar a desaparecer el dinero,  y el egoísmo, y el trabajo inútil, acabar con los negocios, y empezar a rehabilitar al enviciado, y al maleado, empezar a educar, y ser firmes contra la tontería, parar por completo la tontería, saber los caminos que son tontería, no ser ingenuos, sino saber, y empezar a hacer menos miserable la vida, y empezar a producir alimento, eso sería lo primero que tendríamos que hacer: producir comida (pero qué, seguimos matando a otros animales para comérnoslos, seguir produciendo daño por ese lado, tal vez no dolor, porque podríamos matarlos de manera fulminante, pero por qué tener que matar, pero también matamos al trigo cuando lo arrancamos, y a los tomates, y a las manzanas, hasta dónde llega la conciencia de tener que ser en conciencia, pero a las moscas sí tenemos que matarlas, o evitarlas, hacer bombas bacteriológicas contra las moscas, y contra los mosquitos, y contra las cucarachas, y contra las ratas y ratones, y contra todo eso que no está bien, en este no paraíso, en este ser de cosas que son sólo cosas, como nosotros, aquí no hay santidad, aquí hay necesidades, como las del león, que para comer tiene que matar gacelas, pero el león es sólo una bestia que casi ni piensa, él sólo tiene hambre, él es sólo como una piedra con hambre, pero casi así somos nosotros, sólo un poquito superiores a las piedras y a los leones, pero eso nos mete en más conflictos que los que tienen las piedras y los leones), y producir todo lo demás que necesitamos, para que no haya necesidad, y quitar el alcohol, el cigarro, las drogas, todo lo que no debe ser, y mandar, y hasta ser totalitario, un totalitario del bien, y tal vez dejar que Dios siga siendo adorado, pero no el vicio, no lo tonto, no lo malo, y para poder mandar tengo que mostrarles todo hasta el final, para que no anden con peros, con estorbos, hacerles ver que tenemos como opción ya sólo el bien, hacia el bien, que tenemos ya sólo proa hacia la felicidad, pero para todos, porque ya sólo estamos entre la felicidad y la muerte, y no dejarlos opinar, no dejarlos que adulteren lo que estoy mostrando, lo único que podemos hacer, ser, por eso tenía que terminar las cosas, para callarlos, para callarles todo, para decirles que su voz no cuenta, porque sus voces son de la ignorancia, o cuando mucho, del conocimiento a medias.
      Y para eso tenía que terminar (de fijar las cosas, cada vez más), para poder con todos ustedes, aun con sus mejores intenciones (aun con su mejor intención de Dios, aun con su mejor intención de justicia), tenía que poder decirles exactamente cómo era todo, para que se callaran, y vieran, que vieran ya lo único que nos queda, tenía que sacarlos de su tontería o de su media sabiduría, y no dejarlos hablar, sino que vieran, que aquí, en la realidad de las cosas, los humanos no tenemos mucho voto, sino sólo lo que las cosas nos permiten, nos dejan, así que tendrán que callarse y hacer sólo lo que podemos hacer: el bien, porque aparte del bien ya sólo nos queda la muerte. Y entonces siempre sí tendré que meterme con todo lo de ustedes, hasta con sus dioses, no sólo con todas sus diferencias, no sólo con sus vicios, no sólo con sus egoísmos, no sólo con su "democracia", con eso que llaman democracia y que sólo contribuye a clavar más el ataúd en que ustedes se encuentran. Por lo menos para algo me ha servido tener que terminar todo, para poder con todos ustedes, para poder callarlos, para poder con todo lo malo de ustedes, tenía que callarlos, mostrarles que aparte del infierno actual sólo tenemos el bien o la muerte. Y entonces ahora sí ponerlos a moverse por lo único que nos queda además de la muerte: el bien, el bien hasta la felicidad máxima que se pueda conseguir, y para todos, y ya después decidir lo de la muerte, cuando ya no estemos en este infierno que no les permite ver más allá de sus narices.
      Y tenía que callarlos primero, para poder con ustedes, para poder con la estupidez (mayor o menor) de cada uno de ustedes, sólo así podía empezar a corregir tanto que necesita corrección, y la meta es la felicidad máxima que se pueda conseguir, y para todos (y tengo que repetirlo una y otra vez: las cosas debieron ser siempre para todos, no para unos cuantos gandallas o suertudos). Y entonces ya tener carta libre para poder meterme con todo lo de ustedes, empezando con sus vicios, y siguiendo con sus dioses, y con su "democracia", y con su libertad (con eso que ustedes llaman libertad, pero que está como todo lo demás de ustedes: como de locos, la libertad del infierno, la libertad de la estupidez). Y si hay que ser un dictador, se será un dictador, pero ya con las cosas claras, para que ustedes no hablen a lo descuidado, para que ustedes no hablen desde ignorancia, para que ustedes sepan por qué se tienen que hacer las cosas, qué es lo que se pretende, hacia dónde se va. Y tal vez no se pueda empezar abruptamente, o quién sabe, depende de lo rápido que ustedes entiendan, y de cuántos sean los que rápido entiendan. Y qué bueno que ya todo está claro, señalado, marcado, porque lo que nos espera es muchísimo, por hacer, por corregir, por educar, por enseñar, que sean buenos, que sean limpios, que se laven el ano cada vez que vayan al baño, poner no sólo baños en los parques, sino también bidés (y también en las casas), y si supieran la miseria de mi país sin baños, que uno tiene que andar aguantándose, o tener que pagar por ir al baño, aquí en mi México tan miserable, de miseria de todo tipo, principalmente de miseria moral, imagínense que se haga un negocio de nuestras pobres necesidades humanas, y luego, que en los parques (en la casi totalidad de los parques mexicanos) no hay agua gratis, de cosas tan básicas estamos necesitados los mexicanos, porque en otros países no son tan miserables, al menos hay agua gratis, y baños gratis, para que la vida humana no sea más miserable de lo que ya de por sí es, principalmente cuando esa vida se es en pobreza, como lo está la mayoría de los mexicanos. Y si señalo estas pequeñas (o no tan pequeñas) nimiedades es para que vean, para que despierten, para que no sigan como sonámbulos, metidos cada uno en la vida de miseria que vivimos los humanos, o como viven los humanos del promedio, como aquí en México, porque hay países peores que el mío, pero yo con mi país tuve para sublevarme y tratara de arreglarlo, y eso que en 1984 (cuando ya no pude aguantar la situación de mi país) mi país no estaba tan mal, o estaba menos mal que actualmente, y no estaba tan mal en el sentido de que no había tanta maldad desbocada, había un poco más de bondad, de confianza, yo crecí en un México un poquito más bueno y más sano que el actual (y los testigos de Jehová al ver cómo está el mundo dicen que son señales de que se acerca el final, porque dicen que antes las cosas no estaban tan mal, y tal vez tengan un poco de razón, porque actualmente parece que hemos enloquecido, aún más de lo que siempre hemos estado. Pero el mundo siempre ha sido más o menos malo, si hasta la biblia dice que Dios vio que la maldad humana se había hecho mucha y que por eso mandó el Diluvio. Pero el mal de los humanos es muchísimo más viejo, el mal viene desde la naturaleza, la naturaleza tiene acciones que causan daño, y los animales las heredan, los animales se rigen por la fuerza, y de ahí salimos, y nosotros, los animales humanos, sólo llevamos actitudes animales hasta actitudes "humanas". Y siempre hemos sido más o menos buenos y malos, somos dentro de marcos de eso, y algunas veces los humanos se hacen peores, y en otras mejoran, ha habido épocas malas, pero tal vez no tanto como hoy, al menos las tendencias no eran tan grises como las de hoy), y ha habido épocas buenas, y no en todos los lugares el humano es exactamente igual, algunos países son más calmados, sus creencias los hacen menos violentos, o su educación los mejora, pero el México actual sí que está de miedo, y ese México de miedo hay que empezar a detener, enderezar, pero de ahí seguirse a toda la humanidad.
       Y yo estoy mostrándoles todo, marcándoles todo, estoy tratando de que casi no queden huecos en esta exposición de las cosas. Estoy explicándoles en qué terminaremos nosotros, pero también estoy dando márgenes de hacer las cosas, para por lo menos detener tanta tontería humana, poder con la tontería humana, no permitir que la tontería humana siga siendo lo normal en esa normalidad de ignorancia en que viven ustedes todos, y no todos ustedes están igual de ignorantes, pero ustedes todos están teniendo que soportar la tontería humana, ustedes todos están teniendo que vivir bajo la tontería humana, y son afectados por esa tontería humana, directamente, con la vida (cuando los asesinan), o con el corazón estrujado de querer hacer algo y no saber por dónde se empieza a arreglar el mundo.
      Y no todo lo de la humanidad está mal, negro, pero quiero que entiendan que aun lo bueno que tenemos los humanos es parte de unas cosas, que nosotros los humanos somos sólo lo que somos, y que somos lo que hoy ustedes son mientras ustedes no saben lo que son, y mientras ustedes no saben lo que son tenemos que vivir en las mezcolanzas de lo humano en ignorancia, y ser afectados y moldeados por eso. Y tengo que denunciar a los dioses, y a la injusticia, y a la desigualdad, y a la democracia, y a los vicios, y a la pobreza, y a las violaciones, y a la violencia, y a las perversiones, y a toda la demás sinrazón. Y tenemos optar sólo por lo bueno, lo bueno no tiene por qué ser modificado, simplemente hay que llevar el bien a plenitud, pero estoy señalándoles hasta dónde llega el bien, dentro de las cosas, no ya dentro de nuestras particulares ideas de bien y mal, no ya dentro de nuestras particulares ideas de correcto e incorrecto, no ya dentro de estupidez humana, no ya dentro de entendimiento humano a medias, sino dentro de qué es lo que somos, dentro de qué es lo que tenemos que ser.
      Y no todo está negro, pero hoy ustedes no saben lo que somos (y lo que tendremos que ser), hoy ustedes son lo que se es en el no saber, eso quiero que entiendan, no es sólo un condenar por condenar, sino señalar todo, pero, cómo no meterse con la porquería de mundo que hoy vivimos, si precisamente fue la porquería de mundo en que nací lo que me llevó a entender las cosas, y si me tardé tanto fue porque las cosas estaban muy revueltas, muy oscuras, muy llenas de bien y mal, muy llenas de conocimiento a medias y de estupidez, y si ahora ya puedo decir las cosas es porque ya sé cómo son, y ya sé este momento en que hoy estamos, y ya sé lo que son ustedes, y ya sé hacia dónde tenemos que ir: hacia la muerte, pero antes: parar el mal, antes de llegar al final de nuestro ser ocuparnos del mal, de la ignorancia, de todo lo dañino.
      Y tengo que dejar bien claras las cosas, sin confusiones, sin medias tintas, sin ningún lugar para sus peros, para que todos sepan qué es lo que se tiene que hacer, y se pongan a hacerlo, para que ya nadie siga engañando, defraudando, corrompiendo, y hablando lo que no sabe, hablando sólo porque se tiene boca, por eso tengo que establecer bien todo, tratar de que todo quede aquí, escrito, fijo, sin discusión, sin yo opino, sin eso es lo que tú dices, lo que tú piensas, lo que tú propones, pero afortunadamente ya puedo contra ustedes, contra su mal, el único pequeño problema es que las cosas son tajantes: o se desconocen o se conocen, o se viven con estupidez o se llega hasta el fondo de ellas. Y hasta el fondo tuve que ir para poder con ustedes (con todo lo de ustedes), el problema es que vamos a curar al enfermo matándolo, se curará, pero ya no vivirá, y no me gusta cómo se resuelven las cosas, no me gusta, pero no podemos escondernos tampoco, qué quieren que les diga, estoy mostrando qué es lo que pasa con seres como nosotros, pero también sé cómo estamos actualmente, sé de la estupidez en que estamos actualmente, y tengo que entender qué es lo que se hace, cómo se va del infierno hacia la muerte, cómo decirles que hay infierno y hay muerte, pero que no hay cielo, que del infierno se va a la muerte, que después del infierno sólo nos está esperando la muerte, pero que así son las cosas.
      Y cómo poder con una humanidad tan estúpida, y espero que a estas alturas esa palabra ya no los ofenda, espero que a estas alturas de esta explicación ya se hayan dado cuenta de la estupidez, espero que a esta altura de la explicación ya estén viendo lo que estoy mostrando, por qué uso la palabra estupidez, por qué los humanos son como son, por qué estoy diciendo todo lo que estoy diciendo. Y espero que algunos de ustedes ya empiecen a entender, espero que algunos de ustedes ya empiecen a salirse de la estupidez, de la ignorancia, de ser conciencia y no tener conciencia, de ser lo que son a la mitad, espero que con esta explicación (así, a la carrera, como he tenido que hacerla) pueda ya empezar a abrir a la humanidad, despertar a la humanidad, espero ya poder con la humanidad, con la estupidez de la humanidad.
      Espero que a estas alturas ya entiendan, o estén en proceso de entender. Espero ya empezar a poder con la humanidad en estupidez, en locura, en infierno, en a medias, en este nicho tan difícil, tan desesperante, en este nicho en que se atasca lo humano, en este nicho contra el que no se podía mientras no manejara bien las cosas, lo suficiente, para empezar a mover, a algunos, empezar a romper a una humanidad tan difícil, tan estúpida, pero tan ciega, tan necia, tan cerrada por las cosas, tan encadenada por las cosas. Espero ya no tener que seguir solo, en mis luchas por la humanidad, luchas que sólo podía empezar a hacer entender cuando supiera completamente las cosas, cuando manejara completamente las cosas, cuando ya fuera capaz de poder mostrar algo tan encerrado en sí mismo: lo que somos, y lo que somos en estupidez (lo que son ustedes en estupidez).
      Porque de eso se trata lo que estoy haciendo: hacer que entiendan, empezar a destrabar un conocimiento que está a medias, hacer entender al entendimiento, hacer que lo que nos hace ser lo que somos pueda entenderse a sí mismo, y sacarlo, no sólo de su mal, sino de su falta de entendimiento, de su entendimiento a medias, de su ser a medias, de su ser a medio camino. Pero qué difícil va a ser hacer lo que tengo que hacer: meterme con lo que somos (conocimiento/entendimiento de tipo humano), pero meterme con eso que somos que está a medias, meterme con algo de los procesos de las cosas, meterme con un nicho de las cosas: con el mundo de ustedes, con el mundo ustedes, con lo que creen o piensan o consideran ustedes, todos ustedes, meterme con ustedes todos, contra ustedes todos. Ése es mi principal problema: meterme con lo que somos, con lo que nos hace ser lo que somos, con eso que nos diferencia de los perros o de los tomates o de las piedras, con eso que somos a medias, y eso que somos a medias (a la mitad) se convierte en otro estado de las cosas, en otro nivel de las cosas, ya no es la inconsciencia total de las piedras o las conciencias parciales de los perros, son las conciencias parciales de ustedes, de ustedes todos, conciencias parciales, pero bien establecidos en las cosas, bien metidos en sus mundos, como los perros, como las piedras, bien establecidos en mundos, aunque sean mundos absurdos, como los de los perros, esos perros que ladrarán y morderán mientras puedan hacerlo, pero que morirán, y se les acabará su ladrar, su morder, su ser de ladrar y morder, y comer, y oler, y proteger sus territorios.
      Poder hacer que los mejores de ustedes empiecen a corregir el rumbo, pero bien marcado todo, saber ya qué es lo que se tiene que hacer, y así no habrá necesidad de un dictador, porque se entenderá el por qué se tiene que hacer lo que se tiene que hacer, y cómo es que tiene que hacerse, para que no sea tan difícil, o para que sea menos difícil, si con muchos de los humanos va a ser casi como si tuviéramos que educar perros, porque así (como perros) de sumidos en las cosas están, así, sin idea de ser, de bien, de justicia, de razón. Cómo hacerle entender a alguien que cree en Dios que eso en lo que cree es pura ilusión, mentira, engaño, autoengaño, ignorancia (un Dios que es fácil que se caiga, sólo es necesario que se tenga conocimiento, pero conocimiento que no tiene la mayoría de ustedes todos, aquí en México, o en cualquier otro país, como tú, Nathalie, y nunca te pregunté si eras episcopal, o luterana, o presbiteriana, o bautista, o metodista, o adventista, o pentecostal, o neopentecostal, o pentecostal no trinitaria, pero si fueras pentecostal no trinitaria ya ni siquiera serías protestante, sino que serías paraprotestante, no sé de cuál de las principales iglesias del protestantismo eres, porque hay cientos, o miles, de "iglesias" protestantes, pero es casi seguro que eres de alguna de las formas del pentecostalismo. Pero tu Dios cojea de lo mismo que el Dios de los católicos, o que el Dios de los testigos de Jehová, o que el Dios de los mormones, o que el Dios de los musulmanes, o que las creencias de los budistas, o que cualquier Dios o cualquier creencia, cojea de ignorancia, sólo quítale la otra pata, y se cae, y qué te va a quedar, no mucho, sólo tu prójimo, un prójimo por el que tienes que ver, un prójimo que hoy no ves mucho, un prójimo que hoy está oscurecido por tu Dios, y por eso no eres mejor de lo que eres, porque por estar pensando, viviendo, soñando, en tu Dios, no ves mucho a tu prójimo, o lo ves con bobería, no ves su pobreza, su ignorancia, su maldad, su necesidad, su dolor, su tristeza, su bobería, pero casi todo eso no ves ni siquiera en ti misma, y cuando por fin veas a tu prójimo, entonces ya sólo te faltará ver completamente la realidad en la que viven tú y tu prójimo, y si tú te ves aquí, es porque ya te quedaste en mí), buenas intenciones, pero vanas intenciones, inútiles intenciones, porque así no es el mundo, porque degraciadamente no hay tal cosa como Dios, y Dios podría ser, en este todo (el mundo, la realidad, las cosas, el ser) tan extraño casi cualquier cosa hubiera podido ser, y de cualquier cosa podría ser este todo tan extraño (porque aunque hoy yo ya tenga atrapada a la realidad: una realidad que no es de algo como Dios, una realidad "material" bien muerta, una realidad que seres que son como nosotros la viven desde pensamiento, y que ustedes todos la viven desde estupidez, desde estupidez de pensamiento. Y aunque yo tenga ya atrapado lo principal que se puede decir de la realidad, aun así la realidad sigue siendo extraña, extraña por lo poco que es, extraña por lo increíble que es, extraña por lo muerta que es, sólo casi como una bola de nieve, que empieza, que termina, y que se vuelve a formar, eternamente), pero que los datos (todos los datos. Y es que ahí radica esta explicación: en tomar en cuenta todos los datos, por eso sé que a pesar de que hay cosas no tan precisadas en esta explicación, los datos totales de las cosas llevan hasta lo que estoy diciéndoles) no muestran a Dios, no dejan ningún lugar para Dios. Cómo hacerle entender a un científico que la ciencia está bien, pero que el mundo (la realidad, las cosas, la naturaleza, el Ser) es muchísimo más grande que lo que él considera, cómo hacerle entender que la ciencia es un conocimiento muy miope, muy alejado de la realidad. Cómo hacerle entender a un "filósofo" que en lo que se refiere a la realidad está tan perdido como cualquiera que cree en Dios, cómo hacerle entender que muchas cosas de las que él habla son sólo como de perico. Cómo hacerle entender a un "político" que el mundo es diferente de lo que él cree, que el mundo es más que ser un aprovechado (si es que está en la "política" sólo para buscar su beneficio personal), en el peor de los casos, o que el mundo es muchísimo más que tener buenas intenciones (si es que está en la política para hacer algún bien), en el mejor de los casos. Cómo hacerle entender a un marxista que ha vivido en el error, cómo hacerle entender que sus creencias son casi como las de cualquiera otra religión. Cómo hacer entender a un niño, pues educándole, enseñándole, cerrándole lo que no tiene que hacer, quitando las piedras, para que no tropiece. Y qué con los enviciados, y qué con los bestializados, si va a ser bien difícil la tarea, por eso se debe ser firme, bien claro, hacer ver la necesidad de todo lo que se tendrá que hacer, porque estamos en cosas superiores a las que hasta aquí todos ustedes habían creído, el mundo que ustedes veían, aun los más lúcidos de ustedes (los poquísimos más lúcidos de ustedes), no era, no es, lo que ustedes creen, o piensan, no es, así no se debe ser, se debe ser mejor, si es que no estabas tan peor, pero ya ni siquiera en lo mejor vamos a poder quedarnos, pero por lo pronto vamos a dirigirnos hacia allá, por lo pronto vamos a ponerle un alto a la estupidez, y empezar a quitarla, y llevar al humano hasta algo hoy inimaginado, porque lo que se creía que era la vida, no lo era, era sólo estupidez, o sea ignorancia, inconsciencia, tontería, necedad, daño, incluso maldad.

CAPÍTULO 5     LOS MUNDOS QUE HAY EN LAS COSAS
      En las cosas hay mundos. Y si yo he dividido las cosas en 4 tipos de cosas es porque hay esos mundos, mundos que puedo ver en ustedes y en mí y en los perros y en las gallinas y en los caballos y en las hormigas y en las arañas y en algunas plantas, cómo ésas que se contraen si las tocamos. Y a toda cosa viva con excepción de nosotros la he colocado en un solo mundo, aunque entre ellas haya miles de submundos. Y a las cosas como nosotros las he colocado en 2 tipos de mundo: el mundo ustedes (el mundo en que están ustedes todos, pero no todos ustedes viven en los mismos mundos, sino que ustedes viven en 2 principales submundos: sumbmundo diosero y submundo materialista, y cada submundo tiene más divisiones, principalmente el submundo de los dioseros, porque no todos los dioseros creen en las mismas cosas, si ni siquiera los que creen en un solo Dios creen en el mismo Dios. Hay un dicho de ustedes que dice que cada cabeza es un mundo, pues en ese dicho hay algo de razón, porque es precisamente lo que hay en cada uno de nosotros lo que nos hace ser tan diferentes, tan en gradaciones de conocimiento e ignorancia, tan en gradaciones de bondad y maldad, tan en gradaciones de amor y odio) y el mundo yo (el mundo en que viven los que son como yo, aquí en la Tierra y en dondequiera que haya seres que hayan sido, o sean, o serán, como nosotros, y ese mundo yo es un mundo muy desesperado, sin paz, porque los que son como soy yo no pueden nunca adaptarse al mundo de estupidez en que viven ustedes todos, ese mundo de estupidez que aceptan ustedes todos, ese mundo tan normal que es la vida para ustedes todos, porque ésos que son como yo piensan que la estupidez no tiene por qué ser, porque se dan cuenta de en dónde está la estupidez, y eso los lleva a jamás dejar todo lo que vislumbran de las cosas, y todo eso que ven en las cosas llega hasta esta explicación que estoy mostrándoles).
1    Mundo en que están las cosas de tipo piedra
      Las cosas de tipo piedra no tienen vida, y por tanto no viven un mundo, pero el problema es que ese estado en que son las cosas de tipo piedra es el estado más fundamental de las cosas, la vida es (surge, se da) de procesos posteriores de las cosas (y el humano es de procesos aun más posteriores).
      El estado (la situación, el modo de ser) en que están las cosas de tipo piedra es el verdadero estado (o mundo) de las cosas, es el estado fundamental de las cosas, los otros estados (o mundos) son en el fondo sólo desarrollos de ese estado fundamental, pero esos estados son estados efímeros, y el estado fundamental es un estado permanente (aunque en algún momento dado no haya piedras, ni estrellas, ni universo como el actual, ni universo antes del inicio de un big bang, ni universo al final de un big bang).
      La verdadera realidad de las cosas es la realidad en que están las cosas de tipo piedra, de esas cosas de tipo piedra surgen la vida y los humanos, y los problemas de los humanos.
2    Mundo en que viven las cosas de tipo perro
      Éste es un sapo, que vive en algún desierto, y la mayor parte de su existencia la pasa enterrado, como en hibernación, como en vida suspendida, como vegetando, pero un día llega la lluvia a ese desierto (y se hace una charca), y ese sapo despierta, y croa, y come, y tiene sexo, mientras dura la charca, los pocos días que dura la charca, y ya no me acuerdo si ese sapo vuelve a la inactividad una vez que se seca la charca, o si muere (ahora sí totalmente) y deja sapitos (o embriones de sapito), enterrados, que despertarán en la lluvia del siguiente año, pero de alguna manera esos sapos siguen, y croan, cuando pueden, cuando la vida los deja croar, cuando la vida los hace croar. Pero fue la vida tan breve de este sapo (los pequeños momentos de poder feliz de este sapo) lo que me puso a pensar en la vida, tan pequeña, y aun si ese sapo viviera 10 años, viviría realmente sólo las 10 temporadas de charca en que despertara, estaría en la vida 10 años, pero en realidad sólo viviría unos cuantos meses en total, y ese sapo aceptaba la vida así, eso era la vida, eso es vivir, sólo ser, lo que se es, lo que es. Pero no para nosotros, los que pensamos más la vida, los que podemos ser más vida, más conciencia de vida, más conscientes de lo pequeña que es la vida, más conscientes de lo pequeñas que son las cosas, de lo pequeños que somos nosotros, más conscientes de que lo único que es (el ser), es pequeño, apto sólo para sapos, para sapos que cuando los despierta la vida se ponen a croar, o a llorar, como nosotros, cuando somos bebés, cuando llorar es tan natural, cuando nuestro ser es casi sólo llorar.
      Hace como 27 años supe de este sapo, y me hizo pensar, como cuando vi libros de tiempos de Hitler empastados con piel humana, piel humana judía, y cosas así (un montón de cosas así, cosas que uno empieza a ver o a medio ver desde muy pequeño) hicieron eclosión, y una tarde de enero de 1984, algo (no me acuerdo qué) fue la gota que derramó el vaso, y empecé a meterme en qué era todo esto en que somos.
      Y ya después veía y veía, y vi a los perros, sintiendo necesidad de ladrar, a otros perros, a las personas, a los carros, a los gatos. Y veo a los caballos, tan estoicos, tan casi inmóviles, dejando que esa única oportunidad que tienen para ser se les vaya tan monótonamente. Y veo a las lagartijas hacer lagartijas, y veo a las ardillas con los cachetes llenos de bellotas (bellotas que almacenarán), y veo a las gallinas raspar con sus patas el suelo e inclinándose a ver qué es lo que salió que se pueda comer, y veo a las hormigas en su incansable caminar, veo tanto afán, tanta necesidad de afán, y cómo no ver mundos en todo eso que para ellos es la vida, y luego los veo a ustedes (todos) también metidos en sus vidas, en sus creencias, en sus preocupaciones, y en sus despreocupaciones.
      Y los perros son los seres vivos que están más cerca de nosotros, de nuestras vidas, y los veo incluso un poco modificados por nuestro estilo de vivir, son perros ya con un poquito de humanos, ya hasta imitando algo de sus dueños, pero siguen en sus mundos de perro, en tener que comer (como perro), en andar oliendo, al amigo, al extraño, al enemigo, al sexo, en sus mundos de oler, de olor, en sus mundos de territorialidad, y en su hambre, y en su sed, y en su corretear, y en su ser vida mientras se es vida, y un día ya no están, ya de ellos sólo quedan recuerdos, y puede ser que entre ellos ni siquiera se recuerden, cuando ya no están, cuando dejan de verse, de olerse, y cuando nosotros los humanos somos niños tenemos aún menos memoria que el perro, pero nosotros llevamos en nosotros nuestra potencialidad, así como los perritos llevan dentro de sí sus potencialidades, y sus límites, el perro puede ser sólo perro, y el humano puede ser sólo humano. Y el humano no se desarrolla completamente si su cerebro está dañado, y entonces vivirá su ser en mundos casi como de perro, pero los mundos normales de humano son diferentes a los de perro, los mundos de perro sólo pueden ser comparados con los mundos de perro, o con los de perrito, o con los de caballo, o con los de planta, son mundos que no son ni mundos humanos ni mundos en la inconsciencia total de las piedras o las estrellas.
3    Mundo en que viven las cosas de tipo ustedes
      Y ustedes (todos) viven en sus mundos tan incomprensibles, tan casi aceptando la vida como es, como sea, ese casi es lo que los diferencia a ustedes todos del mundo del perro. Y de entre ustedes los que menos aceptan la vida como la aceptan la mayoría de ustedes son los suicidas (pero los suicidas llevan esa no aceptación de la vida hasta el rechazo de la vida), y luego siguen los revolucionarios (y tan no la aceptan que algunos casi hasta parecen suicidas), y luego siguen los científicos, y luego sigue todo aquél que trata de hacer un poquito mejor el mundo, para los demás, para lo demás, hasta para los demás animales (y hay algunos, como los jainistas, que hasta se ponen tapabocas para ni siquiera por error tragarse un bicho, para no dañar ni siquiera de esa forma a un bicho). Porque es la no aceptación de la vida (de la vida como es, lo terrible que es) lo que los diferencia a ustedes, a los submundos de ustedes, y alguien como yo también sale de ahí, de una no aceptación de la vida (como la viven, como la aceptan, ustedes todos, en tanta sinrazón, en tanta ignorancia, en tanta estupidez, en tanto mal, en tanto daño), y la no aceptación de la vida es, está, en relación, de lo mucho o poco que vemos de la vida (y de si la aceptamos así como es, de infeliz, de miserable, de injusta, de dolorosa. Y algunos tratamos de hacer algo, de arreglarla, como yo, como los revolucionarios, como todos los que tratan de hacer algo por su prójimo, pero algo efectivo, algo que pueda en verdad cambiar la difícil situación humana), por eso los que creen en Dios no ven tanto, porque si en verdad vieran la vida, no creerían en lo que creen.
      Pero ustedes todos viven en un solo mundo, a pesar de sus diferencias, ninguno de ustedes alcanza a ver (o a tener vislumbres) todo lo que dicen las cosas.
      Y ninguno de ustedes puede entender por sí solo las cosas, porque si alguno de ustedes pudiera entender las cosas, las entendería solo (porque ése es el motor principal que mueve al que es como yo, porque al que es como yo lo mueven muchísimas cosas, como las que conté de los sapos o de los libros de pasta de piel judía, pero si ése como yo no se supiera único, no seguiría el difícil y oscuro y como de locos camino que es el  tener que entender cómo son las cosas, a contracorriente de todos los demás. Si ése que es como yo no se supiera único no aguantaría tanto, ése que es como yo sabe que, o él termina de entender completamente las cosas, o no las podrá entender nadie más. Ése que es como yo está obligado a seguir porque sabe que el arreglo de la humanidad depende de todo eso que él ve tan confusamente), y entonces se convertiría en alguien como yo, y ese alguien como yo seguiría estableciendo una diferencia entre todos ustedes y él, y a ustedes todos seguiría diciéndoles ustedes.
      Para entender el mundo tienes que entender al ser humano, verle su estupidez, ver que a veces habla como perico lo que otros ya han hablado, ver que sigue pautas ya marcadas, ya establecidas, por eso para empezar a entender las cosas tienes que darte cuenta de la estupidez humana (principalmente de la injusticia humana, y de lo absurdo de la religión, y de las diferencias de opinión, y de los millones de mundos que hay en los humanos, pero ver que todos esos mundos están en relación con conocimiento, con el poco o mucho conocimiento que hay en cada humano), y de la terribilidad de las cosas, y de la unicidad que tú eres (si es que te sabes único, no en la estupidez general, pero esa unicidad conlleva responsabilidad, mucha, demasiada). Pero casi ninguno de ustedes llega a tanto (puede llegar a tanto, las cosas no los dejan llegar a tanto, porque nada es mérito ni culpa nuestros, en este punto del entender las cosas, de entender las cosas dentro de la oscuridad profunda de las cosas), pero las cosas ahí están (aun dentro de uno), pero pueden verse (entenderse) sólo desde conocimiento, o desde justicia, por eso el conocimiento y la justicia están tan relacionados (y justicia es justicia, y hay que darse cuenta de las propias injusticias de uno, para no ser así, para ni siquiera mentir), y el conocimiento no tiene que ser de periquito ni de merolico, tiene que ser un conocimiento auténtico, de ése que no te deja en paz, de ése que lo primero que tiene que ver es que a la humanidad le hace falta justicia, y cordura, es darse cuenta que hay que arreglar a la humanidad, y no quedarse en las torres de marfil del conocimiento, y arreglar a la humanidad significa quitarle las situaciones de problema, por eso a los revolucionarios los he puesto por encima de los científicos en cuanto a entendimiento, entendimiento que es lo que nosotros los humanos somos realmente.
      Y ustedes todos viven en un solo mundo, aunque algunos (muy pocos, siempre fueron muy pocos, por eso siempre fueron abrumados por la mayoría de los creyentes en dioses y demás absurdidades) de ustedes (los científicos, los filósofos materialistas, y los revolucionarios. Y las mezcolanzas no valen, hay muchos que manejan algo de filosofía y/o algo de ciencia y/o algo de política de bien demagógico, pero también creen en dioses o en un mundo semimágico, y a ésos se les considera "intelectuales", sólo porque medio manejan conceptos y conceptos, y esos intelectuales son los líderes de opinión de la sociedad de ignorancia y estupidez que tienen ustedes, todos ustedes, sean creyentes en dioses y demás absurdidades como ésa o científicos o filósofos materialistas o revolucionarios materialistas) sean capaces de ver la absurdidad de las creencias en dioses no alcanzan tampoco a ver mucho, no alcanzan a ver completamente las cosas, lo que dicen las cosas, ustedes viven en mundos aprendidos, en mundos enmarcados, ni aun el mejor revolucionario que ha habido entre ustedes ha podido ver los asuntos de las cosas, ha vivido desesperado, tal vez hasta ha vivido sin vicios, tal vez ha sido muy puro, casi asceta, pero tampoco los ascetas conocen mucho, porque tampoco se conocen mucho, no se dan cuenta de tanta complejidad que hay en las cosas, de lo primarias que son las cosas, de la casi locura de unas cosas naturales.     
      A ustedes el mundo no los apremia, no los urge, no los tiene en guerra constante, ni aun al mejor revolucionario, el revolucionario más apremiado, más urgido, más desesperado. Ustedes pueden aguantar la vida casi como es, y pueden aguantar a la sociedad humana casi como es, no le piden mucho a la vida, no le piden que sea más, mejor, buena, para todos, ustedes no reclaman por qué la vida no es más, por qué Dios (un buen Dios, un Dios racional, un Dios no como en el que creen los que creen en Dios, porque ese Dios hasta parece diablo, porque admite ignorancia, porque admite mal, porque admite daño, porque admite sufrimiento, porque admite pecado) no pudo ser, haber, ustedes no piensan que esto tuvo que haber tenido Dios, ustedes no piensan por qué las cosas son tan absurdas, tan absurdas que ni siquiera en el bien se puede permanecer, pero mucho menos en el mal, el mal es la peor estupidez de la vida, de las cosas, pero las cosas no son ni buenas ni malas, somos nosotros (los seres que son como nosotros, no los perros o las gallinas, no las piedras o las estrellas) los que hablamos de bien y mal, de qué debería ser y de qué no debería ser, somos nosotros, que nos hacemos ilusiones con el ser, pero el ser (lo único que hay) es muy pequeño.
      Ustedes todos viven en el mundo ustedes, y vamos a ver qué dicen ustedes cuando lean lo de en qué terminamos los seres que son como nosotros, vamos a ver si escudándose en la ciencia o en la religión o en el marxismo crean que pueden decir que lo que estoy diciendo está mal, pero lo bueno es que estoy mostrándoles las cosas, lo bueno es que estoy haciendo que vean hacia las cosas. Y yo no estoy condenando sólo al Dios en que creen muchos, la mayoría de ustedes, sino que también estoy condenando a la ciencia (a ese tipo de conocimiento tan especializado, tan desviado, tan incompleto, a ese conocimiento preciso pero muy corto), y también estoy condenando a su mejor sueño de revolución, estoy condenando a todo lo de ustedes, a todo lo que se es en ese nivel de los seres que son como nosotros en que están ustedes (qué acaso no pueden entender que nosotros somos sólo cosas, y que las cosas tienen modos, procesos, nichos, explicaciones, y los que manejan materialidad tienen que entender más que los que manejan espiritualidad, ésos que creen que somos espíritus, y no materia con ojos, cosas con ojos, cosas con pensamiento, cosas con imaginación, cosas con ganas de creer), y todo lo de ustedes estoy condenándolo desde las cosas, estoy mostrando las cosas, estoy mostrando hasta dónde llega esa materialidad que algunos de ustedes sí pueden entender, aceptar, no los de Dios o los de astrología, ésos están más sumidos en las cosas, ésos están más de espaldas a las cosas.
      Ustedes todos están en el mismo mundo, pero ya puedo con ustedes, ya puedo callarles sus dioses, su ciencia, su marxismo, y ya entre ustedes mismos se habían callado sus dioses, pero los que creen en dioses han podido todavía sostenerse, ser, esperar de sus dioses, los que creen en dioses han podido todavía ignorar a esos pocos (poquitos) materialistas que han hablado fuerte contra los dioses, y la ciencia casi no habla, pero algunos científicos sí hablan contra los dioses, algunos científicos que van un poco más allá de la ciencia timorata (una ciencia muy precisa, pero que deja que la ignorancia siga perjudicando la vida de todos nosotros, con la ciencia la ignorancia tiene posibilidad de seguir siendo, pero por eso mismo el conocimiento de ustedes no pudo entender las cosas, porque el conocimiento de ustedes se hace filosofía, y luego se hace ciencia, y la filosofía se pierde, y la ciencia se desvía, y por eso, paradoja de paradojas, el conocimiento no ha podido conocer: conocer la realidad, y ni siquiera puede con una sociedad muy ignorante, y muy estúpida, y la ciencia se ha convertido en una parte más de la estupidez, una estupidez que tiene 2 caras: ignorancia y maldad, la ignorancia es parte de la estupidez, pero la injusticia y la desigualdad y la pobreza y la violencia y los vicios y las perversiones y el daño también son parte de esa estupidez. Pero una vez más: seres que son como nosotros son sólo unas cosas más y están sujetos a los procesos de las cosas, y por eso hay un mundo ustedes, y por eso las cosas se resuelven como estoy diciéndoles, y por eso el conocimiento en ustedes se comporta así, se tuerce así), como la de algunos que se dicen divulgadores de la ciencia, pero que también se dicen agnósticos, y por eso algunos creyentes en Dios dicen que se puede ser científico y también creyente en Dios, tal vez por ahí hay de esa clase de "científicos".
       Y ustedes todos están en un mismo mundo, en una misma inercia de las cosas, ustedes están en la inercia de la vida, así como los perros están en su inercia, pero no los culpo, ustedes son sólo lo que son (y si condeno sus alcances de conocimiento/entendimiento es sólo para que empiecen a ver hacia lo que señalo, yo tengo que hacerles ver las cosas, cómo son las cosas, lo que son las cosas que son como nosotros, y lo que son ustedes, cómo son las cosas en ustedes, en la etapa ustedes, en ese increíble mundo que ustedes todos viven y que parece casi de perro, como el que vive el perro), ustedes son sólo lo que pueden ser, ustedes son sólo juguetes (y también yo, y también los perros. Todas las cosas son juguetes de las cosas, absurdos de las cosas, las cosas son absurdos de ellas mismas) de las cosas, juguetes de los procesos de las cosas, nosotros los humanos somos sólo cosas, jugamos en los juegos absurdos de las cosas, tenemos que jugar los juegos absurdos de las cosas, de las cosas, de lo que es, de lo único que es, y así es el ser, absurdo, pero el pensamiento de nosotros es el que esperaba más, el pensamiento de nosotros es el que ve las cosas desde pensamiento, y las imagina de pensamiento, de sentido, con sentido, cosas como nosotros son las que se hacen ilusiones con el ser, las que piensan que el ser tenía que ser lógico, las que piensan que el ser tenía que ser Ser, y no el absurdo que es, y pensar que lo único es pequeño, casi como nosotros, casi como ustedes, casi como el peor de ustedes, casi como el perro, casi como la piedra, casi como la nada. 
      Ustedes todos viven en el mismo mundo, en un mundo que es terrible, pero eso no les dice nada nuevo a los que de entre ustedes pueden darse cuenta de algo de las cosas, ustedes se enteran que hubo un día en que cayó una piedrota del cielo y que mató a los dinosaurios (a los dinosaurios propiamente dichos, porque las aves son una especie de semidinosaurios, así como nosotros somos semirreptiles, y semipeces, porque nosotros los humanos terrícolas venimos desde más allá de los mamíferos, los mamíferos descienden de los reptiles, y los reptiles descienden de los peces, de alguna clase de peces, pero los dinosaurios también eran reptiles, también venían de esos peces que un día colonizaron la tierra, los dinosaurios también eran hermanos nuestros. Pero Dios es mamífero, porque a nosotros nos hizo a su "imagen y semejanza", y nos hizo con mamas, o sea que Dios no es tan antiguo, porque hubo un tiempo en el que no había mamíferos, Dios fue engendrado por los mamíferos, y las casualidades trajeron a ese Dios mamífero, porque si el meteorito no hubiera acabado con los dinosaurios, Dios hubiera sido más reptil, más a "imagen y semejanza" de los reptiles, y el diablo tomó la forma de una serpiente, o sea que el diablo es anterior a Dios, el diablo es reptil, Dios es mamífero, y de los reptiles salieron los mamíferos) y que así como mató dinosaurios, pudo haber matado humanos (alguna otra piedrota, hasta hace menos de 100 años, piedrota que nos hubiera agarrado totalmente desprevenidos, de sorpresa), y al matar humanos hubiera matado también dioses, y conocimiento científico, y filosofía marxista, pero todo eso no les dice nada nuevo a los que de entre ustedes pueden darse cuenta de algo de las cosas. Pero los creyentes en dioses no aceptan cosas como las anteriores, los creyentes en dioses ni siquiera pueden explicar por qué Noé no salvó también a los dinosaurios. Pero cuando yo tenía 5 años de edad tampoco sabía de los dinosaurios, yo sabía de mi pequeño mundo, sabía de Fernanda la Muerta, leía lo de Fernanda la Muerta, porque eso era algo de lo que leía mi familia, en mi mundo de 5 años de edad existía algo como Fernanda la Muerta, todavía no me llevaban a las casas de Dios, todavía no sabía de Dios (todavía no llegaba a la etapa en que siempre que me iba a sentar me acordaba de mi Ángel de la Guarda, y procuraba no sentarme encima de él, desde esos mundo vengo yo, de esos mundos salí yo, desde ahí se puede ver que siempre tomé las cosas muy a pecho, muy de a de veras, pero por eso fue que me decepcioné tan profundamente de Dios, de un Dios que en su mejor caso es sólo buenas intenciones y que en su peor caso es sólo ignorancia de la peor. Y como a los 14 años de edad yo empecé a liberarme de Dios, pero de los espíritus no, porque todavía a los 16 años de edad me asaltaban las dudas, los miedos), y en caso de que hablara de Dios (o le agradeciera a Dios, o me encomendara a Dios, o le rezara a Dios, al Dios católico de mi familia mexicana, al Dios católico a la mexicana, al Dios católico que impera en la mayoría de los mexicanos, un Dios mezclado con muchísimas otras creencias, un Dios tan fácil de poner en evidencia, un Dios muy de pies de barro, un Dios tan fácil de tirar, por eso ha podido ser tirado por los cientos de iglesias del protestantismo, o por el paraprotestantismo, como los testigos de Jehová o la Luz del Mundo, o por esas creencias más absurdas de Dios, de lo Dios, como eso de la Santa Muerte, pero es que es tan fácil creer, lo único que se requiere es ser ignorante, como la mayoría de los mexicanos, como yo a los 4 ó 6 ó 13 años de edad), era sólo como un periquito que repite lo que le dicen que repita, un periquito que puede hacer eso, repetir, y así repitiendo, Dios va siendo, Dios se va haciendo, Dios se va quedando, Dios sigue sobreviviendo, y en la mayoría de la gente Dios siempre es, mueren con él en la boca, esperan irse a su Cielo, y no a su Infierno, esperan que al final les perdone tantos pecados, tanta maldad, y eso, sólo lo que ellos consideran pecado, maldad, y en esas faltas no incluyen a la indiferencia, a la dureza de corazón, a no amar al prójimo sólo un poquito menos que a Dios, no se preocupan por el prójimo, por eso yo valoro tanto a los revolucionarios, porque trataron de hacerle un mejor mundo al prójimo, trataron de hacer para el prójimo un Cielo aquí en la Tierra, pero ningún Cielo humano es posible, los humanos no tenemos ninguna esperanza, porque las cosas no son de eso, pero los revolucionarios también son piezas dentro de las cosas, son el mejor extremo del humano en ignorancia, son lo mejor del humano en ignorancia, son lo mejor que podían haber sido ustedes, pero ustedes no lo fueron, permitieron que los poquísimos revolucionarios fueran asesinados, por los poderosos, y por la indiferencia embrutecida de las mayorías que ellos pretendían ayudar, redimir, sacar de la estupidez humana más dolorosa: la pobreza, la explotación. Pero cada vez hay menos revolucionarios, porque la pobreza extrema ya no es tanta, porque el progreso humano ha traído más riqueza, y por eso más migajas, pero seguirá habiendo revolucionarios, porque la estupidez humana sigue ahí, sólo que con otros rostros, rostros que harán que algunos de ustedes se vuelvan revolucionarios, y se queden en eso, mueran por eso, rostros que hubieran permitido que otro como yo hubiera llegado hasta el fondo de las cosas.
4    Mundo en que viven las cosas de tipo yo
      Y cuando somos niños vivimos, aunque no sepamos ni para qué, simplemente vivimos, como cualquier perro, porque despiertas, y tienes hambre, o tienes ganas de jugar, o tienes ganas de ir al baño (o ya ni siquiera tienes ganas de ir al baño, porque ya fuiste al baño), y te levantas, y vuelves a ser, lo que tienes que ser, lo que se es, como el sapo, cuando lo levanta la vida, cuando vuelve a los apremios de la vida, a lo que tiene que ser, a lo que se tiene que ser.
      Pero tiene muchos años que la vida se me convirtió sólo en terminar esto que estoy diciéndoles, y antes de eso vivía porque tenía que arreglarlos, arreglarlos, hacer una mejor humanidad, no anunciarles su muerte, como hoy. Y tenía que seguir, y también tenía que ocuparme de mi ser, de lo estrictamente necesario de mi ser, de mi sobrevivencia. Tenía que seguir la aridez en que se me había convertido la vida, cuando me di cuenta que ya no podía intentar jugar los múltiples juegos de ustedes, que ya no podía engañarme con trabajar y comprarme cosas bonitas, cuando ya ni siquiera podía ser médico, porque lo que ustedes necesitaban era más que un médico, más que el arreglo de su salud, o de su pobreza, ustedes necesitaban ser sacados de la estupidez, tenía que poder sacarlos de su estupidez, moverlos de su estupidez, desatascarlos de su estupidez, me di cuenta que no podía complicarme aún más la vida, me di cuenta que no tenía casi libertad, y entones empecé a vivir sólo para poder con ustedes, e hice de mi vida sólo lo estrictamente necesario para sostener ese deber, y a esos extremos de obligación llegan muy pocos, sólo uno que otro revolucionario, a un vivir con deber, no por deber, sino con deber, un tener que vivir para algo, no poder emplear la vida para uno, pero, en qué se emplea la vida para uno, en darse gustos efímeros, gustos en que se consumirá nuestra vida, pero al menos esos cadáveres habrán sido felices, esos sapos habrán tenido buena vida, pero asistir al espectáculo humano de estupidez, de asesinados, de defraudados, de mi país mediocre, creador sólo de mediocres, y de pobreza, y de jerarquías, y de egoísmos, y de suficiencias, de sus locutores de radio o de televisión, oírlos decir cada barbaridad, repetir barbaridades, las barbaridades promedio de ustedes todos, las barbaridades en que están metidos, atrapados, perdidos, ustedes todos, ver como ustedes todos están metidos en vidas de estupidez, y tener que soportar hasta lo peor de esa estupidez. Y por eso hablo duro contra los científicos, porque no alcanzan a ver lo peor de la estupidez en que estamos metidos todos, y tener que aguantar que lo peor de la estupidez humana cause tanto daño, tanta muerte, pero los científicos (si es que son científicos, y no seudocientíficos) no pueden ser más de lo que son, porque si no, serían revolucionarios, y se irían casi a suicidar en una revolución que no puede ser, en una revolución que se queda muy corta ante los verdaderos asuntos humanos. Este ser es de niveles de ser, y así también está la escala humana, lo que nos hace ser humanos es en escalas de ser ese ser, en escalas, en niveles, en tipos, y subtipos, de ser, nuestro ser. Pero si hablo duro contra los científicos, y me pongo a dar vueltas en las cosas (porque inevitablemente caigo en los círculos de las cosas, en cómo son las cosas, en cómo somos los humanos, en cómo se es desde humano, desde ser humano) es sólo para que algún científico empiece a ver más hacia las cosas que hacia el conocimiento científico, para que algún científico pueda empezar a ver hacia las cosas (o hacia el universo), más allá de encararlas científicamente (con método científico). Porque hoy sé dónde está cada uno de ustedes, y sé que esos de ustedes que saben lo que es la ciencia (la verdadera ciencia), son de los que menos difícilmente podrían entender las cosas, son los que podrían llevar ese pensamiento no espiritual (que tienen, que son), hacia las conclusiones de la materialidad de las cosas (hasta dónde llegan las conclusiones de las cosas encaradas materialmente, hasta dónde llegan las cosas no encaradas espiritualmente, no creídas desde espíritu, de que hay espíritus, de que hay dioses y diablos, o un Dios, cómo si pudieran quitarle a Dios su calidad de ser espíritu, de ser sólo espiritualmente, es decir, en la imaginación humana, en las buenas intenciones humanas, en las ignorancias humanas), el otro grupo que podría entender menos difícilmente que el de los científicos, es el de los revolucionarios, los verdaderos revolucionarios, ésos que saben por qué se tendría que desear una revolución para nuestro país y para nuestra humanidad (y otros de ustedes que podrían entender más o menos fácilmente serían ésos que simplemente sean buenos y hayan querido siempre hacer algo por esta terrible humanidad, pero que no miraban claramente los asuntos humanos).
      Estoy mostrando las cosas porque tengo que hacer que ustedes (ustedes todos, porque nosotros los humanos estamos en el mismo barco, somos el mismo barco, un  barco que hasta hoy ha estado a la deriva de las cosas, como los perros, unos humanos que han sido lo que son, sólo lo que son, pero que ser sólo lo que son lo son también los perros, pero los humanos somos más que perros, por eso somos lo que somos, por eso hemos hecho lo que hemos hecho, pero también por eso ustedes están a la mitad de lo que somos, a mitad del entendimiento que somos) entiendan las cosas, y por tanto, que entiendan lo que son ustedes mismos, lo que son ustedes, lo que somos nosotros, por qué somos nosotros, por qué nosotros somos nosotros, y no perros, por qué nosotros no somos unos animales más del montón (por qué nosotros que somos animales nos diferenciamos tanto de esos animales, tanto que hasta llegamos a creer que no éramos animales, sino casi ángeles, seres especiales, creación especial de un Dios, de Dios), por qué los perros son perros, y por qué las piedras son piedras, y por qué las cosas son, por qué hay ser, y por qué cosas que son como nosotros son las únicas que pueden ver hacia ese ser, y sólo haciéndoles ver hacia ese ser, sólo haciéndoles ver el ser (completamente), podrán verse a ustedes mismos, ustedes que son lo que son porque pueden ver hacia el ser, pero ustedes que son lo que son y por eso hoy son lo que son, por eso hoy están en estupidez, o sea, en ignorancia y daño.
      Pero hoy ustedes (todos) no saben lo que son, hoy ustedes (todos, y si recalco la palabra todos es sólo para que ninguno de ustedes crea que por no creer en dioses infantiles o en signos de zodiaco ya es un sabio, ya está en el camino correcto de las cosas, ya no está ignorante, ya crea que puede juzgar, discernir) son su ser sólo a la mitad, hoy ustedes están entre el perro y lo que verdaderamente son, en ese nicho de las cosas en que es el ustedes, y es un nicho de las cosas, por eso ustedes son, pueden ser, así como son, en estupidez, y aun en la peor estupidez de esa estupidez, ustedes pueden ser en ignorancia (ustedes que pueden conocer más que el perro), ustedes pueden ser en absurdidad (ustedes que no andan ladrándole a los carros o a los palos con los que los golpean, o hasta huyendo de esos palos con que una vez fueron golpeados), ustedes que pueden utilizar su razonamiento, ustedes que no son sólo sapos disfrutando una efímera charca, ustedes que pueden ver más allá de una charca, y por eso no son sapos, por eso son lo que son, pero hoy su ser está a la mitad, y por eso hoy viven en el mundo ustedes, compartiendo su charca con el Dios de la charca, y tratando de investigar científicamente  la charca. Y llegarán a saber que la charca se produce porque cae agua de arriba, del espacio (del cielo), llegarán a saber el movimiento de la charca, los ritmos de la charca, y llegarán a saber que no se puede escapar de esa charca, que están atados a esa charca, que la charca es en lo único que pueden ser, que la charca es lo único que tienen para ser, su ser, su pequeño ser. Pero ustedes por sí solos no llegarán a ver lo absurdo de vivir en la charca, y de lo absurdo de la charca, y de lo absurdo de vivir así, de lo absurdo de ser en un ser así, de lo absurdo del ser, de que, lo único que es, es absurdo.
      Y dónde empieza el mundo, cuándo empieza el mundo. Porque nosotros nacimos ya en un mundo, y por eso el mundo se nos hace normal, y por eso el mundo hoy todavía sigue siendo normal para ustedes todos. Pero sólo hay mundo (mundo humano, mundo desde pensamiento humano) cuando hay seres que son como nosotros, cada vez que en las cosas se producen seres que son como nosotros, y ese mundo va produciéndose muy lentamente en las cosas (en el mundo real), y viene desde mundos como el de los perros o como el de los "monos" (como esos australopitecos que hace 4 000 000 de años eran eso que terminó en nosotros), y por eso el mundo humano va habituándose, y por eso hoy ustedes todos están tan atrapados en su mundo humano, y algunos lo creen de Dios (o de algún otro espíritu, o de alguna otra fuerza mágica), y otros (los científicos, los filósofos materialistas y los revolucionarios materialistas) no lo creen de Dios, pero lo creen de progreso, creen que va hacia alguna parte, creen que tiene sentidos, sentido.
      Y ya tiene muchos años (10 000 años, tal vez 50 000 años) que el proceso de mundo humano empieza cada vez que nace un humano, porque la sociedad humana le enseña a ser en el mundo humano, la sociedad humana le enseña que hay un mundo humano, que hay un mundo, que hay mundo, y así se va reproduciendo ese mundo humano que es sólo desde el pensamiento de tipo humano, pero ese mundo humano es sólo en las cosas de tipo ustedes, porque los perros viven otras cosas, porque yo ya vivo otras cosas, yo ya vivo sólo mirándolos a ustedes y a los perros metidos en sus mundos, perdidos en sus mundos, yo ya vivo sólo tratando de hacer que ustedes entiendan a los mundos: al mundo real y al mundo ustedes (al mundo de ustedes, al mundo en que están ustedes todos, al mundo que viven ustedes todos), al mundo real y al mundo de estupidez de ustedes (ahora que ya sé lo que es ese mundo ustedes y que por eso no tiene arreglo), ese mundo de ignorancia y daño en el que viven ustedes y que por eso no se dan cuenta de las cosas reales, en ese punto (de no saber las cosas) ustedes (todos) están igual que los perros (pero a los perros no se les puede acusar de estúpidos, ellos no andan creyendo en dioses o en ciencia o en filosofía o en revolución), pero ustedes se dañan muchísimo más que los perrros (los perros no están enviciados, pervertidos, en países, en democracia, en desigualdades económicas, los perros no se andan matando unos a otros, pero sí, también entre los perros hay asesinatos, pero no son generalizados, como en ustedes. Pero la violencia de ustedes viene desde esos mundos de perro de los que salimos los humanos).

CAPÍTULO 6     VARIOS
       En este capítulo hablaré de algunos temas sueltos, hablaré un poco del mundo físico y del mundo político, y hablaré también de mi país, de mi pobre país, de mi pobre país tan pobre, tan miserable, tan violento, de un país que fue lo que más contribuyó a producirme, a que yo fuera yo, porque a este país vinieron una vez unos (cuyos orígenes estaban más allá de Siberia), hace como 10 000 ó 30 000 años, y luego vinieron otros (de más allá del mar), hace como 500 años, y luego vino otra, hace como 110 años, también de más allá del mar, pero de un poco más lejos que ésos que habían venido a descubrir un territorio ya antes descubierto por los que vinieron desde Siberia, y ella no vino a descubrir nada, pero sí vino a hacer posible que yo fuera yo, único e irrepetible, como lo es cualquiera de ustedes. Y así es mi país: mezclas, y así es la humanidad, y así fueron los primates, y los mamíferos, y los reptiles, y los peces, y los cordados, y aún más allá, hasta las mezclas de la materia que hacen que sea posible la vida, y por consiguiente a nosotros, a estos humanos terrícolas, y a los mexicanos, y a mí. Y hubo un tiempo en que yo creía que todo el mundo hablaba español (yo creía que las ángeles de Charlie hablaban en español), y también yo creía que Cristo había hablado español, y también yo creía que el Dios católico era el único Dios, yo creía que Dios era Dios, yo qué iba a saber que la realidad es más absurda que Dios, yo qué iba a saber que la realidad es más condenante que Dios, porque Dios sólo nos engañaba (con Dios sólo nos engañábamos), pero (el saber) la realidad nos acabará, la realidad acaba con dioses y con humanos, la realidad tira a los dioses, pero también tira a los humanos, al humano, al único ser que puede entender las cosas, a la única cosa que puede entender las cosas.
1    La vida (y la muerte)
      Y la vida surge de la materia, de alguna de las muchísimas combinaciones de la materia. Y además de ser un fenómeno físico (material, natural), o un estado, o una condición, la vida es también un concepto, una idea, y por eso se cree que la vida es algo especial, algo diferente a todo lo demás, a las demás cosas sin vida, a las demás cosas que ni siquiera pueden alcanzar la categoría de muertas, por eso se llega a creer que ser vida es más que ser piedra o que ser estrella, se llega a creer que ser vida es como ser en otro nivel (en un nivel especial, en un nivel en donde las cosas tienen sentido, en un nivel en donde las cosas son más que piedras, más que piedras muertas, más que las pobres piedras muertas), pero no, la vida es sólo una forma de ser de las cosas, la vida es sólo una forma del ser de las cosas (la vida es de unas cosas que no necesitan vida para ser, unas cosas de las que la vida es sólo una partecita, y efímera, como una estrella, como un universo), la vida es sólo algo que sale de las cosas (de unas cosas sin vida, de unas cosas que están más allá de vida y muerte, de unas cosas que no necesitan vida para ser, o sea, que el ser último no es un ser vivo, no es vivo, no es vida. Y el espíritu sale de la vida, lo produce la vida, el espíritu es el pensamiento que se da en la vida, y ese pensamiento dota a las cosas de conceptos de vida, de espíritu, de razones, de necesidad de ser, de que las cosas son para algo, e incluso, de que las cosas son por algo), la vida es sólo algo que se produce en las cosas, pero es tan absurda como las cosas mismas, (si el fondo es absurdo, todo lo demás es absurdo, y ustedes todos son en absurdidad, pero no lo saben, y ustedes son de absurdidad y están en absurdidad, en sus particulares absurdidades, por más que ustedes se crean salvados por su Dios o por su ciencia, por más que crean que se pueden refugiar en Dios o en la ciencia), tan absurda como el demás ser, como cualquier piedra, si quisiéramos tener una idea más cercana del ser, de lo que es el ser, ahí están las piedras, el ser se parece más a las piedras que a cualquier otra cosa. El ejemplo del ser es la piedra, el ser, el ser que es, lo único que es, el ser que nosotros somos, el ser del que somos, el ser en el que somos, el único ser posible.
      La vida está montada sobre un ser como de piedra, la vida transcurre en un ser que es como una piedra, la vida transcurre en una piedra, la vida se da en una piedra, la vida sale de la piedra, y muere en la piedra, y la piedra no muere, porque la piedra no está viva, y aunque la piedra sea destruida, el ser seguirá siendo como una piedra, como la piedra, aquí sólo hay lugar para las piedras, aquí, en el ser, aquí no hay lugar para la vida, o más bien, aquí no hay lugar para las ilusiones que salen de la vida, para las ilusiones hasta las que puede llegar la vida, las ilusiones de seres que son como nosotros, todas las ilusiones, ya sean ilusiones de Dios, de que hay Dios, ya sean ilusiones de ciencia, ya sean las ilusiones del amor, las bonitas ilusiones del amor) se parece a la piedra.
      Y la vida sale de la materia (pero la realidad de la materia es la de la piedra, porque la realidad de las cosas son las de la piedra, porque la realidad del ser es la de la piedra, como la de la piedra, así de muerta, así de insensible), de alguna de las combinaciones de la materia, y de alguna manera surge la vida (si nos vamos a las explicaciones que no están basadas en Dios, es decir, las explicaciones que no están basadas en un ser espiritual creador de todo, en un ser espiritual con voluntad, Dios es sólo la voluntad humana imaginada hasta el infinito, Dios es sólo el pensamiento humano imaginado hasta el infinito. Y si nos vamos a las explicaciones donde interviene Dios, las cosas y la vida y nosotros nos explicamos en Dios, pero Dios es sólo en la ignorancia humana. Y si excluyo a Dios de la explicación de las cosas es porque no hay ninguna prueba de Dios, y no excluyo a Dios porque no lo quiera o porque me caiga mal o porque no quiero creer en él o porque Satanás me esté influenciando, lo excluyo simplemente porque Dios no es, ni tampoco Satanás es, pero lo que sí es es la estupidez del humano, y desgraciadamente sólo ahí vive Dios, sólo ahí está Dios, sólo ahí hay Dios, y también Satanás, Dios y el diablo son parte del mismo cuento. El problema de Dios es que sólo está en la ignorancia. Y entonces, a Dios sólo se le puede derrotar en el conocimiento, con conocimiento, y no es tan fácil adquirir conocimiento, pero sí es posible, Dios no es tan fácil de derrotar, de hacer ver su inexistencia, pero sí es posible. Y digo que no es tan fácil adquirir conocimiento, porque si lo fuera habría más personas que no creyeran en Dios, pero esas personas conscientes de que no hay Dios, se preocuparían más por este mundo, por hacer mejor este mundo, pero entonces llegarían a darse cuenta de las cosas,  pero entonces entro a un círculo virtuoso, de conocimiento, y justicia, y alcance de realidad de las cosas, pero ya les he dicho que este escenario no se da, ya les he dicho que nosotros somos sólo lo que las cosas permiten, ya les he dicho que las cosas están muy intrincadas, pero que pueden ser desintrincadas, y eso es lo que estoy haciendo. Y no es tan fácil adquirir conocimiento, no es tan fácil llegar a darse cuenta de la estupidez de los humanos y de la terribilidad de las cosas. No es tan fácil darse cuenta de que hay que hacer algo por arreglar al humano, sus problemas, sus daños. No es tan fácil adquirir conocimiento, por eso los pocos de ustedes que llegan a algo de conocimiento lo hacen en una forma muy mecánica, muy de remedo, por eso sólo pueden llegar a una ciencia que es conocimiento desviado, o a una filosofía materialista que es conocimiento muy corto, o a una necesidad de revolución que también se queda corta ante la realidad. Y no es tan fácil adquirir conocimiento porque tiene mucho tiempo que a ustedes se les torció el conocimiento, y se les fue torciendo desde casi el inicio de que se puede hablar ya de seres humanos, y por eso sólo pueden llegar a una ciencia deesviada y a una filosofía muy corta. Y si yo pude llegar a darme cuenta de las cosas fue porque la inteligencia con que nací hizo que siempre hubiera mucha diferencia entre ustedes y yo, primero entre los de ustedes que eran más o menos de mi edad, en mis grupos escolares, y después cuando crecí vi que había mucha estupidez humana en la sociedad humana y mucha terribilidad en las cosas, y a ustedes todos los vi muy habituados a todo eso, a ustedes todos los vi estúpidos, y quise arreglar esa sociedad humana de estupidez, pero poco a poco me fui metiendo en todo esto que estoy contándoles, y enredado en todo esto se me fueron yendo los años, hasta que por fin ya puedo con todo, y con ustedes todos, con la estupidez de ustedes todos que es lo peor de este todo), y el conocimiento científico se ocupa de ello, pero encontrar la explicación de la vida (del origen de la vida, de cómo es que se produce la vida) no es importante, porque simplemente se toma (se ve, se encara) a las cosas desde materialidad, y, entonces, de alguna manera es todo lo de las cosas, todo tiene explicación, no hay nada misterioso en las cosas, y entonces, andar buscando las explicaciones precisas de todo (como pretende la ciencia. Pero la ciencia está ciega, porque la ciencia no ve que hay datos más primarios en las cosas. Y en el caso de que la ciencia, con sus métodos, llegara algún día a conocer todo, llegaría a una explicación como ésta. Pero la ciencia no puede hacer eso, porque la ciencia no está bien, porque la ciencia no ve lo obvio de las cosas. La ciencia es otra forma de ceguera, pero no tan ignorante como la ceguera de Dios, no tan ignorante como la ceguera que lleva a creer en un Dios), es ocioso (está de más, es no darse cuenta de los asuntos de las cosas, es no darse cuenta de los asuntos humanos, es no darse cuenta de las respuestas más importantes que necesita el humano, es no darse cuenta de los problemas humanos, es no darse cuenta de lo que necesita el humano), a las cosas (al entendimiento de las cosas, al entendimiento, simple y sencillamente al entendimiento) no se llega así, a las cosas no se llega en conocimiento así (a las cosas se llega en darse cuenta que el conocimiento de ustedes está mal, corto, desviado. Y si se llega así a las cosas, es porque el conocimiento no es lógico, las cosas no son lógicas, si el conocimiento fuera lógico no se perdería en conocimiento científico, el conocimiento se hubiera ido por el lado de la filosofía, el conocimiento se hubiera ido por el lado de tomar las cosas en abstracto, es supuestos, en opciones: de, si ya se acepta la materialidad de las cosas, pues lo que seguiría es ver hasta dónde llega esa materialidad, hasta dónde llegan las respuestas materiales, una vez que las respuestas espirituales se saben sólo estupidez, una vez que se sabe que no hay realidad espiritual, que las cosas no son espirituales.  Y si digo que el conocimiento no es lógico es por ver cómo en ustedes se ha quedado corto o se ha desviado, y por eso digo que de entre ustedes todos los que más alto llegan en conocimiento son los revolucionarios, porque revolucionarios son los que se van más hacia los verdaderos asuntos de las cosas: la verdad, la realidad, o por lo menos el bien: la justicia, la igualdad, la felicidad, pero aun los revolucionarios se quedan cortísimos ante las cosas, y por eso ninguno de ustedes ha podido entender las cosas, pero también ya les he dicho que las cosas son así, ya les he dicho que nosotros somos sólo cosas y que estamos sujetos a las cosas, a los procesos de las cosas, a cómo son las cosas naturales, a cómo pueden ser las cosas naturales, y si digo que así son las cosas es sólo porque veo lo que ha sucedido con ustedes, si digo todo lo que digo es sólo por ver las cosas, es sólo por ver los datos que hay en las cosas, los hechos de las cosas, si condeno a Dios es sólo por ver su sinrazón, pero lo mismo pasa con la ciencia, la ciencia, aunque sea conocimiento también tiene sinrazones, también tiene error, porque está errada, es conocimiento errado, no es que no sea conocimiento, sino que está errado, por eso la ciencia sirve más para hacer tecnología que para cualquier otra cosa, y el conocimiento completo hubiera servido no sólo para hacer tecnología, la ciencia sería sólo una parte del conocimiento, lo que tuviera que saberse por método científico se trataría así, se investigaría así, sólo lo que tuviera que encararse así, y siempre se hizo así, así se inventó la choza, la rueda, una rueda que era buena, útil, porque rodaba, y esa rueda se movía en caminos por los que se puede rodar, no fue creada para andar en el aire o en el mar, pero estoy hablando de un conocimiento que cuando cayó en lo que hoy se conoce como ciencia, ya tenía tiempo de haberse quedado corto, atrofiado, cuando el humano llegó a ciencia fue porque el conocimiento profundo no era para él, no podía agarrarlo, se perdía, por eso se concentró en lo que sí podía probar, fácilmente, por eso las cosas se resuelven en la forma de hoy, y si el humano pudiera irse por un conocimiento más completo que el de la ciencia ya desde hace mucho tiempo que hubiera entendido las cosas, ya desde hace mucho tiempo que hubiera llegado hasta el fondo de las cosas, los problemas ya se hubieran entendido, los problemas humanos, los asuntos humanos, los problemas de las cosas, los asuntos de las cosas, y los humanos hubieran terminado en la mayor parte de lo que dice esta explicación, sólo las partes del ustedes y del yo no se hubieran dado, el nosotros no estaría dividido en 2 partes: en un ustedes y en un yo, en unos como todos ustedes y en uno como yo, en unos como todos ustedes que no saben las cosas y en uno como yo que dice saberlas y que está mostrándolas y que a ustedes los ve perdidos tanto en Dios como en ciencia y en filosofía y en revolución, tanto en ignorancia total como lo es Dios, como en ignorancias parciales como lo son la ciencia y la filosofía materialista y la revolución materialista, a ustedes los ve perdidos en conocimientos que los hacen creer en cosas tan absurdas como Dios y en cosas tan cortas como la ciencia y la filosofía y la revolución; no sería como hoy en que uno solo tiene que desatascar a todos los demás, tiene que desatascarlos de ignorancias totales y parciales, tiene que dasatascarlos de ignorancia total y de conocimiento desviado y corto, uno solo tiene que enfrentarse a cómo son las cosas, a lo torcido de las cosas, a lo pequeño de las cosas, a los modos de las cosas. Por ser un conocimiento incompleto la ciencia no ha podido con los dioses, pero tampoco ha podido con la injusticia, y tal vez la ciencia diga que Dios o la injusticia no son sus asuntos, pero los problemas humanos sí son asuntos del conocimiento, y dentro de los problemas humanos están Dios y la injusticia, y Dios es problema porque es sostenedor de la injusticia, Dios se convierte en uno de los pilares de la injusticia, y la injusticia es problema porque es injusticia, porque produce mal, daño), a las cosas no puede llegarse en conocimiento científico, porque la respuesta no va por ahí, una vez que se toma todo como material, como no espiritual, como no de causas espirituales, porque aunque la ciencia no habla de materialidad o de espiritualidad, la ciencia actúa dentro de materialidad (la ciencia no actúa dentro de espiritualidad, dentro de espiritualidad las cosas no tienen razones, son caóticas, caprichosas, mágicas, sin orden, y si la ciencia pudo ser fue porque el mundo no era caótico, caprichoso, el mundo era investigable, pero el mundo no requiere tanta concreción, el mundo no requiere tanta investigación, sino que el mundo sólo requiere conocimiento, conocimiento global, no conocimientos particulares, especiales), pero no se da cuenta exacta de lo que está haciendo, está miope, casi ciega (no se da cuenta del mundo en que se está moviendo, de la clase de mundo en que se está moviendo, de la clase de mundo que tiene enfrente, de la clase de mundo en que es, de la clase de mundo que es, de lo que es, del ser. Para eso es mejor la filosofía, eso que ustedes llaman filosofía, pero la filosofía está también tan pequeña que hasta tiene un apartado llamado filosofía idealista. En ustedes el conocimiento empieza a torcerse mucho antes de que tuvieran que inventar la palabra filosofía, mucho antes de que al conocimiento tuvieran que llamarle amor por el conocimiento, y también mucho antes de que para llegar al conocimiento de algo de las cosas tuvieran que emplear el método científico), por eso digo que la ciencia es un conocimiento que de tan especializado, tan preciso, llega hasta la sinrazón, a la ociosidad, al no darse cuenta exacta de las cosas, al no darse cuanta exacta (al no poder darse cuenta exacta) de todo lo que dicen las cosas, de todo lo que están diciendo las cosas.
      Y la vida tiene su muerte, la vida acaba en la muerte, y la vida es tan casi nada que se puede acabar casi en cualquier momento, y no queda nada, de la vida, de lo que fue vida, no queda nada vivo de lo que fue vivo, y aunque goces o sufras todo queda en nada, y aunque para morir sufras hasta lo indecible, aunque tengas la peor muerte, al final no te acordarás de nada, ni de tu vida, ni de lo que sufriste en tu vida, ni de lo que sufriste en tu muerte, será simplemente un ya no despertar, te duermes y jamás despiertas, dejas de sentir, dejas de saber de ti, tan nada que es la vida, porque no queda nada, porque cuando mueres se acaba todo, es como si no hubieras sido, como si nunca hubieras sido, como si no fuera nada.
      Pero los peores monstruos de las cosas se producen dentro de esa pequeña vida, porque ahí es donde se dan las ilusiones, las preguntas, las necesidades de sentido, las necesidades de encontrarle sentido a las cosas, de creer que las cosas tienen o, deben tener, sentido, razones. En la vida que se da en las cosas (unas cosas que no están vivas, pero que pueden producir vida, un ser sin vida que puede producir vida, un ser sin vida al que pertenece la vida, y las ilusiones de la vida, de los vivos, de esos seres vivos como los humanos que tienen un pensamiento que es capaz de darle vuelta a las cosas y creer que las cosas son diferentes de como son, un pensamiento que puede llegar a creer que las cosas son de pensamiento o que pueden ser vividas con lo que el pensamiento cree, piensa, considera, con los engaños o inconsciencias del pensamiento, con los engaños de Dios o con las inconsciencias del pensamiento científico, o con los engaños e inconsciencias del marxismo, o con los sueños de justicia de los revolucionarios) es donde vive Dios, la vida es la que le da vida a Dios, sólo cuando hay vida puede haber Dios, siempre y cuando la vida llegue hasta el nivel en que puede producir ideas así, porque las ideas de perro no llegan a tanto (el pensamiento del perro no llega a tanto), porque para el perro podría ser que su amo fuera casi Dios, pero el perro no anda pensando en Cielos más allá de esta vida; y en la vida puede vivir también el engaño con que se engañan los científicos, ese creer que la ciencia va a llegar a algo, que con la ciencia se puede llegar a algo, creer que el humano camina hacia algo, la ciencia viene a convertirse en un conocimiento ciego, estúpido, y sin embargo ese tipo de conocimiento se mantiene, pero también Dios se mantiene, y casi no se meten uno con el otro, han podido adaptarse uno al otro, y es comprensible que Dios sea estupidez, parte de la estupidez humana, pero que el conocimiento (el tan inatacable conocimiento, el tan sagrado conocimiento) también esté en error, errado, mal, estúpido, un conocimiento preciso, exacto, un conocimiento que es cierto, un conocimiento que no niego, pero un conocimiento pequeño (corto, desviado, atrofiado, en error, errado, estúpido) que ha venido a ocupar, a suplantar, el lugar del verdadero conocimiento, así como Dios ha venido a suplantar al bien, así como Dios a venido a equivaler al bien, así, el conocimiento científico ha venido a equivaler a conocimiento, el conocimiento científico ha venido a convertirse en el más acabado conocimiento, en la más acabada forma de poder conocer, conocer, todo, el mundo, el ser, las cosas, la realidad, la verdad.
      Pero Dios y el conocimiento científico pertenecen sólo a la vida, son sólo aplicables a la vida, a la pequeña vida que se da (que puede ser, que pertenece, que existe) en las (pequeñas) cosas. La vida merecería pertenecer a algo más grande, pero la vida pertenece a un mundo pequeño, a un ser pequeño, a una realidad pequeña. Y Dios es sólo de la vida, Dios es sólo para la vida, y así también la ciencia, la ciencia es sólo de la vida, la ciencia pertenece sólo a la vida, Dios puede ser sólo en la vida, la ciencia puede ser sólo en la vida, y, aunque no sea, Dios es, pero es sólo de la vida, se da sólo en la vida, pertenece sólo a la vida, y así también la ciencia. Lo de la vida pertenece a la vida, aunque no sea, como Dios, pero Dios será siempre, pero sólo en la vida, pero la vida muere, la vida no es la realidad de las cosas, porque las cosas pueden ser sin la vida, pero la vida no puede ser sin las cosas, fuera de las cosas, la vida es sólo una partecita de las cosas (del ser, de la realidad, del mundo, de la naturaleza), pero las cosas no son sólo una partecita de la vida. Y entonces la vida viene a ser sólo una pequeñez más de unas cosas pequeñas, la vida pertenece a unas cosas que son como las piedras y no como es ella.
2     La materia---------------
      Y ahora entremos a la materia, y la ciencia se ocupa de la materia, del estudio de la materia, la ciencia trata de saber de qué está hecho el universo, y el problema de ustedes no es todo lo que saben (todo lo que han investigado, todo el bien que han traído  con la investigación científica), el problema de ustedes es todo lo que no saben, el problema de ustedes es que ustedes son sólo cosas y que están al garete de las cosas, el problema de ustedes es que ustedes son sólo lo que las cosas les hacen ser, y hoy ustedes están atascados en las cosas, y ustedes (y también yo) son sólo lo que son, pero el ser de ustedes está desviado, pero así son las cosas, el problema de las cosas es que son unas cosas pequeñas, y de ellas somos, pero tenemos que saber qué somos, a qué nos enfrentamos, en qué estamos, lo que somos es sólo lo que las cosas nos hacen ser, lo que las cosas nos dejan ser. Y lo que yo estoy mostrándoles es cómo son las cosas, y cómo son los humanos de las cosas, para que ya dejen de andar en todas sus suficiencias, quiero que vean que los humanos siempre serán (y han sido) igual, como nosotros, como ustedes, como yo, como los de Dios, como los de ciencia, como los de filosofía, como los de revolución, qué no ven, (pero para qué pregunto, si precisamente son lo que son porque no ven, porque no pueden ver, pero tengo que lograr que empiecen a ver, que puedan empezar a ver) hasta dónde llegan las respuestas materiales de las cosas, y lo que yo quiero que ustedes entiendan es, las cosas, las cosas materiales, las cosas que no son de Dios, y al no tener Dios, al no ser de Dios, las cosas se quedan sólo como cosas, como procesos, como nichos, nosotros nos quedamos sólo como lo que se es en estos zapatos (de tipo humano), nosotros nos quedamos simplemente como lo que se puede ser lo que nos hace ser, ese ser que todos los humanos que han sido (más allá de este planeta Tierra) ya lo han sido, ya han estado en dioses inexistentes y en conocimiento desviado, y en conocimiento corto, qué es tan difícil entender que los humanos somos sólo humanos, así como las estrellas son sólo esrellas y los perros son sólo perros (y los humanos y los perros y las estrellas tienen sus particulares procesos), y lo que podría a ustedes aclararles las cosas lo tienen desviado, y por eso ustedes son lo que son, por eso son sus dioses, por eso es tanto lo mejor como lo peor de ustedes, tanto lo bueno como lo malo de ustedes, qué no se dan cuenta que lo de ustedes no es exclusivo de ustedes, qué no se dan cuenta que lo que ustedes son está atorado, por las cosas, por los procesos de unas cosas pequeñas que pueden llegar a vida y pensamiento, pero que lo principal de ustedes (el pensamiento), lo que los hace ser lo que son y lo que puede hacerles ver las cosas hoy está desviado, atascado, conviviendo con dioses de la peor ignorancia, qué no pueden ver que ustedes son lo que son porque son lo que son, y que hoy están en eso que son, pero a la mitad, desviado, que no ven que los únicos seres que tienen problemas con las cosas somos nosotros, nosotros que venimos desde mundos como el del perro y que llegamos a humano, pero que ustedes se quedan a medio camino, entre el perro y el humano, a medio humano.
      En las cosas hay materia (y energía, y materia oscura, y energía oscura), pero la materia no es lo importante de las cosas, lo importante de las cosas es su condición  (por eso el conocimiento real no puede científico, sino más parecido a eso que ustedes llaman filosofía, pero una filosofía que en ustedes sólo vino a calentar un lugar, a marcar un lugar, a señalar un lugar de las cosas, pero que ahí se quedó, sentada, incapaz de seguir por ese camino. Y si así ocurrió en ustedes así ocurre siempre en el ustedes de las cosas, en el ustedes del nosotros de las cosas, en el ustedes de las cosas humanas de las cosas), lo importante de las cosas es: si las cosas son materiales (una palabra que no se refiere directamente a la materia, sino al espíritu, una palabra que más que hablar de la materia, niega al espíritu, a espíritu), o si son espirituales, lo importante de las cosas es: si tienen creador o no, lo importante de las cosas es: si son de creación, de voluntad, de inteligencia, o si no son de eso, sino que se parecen más a las piedras que a los humanos, porque lo espiritual es sólo algo de lo humano puesto al mando de las cosas, lo espiritual es sólo algo de lo humano imaginado al mando de las cosas, lo espiritual es sólo las cosas bajo características humanas, y bajo características vivas, de movimiento vivo, de movimiento de voluntad, por voluntad.
      Y entonces el conocimiento ni siquiera tiene que entender a la materia, sino que el conocimiento tiene que entender a lo material, es decir, a lo no espiritual, el conocimiento tenía que negar a lo espiritual, el conocimiento tenía que tirar a lo espiritual, el conocimiento tenía que dejar las cosas sin ningún lugar para los dioses, sin ningún resquicio por el que pudieran asomarse los dioses, y entonces no quedaría lugar para Dios, porque Dios es sólo del humano (Dios es humano, Dios es de la materia viva, pero la materia viva es de una materia que no es espiritual, sino material), y el humano es de la vida, de la vida que vive, que se mueve, voluntariamente, y el humano es de la vida que puede  imaginar, pensar, soñar (porque no toda la vida puede imaginar, pensar, soñar, las bacterias no llegan a ese nivel de vida), y el humano es de la vida que puede engañarse con el pensamiento (porque no toda la vida puede engañarse con sus propios pensamientos, al menos no al extremo de creer que hay dioses cuando los datos no muestran que haya algo como eso. Porque los perros también tienen pensamientos) y creer que las cosas son así, y no simple materia sin vida, sin voluntad, y sin necesidad de eso.
3    El universo: el universo actual, otros universos, otras leyes físicas
      Los que quieren engañarse con Dios llegan hasta el extremo de llevar su conocimiento a medias (y eso, los más intelectuales de Dios, los que tratan de amalgamar todo, principalmente a Dios, con lo que ellos creen que es la ciencia, y ellos creen que pueden utilizar a la ciencia porque la ciencia casi no se atreve a meterse directamente con ellos, y por eso dicen que hay científicos que también son creyentes de Dios y hasta citan eso de Einstein de que Dios no juega a los dados, claro que lo citan fuera del contexto en que lo dijo Einstein, pero es que ellos están acostumbrados a ver las cosas así, por eso manejan la biblia a su antojo y dicen que en algunas partes Dios habla en sentido literal y que en otras partes Dios habla en sentido figurado, y Dios habla, porque la biblia es su palabra, aun lo más absurdo, aun lo más fácil de evidenciar) hasta el punto de decir que todo lo que existe es perfecto y que por eso es (la prueba de que es la) obra de un diseñador inteligente (y otra vez: le dan a Dios características de voluntad y de inteligencia, características que ellos creen que son sólo humanas, pero características que son más de la vida en general que del humano en particular, características de la vida que en el humano están sólo más desarrolladas, más visibles, hasta para ellos que casi no ven), creen que con repetir algo de lo que ha investigado la ciencia pueden apoyar a su Dios, y entonces hablan de la fuerza de gravedad y de la fuerza fuerte y de la fuerza débil y de la carga del electrón, y dicen que si el universo no fuera así, nosotros no existiríamos (porque el universo no sería como es, el universo sería diferente, y la vida no hubiera podido ser, y nosotros no hubiéramos podido ser), pero que Dios hizo de tal forma las cosas para que nosotros fuéramos.
      Pero las cosas no son así, las cosas son más que el actual universo, porque parece ser que el universo actual no terminará en un big crunch (un universo que tal vez sí empezó con un big bang), sino que se diluirá, y un universo de big bang y de big crunch hasta podría haber dado la posibilidad de que pudiera ser único, lo único, que ser y universo fueran lo mismo, que las cosas y el universo fueran lo mismo, y entonces las cosas (o el ser) serían oscilantes, irían de explosiones a contracciones, eternamente, irían de un big bang (una gran explosión) a un big crunch (una gran contracción), y luego, otra vez, de otro big bang  (otra gran explosión) a otro big crunch (otra gran contracción), y así eternamente.
      Pero el asunto de las cosas no está en el universo (aunque el universo actual y las cosas fueran lo mismo), el asunto de las cosas está en su materialidad (en su no espiritualidad, en que las cosas no son de espíritus, de dioses, de Dios), el asunto de las cosas está en que son materiales, y esas cosas materiales se conectan consigo mismas a través de seres que son como nosotros, cosas como nosotros que es en donde surgen esos conceptos de espiritual y material.
      El asunto de las cosas no está en la ciencia, sino en algo más parecido a la filosofía, y digo más parecido a la filosofía, porque con la filosofía ustedes tampoco pueden llegar a entender lo que son las cosas, porque la filosofía se hace muy extraña, y lo mío no es filosofía, porque si lo mío (lo que yo manejo, este conocimiento que hizo posible que yo pudiera meterme en lo que son las cosas) fuera filosofía querría decir que ustedes (los pocos de ustedes que manejan filosofía) están en el camino correcto y que algún día hubieran llegado a entender las cosas, pero no es así, ustedes no pueden llegar a entender las cosas ni con su ciencia ni con su filosofía, y la mayoría de ustedes ni siquiera entiende qué es ciencia y qué es filosofía, qué es conocimiento científico y que es conocimiento filosófico, la mayoría de ustedes no entiende mucho, para creer en dioses o en astrología no se requiere mucho entendimiento, y yo estoy mostrándoles unas cosas que ustedes todos no han podido entender, unas cosas ante las que ustedes todos están equivocados, errados, ya sea que las consideren desde sus dioses o desde su conocimiento científico o filosófico, y algunos de ustedes sí pueden darse cuenta de que los dioses están errados (que los dioses en que cree la mayoría de los humanos son de error, de ignorancia), pero no se dan cuenta de que el conocimiento también está errado (que ese conocimiento que manejan muy pocos humanos también tiene error, ignorancia), y el conocimiento principal que defenderán será el conocimiento científico, porque el conocimiento filosófico ya está casi olvidado (apabullado por una ciencia que ha tomado el mando, una ciencia que sabe muchas cosas, una ciencia que puede hablar del hombre, de la vida, del universo, pero una ciencia que no puede hablar de la justicia que tanto necesitan los humanos ni de las conclusiones materiales de las cosas, de las cosas vistas desde materialidad. Y de la justicia ya hablaron los revolucionarios, y de la materialidad de las cosas ya habló la filosofía, y si yo pude llegar a las cosas fue simplemente porque así son las cosas, fue simplemente porque todos los elementos de las cosas se me fueron hacia algo que ha llegado hasta esta explicación). Yo tengo que mostrarles unas cosas que si ustedes no han podido entender (y yo sí, yo diciéndoles que yo sí, pero no sólo diciéndoles, sino mostrándoles) es porque así son las cosas, unas cosas a las que nos debemos, unas cosas que nos producen, pero unas cosas que a ustedes (todos) los atascan.
      Y pudiera ser que el universo actual no sea lo único que hay, sino que hubiera más universos (universos con otras leyes físicas, universos que no hicieran posible la vida, y con ello, que no hicieran posible al humano, y con ello, que no hicieran posible al pensamiento como el del humano, y por ello, que no hicieran posibles a los dioses humanos, ni a la ciencia, ni a la filosofía), y más cosas (así fueran inimaginables, pero la certeza es que Dios no es, los dioses no son, la certeza es que no hay cosas más grandes o problemáticas que los humanos), pero los monstruos más grandes de las cosas son los que crea el pensamiento del humano, y desde la afirmación de que los monstruos más grandes de las cosas son los seres que son como nosotros y nuestras capacidades (o más bien, nosotros somos nuestras capacidades, porque nuestras capacidades son lo que nos hace ser lo que somos, porque si no fuera por nuestras capacidades, nosotros seríamos sólo unos perros, o unas piedras, unos seres como los perros o unos seres como las piedras, unos seres del tipo de los perros o unos seres del tipo de las piedras) ya están limitadas las cosas, y desde la estupidez (en que yo digo que están ustedes todos, tanto los creyentes en Dios, como los más sabios de ustedes) de ustedes todos  también ya están limitadas las cosas. Las cosas pueden ser conocidas indirectamente, por sus elementos, por sus hechos, por cómo son, por a través de qué son, a través del pensamiento, y a través de la estupidez de ustedes todos, y a través de los dioses en que cree la mayoría de ustedes. Y las cosas también pueden verse a través de que la humanidad no tiene méritos de ser, las cosas son las que producen vida y perros y humanidades (y las humanidades producen dioses) y dioses y ciencia y filosofía y una explicación como la mía, las cosas producen todo, o más bien, en las cosas se produce todo lo que es, lo único posible, lo posible.
      Las cosas pueden ser vistas a través de la estupidez en que (porque la estupidez de ustedes todos, la estupidez en que yo digo están ustedes todos, fue algo de lo que me hizo ver las cosas, fue algo de lo que me hizo empezar a ver las cosas, y me hizo meter ese dato en las cosas: el dato ustedes, el dato la estupidez de ustedes todos, toda la estupidez que admitía, que permitía, su conocimiento, ese conocimiento que creen intachable, pero que podía convivir con creencias absurdas como la de Dios, y que también podía convivir con la injusticia. Y un conocimiento que llevaba incluso a la soberbia, a la soberbia en medio de la mugre humana, como la soberbia de esos creyentes en Dios que pueden hablar de Dios en medio de tanta mugre humana, y que en el peor de los casos son cómplices de esa mugre, y que en el mejor de los casos dicen que esa mugre es parte del plan de Dios, una mugre perteneciente a un diablo, o incluso a nosotros mismos, culpa nuestra, por ser soberbios, por no amar a Dios, por no poder resistir al diablo, pero un diablo al que Dios deja ser, para probar a los humanos, para seguir probando a los humanos, unos cuantos miles de años más, pero Dios se puede dar esos lujos, porque dicen que para Dios mil años son como un día) están ustedes todos, tanto los creyentes en dioses, como los que ven las cosas desde conocimiento científico, conocimiento que no es que no sea conocimiento, sino que está torcido, y por tanto, está errado, está incapaz, para entender, para entender qué es esto (este lugar, esta cosa, este todo, todo), qué somos nosotros, qué es la justicia, entendimiento que está incapaz para entender, para entender la injusticia, la desigualdad, para entender la totalidad de las cosas, para entender los datos que está mostrando (o evidenciando, poniendo en evidencia, desnudando, condenando) la injusticia y todo lo demás que se alcanza a ver de las cosas.
      Y sin embargo el conocimiento científico también me ha enseñado muchas cosas (pero es que las cosas son tan complejas, pero, son sólo los procesos de las cosas, cosas de caminos naturales, cosas de caminos posibles, cosas cuyo conocimiento es también de caminos posibles), un conocimiento científico que es conocimiento, sólo que pequeño, sólo es conocimiento posible, dentro de procesos naturales de las cosas, nosotros los humanos somos de unas cosas complejas en donde no hay méritos ni culpas, sino sólo modos, modos en los que es lo que es, modos en los que se da lo humano, modos en los que puede darse lo humano, así, tan difícil, pero único, posible.
4    El Ser
      Y el Ser pertenece a la filosofía, el Ser es palabra "filosófica", abstracta, de supuestos, la ciencia no investiga el Ser, la ciencia investiga el universo, el Ser no puede probarse, medirse, y el Ser es más allá del ser humano o del ser vivo, el Ser es la totalidad, el Ser es lo que es, y algunos "filósofos" han llegado hasta el absurdo de intentar hablar del No Ser, de lo que no es, en cosas así se pierde la filosofía y termina no llegando a nada, y termina arrollada por la ciencia, por el conocimiento científico, pero el conocimiento debería ser sólo conocimiento, no conocimiento científico (no conocimiento especializado, superespecializado), no conocimiento filosófico (no conocimiento que se pierde en abstracciones), el conocimiento debió ser siempre real, darse cuenta de lo real, darse cuenta de lo que se tiene frente a las narices, darse cuenta de que los dioses defraudan, darse cuenta de cómo son las cosas, de cómo transcurren las cosas, pero el problema es que el conocimiento viene desde más allá de la selva, sale desde la oscuridad, sale desde una normalidad, desde una vida ya acostumbrada a la normalidad, una vida ya acostumbrada a que la vida es la vida, y el humano ya nace acostumbrado a la normalidad, y sólo puede llegar a una filosofía y a una ciencia, y yo nací, y empecé a ver los engaños humanos (los engaños de los "reyes magos", y a los 7 años  de edad empecé a cuestionar a los reyes magos, empecé a hacerme preguntas acerca de los reyes magos, y la conclusión a la que llegué fue que no existían. Pero es que los reyes magos son tan obvios, tan injustos, tan atados a los recursos de los padres, tan ignorantes de si los niños se portan bien o mal, a los reyes magos los vi a través de sus injusticias, a través de sus cegueras, a través de la realidad que los negaba. Y después Dios también fue reprobado por la realidad, también Dios no pasó en mí la prueba de la realidad), y empecé a ver la injusticia humana (empecé a ver que la pobreza de la gente tenía causas), y me di cuenta de cómo era que venían los niños al mundo (hasta los 14 años de edad yo creí que Dios era el responsable de que los padres tuvieran hijos, y no el sexo, no la violación, ni siquiera sabía que había violaciones. Yo creía que Dios les daba hijos a las parejas que él veía que se amaban, yo creía que los niños eran producto del amor, del amor de Dios, del amor de los padres, no simple sexo, no simple relación sexual, no simplemente un pene en una vagina, un espermatozoide en un óvulo, igual que en la mayor parte de los demás animales, igual que en muchas plantas), y empecé a darme cuenta también de un universo al que no se le veía Dios, y un día ya sólo vi estupidez humana y terribilidad en todas las cosas, y luego llevé la estupidez humana hasta sentirme único, aun y con todo lo que no sabía, aun y con todo lo que no entendía, aun así me sentí único, a todos ustedes los sentía en un lado: que no sabían, que tampoco sabían, y después, la consecuencia lógica fue quedarme yo solo con todo lo que veía, y no es que yo no fuera estúpido, sino que vi la estupidez humana, aun la mía, y empecé con esos datos: con  estupidez (en el humano) y con terribilidad (en las cosas), pero cómo ocultarles que me sentí único,  (y tal vez me sentí único por mi historia escolar, porque se me quedó muy grabado que hubo siempre una gran diferencia entre yo y mis demás compañeros, desde mi primer año de escuela, cuando yo no sabía que este mundo era de diferencias, y al final de ese año mi boleta estaba casi llena de dieces, tal vez ahí empezó esta explicación que ahora lees, en ese niñito al que ese día muchos le pidieron ver su boleta, y uno de sexto año me dijo que sexto sí que era muy difícil), y ahora ya sé por qué me sentí único, y también sé que ese sentirme único fue lo que me hizo seguir entre tanto que apenas vislumbraba, pero que no me dejaba en paz, tanto que no sabía, pero que cada vez iba entendiendo más, acomodándose más, tanto que tenía que terminar, para poder arreglar a la  humanidad, para poder cambiar a la humanidad, para poder con la humanidad, para poder con todo, para poder con la humanidad.
5    La política
      El humano tiene algunas cosas: tiene religión (y la religión  se ocupa de lo trascendente, de lo que está más allá de esta vida, un más allá del que este más acá es sólo una parte, un más allá al que pertenece este más acá. Pero los datos niegan a todo eso en que se apoya la religión), tiene filosofía (y la filosofía es la búsqueda de entender todo. Pero la filosofía no puede entender todo, porque no alcanza a darse cuenta de todo lo de la realidad), tiene ciencia (y la ciencia trata de entender el universo. Pero la ciencia no se da cuenta de que la realidad es más que el universo, y que esa realidad está muy en relación con el humano, y con la estupidez del humano, la ciencia no ve hacia la realidad, y no ve hacia el humano, la ciencia está ciega para los datos más importantes de las cosas: la injusticia humana, la desigualdad humana, la infelicidad humana, los engaños humanos, la maldad humana, el daño humano, la ciencia incluso no se da completa cuenta de la ignorancia humana, y de que la sociedad humana es producto de esa ignorancia humana, la sociedad humana con todo y sus dioses y su filosofía y su ciencia y su política), y tiene política (y la política es el ocuparse de la sociedad humana, y en la sociedad humana es donde transcurren nuestras pobres vidas, la política moldea nuestras vidas, aun más que Dios). Y los revolucionarios se iban hacia la política, hacia lo que más afecta más al humano día tras día, hacia una política desde la que se podía dominar a lo religioso y a lo filosófico y aprovecharse de lo científico, de la investigación científica, para hacer una mejor vida, para traer más bienestar, así de plano (de básico) es el revolucionario, sólo se interesa porque los humanos (todos los humanos) puedan tener una mejor vida (eso debería ser la política, no la porquería que en ustedes es), y si los humanos no fuéramos lo que somos (si los humanos no fuéramos sólo unas cosas más de las cosas, unas cosas que no permiten sociedad humana, sino sólo sociedades de hormigas, o sociedades como de locos, como la de ustedes), tratar de tener una mejor vida (tratar de hacer una mejor vida, pero para todos, ahí está la diferencia de los revolucionarios, que su política iba encaminada hacia todos) debería ser nuestro único objetivo, y olvidarnos de dioses y de filosofías.
5.1    Izquierda y derecha
      Pero dentro de la política hay ideas, ideas políticas, ideas de cómo debería ser la sociedad humana, ideas de sociedad humana, y esas ideas políticas son desde lo que se cree que es el mundo, y esas creencias de mundo es lo que hace que haya ideas políticas de izquierda e ideas políticas de derecha.
      Y los revolucionarios eran izquierdistas, todos los revolucionarios eran izquierdistas, todos se rebelaban contra una sociedad humana hecha para beneficio de los poderosos, o para beneficio de la estupidez humana (que vienen siendo casi lo mismo). 
      Y los poderosos y la estupidez humana son derechistas, y eso ha dominado casi siempre. 
      Y también ha dominado el humano, lo humano siempre ha dominado al humano, y entonces, no se puede hablar tajantemente de izquierda y derecha (y muchos hasta hablan de centro, de ideas políticas centristas), sino de tendencias hacia izquierda o hacia derecha.
5.1.1    Los izquierdistas
      Entre más se esté hacia ideas de querer hacer una sociedad para el beneficio de todos, más hacia ideas de izquierda se está. Y las no creencias en Dios (o dioses, o diablos, o espíritus) también tienden más hacia izquierda que hacia derecha. Y las ideas de bien (de bien real) también tienden más hacia izquierda que hacia derecha.
      Y los revolucionarios llevaron las ideas de izquierda hasta su punto máximo, los revolucionarios (ya sea que fueran comunistas o anarquistas) eran de extrema izquierda, los revolucionarios más tibios (como los socialistas) no eran extremistas, eran tibios, no les pesaba tanto la injusticia (y por eso no la veían claramente, no veían todo lo que promueve injusticia), algunos incluso creían en Dios (y por eso casi ni merecerían el nombre de revolucionarios. Porque la revolución es algo profundo, es un cambio de estructuras de la realidad), y ha habido algunos creyentes en Dios a los que su creencia en Dios los ha llevado hacia la izquierda (a contaminarse un poco de ideas izquierdistas, a negar un poco su ser, que confía en Dios, que espera de Dios, que piensa que el mundo es como es porque Dios así lo quiere), como los (católicos) de la Teología de la Liberación, y algunos incluso se juntaron con los revolucionarios, sin dejar de creer en Dios, como Camilo Torres (un sacerdote colombiano que murió en 1966, murió en un enfrentamiento entre la guerrilla y las fuerzas del gobierno), llevaron su Dios hasta el punto que les permitía andar con los que mataban en nombre de la justicia (a otros que mataban, que siguen matando, en nombre de la injusticia, y de Dios), y algunos incluso perdieron su creencia en Dios.
      Y si los humanos no fuéramos lo que somos, yo seguiría siendo izquierdista (e izquierdista de extrema izquierda, de la más extrema izquierda, de ésa que ya no puede sino terminar de frente con las cosas, de ésa que ya no puede sino ir a estrellarse contra las cosas, con la realidad de humanos y perros y piedras, como terminé yo), como lo fui hasta que me di cuenta de que las cosas humanas iban más allá de política y de izquierda, hasta que me di cuenta de que las cosas iban más allá de las medidas humanas, de los conceptos humanos, más allá de lo que cree, piensa o imagina el conocimiento/entendimiento humano, un conocimiento/entendimiento humano que es el que altera las cosas, un conocimiento/entendimiento humano donde se alteran las cosas, se alteran con ideas (de Dios, de ciencia, de filosofía, de revolución), se alteran con engaños (de Dios), se alteran con ignorancia (con Dios, con ciencia, con filosofía, con revolución).
      Y yo fui izquierdista, y después llegué hasta las cosas. Y fui izquierdista en la oscuridad de las cosas, en la oscuridad de unas cosas que no tienen instrucciones, en unas cosas en donde se es sólo lo que se es, lo que se puede ser, y si tú eres izquierdista (en algunas de las gradaciones del izquierdismo) ya quiere decir algo, quiere decir que tú alcanzas a darte cuenta de algo (y tu nivel de izquierdismo está acorde a tu nivel de entendimiento), quiere decir que tú tienes algo de conocimiento, el suficiente para al menos estar en izquierda. Y es que las cosas son tan sencillas, el ser izquierdista o no, simplemente te está pintando de cuerpo entero, está revelando lo que tú eres, está revelando lo que hay en tu conocimiento/entendimiento. Y yo fui izquierdista, pero es que no se puede evitar caer en la izquierda si es que piensas un poquito, por eso los mejores humanos que ha tenido la humanidad han sido izquierdistas, y tu grado de acercamiento con la realidad era lo que te ponía en tu grado de izquierdismo. 
      Y espero que aclarando términos se pueda empezar a ver qué es cada cosa, quién es izquierdista y quién no es (aunque se diga izquierdista, aunque le digan izquierdista), y que, si se es izquierdista, qué tanto se es, y que, si cree saber, qué tanto sabe, de las cosas (del ser, del universo, de la realidad, del mundo, de la naturaleza).
5.1.2    Los derechistas
      Y ser derechista es tan fácil, simplemente no hagas nada, ni siquiera pienses, para ser derechista no se requiere mucho pensamiento, porque se es derechista (o inclinado al derechismo) desde que se nace, uno nace derechista, y poco a poco se va saliendo de eso, pero la mayoría de la gente nunca se sale de eso. Y ojalá todo fuera tan sencillo como denunciar a la derecha, ojalá nuestros males humanos sólo estuvieran en cosas como Dios, o injusticia, o derecha, pero el problema es que nuestros males humanos van mucho más allá de eso, pero si ni siquiera eres izquierdista quiere decir que estás muy lejos de la realidad, pero el problema es que la mayor parte de la humanidad está muy lejos de la realidad, y por eso la derecha predomina, y por eso estamos en el mundo humano que estamos, por eso estamos en la sociedad humana que estamos, y en esa sociedad hay dioses y conocimiento científico, e injusticia y maldad, y la estupidez de la sociedad humana está evidenciando a los dioses y al tipo de conocimiento (un tipo de conocimiento que no es que no sea conocimiento, sino que es un conocimiento muy limitado, propio más para producir tecnología o para andar rastreando huesos y pisadas de australopitecos o de homos, buscando más piezas de la "teoría" de la evolución, una teoría de la evolución que no necesita más pruebas, una teoría de la evolución que ni siquiera necesita pruebas, porque Adán y Eva y el primer hombre y la primera mujer de cada mito cultural no tienen ninguna sustancia, y el darse cuenta de la estupidez humana, de la estupidez de los dioses humanos y de la estupidez de un conocimiento que no puede con los dioses humanos, es algo de lo que hace que uno pueda llegar hasta el fondo de las cosas) en que está el humano, el tipo de conocimiento mejor que tiene el humano, hoy, en la estupidez de dioses y de injusticia.
5.2    La democracia
      Democracia quiere decir gobierno del pueblo, y también quiere decir gobierno de la mayoría, y también quiere decir poner las cosas (de la sociedad humana) al alcance de todos (o sea, democratizar la sociedad, que haya igualdad de condiciones para todos).
      Pero el problema que tenemos es que está gobernando la democracia, el problema es que está gobernando la mayoría, la estupidez en que está la mayoría de la población humana, y por eso tenemos "democracia", porque si la mayoría no estuviera estúpida, no estaríamos en eso que llaman democracia, estaríamos en algo mejor, estaríamos en justicia, estaríamos en igualdad, estaríamos en una mejor humanidad, en una sola humanidad, sin fronteras, con un solo idioma, sin carencias, sin dinero, sin vicios, sin violencia, sin armas, sin ejércitos, sin policías, sin mentira, sin maldad, sin daño, estaríamos en el mundo que soñaron los mejores revolucionarios que hemos tenido, unos revolucionarios que no creían en las farsas de la democracia, unos revolucionarios que se enfrentaron a reyes y a dictadores de derecha (y también a dictadores de izquierda, dictadores que eran más de seudoizquierda que de izquierda) y a la democracia, a eso que llaman democracia, a esa democracia que en el peor de los casos es farsa (como ésa que se ha aplicado en México, ésa en donde ganaba el PRI, y que, cuando no ganaba, cometía fraude, como en 1988, pero el mayor fraude estaba, está, aún hoy, en la ignorancia de las personas, porque en este país mayoritariamente de pobres nunca debió ganar un partido que no fuera en beneficio de esos pobres, porque se supone que en la democracia quien debe ganar son las mayorías, y sin embargo ganaba el PRI, y luego ganó el PAN, y ahora tal vez otra vez va a ganar el PRI, porque los pobres están manipulados, por los medios de información de los ricos, y por la propia ignorancia y embrutecimiento en que están los pobres, pero los ricos tampoco son muy diferentes, los ricos sólo tienen su dinero, y el poder que da el dinero, pero los pobres ni siquiera tienen eso, ahí estuvo el fraude de 2006, pero López Obrador tampoco era, ni es, lo mejor, pero sí mejor que Calderón y que Peña, pero tampoco se trata de escoger al menos peor, porque hay muchos mexicanos mejores que López Obrador, no tan pequeños como López Obrador y la mitad de la gente que lo rodea. Y López Obrador propone que se bajen los escandalosos sueldos que se pagan a sí mismos los que están en el gobierno, y propone que se bajen a la mitad, pero si López Obrador tuviera más conciencia no propondría eso, sino que propondría que los salarios de los funcionarios públicos fueran de cuando mucho 2 veces el salario mínimo, y tampoco se trata de empobrecer a los funcionarios públicos, sino de que haya menos abuso en México, y menos pobreza, y menos disparidades, y habría que subir los salarios mínimos, actualmente el salario mínimo en México es el equivalente a 5 dólares diarios, y hay funcionarios públicos que ganan más de 200 veces ese salario mínimo, y a precios actuales el salario mínimo debería ser el equivalente a 30 ó 40 dólares diarios, pero con la idea de llevarlo a lo más alto que se pudiera, y esto se podría hacer, pero para eso habría que reformar la economía, y al país; y para acabar con la violencia, y con el narcotráfico, y con el secuestro, y con los borrachos, y con los politiqueros, y con la corrupción, habría que reformar a la sociedad; pero para poder con todo el mal habría que ir hasta lo que son las cosas. Democracia no es sólo votar, sino que democracia debería ser votar en información, en educación, en cultura, en conciencia, pero así no es México, ni siquiera los gringos, ni siquiera los europeos), y que en el mejor de los casos es ignorancia.
      Pero hay otro problema, el problema de lo que somos los humanos, y ahí nada es mérito nuestro (ni culpa nuestra), sino que somos sólo lo que las cosas nos permiten, porque ser de izquierda es sólo un nivel de estar en las cosas, pero las cosas van mucho más allá de izquierda, las cosas llegan hasta las cosas. Pero a ti (en el mejor de los casos) las cosas sólo te permitieron llegar a izquierda, el nivel de conocimiento que adquiriste en (la oscuridad, en la normalidad, en la normalidad tan mediocre, tan de ignorancia de) la vida sólo te sirvió para llegar a izquierda, y no sé en qué grado de izquierda. Y el votar por un partido político de izquierda (o que se diga de izquierda) casi no dice nada, porque la izquierda es mucho más que eso.
6    La libertad
      Y ahora trataré lo de la libertad, lo que piensa el humano (que no sabe las cosas) que es la libertad, una libertad tan dependiendo de lo que es el mundo, una libertad tan dependiente del conocimiento/entendimiento humano, pero hoy en ustedes una libertad de un conocimiento/entendimiento en estupidez que los hace aspirar a cosas que no pueden sostenerse en la realidad de las cosas, un humano que es sólo lo que es, pero que en ustedes hoy está a medio camino, por eso puede pensar y creer en términos como democracia y libertad, términos que al final se le convierten en farsas.
      Pero la humanidad viene de épocas más negras, de épocas en que la democracia ya significaba un alivio, un pequeño alivio, pero los humanos siempre hubiéramos podido aspirar a algo mejor, pero el problema es que los humanos somos sólo cosas y estamos sujetos a los procesos de las cosas, y entonces las humanidades (nosotros somos sólo una de las incontables humanidades que ha habido y habrá en las cosas) siempre van a estar condenadas a ser más o menos lo que hemos sido nosotros, a creer en dioses, a llegar a filosofía, a llegar a ciencia, a tener tiranías, a tener "democracia", a tener unas mayorías muy ignorantes, y a tener un ustedes (como ustedes todos) en ignorancia y maldad (y qué puedo decir de la tortura que el humano ha aplicado contra otros humanos, si hasta la Inquisición torturaba, con "el potro", te estiraban el cuerpo hasta que te lo rompían, pero antes de ese potro la humanidad ya había tenido otros potros, y después ha seguido teniendo más potros, como eso de arrancarte las uñas o darte toques eléctricos, y no sé qué es peor, si la muerte o la tortura). El problema es que siempre ha mandado la estupidez (de ella venimos, de una estupidez del tipo de los perros, o si prefieren, de un conocimiento/entendimiento del tipo de los perros), y en esa estupidez se ha dado todo lo de ustedes, sus dioses, su filosofía, su ciencia, su política, sus ideas de justicia, sus tiranos, sus reyes, sus presidentes, su pobreza, su injusticia, su desigualdad, su infelicidad, sus vicios, sus violencias, sus perversiones, sus egoísmos, sus irresponsabilidades, sus bienes y sus males, sus poquísimos bienes, y sus muchísimos males.
      Y ha habido épocas menos libres que hoy (pero también hubo una época en que no había vacunas, ni automóviles, ni teléfonos, hay una cosa llamada progreso humano, pero también hay una cosa llamada realidad, y a la realidad pertenece el humano, y su progreso, y sus creencias, y sus ignorancias), pero el problema de las cosas es que son sólo cosas, cosas que son bajo los ritmos de las cosas, cosas en las que cuando hay o se da algo es porque las cosas lo permiten, pero otro problema de las cosas es que en las cosas se idean (los idean ésos que pueden idear conceptos así: seres como nosotros, los perros no llegan a tanto) conceptos que no pueden existir, como ése de la libertad (o como ése de Dios), el problema de las cosas es que son sólo cosas, y el problema de los humanos es que ignoran lo que son las cosas.
      Aquí en las cosas no hay libertad, porque las cosas no son así (las cosas no son el lugar ideal para los conceptos humanos, para los sueños humanos, para las aspiraciones humanas, para las aspiraciones de un conocimiento/entendimiento en irrealidad), hay el concepto de la libertad en un conocimiento/entendimiento que está a la mitad, hay el concepto de la libertad (y casi todos los demás conceptos) en un conocimiento/entendimiento que no entiende totalmente al mundo, un conocimiento/entendimiento que no sabe en qué lugar (en qué mundo está, en qué realidad está, en qué ser está, en qué cosas está, de qué mundo es, de qué realidad es, de qué ser es, de qué cosas es) está, un conocimiento/entendimiento que no se sabe a sí mismo.
      Aquí, en este lugar (en el único lugar que hay para ser, en el único lugar en que se es, el único lugar que es), no se puede ser en libertad, porque aquí no es lugar para eso, aquí los humanos somos sólo de procesos de las cosas, y si hoy estamos donde estamos (si hoy tenemos el mundo que tenemos, si vivimos la vida como la vivimos, si vivimos la vida que vivimos, si tenemos que aguantar la vida como es, como es bajo la estupidez de ustedes todos) es porque en las cosas hay nichos, en donde las cosas se estacionan, y en este estacionamiento ustedes han creído que existe eso de la libertad, y eso de la democracia, y eso de Dios, y eso del conocimiento científico, y eso de las filosofías, y eso de la revolución, pero aquí (en el único lugar que hay, para ser) nosotros somos sólo cosas, y esas cosas humanas son lo que son porque son de conocimiento/entendimiento de capacidad humana, y ustedes son lo que son porque son ese conocimiento/entendimiento a la mitad, por eso es su estupidez, tanto lo peor de su estupidez, como lo mejor de su estupidez.
7    La educación
      Desde que nacemos se nos enseña la vida, el mundo, se nos enseña a vivir, a ser en la vida, para ser en la vida, se nos introduce en la vida normal, una vida que casi no se cuestiona (que casi no se pone en duda, en discusión, en debate, en negación, en aclaración), sólo de cuestiona desde el suicidio (pero el suicidio es una renuncia sin mucha conciencia, es una liberación sin mucha conciencia de la vida, la mayor conciencia que puede alcanzar el suicida es entender que la muerte es sólo un ya no despertar, que la vida no es mucho, que no se pierde mucho, pero el peor suicidio es matarse por creer que hay una vida más allá de ésta, una vida más grande que ésta, más importante, ya sea que esté esperándote algún Dios o alguna nave espacial, como los suicidas de Jonestown o como los suicidas del Rancho California) o desde el intentar hacerla mejor; una vida que hay que vivir, porque es la voluntad de Dios (o demás engaños espirituales), o porque hay que hacerla mejor (desde ciencia, desde filosofía, desde revolución material, para unos seres materiales, que tienen que comer, y ser felices, pero todos).
      Y te enseñan a leer, a escribir, a hacer cuentas, y te enseñan de Dios, de que hay un Dios, y te enseñan historia, geografía, civismo, ciencias, y también aprendes que hay signos zodiacales, y que hay brujerías, y que hay ovnis misteriosos. 
      Te preparan para un mundo normal en donde estamos sujetos a la voluntad de Dios, a los planes de Dios, y también te preparan para un mundo que puede ser investigado (a través del método científico) o especulado (filosóficamente), y algunos aprenden (o se les enseña, pero los que aprenden la revolución desde la realidad, desde las enseñanzas de la realidad, son más verdaderos revolucionarios que ésos a los que tiene que enseñarse la justicia, la cordura) que hace falta una revolución que barra con la desigualdad y con la superstición.
8    Arreglar
      Y a las cosas se llega por querer arreglar a los humanos, por el darse cuenta que los humanos necesitan arreglo, a las cosas se llega por el darse cuenta de que necesitan arreglo unas cosas que necesitan arreglo, a la realidad se llega por la realidad.
      Y cuando yo nací la humanidad ya necesitaba arreglo, y lo necesitaba desde hacía miles de años, pero nadie se había dado cuenta lo suficiente de qué tanto arreglo se necesitaba, de hasta dónde llegaba el arreglo de la humanidad, si casi nadie se daba cuenta de las cosas más básicas que la humanidad necesitaba. Y el darse cuenta de todas las necesidades de la humanidad, es lo que hace ver que la humanidad no puede ser arreglada, que no tiene arreglo, que no tiene más solución que una muy dura solución.
      Pero en verdad que yo quería arreglar a la humanidad, porque la humanidad lo necesita, la humanidad pide a gritos un arreglo, y si casi nadie se da cuenta de ello, es porque casi ustedes todos están como ciegos, pero una vez más lo voy a decir: los humanos estamos limitados por las cosas, nosotros no somos dueños de nosotros mismos, sino que estamos sujetos a los procesos de las cosas (somos de los procesos de las cosas, somos lo que somos porque las cosas, algo de las cosas, pueden llegar a ser cosas como nosotros), y si uno puede darse cuenta o no de la pobre humanidad, es porque se tuvo la capacidad (pero capacidad no personal, sino capacidad dentro de las capacidades humanas) y las circunstancias para eso, porque para entender (o para entender un poquito) se requiere inteligencia y/o conocimiento, pero si la vida no te dota con inteligencia, y luego, si la sociedad tiene muy poco conocimiento, entonces viene a resultar lo que tenemos: la mayoría de la humanidad casi ignorante, y por eso los dioses, y por eso la injusticia, y por eso los vicios, y por eso el egoísmo, y si ni siquiera te das cuenta de la pobre y bien visible humanidad, entonces, cómo pretendes entender las cosas, ver todos los elementos de las cosas, incluida esa pobre humanidad que ni siquiera alcanzas a ver, y entonces, cómo te atreves a opinar, pero eso sí, todos opinan, todos tienen sus particulares opiniones, y no les gusta dejarse, piensan que la vida es así, de no dejarse, aunque se sea un perfecto ignorante, y por eso defienden hasta sus peores necedades, porque aquí ya interviene el amor propio, la estupidez llevada hasta amor propio, a defender la ignorancia, a defender cuando no se tienen elementos para juzgar, para poder opinar. Y a esta humanidad me tengo que enfrentar, a esta humanidad tengo que seguir enfrentando, por eso era necesario (obligado) tener que poder con todo, para poder  con la humanidad, para poder callar a la humanidad, incluso al más ignorante de la humanidad. Pero lo bueno es que ahora ya puedo, pero sólo pude cuando llegué hasta el fondo de las cosas, lo bueno es que ya pude con todo, para poder callar todo, no sólo para poder callar al medio conocimiento, sino para callar a los que están en la casi más completa ignorancia, o sea, la mayoría de ustedes. Y entonces, estamos hablando de conocimiento, de entendimiento, no de ignorancia, estamos hablando desde donde se puede juzgar, y desde donde se puede juzgar más, entender más, comprender más. 
      Y arreglar significa arreglar, pero, hasta dónde se termina el arreglar, y para arreglar tienes que saber qué es lo que hay que arreglar, para arreglar tienes que saber dónde están los males, los problemas, los asuntos. Y hubiera tenido que quitarse (dejar de utilizar) el dinero, y las fronteras, y los idiomas, toda diferencia, pero hasta dónde terminan las diferencias, y el arreglo tenía que llegar hasta el alma (hasta las pasiones humanas) humana, un alma que no se puede arreglar, sino sólo contener, y hasta un cuerpo que sí se puede arreglar, pero al ser capaz de ver tanto se ve más, se ve que es inútil todo arreglo, porque este lugar (el mundo, la realidad, el ser) no es un lugar para seres como nosotros.
      Pero se tiene que hacer algo, aun ahora, que ya sólo tenemos la muerte al otro lado, se tiene que empezar a hacer entender, y en cascadas empezar el arreglo de la humanidad, quitar el dinero, los negocios, el trabajo inútil, el egoísmo, las fronteras, y que entiendan, que ahora ya sólo nos queda muy poco, que entiendan, que hay que salirse de todo lo de hoy.
      Pero sólo puede arreglarse algo que se entiende, pero hasta hoy ustedes (todos) no han entendido (las cosas, todo, ni siquiera al humano, a lo que son ustedes, ni siquiera a la sociedad humana, o sea, a la pequeña vida de todos los días, que afecta a todos), y por eso ustedes no han podido arreglar (pero por eso es que ustedes son lo que son, la porquería que son, pero por eso es que ustedes son todavía, por eso es que todavía están en el planeta. O sea, que por donde le miren están arruinados: o son en una ignorancia/porquería como la de hoy, o simplemente no son, porque se darían cuenta que no pueden hacer una sociedad aquí, así fuera la mejor sociedad), y sus mejores intentos de arreglo, los que quisieron hacer los revolucionarios (esos revolucionarios que de entre ustedes son los que más han visto, los revolucionarios, los enanos más altos), jamás pudieron  prender, porque los apabulló siempre lo peor de la estupidez humana, y porque ellos desconocían también mucho de las cosas, y del humano.
      Y hasta dónde nos llevaría el querer arreglar a la humanidad, una vez que ya no hubiera dinero, ni negocios, ni pobres, ni armas, ni ejércitos, ni policías, ni criados, ni barrenderos, ni abogados, ni presidentes, nos llevaría hasta la reforma de nuestros cuerpos (y aun hasta la reforma de nuestros cerebros), para que ya no hubiera bellos y feos, sino sólo bellos, para que ya no hubiera altos y chaparros, sino sólo altos (o una estatura media, pero con la mejor proporción entre cabeza, tronco y piernas), para que ya no hubiera sanos y enfermos, sino sólo sanos, para que ya no hubiera flacos y gordos, sino sólo flacos (pero no tan flacos), para que ya no hubiera inteligentes y tarados, sino sólo inteligentes, para que ya no hubiera buenos y malos (y en el cerebro tal vez haya áreas del mal, además de las demás áreas de mal de la naturaleza: de los perros que muerden, de los meteoritos que caen y aniquilan seres vivos, de las estrellas que pueden crear vida, pero también muerte, cuando en sus agonías se hacen grandísimas y se tragan a sus planetas cercanos, o cuando explotan y destruyen todo lo que está a su alrededor, y emiten rayos gamma que dañan aun a distancias lejanas), sino sólo buenos (pero sin ser bobalicones).
      Y hasta dónde nos llevará el arreglo de la humanidad, tal vez hasta una vida insípida, además de inútil, cuando puede verse que la justicia e igualdad completas serían sólo intentos de querer ser en un lugar que no es para eso, un lugar que es sólo para ser en la conciencia a medias de los humanos (en cualquier etapa en que estén mientras no sepan las cosas, ya sea que estén en su respectiva etapa australopiteca, o que estén como ustedes todos hoy), o en la conciencia a cuartos de los perros (o de las moscas, o de los chimpancés), o en la inconsciencia de las piedras (o de las estrellas, o del agua). 
      El arreglo de la humanidad llega hasta nuestra muerte, porque desde hoy cualquiera podría darse cuenta que todo intento de querer pemanecer en un lugar como éste (y este lugar es el único lugar que hay, el único lugar en donde es el ser, este lugar es lo único, fuera de este lugar no hay nada, fuera de este ser no hay nada) es inútil (así viviéramos en la más completa justicia, en la más completa igualdad), porque sólo viviríamos por vivir (porque sólo viviríamos porque somos vida, porque se es vida, y así viven los perros, y las plantas, en inercia de vida, en inercia de ser vida, y así hasta hoy han vivido ustedes todos, y la mayoría de ustedes creía que creía, que la vida era de Dios, que la vida era para algo, que la vida iba hacia algo, y los que no creen en Dios son los menos entiendo, porque ésos bien que podían darse cuenta que la vida no va hacia ninguna parte, pero mientras tanto,  casi todos vivían, no olvidemos a los suicidas, cualesquiera que fueran las particulares razones de cada uno, tenían hijos, y trabajaban, o robaban, para sí, y para sus hijos, y trabajaban o robaban porque había que hacerlo, porque de algo tenías que vivir, con algo tenías que sostener tu vida), porque hoy ya ustedes podrían darse cuenta que no esperamos nada, que no vamos hacia ningún lado.
      Y estamos atrapados, pero hoy estamos atrapados más, hoy estamos en ignorancia de lo que somos, y entonces, tenemos que ir por pasos, por lo pronto empezar a sacar a los humanos de la inconsciencia en que están hoy, empezar a cambiar la vida de los humanos, pero eso nos meterá en un camino que nos llevará a ver la necesidad del fin, el arreglar la vida de los humanos nos meterá en un camino que nos llevará a ese fin en que terminan todas las experiencias humanas, ese fin en que ha tenido que terminar toda humanidad que se ha dado en la eternidad de las cosas, y las humanidades seguirán dándose (produciéndose en las cosas), y las humanidades tendrán que seguir yéndose.
      Hasta la muerte nos llevará entender las cosas, por eso es que digo que hoy ustedes no han entendido, porque si ustedes ya hubieran entendido, ya no estarían, o estarían en una mejor humanidad, que algún día terminaría (pero este hoy no sería, este hoy en que yo estoy denunciando la estupidez de ustedes todos, este hoy en que yo estoy diciendo que ustedes todos están infinitamente mal, pero este hoy en que también estoy diciendo que así son las cosas y que por eso las humanidades tendrán siempre un hoy como el de hoy, en que tendrán que ser sacadas de su estupidez, un hoy como el de hoy en que se enterarán de las cosas y de la estupidez de los humanos, porque los humanos siempre son como hemos sido nosotros, porque nosotros somos no lo que queremos ser, sino que nosotros estamos sujetos en las cosas, en los procesos de las cosas), o sea, que estamos bien fijos en las cosas, no hay lugar para negaciones (de que así no son las cosas, de que sí hay Dios, de que la ciencia algún día entenderá el universo, de que algún día la revolución borrará a los dioses y a la injusticia humana), no hay lugar para que sigan siendo nuestras particulares opiniones, ni las mejores, ni las peores, pero mucho menos las peores.
      Ojalá los humanos pudiéramos tener arreglo, ojalá lo nuestro (nuestros problemas, nuestro ser) sólo se tratara de quitar a Dios y a la injusticia, y seguir con nuestra ciencia (produciendo tecnología, y aclarándonos el mundo, y aclarándonos más y más el mundo, y produciendo más y más tecnología), ojalá pudiéramos jugar a la vida, a una vida mejor que la de hoy, a una vida mejor que la que hasta aquí ha tenido la humanidad, y entretenernos con libros, con música, con videos, con películas, con comer chocolate y vacas.
     Pero  no todos podrían alcanzar la felicidad, a menos que empezáramos a seleccionar la raza, como seleccionamos a los cerdos, y si empezáramos a seleccionar a la raza humana, tendríamos que escoger sólo a los más inteligentes, y a los más sanos, y a los más bellos, para hacer una humanidad inteligente, sana y bella, tendríamos que llevar a la perfección lo que la naturaleza hizo en la oscuridad y que por eso nos produjo como somos, por eso somos como somos, por eso no somos unos chimpancés con capacidades humanas, porque esas capacidades humanas nos hicieron tender hacia la belleza, más allá del sentido estético de los chimpancés, unos chimpancés más cercanos a los perros, a unos perros que se rigen más por la fuerza, y por la suerte, pero en donde domina más la fuerza que la suerte.
      Ojalá pudieran ser los cuentos humanos, los engaños humanos, las visiones humanas, las ideas humanas, lo que hasta hoy cree el humano (y esta explicación dice que ustedes todos están equivocados, no sólo en sus dioses, sino en su más grande conocimiento, que ustedes todos están equivocados en sus ideas de sentido de la vida, más allá de sus dioses sin sentido, más allá del día en que pudieran desterrar completamente a sus dioses, y no sé si ese día hubiera sido posible, por más que tardara en llegar ése que les explicaría las cosas), ojalá viviéramos en otra realidad, ojalá el universo nos permitiera ser, pero entonces, qué serían las cosas, cómo sería el universo, porque las cosas sin Dios (o dioses, o diablos, o Diablo, o espíritus) no tienen sentido, no hay un medio Dios, sino una materialidad completa, fría, una materialidad en donde las cosas son sólo cosas, así como los perros, así como las piedras, así como los perros que no pueden mucho, así como los perros que sólo viven y ladran y muerden y copulan, mientras pueden, mientras son vida, así como las piedras son sólo piedras, y en esta realidad de perro y piedra son los sueños humanos, los engaños humanos, la inconsciencia humana, la conciencia humana a la mitad, estancada, y por eso posible la estupidez, la estupidez humana, la única estupidez posible, porque las cosas no son estúpidas, las cosas son absurdas, es decir, sin sentido, el único lugar en donde se piensa en sentidos es en (dentro de) la estupidez humana.
9    México
      Este año habrá elecciones (en México, porque yo estoy en México, porque yo soy mexicano, y estamos en el año 2012, estamos en el martes 13 de marzo del año 2012, son las 11 horas de nuestro horario, como hemos establecido nuestro horario, nuestro transcurrir, estamos en el año 2012 después del nacimiento de alguien a quien conocemos como Cristo, pero ni siquiera eso es exacto, porque ese Cristo nació antes de Cristo, pero para qué profundizo en asuntos como ése. Pero hoy estamos en el año 2012 d. C., y tal vez este año la humanidad conocerá su destino, su ser, lo que es, cómo es, cómo termina, y eso será un choque, porque la humanidad hoy cree que sabe, cree que su Dios es real, cree que sus dioses son reales, cree que su "holismo" es real, cree que los "chacras" son reales, cree que la "proyección astral" es real, cree que puede programarse "neurolingüísticamente", diciendo frases positivas, así como cree en la "dianética", así como cree en Moon el coreano, así como Ninel confunde surimis con tsunamis).
      Este año habrá elecciones en México, para elegir un nuevo presidente, para seguir ejerciendo la democracia, la estupidez, y esa estupidez tal vez elegirá a un Peña, para seguir en la ignorancia, en el vicio (porque se lucha contra la droga, dizque, pero el alcohol es una droga legal, y también el cigarro), en la violencia, en la banalidad, y fue este México el que me despertó un día y me metió en esta pesadilla que estoy explicándoles, este México de peregrinaciones, este México de panzones, este México en que vivió Pancho Villa (ese Pancho Villa al que no le gustaban los perfumados), ese Pancho Villa que (al no aferrarse a la silla presidencial en la que se sentó, por algunos minutos, para reírse un poco, para que le tomaran una foto) no aprovechó la oportunidad de quitarnos de encima a todos los Peñas (y Josefinas, y Lópeces), pero tal vez también me hubiera quitado a mí, porque mi país no sería tan peor, y entonces hubiera sido algún centroamericano o africano el que les explicara las cosas, pero no este año, sino más adelante, las cosas no tienen prisas, las cosas son sólo lo que son, pero son sólo cuando pueden ser.
      Este año habrá elecciones en México, y yo que hubiera querido arreglar desde hace varios sexenios a mi país, pero no podía, todavía no puedo, pero cada vez podré más, y antes, cuando yo quería gobernar a mi país, ser el presidente de mi país, para hacerlo mejor, para hacerlo como un país europeo, una Alemania aquí, arribita de Guatemala, aquí, abajito de Estados Unidos (de unos Estados Unidos que nos quitaron más de la mitad de nuestro territorio, en una guerra injusta, una guerra que también fue perdida por nuestros errores, como los de Santa Anna, errores que llegaron hasta la traición, como cuando vilmente permitió que Valencia fuera derrotado, y unos Estados Unidos que no nos hacen justicia, así como Chile no le hace justicia a Bolivia, devolviéndole algo de lo que le ganó, en una guerra, para que Bolivia vuelva a tener salida al mar, así como no se le hace justicia a los kurdos, y tanto más que hubiera tenido que ser arreglado, si las cosas no fueran lo que son, si pudiéramos quedarnos en nuestros cuentos de países, de fronteras, de idiosincracias, de diferencias). Y yo hubiera hecho un país mejor, desde allá por las elecciones de 1988, porque en las elecciones de 1982 todavía no tenía conciencia ni siquiera de los problemas de mi país, apenas me había liberado de Dios, pero en 1988 yo ya estaba listo para ser presidente, y lo hubiera hecho mejor que todos los presidentes de México que he tenido que aguantar, en 1983 me empezó la sed por mi país, pero en 1984 me empezó una sed más grande (pero sólo en vislumbres, vislumbraba que los problemas no eran sólo de mi país, ni siquiera de la humanidad, sino que iban mucho más allá), pero en 1988 todavía veía más hacia mi país, porque mi país no estaba tan borroso como el universo (en aquel tiempo lo más lejos que llegaba yo era al universo, al universo de la ciencia, todavía no podía abstraerme tanto para ver hacia el ser, ese ser hacia el que se orienta la filosofía, a ese ser de la filosofía yo llegué apenas en 1995, y llegué solo, sin necesidad de filosofías, y la filosofía habla del ser, y también habla de ser y conciencia, de objeto y sujeto, pero la filosofía no alcanza a ver totalmente al objeto, y mucho menos alcanza a darse cuenta de que el objeto está distorsionado por la estupidez del sujeto, por la conciencia a medias del sujeto, y por lo tanto la filosofía está incapaz para entender al objeto: a las cosas, al ser, a la realidad, al mundo, a la naturaleza) que ya alcanzaba a vislumbrar. Pero desde 1983 yo ya pensaba más en revoluciones que en elecciones, y por eso casi dejé de ver hacia las elecciones, hacia la farsa de las elecciones (que eran aún más farsa en aquel tiempo), en 1983 surgieron y se agotaron mis ideas de hacer un partido que pudiera ganarle al PRI, y uno de los nombres que se me ocurrieron para ese partido fue el de humanista, y ya no recuerdo si lo de humanista era por lo de humanidad (ser un humano, portarse humanamente) o por lo de la humanidad (por una humanidad que también necesitaba arreglo) o por ambos, ya no recuerdo si ya desde 1983 pensaba en términos de humanidad y no sólo en términos de mexicanidad.
      Y cada vez que sigo viendo gente pidiendo dinero (o gente vendiendo cosas, aun su cuerpo, o gente teniendo que vigilar las propiedades de los ricos, y casi durmiéndose en esa vigilancia, en ese trabajo humano inútil, en esa ocupación inútil, o gente teniendo que limpiar la mugre, y aun el excremento, de los demás, o sea, los criados, los sirvientes), para comer, para enviciarse, para sostener orfanatorios u hospitales (como eso del Teletón mexicano, tratar de parchar los problemas de la humanidad con kermeses, con concursos de belleza, con prostitución, pero en ese mundo viven ustedes, así es su mundo, en que tienen tantos discapacitados físicos e intelectuales, discapacitados que se producen en la irresponsabilidad de la estupidez colectiva, y discapacitados a los que estúpidamente llaman "personas con capacidades diferentes", como si el estar inválido o casi inválido o casi tarado fuera una capacidad diferente y no un problema que llega hasta cómo son las cosas, estas cosas sin Dios, y estos humanos sin cordura), o para estafar. Cada vez que veía manos extendidas, más me convencía que tenía que seguir en mi camino inevitable de justicia o de solución de las cosas (porque durante mucho tiempo no supe si sólo se requería justicia o si lo que se necesitaba era encontrar la solución de todas las cosas), y también cuando oía de más mineros enterrados (por accidentes en minas) o de suicidas o de niños violados o de niños maleados (pervertidos o enviciados) o de mujeres y hombres tristes, condenados a pobreza, a desamor, a vejez, a soledad, a muerte inevitable, pero en la tristeza, en la peor de las muertes, en una muerte que ya no es tan dura, porque casi toda la vida fue de muerte, cuando veía fotografías de gente triste, de gente condenada a morir, pero que sus vidas fueron tristes, aunque ellos no se dieran cuenta, porque estaban tan estafados (tan embrutecidos) que ni siquiera podían darse cuenta de todo lo que la vida y los humanos les habían negado, así como los perros tristes (los perros lisiados, o los perros pequeños de la calle que ni siquiera pueden tener perras, porque no tienen grandes jerarquías dentro del mundo de los perros callejeros, perros con las colas entre las patas, y aun más, perros con los traseros hundidos, echados hacia adentro, perros que ni siquiera pueden aspirar a vivir bien sus ya de por sí vidas de perro) ignoran sus vidas tristes, sus vidas pequeñas, pero perros que sólo tienen eso, su vida de perro, perros que son sólo lo que son: perros, unos pobres perros, los perros de las cosas, unas cosas que no tienen un Dios perro, unas cosas que tienen sólo Dios humano.
      Y hoy mi país vive en la violencia, y ojalá se tratara sólo de arreglar (ojalá el mundo pudiera ser como lo creen ustedes todos, como lo entienden ustedes todos, como lo viven ustedes todos: normal, vivible. Porque ustedes todos viven una vida que es para vivirla, para eso es la vida, para serla, para ser vida, para vivir) esa violencia arreglando sus causas, pero las causas de la violencia son muy profundas, esas causas llegan hasta el ser, hasta todo, hasta las cosas, hasta la realidad. Y si yo estoy hasta la explicación de las cosas es porque tiene  mucho tiempo que mi país (su estupidez, es decir, su ignorancia y maldad: su pobreza, su injusticia, su desigualdad, su vicio, su perversión, su violencia) se me fue hasta asuntos más grandes.

CAPÍTULO 7     LAS COSAS PODRÍAN SER SÓLO DE 2 MANERAS: DE DIOS O DE NO DIOS 
      Las cosas (el mundo, la realidad, el todo, el ser) podrían ser sólo de 2 maneras: de Dios, o de no Dios. Y si las cosas fueran de Dios conducirían a un escenario, y si las cosas fueran de no Dios conducen a otro escenario.
1    Lo Dios (lo espiritual)
      Lo Dios es todo lo que se parece a Dios, todo lo que es como Dios, todo lo que es como dicen que es Dios, es decir, sólo creencias sin fundamento, sólo creencias muy alejadas de la realidad, sólo creencias que no pueden sostenerse si se les somete a análisis. De una vez les aviso, la no existencia de Dios (y todo lo que es como Dios, o sea, toda creencia de ignorancia, como los espíritus o la astrología o los ovnis) puede ser demostrada, pero para eso se requiere conocimiento, tanto del que va a demostrar, como del que va a oír (o leer) la demostración, porque si no, no funciona, para entender tienes que entender, pero si entiendes, entonces no creerías en Dios, es un círculo vicioso, pero de alguna forma hay que empezar a romper este círculo vicioso.
      En la palabra Dios va incluido todo lo espiritual, es decir, todo lo que huela a espíritu, a espíritus, a seres que son sin necesidad de comer, a seres que se mueven sin necesidad de piernas, o de manos, o de alas (pero no alas como de ángel, sino alas animales, como las de los insectos o las de las aves o las de los murciélagos, o las de los pterosaurios, que alguna vez hubo, allá en tiempos de los dinosaurios, allá en aquellos tiempos en que en esta Tierra todavía no había Dios, en aquellos tiempos en que en esta Tierra todavía no había humanos, y por tanto, todavía no había Dios, porque los humanos son los que han inventado a Dios. Y los dinosaurios existieron durante más o menos 160 000 000 de años, y tiene más de 65 000 000 de años que en el planeta Tierra ya no hay dinosaurios, y no siempre ha habido planeta Tierra, la Tierra sólo ha sido en los últimos 4 550 000 000 de años, y la Tierra algún día no será, ni el Sol, y el Sol existe apenas desde hace 4 650 000 000 de años. Y el Dios en que más creen los que creen en Dios apenas tiene 3 500 años de existencia, en la creencia).
      Y en la palabra Dios va incluido Dios, y el diablo, y los demás dioses, y los demás diablos, y los aparecidos, y "la Llorona" (una Llorona de estas tierras mexicanas, así como los aparecidos que tenían los antiguos griegos eran sólo de allá, una Llorona que lloraba por sus hijos aztecas, una Llorona que empezó a llorar anticipadamente por lo que los españoles le iban a hacer a sus hijos aztecas, una Llorona que no lloraba cuando los aztecas mataban a otros pueblos del antiguo México, una Llorona con cara de caballo y que no camina, sino que flota, una Llorona que mi mamá una vez oyó y que mi tío Gil vio, siguió, un tío Gil que no alcancé a conocer, pero a mi mamá si que la conozco, y sé qué ve, sé qué oye, y sé por qué ve y oye así, mi mamá, una mexicana guadalupana más), y la astrología (las creencias de los astrólogos o de los que les creen a los astrólogos), y la programación neurolingüística, y la dianética, y las brujerías, y los milagros, y la filosofía idealista, y el agnosticismo, y la religión, y los narcosatánicos, y la Santa Muerte, y el vudú, y la santería, y las creencias de que los ovnis son naves tripuladas por seres extraterrestres, y todas las demás cosas como ésas que para creer en ellas lo único que se requiere es ser ignorante (pero sorpresa, la mayoría de la humanidad cree en cosas como ésas), por más que hayan ido a un seminario (en el caso de los católicos) o a "universidades" en donde se "estudie" astrología.
      En lo Dios va incluido el diablo, porque Dios y el diablo son del mismo cuento, el diablo es el "coco" del cuento de Dios. Los que creen en Dios creen que el opuesto de Dios es el diablo, el demonio, Satanás, el Mal. Pero no, el opuesto de Dios es lo real, lo que no es cuento, lo que no es imaginación, lo que no es creencia, lo que no es ignorancia.
      Lo opuesto a Dios (y a todo lo Dios, a todo lo que es como Dios) es la materialidad de las cosas (no la materia, ni siquiera la Materia, sino la condición de material, la condición de no espiritual), es decir, que las cosas no son espirituales, es decir, que las cosas no son de creación espiritual, que las cosas no son creación de los espíritus, o de un Espíritu, sino que las cosas no fueron creadas por nadie, y entre esas cosas sin Dios, sin creador, están los humanos, los seres humanos, unos humanos que son como los perros o como las piedras (unos humanos que vienen de lo mismo que hace posible que haya perros o piedras), sólo que diferentes, unos humanos que son sólo cosas, sólo unas cosas más, unos humanos en donde hay la idea de Dios, unos humanos que crean a Dios, unos humanos que imaginan a Dios, unos humanos que pueden pensar que Dios es (pero afortunadamente no todos, porque si todos los humanos pensaran que Dios es, que hay Dios, entonces, sí que estaría yo en problemas, porque, o estaría loco, o tendría por delante un trabajo peor del que tengo: hacer entender las cosas, hacer entender unas cosas que no tienen Dios, pero también tengo que hacer entender unas cosas que tampoco son como las piensa ninguno de los pocos de ustedes que alcanzan a pensar un poco: los de ciencia y los de filosofía materialista, porque la mayoría de ustedes casi no piensa, y por eso la mayoría de ustedes cree en Dios, y Dios podrá ser bien y buenas intenciones, pero Dios es sólo ignorancia), que existe, y que es anterior a las cosas, pero el humano es lo que es porque es una cosa que puede pensar, pensar más que el perro, y el humano es un ser vivo, es un ser de la vida de las cosas, de la vida que hay en las cosas, una vida que es sólo una más de las muchísimas combinaciones de la materia, una materia que hay en las cosas, una materia que es en las cosas, unas cosas que no son sólo tangibles, sino también intangibles, como los pensamientos (como las palabras, como los ruidos), pero los pensamientos son sólo representaciones e imaginaciones, son, pero no tienen existencia real, los pensamientos mueren con el ser que es capaz de pensarlos, los pensamientos son efímeros, y los humanos son efímeros, y la vida es efímera, y no siempre la vida es, pero las cosas siempre son, pero Dios no, Dios muere con el hombre, Dios no es si no hay vida para que pueda darse ése que piensa en Dios, ése que crea a Dios, ése en donde es Dios.
      Lo Dios es sólo estupidez humana de la peor. Y ustedes todos están en estupidez, porque no han podido saber las cosas, y porque no han podido con la estupidez que es Dios (y todo lo Dios), ustedes están en estupidez porque ustedes admiten estupidez, ustedes están en estupidez porque el conocimiento que ustedes tienen no les alcanza para darse cuenta que ustedes son sólo cosas y que están sujetos a los procesos de las cosas, nada es mérito nuestro, nada es culpa nuestra, somos sólo lo que somos, somos sólo lo que se es en esta forma de las cosas, estoy mostrando cómo son las cosas, estoy mostrando que los humanos no somos seres autónomos, sino que tenemos modos de ser, estamos sujetos a modos de ser, estoy mostrando que esto que somos tiene sus modos, sus procesos, sus caminos. Estoy mostrando las cosas, estoy mostrando qué somos nosotros, estoy mostrando qué son ustedes, estoy mostrando en qué están ustedes, y ustedes están sólo (pueden estar sólo) en Dios (o en cosas como ésa, como los espíritus o las cosas "espirituales") o en ciencia o en filosofía o en revolución, y estoy mostrando ese Dios, esa ciencia, esa filosofía y esa revolución, y estoy diciéndoles que su Dios está sólo sostenido en ignorancia, y estoy diciéndoles que su ciencia y su filosofía y su revolución también son de ignorancia, es decir, de un entendimiento muy corto, tan corto casi como ése que puede creer en Dios, estoy diciéndoles que el conocimiento de ustedes no les alcanza para llegar (por sí solos) a las cosas, porque, o ese conocimiento está muy ignorante (como para caer en ignorancias de Dios), o ese conocimiento está muy corto (como para caer en ciencia y en filosofía y en revolución), pero también estoy diciéndoles que eso no es culpa de nadie, que así son las cosas, pero por eso estoy mostrando las cosas, para que empiecen a ver las cosas y los procesos de las cosas y la parte ustedes de las cosas (la parte ustedes del nosotros, la parte ustedes de los humanos como nosotros). Estoy mostrando las cosas para que ustedes puedan empezar a entender las cosas, para que puedan entender que en las cosas hay cosas humanas, para que puedan entender que en la cosas humanas hay cosas ustedes. Estoy mostrando las cosas para que ustedes puedan empezar a salirse del entendimiento en que están hoy. Estoy mostrando las cosas para que ustedes ya no sigan mirando las cosas desde Dios o desde ciencia o desde filosofía o desde revolución, estoy mostrando las cosas para que ya no sigan mirando las cosas desde el ustedes de las cosas, desde el nivel ustedes de las cosas, desde el nivel ustedes del nivel humano de las cosas. Estoy mostrando las cosas para que ustedes ya dejen de ver las cosas desde los errores de Dios o desde los errores de la ciencia o desde los errores de la filosofía o desde los errores de la revolución. 
      Porque las cosas no son lo que dice su Dios o su ciencia o su filosofía o su revolución, si es que acaso su Dios y su ciencia y su filosofía y su revolución alcanzan a decir algo más que las ideas de un más allá (la religión) o de las ideas de progreso humano (la ciencia) o de las ideas de reflexionar sobre lo humano y sobre las cosas (la filosofía) o de las ideas de darle justicia a los humanos (la revolución).
      Porque lo que dicen las cosas (los datos de las cosas, los datos que hay en las cosas, los datos que muestran las cosas) es que los humanos somos sólo cosas. Y las cosas dicen también que ustedes todos están en estupidez (porque no han podido entender las cosas, y porque tienen una sociedad de estupidez). Y las cosas dicen también que si ustedes todos están en estupidez es porque así son las cosas. Y las cosas dicen también que en las cosas hay un ustedes (que ustedes son un punto en las cosas). Y las cosas dicen también que en las cosas hay 4 tipos de cosas (cosas de tipo piedra, cosas de tipo perro, cosas de tipo ustedes y cosas de tipo yo). Y las cosas dicen también que las cosas se conectan a través del humano (que se conectan en pensamiento, en ideas, en ojos que pueden ver las cosas y preguntarse las cosas y engañarse con las cosas. Las cosas dicen que cuando hay humano es cuando hay mundo, mundo de tipo humano, como ese mundo en que están ustedes todos). Y las cosas dicen también que las cosas no son de Dios ni de ciencia ni de filosofía ni de revolución (que las cosas no son como las ve la religión, la ciencia, la filosofía y la revolución). Y las cosas dicen también que los humanos terminan yéndose. Todo eso están diciendo las cosas, los datos que hay en las cosas, lo hechos en que son las cosas.
2    Lo no Dios (lo material)
      Lo no Dios es todo eso que no es como Dios, todo eso que no es espíritu, espiritual, espiritualidad, fantasmas, aparecidos, la Llorona. 
      Lo no Dios es tomar las cosas desde lo contrario de lo que Dios significa, lo no Dios es tomar las cosas desde lo contrario a espíritu, y el espíritu se puede ver a través de la realidad, de que no se ven espíritus por ningún lado, que los espíritus se ven sólo en los cuentos humanos de siempre, y cómo poder con los cuentos, sólo con la dura realidad, y con darse cuenta de todo lo demás que ustedes dicen, o creen, todas las barbaridades de ustedes, todas las inconsistencias de las afirmaciones de ustedes. Los espíritus se pueden ver a través de la realidad, de que no los hay, simple y sencillamente como eso, que no se ven, que nadie tiene pruebas, aparte de los cuentos humanos. A Dios lo derrota la realidad, y la ignorancia de ésos que creen en él, sólo así se puede probar Dios, en la realidad, y en la ignorancia de los que creen en él, porque si no fuera suficiente la realidad, ahí está la ignorancia de los que creen en él. Y entonces queda un Dios que se puede creer sólo por fe, pero fe que no tiene nada que hacer frente a la realidad, fe que es derrotada por la realidad de unas cosas que no tienen nada que ver con la fe, unas cosas que no son así, unas cosas que no se manejan por los caminos humanos, ni siquiera por las mejores intenciones humanas, no sólo por buenas intenciones humanas, como Dios, sino las mejores intenciones humanas: justicia, igualdad, felicidad.
      Lo no Dios es todo eso que no es como Dios, y entre lo no Dios está lo que ha investigado la ciencia, porque la ciencia se rige bajo el método científico en donde se admite sólo lo que se puede probar, medir, someter a pruebas y más pruebas, y tiene que pasarlas todas, porque si no, no es científico, y eso está bien, pero la ciencia se queda muy corta ante la realidad, porque las cosas muestran más que lo que la ciencia trata, las cosas muestran ignorancia humana, injusticia humana, y las cosas muestran también mucho daño, y las cosas muestran también sinsentido, las cosas muestran que no son para nada, las cosas muestran que en las cosas el único que piensa en sentidos, en metas, en propósitos, es el humano, pero que el humano es sólo una cosa más, un humano que intentó ponerle un Dios a las cosas, y un humano que intenta vivir las cosas desde ciencia o desde filosofía o desde revolución, una ciencia y una filosofía y una revolución no tan absurdas como Dios, pero que tampoco son para aquí, para la realidad, una realidad que no es de lo que puede idear el humano, sino que las cosas son sólo cosas, y el pensamiento humano es sólo una cosa más de unas cosas que no son como es el pensamiento.
      Y lo no Dios llega hasta la muerte colectiva de la humanidad, todas las humanidades terminan renunciando a lo que son, a lo poco que se puede ser aquí, a lo que se puede ser aquí, los humanos terminan renunciando a lo que son: a ser sólo de unas cosas que son sólo lo que son, unas cosas que son muy raras, pero unas cosas que, sobre todo, son pequeñas, muy pequeñas, muy limitadas, muy casi nada, el ser es muy pequeño, y es lo único que hay, las humanidades terminan entendiendo que aquí no se puede vivir desde pensamiento como el humano (pero pensamiento no como está hoy en todos ustedes todos, porque hasta ahora el tipo de pensamiento en que están ustedes los ha dejado vivir, les ha permitido convivir hasta con la peor estupidez humana y con la terribilidad que hay en las cosas, terribilidad que llega hasta la pequeñez de las cosas, y hasta la falta de sentido de las cosas, pero estupidez humana que no está permitiéndoles a ustedes darse cuenta de las cosas y de cómo el pensamiento humano altera las cosas), las humanidades terminan yéndose porque aquí no hay lugar para ellas, para cómo son ellas, para cómo se es desde pensamiento, desde pensamiento como el humano (porque el pensamiento del perro no tiene conflictos con las cosas, igual que hasta hoy ustedes todos), cuando ese pensamiento ya no está en estupidez, como hoy está en ustedes todos.  
      Y lo no Dios en el nivel en que lo tienen ustedes (algunos de ustedes, sólo algunos de ustedes, muy pocos de ustedes) está también en estupidez, porque lo no Dios (el darse cuenta que esto no es de Dios, el tomar las cosas desde el supuesto de que en las cosas no hay Dios, desde el supuesto de que las cosas no son de Dios, y digo supuesto, para someter las cosas a análisis, pero el supuesto Dios es el que afirma al supuesto no Dios, y el supuesto Dios es negado por la realidad, porque la realidad muestra que las cosas no son como es Dios, la realidad muestra que no es espiritual, la ignorancia de ustedes es la que más pone en evidencia a su Dios, porque el conocimiento muestra que no hay Dios. Y para poder entender las cosas tenemos sólo a las cosas, y entre las cosas está el humano, lo humano, y las cosas no muestran a Dios, y la ignorancia del humano es la única que muestra a Dios) llega hasta la muerte de las humanidades, hasta la muerte de toda humanidad (humanidad como nosotros hoy, nosotros, los humanos del planeta Tierra, nosotros, los humanos terrícolas, nosotros somos sólo una humanidad más) que se da aquí (en las cosas, en el ser, en la realidad, en la naturaleza, en el mundo).
      Lo no Dios es sólo las cosas (o el universo, o el ser, o la realidad, o la naturaleza, o el mundo. Y si tengo que ser tan repetitivo es porque cuando uno lee se escapan muchas cosas, e intento que de tanto remarcar y remarcar las cosas a ustedes les quede muy claro todo lo que tienen que entender, todo lo que hoy no saben de las cosas) agarradas desde no Dios, y el tomar las cosas desde no Dios es sólo porque a las cosas no se les ve Dios, el tomar las cosas desde no Dios es sólo porque se ve que Dios está sólo en la ignorancia de los que creen en Dios (porque Dios no se ve en las cosas, Dios se ve sólo en ustedes, en la ignorancia de ustedes, un  Dios que está en lo peor en que podría estar: en la ignorancia, y no en la realidad, un Dios que está al revés de como debería estar), desde que a las cosas no se les ve Dios, desde que Dios está sólo en ustedes, pero no en la realidad, en la ignorancia de ustedes, pero no en la realidad, y por eso ignorancia de ustedes.
3    Pero lo Dios es igual a estupidez, a ignorancia de la peor
      Y (la palabra) estupidez incluye ignorancia y maldad, estupidez incluye todo lo que trae aparejado ese concepto, desde ignorancia, hasta maldad (hasta ignorancia que te lleva a cometer maldad). Y ustedes todos están estúpidos (porque ustedes todos están ignorantes de la realidad en la que son, y porque ustedes todos viven, conviven, soportan, se han adaptado, a una sociedad en donde hay mucha maldad, y mucha ignorancia, y no hacen nada por erradicar esa ignorancia y esa maldad, maldad que es por ignorancia, maldad que es el peor extremo de la ignorancia). Y ustedes todos están estúpidos, ustedes todos están ignorantes de la realidad, pero hay unos (y son casi todos de ustedes, todos esos de ustedes que creen en Dios o en dioses o en Diablo o en diablos o en espíritus o en fantasmas o en astrología o en ovnis, todos esos de ustedes que no ven el mundo desde ciencia o desde filosofía materialista o desde revolución materialista) que están más alejados de la realidad (y dentro de la ignorancia hay niveles, hay peores y menos peores ignorancia, y hoy ninguno de ustedes sabe la realidad, pero no todos ustedes están en el mismo nivel de irrealidad) que otros (muy poquitos, sólo muy poquitos de ustedes no creen en Dios o en dioses o en Diablo o en diablos o en espíritus o en fantasmas o en astrología o en ovnis, sólo muy poquitos de ustedes ven el mundo desde ciencia o desde filosofía materialista o desde revolución materialista, y la ciencia es materialista, un científico no puede creer en dioses, porque aunque no lo afirme, la ciencia no se mueve dentro de un universo mágico o "milagroso", y un científico ni siquiera puede ser agnóstico, porque aunque la ciencia no pueda alcanzar a entender la realidad, al menos sí puede darse cuenta de qué no es la realidad, la ciencia puede darse cuenta que la realidad niega a Dios, dioses, diablos, espíritus, fantasmas, astrología u ovnis, y la revolución materialista incluye marxismo, pero no a todos los que se dicen o se dijeron marxistas, y la revolución materialista incluye a algunos anarquistas, y la revolución materialista incluye sólo a algunos izquierdistas).   
      Y cuando digo que Dios es sólo estupidez me refiero a que Dios no es (y Dios no es no sólo porque no se le vea, sino porque se le ve sólo en la ignorancia de los que creen en él, el peor enemigo de Dios no es la realidad, sino la ignorancia, a Dios no sólo no se le ve en la realidad, sino que sólo se le ve en la ignorancia de los que creen en él), y entonces, creer en algo que no es (que no puede ser, porque para que fuera, tendríamos que aceptar la ignorancia, tendríamos que aceptar que Dios no es sólo un Dios de ignorantes, sino un Dios de la ignorancia), se convierte en estupidez, por muy buena intención que pueda tener la palabra Dios, y por mucho que yo no quisiera utilizar la palabra estupidez cuando me refiero a Dios, pero hay que arreglar al humano, y eso incluye tirar la estupidez del humano, toda la estupidez del humano, poner en evidencia toda la estupidez del humano.
      Y utilizo la palabra estupidez cuando me refiero a cómo están ustedes todos, porque la palabra ignorancia no describiría exactamente (suficientemente) el estado en que están ustedes todos, porque ustedes todos están más en imposibilidad de entendimiento que en ignorancia de entendimiento, porque ustedes todos están más en imposibilidad de conocimiento que en ignorancia de conocimiento, porque nosotros los humanos no nos debemos a nosotros (porque, o nos creó alguien como Dios, o nos produjeron las cosas, y, entonces, tanto Dios como las cosas nos habrían dado nuestras características "humanas". Y si nosotros fuéramos creación de Dios, entonces podríamos tener alguna libertad, habría eso que llaman libre albedrío, pero si nos produjeron las cosas, entonces somos producto de unas cosas que no se manejan en términos de libertad, sino de posibilidad. Y no somos de algo como Dios, como cree la mayoría de ustedes, pero tampoco somos como consideran esos pocos de ustedes que piensan que seres como nosotros son producto de unas cosas naturales. El caso creación de Dios se cae porque es irreal, y el caso producto de unas cosas naturales no ha sido completamente entendido por esos pocos de ustedes que aceptan eso. Y por eso tanto creyentes en Dios como materialistas están en estupidez, y viven una vida de estupidez, y toleran esa vida de estupidez), sino a las cosas, nosotros salimos de las cosas, y, el mundo (que vemos nosotros, que creemos nosotros, que pensamos nosotros, que entendemos nosotros) salió de las cosas, y siempre habrá mundo (ese tipo de mundo) cuando en las cosas haya seres como nosotros, cuando en las cosas se hayan producido seres como nosotros, cuando las cosas hayan producido seres como nosotros, cuando las cosas hayan llegado hasta seres como nosotros.
      Y el asunto (el problema, el problema de, qué son las cosas. Y el problema de, de qué son las cosas, de quién son las cosas. Y el problema de, cómo son las cosas, a través de qué son las cosas, a través de quién son las cosas. Y el problema de, por qué son las cosas, por qué hay cosas, por qué hay ser. Y el problema de, qué es el ser, el único ser posible) de las cosas es tan sencillo como lo siguiente: si las cosas son de Dios, entonces estamos condenados a la estupidez del mundo en que Dios es (estamos condenados a la profunda ignorancia de la mayoría de los seres humanos, la profunda ignorancia en que está la mayoría de ustedes todos, porque sí se puede probar que la mayoría de ustedes todos está en profunda ignorancia, y esa profunda ignorancia se puede demostrar, nada más con oírlos hablar, nada más con oírlos sacar lo que hay en sus cerebros, en su mundo, por más que los que creen en Dios digan que el diablo es el culpable de cómo está el mundo de los humanos, o que los seres humanos tienen la culpa por no poder resistir al diablo, o que los seres humanos son soberbios, igual que el diablo, por resistirse a Dios, por no amar a Dios, por no hacer la voluntad de Dios, por más que digan los creyentes en Dios que la sabiduría del mundo es del diablo, por más que digan los creyentes en Dios que todas las cosas son de acuerdo a un plan de Dios), y si las cosas no son de Dios, entonces las cosas no tienen ningún sentido (ni siquiera el sentido incoherente de Dios), y los humanos terminamos en una autoaniquilación planeada.
      El asunto es muy sencillo: si hay Dios, entonces las cosas son de Dios, y si no hay Dios, entonces las cosas no tienen sentido. Y lo que yo digo  (y muestro) es que no hay Dios, lo que yo digo es que Dios no es, lo que yo digo es que Dios está sólo en la peor ignorancia de ustedes todos, lo que yo digo es que Dios está sólo en la más profunda ignorancia en que está la mayoría de ustedes todos, pero también yo digo (y muestro) que el entendimiento de ustedes (el entendimiento que alcanzan los que de entre ustedes entienden más) está muy corto, porque no ven qué es lo que pasa si no hay Dios, porque no ven cuáles son las conclusiones de unas cosas (naturaleza, realidad, ser, mundo, universo, vida) vistas desde materialidad, o sea, sin Dios.
     Y yo digo que no creen en Dios los que de entre ustedes no están tan ignorantes, y ésos que de entre ustedes no creen en Dios tampoco creen en ninguna cosa parecida a Dios (como la brujería o la astrología o los fantasmas, como el de la Llorona, y demás cosas así), y digo que los que no creen es Dios están en materialidad (sólo pueden estar ahí, porque hay sólo 2 opciones en las cosas: materialidad o espiritualidad, que el ser sea material o que el ser sea espiritual), entendiendo el mundo desde materialidad, no desde espiritualidad (y espiritualidad es simplemente creer que hay algo así, creer que hay espíritus o Espíritu, o sea, Dios, o sea, astrología, es decir, astros movidos no por fuerzas naturales sino por una espiritualidad que llena al universo, que gobierna al universo), y ésos que están en materialidad pueden estar sólo en (ver el mundo desde)conocimiento científico, o en filosofía materialista, o en revolución materialista (en la necesidad de una revolución que pueda solucionar los problemas de estos seres humanos materiales. Y los revolucionarios materialistas marxistas creen en un determinismo casi como el de Dios, creen que en las cosas hay sentidos, objetivos, creen que en el humano y en el universo hay sólo progreso y más progreso, y eso parece muy ciego, pero la ciencia está aún más ciega que eso, la ciencia ni siquiera se ocupa de la justicia, y la ciencia también cree en el progreso, pero la ciencia sabe que no hay progreso indefinido, porque el universo algún día se va a terminar, y con él el ser humano y su investigación científica).
      Yo digo que Dios es sólo estupidez, y que la mayoría de ustedes cree en Dios (o en algo como eso, en cosas con características espirituales, en cosas de características espirituales, en cosas de características no materiales, es decir, los que creen en Dios no consideran que las cosas son naturales, solas, sin sentido, sin objetivos), pero también digo que ustedes todos están en estupidez, porque los pocos de ustedes que no creen en Dios (o en cosas como ésa), tampoco entienden la materialidad de las cosas, es decir, no entienden cómo (a qué conclusiones conducen) son unas cosas sin Dios, solas, sin sentidos, sin objetivos.
      Y en esta explicación yo estoy tratando que ustedes todos vean las cosas, y en esta explicación también está escrito lo que dicen ustedes, lo que dice su Dios (lo que ustedes dicen que dice su Dios), lo que dice su ciencia, lo que dice su filosofía, lo que dice su revolución.
      Pero a ustedes todos los he metido en una sola bolsa de estupidez, en la misma bolsa de estupidez, tanto a los que creen en Dios, como a los que ven el mundo desde ciencia o desde filosofía materialista o desde revolución (una revolución que para ser una revolución verdadera tiene que ser material, tiene que darse cuenta un poco de lo que necesitan unos seres humanos pertenecientes a una realidad material).
      O sea, que los problemas de entendimiento en que están ustedes todos van más allá de ese Dios (o de cosas como ésa) en que cree la mayoría de ustedes, los problemas del entendimiento de ustedes llegan hasta el entendimiento más alto que hoy tienen ustedes, hasta el entendimiento más alto en que hoy están ustedes, hasta el entendimiento más alto que hoy son ustedes, pero entendimiento que ya no pueden llevar más allá (por sí solos), porque ese entendimiento está muy desviado, muy torcido, muy atrofiado, muy increíble.
      O sea que los problemas de ustedes no están sólo en las creencias de Dios (en las creencias de Dios en que está la mayoría de ustedes, en las creencias de Dios o de cosas parecidas a Dios en que está la mayoría de ustedes), sino que los problemas de ustedes están en el entendimiento de ustedes, y entendimiento es lo que son ustedes, entendimiento es lo que somos nosotros los humanos, nosotros los humanos somos entendimiento hasta nivel humano (los perros y las moscas son entendimiento de nivel perro, hasta el nivel perro), pero en ustedes todos ese entendimiento humano está a medio camino, y por eso es que ustedes hoy son lo que son, están como están: en Dios y en violencia y en vicio y en injusticia, en Dios y en mal y en ignorancia (y el mal podrían atribuírselo al diablo, o al humano, pero a quién van a atribuirle la ignorancia, una ignorancia no tan difícil de evidenciar, de demostrar, de tirar). Y cómo pueden justificar los que creen en Dios el mundo terrible que vivimos hoy (pero no es sólo hoy, el mundo siempre ha sido mundo, el problema es que el mundo se mueve, avanza, progresa, sigue sus procesos, y eso hace que las variables se muevan), a quién van a culpar, a Dios (a los planes de Dios), o al diablo, o a la soberbia humana. Pero los problemas humanos son sólo los problemas de unos seres con un poco más de entendimiento que los perros, pero el entendimiento llega hasta el entendimiento, es decir, hasta todo.
      Y algo de lo que yo digo en este blog es que lo Dios es sólo estupidez, y también digo que lo no Dios llega hasta la muerte en conjunto de la humanidad. Pero hoy ustedes no alcanzan a darse cuenta de que Dios (lo Dios: Dios, dioses, diablos, espíritus, fantasmas, brujería, astrología, ovnis y demás) es sólo ignorancia, y si hoy ustedes no alcanzan a darse cuenta ni siquiera de eso, mucho menos alcanzan a darse cuenta de hasta dónde llega lo no Dios (todo lo que no es como Dios, o como el diablo, o como los espíritus, o como los fantasmas, o como la astrología, o como los ovnis de ustedes), hasta dónde (hasta qué conclusiones, hasta qué realidad) llegan unas cosas (una naturaleza, una realidad, un ser, un mundo, un universo, una vida) sin Dios, pero ustedes (los pocos de ustedes que ven un poco más que la mayoría de ustedes todos) no ven hacia esos temas, no pueden ver hacia esos temas, porque ustedes todos están como obnubilados por la normalidad en que se les ha convertido el mundo.
      Y en este capítulo estoy mostrando las cosas a través de lo Dios y de lo no Dios, y si las cosas son de Dios, entonces todos ustedes están condenados a la estupidez (en la que Dios vive, de la que Dios se alimenta, una estupidez como la de la mayoría de ustedes, o una estupidez que le permite a Dios ser, como la estupidez de la ciencia o de la filosofía materialista de ustedes, esa estupidez de muy poquitos de ustedes) en que hoy están ustedes todos (porque si ustedes todos no estuvieran en estupidez, se darían cuenta de la clase de mundo en la que son, y por tanto, de la clase de cosa que ustedes son), y si las cosas no son de Dios, entonces ustedes todos están condenados a la muerte, a una muerte colectiva, pero planeada.
      Y los asuntos humanos no se agotan en un Dios, sino que los asuntos humanos se agotan en unas cosas que son sin Dios, porque lo no Dios de las cosas condena a la muerte a los humanos, y por eso las humanidades no son por mucho tiempo, por eso no han venido seres extraterrestres a visitarnos, porque seres como los humanos pueden llegar a marinos, a navegantes, a descubridores, a conquistadores, pero no a astronautas durante mucho tiempo, sino sólo mientras su destino no los alcanza. Y hasta hoy no han venido extraterrestres a visitarnos, seres extraterrestres, humanos extraterrestres, porque los perros o chimpancés, terrícolas o extraterrestres no pueden mucho. Y pudiera ser que sí no han venido a visitarnos humanos extraterrestres es porque somos la primera humanidad de este universo actual, o porque somos de las primeras humanidades de este universo actual y las otras humanidades todavía no han podido alcanzar nuestro planeta. O puede ser que las humanidades son como estoy diciéndoles, y entonces las humanidades renuncian a andar de exploradoras, de conquistadoras, de viajeras, porque se dan cuenta de qué es lo que son las cosas, y se van, como tendremos que irnos nosotros. Porque hasta hoy no hay pruebas de seres extraterrestres (ya sean humanos, o dioses), por más que los creyentes de los ovnis digan que en los dogon (una etnia de África) o en los mayas hay pruebas (unas pinturas, unos relieves, unas pinturas de gente con una especie de casco, un relieve con un maya en una posición como de piloto) de actividad extraterrestre, hasta hoy los creyentes en los ovnis están como los creyentes en Dios: sin pruebas (y eso de los ovnis es como lo de Dios: creencias, sólo creencias, sólo absurdos, y si a los creyentes en Dios queremos entenderlos, tenemos que entender también a los creyentes en los ovnis, porque si no, no podemos con tantas creencias de los humanos, aunque sean creencias de buenas intenciones como algunas de las creencias en Dios, o de total ignorancia como todas las creencias en Dios o como todas las creencias en los ovnis). Las humanidades son en tanto no saben las cosas, el conocimiento pierde a los humanos, el conocimiento condena a los humanos (los condena a la muerte, porque se dan cuenta que en las cosas no puede sostenerse ese ser humano en su forma completa, ese ser de entendimiento en entendimiento total), por eso hasta hoy el conocimiento no los había condenado a ustedes.
      Y si Dios nos hizo a su "imagen y semejanza", entonces por qué nos dotó de aparato digestivo (de boca, de esófago, de estómago, de intestinos, de ano, y además está el apéndice, ese apéndice que hoy ya no tiene ninguna utilidad, pero que ahí se quedó, como una prueba más de la evolución de la que provenimos), qué acaso él tiene aparato digestivo (al menos los dioses griegos se alimentaban de néctar y ambrosía, utilizaban su aparato digestivo), en cosas así se ve al ser humano que está detrás de Dios, el Dios del humano tiene mamas (como el humano), el humano creó (imaginó, inventó) a un Dios mamífero, un Dios del tipo de los mamíferos, un Dios del tipo de los animales mamíferos, porque, por qué Dios creó al humano como es, porque el humano fue (primero), y luego creó a Dios, y lo creó a su imagen y semejanza, a imagen y semejanza del humano, del humano terrícola (y del humano terrícola que fue posible, el humano terrícola que hoy es, porque pudo haber habido un humano terrícola del tipo de los dinosaurios, y el nuestro ya jamás hubiera sido, un humano dinosaurio que hubiera creado a Dios a su imagen y semejanza: sin mamas, sin pelos, sin menstruación, sin la imagen espejo que son un humano y su Dios), porque los otros humanos no son exactamente como nosotros, porque en las cosas (y en el fenómeno de la vida que se da en esas cosas) hay más que decillones (un decillón es un 1 con 60 ceros) de posibilidades, pero los humanos siempre serán como nosotros, pero no exactamente en los rasgos, pero sí exactamente en las capacidades de pensamiento/conocimiento/entendimiento. El humano no puede evitar dejar atorados los dedos en su Dios, el humano no puede evitar dejar sus huellas digitales en su Dios (el humano inventó a un espíritu, pero ese espíritu es mamífero, y homínido, es decir, erecto, pero a algunos espíritus, como a los ángeles, también les puso alas, hizo una cruza de mamífero y ave, pero también hizo una cruza de homínido y ave e insecto, porque al dotarlos de alas los hizo de 6 miembros, como los insectos, pero si llevó sus fantasías hasta esas extrañas adiciones a su espíritu mamífero fue porque con algo tenía que volar su espíritu, y no se imaginó a Supermán, y no le gustaron las alas del murciélago ni las de los insectos.
      Y Dios también tiene boca (pero a él la boca no le sirve para comer, sino para hablar, y tal vez hasta para besar), y por eso nos dio boca a nosotros (pero también le dio boca al perro, al perro que no habla, pero que ladra, pero que no besa, pero que come, que tiene que comer, porque así se sustenta la vida en ese nivel de la vida), y la boca no sólo nos sirve para comer (o para besar), sino también para hablar, pero la boca no fue hecha para besar o para hablar, la boca fue inventada (en las cosas, en la vida), fue hecha, se hizo, se produjo, para que una parte de la vida (principalmente la mayoría de los animales) pudiera alimentarse por ahí, y después la boca también sirvió para que una parte de la vida pudiera emitir sonidos, o gruñidos (como los del humano antes de que pudiera hablar), o ladridos, o chasquidos, o cantos (como los de las aves), y palabras, la boca también sirvió para hablar, y la boca también sirve para escupir, como escupimos nosotros (y no sé si algunos primates más), y las llamas, y las vicuñas (las llamas y las vicuñas pertenecen a la familia de los camélidos y habitan en Ámerica del Sur, las llamas y las vicuñas son parientes de los camellos, nosotros los humanos pertenecemos a la familia de los homínidos, y a la familia de los homínidos también pertenecen los chimpancés y los bonobos y los gorilas y los orangutanes) y los camellos, y luego la boca también sirvió para que una parte de la vida pudiera besar (principalmente algunos primates, entre ellos nosotros, porque nosotros somos primates, y mamíferos, y vertebrados, y cordados, y animales, pero nosotros también somos homininos, como el autralopiteco y el neandertal, nosotros los humanos estamos atados a la cadena de la vida, nosotros los humanos venimos de la cadena de la vida, nosotros los humanos nos explicamos dentro de la cadena de la vida, nosotros los humanos no nos explicamos dentro de la creación especial de un Dios, nosotros los humanos somos sólo unos animales más, y los animales son la parte de la vida que más lejos puede ir, los animales son la parte de la vida que puede llegar a producir seres como nosotros: los seres (o cosas) que crean a Dios, que inventan a Dios, que se complican con Dios, y con todo lo demás que se parece a Dios, como el diablo, como la astrología, como la brujería, pero aún más, a esos seres también se les complica el entendimiento, no sólo hasta el punto de que crean que existe Dios (y la brujería, y la Llorona), sino que el entendimiento se les complica hasta el punto de caer en un conocimiento científico y en un  conocimiento filosófico que no es capaz de poder con Dios o con la Llorona o con la injusticia, el único lugar de ustedes desde donde se intenta enfrentarse a Dios y a la Llorona y a la injusticia (y a la violencia, y a los vicios, y a la maldad, y a la desigualdad) es por el lado de la revolución, pero ustedes todos están muy lejos de la realidad de las cosas, porque ustedes todos no llegan hasta un nivel que les permite darse cuenta de la estupidez que hay en los dioses y en la ciencia y en la filosofía y de la terribilidad que hay en las cosas, y ahí, en la terribilidad de las cosas, no hay lugar ni para la mejor revolución humana, en la terribilidad de las cosas no hay lugar ni para la mejor aspiración humana, y la terribilidad de las cosas no es sólo el daño que hay en las cosas, sino que la más profunda terribilidad de las cosas es que las cosas no tienen sentido, las cosas no son de ninguna de las características humanas (Dios es de características humanas, Dios tiene la característica humana, y animal, de la voluntad, sólo que imaginada hasta el infinito, y Dios es sólo voluntad ambulante, una voluntad que no está atada a una vida, una vida que es donde puede darse la voluntad, Dios es voluntad, pero en espíritu, no viva, y por tanto irreal, sólo imaginación), las cosas tampoco son de características como las del perro, las cosas son de características como las de las piedras. 
      El problema es que los humanos no caen sólo en ideas de un Dios inexistente, sino que los humanos caen también en ideas erradas de entendimiento aún más allá de un entendimiento que cae en errores (ignorancias) de Dios, y por eso es que el Dios humano puede sostenerse, como hoy, El humano tiene problemas (está metido en problemas) aún más grandes que Dios (aún más grandes que la ignorancia casi tan obvia que es Dios), con  todo y que Dios es ya un gran problema, y por eso no puede con Dios, con la ignorancia profunda que significa Dios, y por eso ustedes no han  podido entender las cosas, y por eso ustedes están en los problemas en que están, en problemas de cordura, de entendimiento.
      A Dios se le puede derrotar (probar su inexistencia, probar su cuento, demostrar que es sólo un cuento humano) sólo por medio de conocimiento (un conocimiento que trae aparejado el entendimiento, por eso hablo de conocimiento/entendimiento), pero el conocimiento de ustedes no les alcanza para poder con Dios, con la inexistencia de Dios, con la falsedad de Dios, con la ignorancia que es Dios, con el problema que es Dios.
      Y el entendimiento de ustedes (el entendimiento que tienen ustedes) no les alcanza para poder con Dios, porque el entendimiento de ustedes está atorado, y desatorar al entendimiento de ustedes es lo que estoy tratando de hacer, y por eso estoy diciéndoles las cosas, mostrándoles las cosas, enseñándoles (haciéndoles saber las cosas, haciéndoles conocer las cosas) las cosas, para que puedan entender las cosas.
4    Y lo no Dios llega hasta la muerte colectiva y planeada de todos los seres que son como nosotros
      Y unas cosas que no son de Dios son unas cosas solas, son unas cosas sin ninguna de las características de Dios ni sin ninguna de las características del humano que está detrás de Dios, Dios es sólo las características del humano, pero sin cuerpo humano, sin los límites del cuerpo humano.
      Y unas cosas que no son de Dios son unas cosas que no son de características humanas (Dios es sólo características humanas imaginadas hasta el infinito, y lo humano es sólo características de la vida en su grado máximo, el humano es sólo un perro con más desarrollo, con el máximo grado de desarrollo al que puede aspirar el perro, la vida).
      Y unas cosas que no son de Dios son unas cosas que son a través de seres que son como nosotros (los seres que son como nosotros son en los que son unas cosas que son), en seres como nosotros las cosas son a través del pensamiento (un  pensamiento diferente al pensamiento del perro, al pensamiento tipo perro), desde pensamiento, desde las ilusiones del pensamiento, desde los errores del pensamiento, desde los errores en que puede caer el pensamiento, desde los problemas del pensamiento, en seres como nosotros las cosas son alteradas por el pensamiento, por el pensamiento que puede conocer muchísimo más que el conocimiento del perro, por el pensamiento que puede entender muchísimo más que el entendimiento del perro.
      Y unas cosas que no son de Dios son unas cosas sin ningún sentido (de ningún tipo, pero principalmente sin ningún sentido de pensamiento, o sea, de voluntad, de conciencia, de fines, de propósitos).
      Y lo no Dios lleva a los seres humanos hasta un final, porque en unas cosas sin ninguna de las características de Dios (unas cosas que no tienen ni siquiera ninguna de las características del humano, del humano que está detrás de Dios, del humano que crea a Dios y que lo hace como es el humano, sólo que muchísimo más grande, infinitamente más grande, Dios es humano, Dios es del humano, pero las cosas no son del humano, las cosas no son humanas, el humano es el que es de las cosas, pero hasta hoy ustedes todos han tomado las cosas al revés: irreales: o Creación de un Dios, o universo que puede ser investigado, explorado, explotado, universo en el que se puede ser feliz o infeliz, despierto o dormido, vivo o muerto, inconsciente, pero no consciente) no podemos engañarnos con el bien, con el amor, con la justicia, con la igualdad, con la felicidad (con la satisfacción de las pasiones humanas, una satisfacción que al tener que ser para todos tiene que ser regulada), porque las cosas (de no Dios) no son así, las cosas de no Dios no son de nada, las cosas de no Dios son casi nada, y por tanto nosotros somos casi nada, nosotros somos sólo unos perros más, sólo unas piedras más, pero los perros y las piedras no pueden saber lo que son, ellos viven otro mundo, otra realidad, otras cosas, ellos son en las cosas como son las cosas, ser sólo lo que se es, ser sólo lo que es, sin preguntas, y por eso sin respuestas, mudas, sordas, ciegas, y por eso sin problemas, sin los problemas que puede ver el pensamiento completo, un  pensamiento completo en el que no son los perros, pero tampoco ustedes, ustedes todos.
    Unas cosas de no Dios nos condenan (a todo lo que sea como nosotros) a la muerte.
4.1    Preparación para la muerte colectiva y planeada de nosotros    
      Y vamos a terner que prepararnos para esa muerte (para ese casi suicidio, porque no nos mataremos ni en la desesperación ni en la inconsciencia, sino en la necesidad) en que tendremos que terminar, porque todo tiene que ser muy bien planeado, para que no haya errores, para que no haya muerte, es decir, para que no quede nadie (para que no se quede nadie, para que no se nos quede nadie, para que no se nos vaya a quedar alguien), para que no haya nadie que pueda saber de la muerte, de la muerte de los demás (para que la muerte y la vida no sean ni siquiera recuerdos), para que esa muerte sea nada, para que el paso hacia la muerte sea como un dormir, pero ya no despertar, ya no volver a saber de la vida, de las ilusiones y necesidades de la vida, de lo que hay que hacer mientras se está vivo, ya no volver a saber de nosotros, de que nosotros somos, de que hay un nosotros, un yo, un tú, un él o un ella, un ellos, un ustedes, una vida, un mundo, unas cosas, un ser.
      Y hoy tenemos un mundo peor que el de los perros (porque los perros viven su mundo, pero sin saber realmente de él, los perros ni siquiera viven un mundo a la mitad, como ustedes, el mundo de los perros está más ciego que el de ustedes), porque hoy tenemos un mundo (hoy hay mundo)casi como de locos. Y a este mundo humano casi como de locos tengo que hacer entender las cosas, y lo peor de ese entendimiento de las cosas es la muerte que tendremos que preparar, un entendimiento de las cosas al que sigue la preparación para la muerte, llevarlos de un mundo casi como de locos (locos en el sentido de desconectados de la realidad) a la preparación de nuestra muerte, sin escalas intermedias, sino sólo empezar a sacarlos de una sociedad casi como de locos, pero ya sin esperanza de poder ser algo mejor, sino sólo ya no ser lo que hoy somos, la casi locura que hoy somos.
      Y tenemos que planear la muerte, pero también tenemos que planear la poca vida que nos queda, la preparación para la muerte incluye sacarlos de la vida que hoy viven, que hoy conocen, que hoy son, la vida en que hemos sido los humanos hasta hoy. Y cómo poder con ustedes, sólo haciendo que entiendan las cosas de las que son parte, las cosas a las que pertenecen, las cosas que son capaces de producir humanos, y perros, pero unos humanos y unos perros (y unas cosas en su totalidad) que nada significan, sino sólo ser, un ser que estaría bien que llegara sólo hasta piedras, y no a mundo, no a realidad de pensamiento, sino sólo a realidad, a la realidad oscura, como es la realidad, en el fondo. 
      Y cómo llevar a unos como ustedes todos (a unos como ustedes todos que viven una vida casi como de locos, a unos como ustedes todos acostumbrados a una vida casi como de locos, a unos como ustedes todos acostumbrados a la vida, como fuera, aunque fuera casi como de locos, a unos como ustedes todos que viven la vida casi igual que los perros) no ya hacia una mejor vida, sino a la muerte (a la noticia de la muerte, a la noticia de la preparación para la muerte), sacarlos de ese mundo de casi de locos, pero sólo para llevarlos a morir, pero aun y así tener que sacarlos de ese mundo de casi de locos (de esa trampa de las cosas, de ese estado casi como de perros, y por los perros no se puede hacer nada, los perros seguirán, mientras el universo los deje, en sus vidas de perros, pero los perros no viven un mundo como el de ustedes: de engaños, de cegueras, de estupidez, los perros tienen vidas más primarias, más de inconsciencia, pero ustedes están sólo en estupidez, lo que son los perros es casi inconsciencia, lo que son ustedes es sólo estupidez), y tener que hacerlos aptos para la muerte, pero sólo una vez que ya no estén casi como locos.
      Y no tiene que quedar nadie, no sólo para que no haya muerte, sino para parar a la humanidad de casi inconsciencia que hoy es, no se tiene que quedar ningún inconsciente de las cosas, ninguno que no entienda las cosas y que por eso no entienda la necesidad de la muerte, no tiene que quedarse nadie, y por eso la muerte tal vez tendrá que ser muy violenta (tal vez a través de armas nucleares, para estar bien seguros de que no quedará nadie de nosotros, y lo siento por los otros seres vivos que nos llevaremos entre las patas, pero las cosas de tipo perro son casi como piedras, y sobrevivirán algunas ratas y algunas cucarachas y algunas malezas y algunas bacterias, y espero que de esas bestias no se produzca alguna otra humanidad), pero la muerte tendrá que ser instantánea, para que no haya más sufrimiento del que ya ha habido y del que habrá cuando se sepa que ya sólo tenemos la muerte.
      Y la muerte tendrá que ser en conciencia, tenemos que saber el día y la hora, y los que no quieran asistir a ese final que se duerman antes (con algún somnífero), pero no tiene que haber suicidas, suicidas individuales digo, porque al final nuestra muerte será casi un suicidio). Ni tampoco tiene que adelantarse algún loco que deje sólo malherida a la humanidad, peor de lo que estamos hoy.
      Y no es tan fácil decir estas cosas, pero yo tengo que establecer todo (dejar establecido todo, dejar marcado todo, no dejarle nada a la estupidez humana ni a los accidentes que pasan en las cosas, en estas cosas que no tienen nadie que las rija, sino que son sólo lo que son, mientras lo son, mientras lo pueden ser), porque la explicación de las cosas no puede quedarse a la mitad, sino que tengo que ponerlos de cara a la realidad, sin ocultarles nada, sin permitir que la estupidez de ustedes siga afectándonos a todos.
      Y prepararnos para la muerte significa en primer lugar salirse de esa vida casi como de locos que ustedes viven hoy, hacerlos mejores de lo que nunca han sido, hacerlos buenos, hacerles ver que caminamos hacia la muerte, que ya sólo tenemos la muerte. Sacarlos de su dinero (de sus diferencias de dinero, de sus jerarquías de dinero, del poder del dinero, de ricos y pobres, de privilegiados y pobres diablos), sacarlos de sus vicios (quemar toda droga, dejar de plantar tabaco, amapola, cáñamo, y también dejar de producir alcohol), sacarlos de su Dios o dioses o religiones (y demás creencias espirituales), sacarlos de sus países (de sus fronteras, hacer una sola humanidad), sacarlos de lo peor de sus injusticias (porque ya no habrá tiempo para darles a todos todo lo que les corresponde, y como todos los humanos somos lo mismo,  de lo mismo, a todos nos debería corresponder lo mismo), sacarlos de lo peor de sus desigualdades (porque ya no habrá tiempo para hacerlos iguales a todos, para eso se necesitarían 100, ó 1 000 años, y ya no tendremos mucho tiempo, sólo unos 30 ó 40 años más), sacarlos de todo eso como hoy entienden (piensan, creen, imaginan) el mundo (la naturaleza, la realidad, el ser, las cosas).

CAPÍTULO 8     ...Y LAS COSAS PODRÍAN SER: COMO LAS ENTIENDEN USTEDES TODOS O COMO LAS ENTIENDO YO
      Y yo he explicado (mostrado) las cosas como las veo yo, lo que yo veo de las cosas, todos los datos que veo en las cosas. Yo estoy diciendo sólo lo que las cosas son, de acuerdo a los datos, a todos los datos de las cosas, a todo lo que se ve de las cosas, pero esos datos que hoy se le ven a las cosas son los datos más determinantes de las cosas, porque entre esos datos estamos nosotros, seres en los que las cosas son a través de pensamiento, a través de la realidad propia (una realidad que crea el pensamiento, pero que no es la realidad real) del pensamiento, pero las cosas son también a través de los engaños del pensamiento, a través de los engaños en que cae el pensamiento, y ustedes todos están en irrealidades de pensamiento, en engaños de pensamiento, en pensamiento a medio camino del entendimiento de las cosas, en pensamiento a medio camino de poder entender al pensamiento y la realidad.
      Porque lo que yo estoy haciendo es mostrando lo que afirmo, mostrando por qué afirmo lo que afirmo. Yo estoy mostrando las cosas más allá de lo que cualquiera de ustedes piensa de las cosas, yo estoy mostrando unas cosas que no son de asuntos humanos, pero que mucho menos son de ignorancias humanas, aquí ni siquiera podemos ser en justicia, en igualdad, en felicidad, porque la realidad real no permite eso, sueños de justicia e igualdad que son los mejores sueños (porque los sueños de libertad son aún más irreales) que nosotros podríamos soñar, pero sueños que pertenecen sólo a la realidad del pensamiento humano (a la realidad que crea el pensamiento humano, a la realidad con la que se engaña el pensamiento humano, una realidad alterna, que no existe), cuando ese pensamiento humano no conoce la realidad real.
      Yo estoy mostrando sólo la realidad (de la naturaleza, del ser, del mundo, del universo, de la vida, de las cosas), una realidad que está más allá de lo que el pensamiento sin entendimiento de la realidad (como el de ustedes, como el de ustedes todos, como el de cualquiera de ustedes) puede pensar, una realidad que está aún más allá que nuestros mejores deseos, una realidad ante la que tenemos que rendirnos. Hoy ustedes todos viven en la realidad de un pensamiento que no sabe que hay 2 realidades: la realidad del pensamiento y la realidad real.
      Y yo afirmo que lo que he explicado (lo que he mostrado) es la única explicación que tienen la cosas, unas cosas entre las cuales estamos nosotros (los humanos del planeta Tierra, pero un nosotros que va más allá de nosotros, un nosotros al que pertenecemos nosotros, hoy, aquí, en la Tierra, un nosotros que siempre que es, cuando es, no es de la condición de los perros o de las piedras, un nosotros diferente de perros y piedras, pero un nosotros que es más un ustedes y un yo que un nosotros, un ustedes y un yo que sólo al final ve exactamente al nosotros), unas cosas entre la cuales están ustedes, y los dioses (o Dios, o la religión) de ustedes y la ciencia (el conocimiento científico) de ustedes y la filosofía (el conocimiento filosófico) de ustedes y la revolución (las ansias de justicia más reales, más de acuerdo a la realidad) de ustedes. Pero yo también afirmo que ustedes todos  están estúpidos (en estupidez, una estupidez que es más que simple ignorancia, una estupidez que es una imposibilidad de alcanzar ustedes por sí solos lo que son las cosas, una estupidez que se les ve hoy, en sus dioses e injusticia y en un conocimiento tan torcido que ni siquiera puede con los dioses y con la injusticia, y que mucho menos puede aclarar al mundo), no sólo esos de ustedes que creen en dioses (o en Dios, o en la brujería), sino también esos de ustedes que tienen un conocimiento algo más profundo que ese conocimiento que te lleva a creer en dioses, esos pocos de ustedes que entienden (piensan) las cosas desde conocimiento científico o desde conocimiento filosófico, yo afirmo que ese conocimiento científico y ese conocimiento filosófico no les sirve para entender las cosas, porque hasta hoy no han entendido las cosas, y que por eso hay un ustedes en las cosas, un ustedes en donde creencias en dioses (o en Dios, o en brujerías) y conocimiento (científico o filosófico) miope pueden convivir. Pero también afirmo que nosotros los humanos somos sólo cosas, afirmo que no está en nuestra mano nuestro ser completo, sino que somos según los procesos de las cosas, y que por eso el conocimiento de ustedes se llena de estupidez y que por eso no les ha servido para entender las cosas.
      Nosotros los humanos somos sólo cosas, sólo unas cosas más de unas cosas que no son como las piensa el que de entre ustedes ha entendido más las cosas. Nosotros somos seres (o cosas) con inteligencia, pero inteligencia más que la del perro, e inteligencia que no tiene mucho misterio y que no es tan variada como algunos de ustedes (algunos de ustedes de los pocos de ustedes que entienden un poquito más que la mayoría de ustedes) piensan, unos pocos de ustedes a los que los procesos de las cosas los ponen en un pensamiento así, porque nosotros los humanos no somos autónomos, somos de procesos, no somos libres, sino que somos según los procesos de las cosas, nosotros los humanos somos dentro de los márgenes de ser que tienen las cosas como nosotros, nosotros somos dentro de los procesos y nichos de las cosas nosotros. Y lo que hoy son ustedes muestra que el entendimiento es muy básico y que se carga más hacia la ignorancia, el entendimiento es muy lento, está muy encadenado, porque si no fuera así ustedes no estarían como están: ignorantes de las cosas (en estupidez de las cosas), y con la mayoría de ustedes bien ignorante, pero así son las cosas, y nosotros estamos sujetos a las cosas, nosotros nos debemos a las cosas. Y las cosas producen cosas tan tajantes como piedras, como perros y como nosotros, pero ese nosotros está dividido en un ustedes y en un yo, y cuando alguno de ustedes, como Carl Sagan (científico estadounidense que murió en 1996, y murió creyendo que la humanidad ya estaba muy cerca de poder entender el universo, y él hablaba de universo, no de el ser, no de la realidad, no de las cosas, él hablaba desde ciencia, no desde filosofía, una filosofía que va más allá que el simple universo, pero una filosofía que también imagina que el saber lo que es la realidad no va a alterar al ser del ser humano, y por eso la filosofía no pudo entender las cosas, y por eso la filosofía pudo conformarse con las pocas respuestas que ha encontrado, que le ha sido posible encontrar, con ese conocimiento tan corto, miope, casi tan corto y miope como el conocimiento que maneja la ciencia), imaginaba  a la inteligencia extraterrestre, hablaba de inteligencias diferentes a la de nosotros, hablaba de otras formas de entender al mundo, pero no hay tantas diferencias en la inteligencia, no hay muchos tipos de inteligencia, sino que la inteligencia puede ser sólo: como la de los perros (o parecida a la de los perros), o como la de nosotros (o parecida a la de nosotros), e inteligencia parecida a la de los perros es la de las gallinas, e inteligencia parecida a la de nosotros es la de ustedes o la mía, pero Carl Sagan hablaba desde la inteligencia del ustedes (el pertenecía al ustedes de las cosas), un ustedes que son los que tienen una inteligencia entre la del perro y la mayor inteligencia a la que pueden llegar las cosas (a la inteligencia del nosotros, al entendimiento total de las cosas), y no sé en qué clase de inteligencia estaría pensando Sagan, porque él no creía en inteligencias espirituales.
      Pero si las cosas fueran como las entienden ustedes (todos), si ustedes (todos) estuvieran en lo correcto, pero en lo correcto de qué, si sus dioses (o su Dios, o Dios, pero cuál Dios, el de los católicos, o el de los protestantes, o el de los testigos de Jehová, o el de los mormones, o el de los musulmanes) no se sostienen en la realidad, y la materialidad (que es la única otra opción a los dioses), ustedes no la entienden, porque no la llevan hasta sus últimas consecuencias, y por eso ustedes todos, creyentes en dioses y materialistas de entendimiento, están metidos en el mismo mundo de estupidez, y por eso están siendo estupidez, en la estupidez.
      Y nosotros los humanos tenemos sólo 2 posibilidades: o la estupidez en que viven ustedes todos, o la muerte en que digo termina nuestro ser (nuestro ser humano, nuestro nosotros, ese nosotros del que formamos parte, pero ese nosotros que se parte en un ustedes y en un yo) en su forma completa, nuestro entendimiento en su forma completa, no como está en ustedes, a la mitad, en dioses inexistentes y en conocimiento a la mitad, en conocimiento estacionado a la mitad.
      Los humanos pertenecemos sólo a 2 escenarios: a un nosotros que siempre termina en muerte colectiva, o en lo que están ustedes: no entendiendo el mundo, entre dioses y conocimiento científico y conocimiento filosófico, entre dioses que el conocimiento de ustedes sabe improbables (porque al menos el máximo conocimiento de ustedes sí sabe que la realidad no es así), pero con los que no puede, un conocimiento que no ha definido al mundo, un conocimiento que no sabe al mundo, un conocimiento que sólo ha llegado a balbuceos de mundo: que en el ser hay objeto y sujeto, que el humano viene de una evolución de la vida, que la vida es una de las combinaciones de la materia, que el universo tiene un origen, pero casi nada más hasta ahí, el conocimiento de ustedes no sabe mucho. Y sin embargo, el mundo humano está lleno de injusticia, de desigualdad, de violencia, de vicio, de maldad, de muerte, de locura, y ni sus dioses y ni su conocimiento pueden hacer nada por ese mundo, unos diciendo que este mundo no es lo importante (o tratando de mejorarlo con medidas que no arreglan nada, como con eso de la caridad, o como con eso de que para cambiar al mundo primero tiene que cambiar uno), y otros tratando de arreglarlo (o de mejorarlo) por los arreglos de mundo que puede dar la ciencia o la revolución.
      Y lo que yo digo es que los humanos somos sólo cosas y que no tenemos arreglo (porque unas cosas sin Dios no tienen sentido), porque las cosas no están hechas para los deseos humanos, las cosas no están hechas para el ser humano (el humano es de las cosas, pero es un ser muy extraño para esas cosas, para como son esas cosas, si de por sí la vida ya es algo muy extraño, pero la vida en su nivel perro no está tan complicada, lo complicado es la vida en el nivel humano, desde el  nivel humano), un ser humano que siente y que piensa su sentir (ahí esta la diferencia con la vida de tipo perro, la vida de tipo perro siente, y piensa un poco, pero no piensa su sentir, y mucho menos piensa su ser), y que trata de hacer algo por su ser, por su sentir, un humano cuya vida es vivida desde el pensamiento (con pensamiento), no como el perro (como la vida de tipo perro), que no vive su vida así.
      El perro piensa un poquito, pero su pensamiento no llega hasta idea de las cosas (hasta idea de qué son las cosas), y mucho menos a la realidad de las cosas, y el pensamiento de nosotros (del nosotros, nosotros los humanos del planeta Tierra pertenencemos a un nosotros que hay en las cosas) llega hasta la realidad de las cosas, pero el pensamiento de ustedes (del ustedes, ustedes están siendo sólo lo que son las cosas en su nivel ustedes) llega sólo hasta ideas de las cosas.
      El perro piensa un poquito, pero su pensamiento no llega hasta idea de las cosas (a ponerle a las cosas Dios, o filosofía, o ciencia, o justicia, o razones. Y la justicia tendría que ser total, y también las razones, y tal vez los humanos sí pudiéramos llegar a una justicia total, pero no podemos llegar a una razón total, porque nos damos cuenta de que las cosas no tienen sentido, porque nos damos cuenta de que lo único que podría hacer sostenible a unas cosas sería que fueran de Dios, o de algo como Dios, que fueran obra de alguien, o de algo, y por eso que tuvieran un sentido, el sentido que fuera, bueno o malo, pero un sentido, un sentido de amor, o un sentido de malignidad, que llegue hasta la locura, pero un sentido, pero unas cosas que son solas no tienen ningún sentido, no van hacia ninguna parte, no tienen objetivos, idea, las ideas están sólo en las cosas que son como los humanos, y ahí es donde surge la idea de Dios, y después el humano quiere pensar a las cosas desde esa idea de Dios, y así darle sentido a las cosas).
      El humano ve las cosas desde pensamiento (y el perro también), pero las cosas no son así, no son de pensamiento, y por eso no son para el pensamiento, pero el perro no se da cuenta ni del pensamiento ni de que las cosas no son para el pensamiento (es decir, que las cosas no son para ser vividas desde pensamiento, es decir, que con pensamiento aquí no se puede vivir, en unas cosas que no son de pensamiento, unas cosas que no son de razón, unas cosas que no son de ilusión, unas cosas en donde el razonamiento no puede sostenerse, unas cosas en donde se puede ser sólo en ignorancia, como el perro, o como ustedes todos, o en engaños de ignorancia, como los que creen en dioses, o en conocimiento en ignorancia, como los que ven desde ciencia o filosofía o revolución. Ustedes todos están en ignorancia, y ustedes son de, por, conocimiento, pero están en ignorancia, y también están en engaños, en lo peor de la ignorancia), y ustedes sí se dan cuenta del pensamiento, pero no se dan cuenta de que son desde pensamiento, y mucho menos se dan cuenta de que las cosas no son para el pensamiento, ustedes (todos) no se dan cuenta de que la realidad de las cosas y el pensamiento no tienen nada en común (y sin embargo el pensamiento pertenece a las cosas, pero es como el aborto peor de las cosas,  es el extremo de las cosas, es lo más distinto que tienen las cosas), ustedes (todos) no se dan cuenta de que la realidad domina sobre el pensamiento, y no al revés.
      Y por tanto, nos queda sólo la renuncia.

CONCLUSIÓN
      Ahora ya lo único que falta es que (ustedes, ustedes todos) empiecen a entender, es decir, que empiecen a hacerse a la idea de nuestro fin.

21 comentarios:

  1. Respuestas
    1. si soy un peeendeeejoooo peeennnndeeeejjjoooo

      Eliminar
  2. EDITORIAL PORTILLA FOUNDATION
    Lo invitamos a unirse a la EDITORIAL PORTILLA, una editora sin fines de lucro, las ganancias de la editorial serán invertidas en la lucha contra la Diabetes. Aquí los escritores podrán publicar sus obras por el Internet y en las cadenas de librerías en los cinco continentes sin costo alguno. No rechazamos a nadie porque creemos que todo pensamiento merece ser preservado para las futuras generaciones. Todos los escritores recibirán en 50% de las ganancias por el Internet y el 10% por las ventas en las librerías. Tenemos varias convocatorias para concurso. Visite nuestra página web: www.editorialportilla.com o envíenos un correo a: editorialportilla@hotmail.com
    Saludos Cordiales; Dr. Oxel H. Portilla: Presidente.

    ResponderEliminar
  3. sigues con tus peeeeennnnnnnnnnnnnnnnndeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeejjjjjjjjjjjjjjjaaaaaaaaaaaaaaaadddddddddddddddddddddddddddaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaasssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ok soy un pendejo ni modo solo soy un pobre pendejo pero tu taaaaaaaaammmmmmmmmmmmmmmmmmbbbbbbbbbbbbbbiiiiiiiiiiiiiiiiieeeeeeeeeeeeeeeeeennnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn jajajajajajajajajajajaja

      Eliminar
    2. vamos tio no lo tomeis tan a pecho (bueno a lo que se refiere que eres un pendejo si, acordate que el ultimo en darse cuenta que lo es es uno mismo)y por cierto vos tampoco das nombre ni la cara asi es que eres tambien un cobarde, y no, las cosas no son como vos las explicas solo porque vos lo decis, esa es la prueba mas contundente de que ni siquiera te das cuenta de que eres un gran pendejo, que digo eres pendejiiiiisssssiiiiimmooooo

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. ahhhh tenes un libro? como se llama? en donde lo puedo adquirir? en ese libro tambien escribes mucho y decis poco?, o practicamente nada?, claro que lo mas interesante seria ver si la cara tambien la tenes de pendejo, y supongo que ahi si esta tu nombre porque seguramente algun dia seras muuuuuuyyyyyy famooooosssssooooooo y como no conocer el nombre del que sera el proximo premio nobel, que patetico eres, pero te agradezco que te tomes el tiempo de contestar, porque realmente me divierto con tus boludeces, a parte debes ser una persona (digo un pendejo) muy ocupado con tu trabajo y toda la mierda que escribes, y para coronar tus pendejadas no soy espanol, soy argentino, boludo pendejo.

      Eliminar
  5. Voy a contestarte argentino (si es que lo eres), pero ahora no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sos un aguafiestas pelotudo!!!

      Eliminar
  6. Óyeme argentino ignorante, no te equivoques, no te me olvidas, lo que pasa es que no quiero seguir dándole cuerda a un ignorante como tú.

    ResponderEliminar
  7. buuuuuaaaaaaaaaaa!!!!!! voy a llorar boludo, de seguro vos tenes cosas mas importantes que atender,como por ejemplo mandar cartas a "keit", por cierto, ya te contesto?, de seguro te has de pajear todas las noches pensando que te va a conocer y se va a enamorar de vos y juntos van a salvar a la humanidad,o por lo menos salvar a Mexico, sos un perdedor pelotudo, sigue con tus pajas mentales creyendo que sabes mucho cuando en verdad no sabes ni como te llamas, ni quien sos, y mientras sigas siendo un megalomaniaco nunca saldras de tu supina ignorancia.

    ResponderEliminar
  8. feliz dia de la independencia mexicana boludo ignorante, pendejo, demente.

    ResponderEliminar
  9. Uno se esfuerza en mostrar su punto de vista personal de un modo claro y extenso (aunque en ocasiones sea un tanto presuntuoso, no lo niego) y esto es lo que recibe. Cómo está el mundo, madre mía. En lugar de probar a ver el mundo con ojos de otro, rechazan tajántemente toda idea ajena, cómo si esta no pudiera ofrecerles nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sólo para que veas que leí tu comentario, hasta luego.

      Eliminar
    2. Con respecto a lo de "presuntuoso", comprende piadosamente que las personas no soportamos ver que otras sean conocedoras de cosas que ignoramos (y mucho menos, que se manifiesten abiertamente como tales). No se te ocurra abandonar tus "pajas mentales", aunque no tengan una audiencia muy agradecida. Además, tienes una soltura y una desnudez muy bondadosa en tu expresión que favorece mucho la empatía.

      Sinceramente, me parece abominable la tremenda ceguera que existe acerca del plural patetismo humano.

      Por otra parte, te insto a que no me hagas ni puto caso. Otro de nuestros enormes fallos es tomarse a la gente en serio, sin darse cuenta de que tú para ellos no eres lo que tú eres para ti; que su opinión no tiene fundamento ni razón de ser, que se disparó sin darse cuenta de que se le podría quedar clavada a alguien.

      Me alegro de que existas, y perdona mi pedancia gratuita.

      Eliminar
    3. te perdonamos hijo mio recuerda que el fin esta cerca y solo los que lean este blog (dos veces como minimo ) tendran conocimiento perpetuo y se salvaran ya que estas lineas contienen la verdad absoluta, la verdad con la que vamos a salvar al mundo y a toda la bola de ignorantes que no leen ni creen en este escrito, toda la verdad de todos los tiempos condensada en un blog (increible a poco no?)

      Eliminar
  10. pelotudo ya no has escrito mas boludeces por que? tanto que me divierto leyendo lo que escribis creyendote el sabio mas grande de la historia, vas a seguir con tus pendejadas verdad?

    ResponderEliminar